Pues­ta a pun­to de ma­nos y pies

Te con­ta­mos los tratamientos y cui­da­dos es­pe­cia­les pa­ra dar la bien­ve­ni­da al ve­rano real­zan­do la be­lle­za de las ma­nos y los pies.

Esthetic World - - Sumario - Dr. JAI­ME TU­FET Li­cen­cia­do en Me­di­ci­na y Ci­ru­gía. Di­rec­tor mé­di­co de la Clí­ni­ca Tu­fet en Bar­ce­lo­na. www.cli­ni­ca­tu­fet.com

du­ran­te los me­ses de frío, las ma­nos y los pies son zo­nas que pue­den lle­gar a pa­sar des­aper­ci­bi­das, a pe­sar de que, in­de­pen­dien­te­men­te de la época del año, ne­ce­si­ten siem­pre de cui­da­dos es­pe­cia­les pa­ra man­te­ner­se sa­nas, jó­ve­nes y bo­ni­tas. Sin em­bar­go, con la lle­ga­da del buen tiem­po los pies se des­ta­pan de­jan­do al des­cu­bier­to de­for­mi­da­des y al­te­ra­cio­nes que ne­ce­si­tan un cui­da­do es­pe­cial, y lo mis­mo ocu­rre con las ma­nos, las cua­les su­fren una ma­yor ex­po­si­ción al sol.

Cui­da­dos es­pe­cí­fi­cos pa­ra ma­nos

Ana­xá­go­ras pen­sa­ba que por la mano el hom­bre se ha­bía con­ver­ti­do en el más in­te­li­gen­te de los se­res vi­vos. Des­pués del ce­re­bro, la mano es el te­so­ro más gran­de del hom­bre; es una pro­lon­ga­ción del ce­re­bro y gra­cias a ella és­te ha si­do ca­paz de desa­rro­llar­se.

Las ma­nos es­tán siem­pre ex­pues­tas a to­do ti­po de agen­tes ex­ter­nos que pue­den lle­gar a agre­dir­las, co­mo son las in­cle­men­cias del tiem­po (el sol, el vien­to, el frío, etc.) o las ru­ti­nas dia­rias (fre­gar, lim­piar o tra­ba­jar con las ma­nos, por ejem­plo). Por ello, son una de las zo­nas que an­tes ma­ni­fies­ta los pri­me­ros sig­nos de en­ve­je­ci­mien­to.

El pro­ce­so de en­ve­je­ci­mien­to pro­du­ce cam­bios a dos ni­ve­les: Su­per­fi­cial: pro­vo­ca as­pe­re­za, atro­fia, des­hi­dra­ta­ción, len­ti­gos so­la­res, que­ra­to­sis ac­tí­ni­ca y te­lan­giec­ta­sias vas­cu­la­res. Pro­fun­do: atro­fia el te­ji­do sub­dér­mi­co de la gra­sa, dan­do un as­pec­to más es­que­lé­ti­co. Es­te pro­ce­so em­pie­za en la ma­yo­ría de las oca­sio­nes a par­tir de los 40 años.

En fun­ción del ti­po de problema es­té­ti­co que se su­fra en la zo­na de las ma­nos se re­co­men­da­rá un tra­ta­mien­to es­pe­cí­fi­co u otro. A con­ti­nua­ción pre­sen­ta­mos los tratamientos más co­mu­nes.

Re­ju­ve­ne­ci­mien­to de las ve­nas en el dor­so

El pa­so del tiem­po y otros fac­to­res, co­mo los ge­né­ti­cos, pro­du­cen una pér­di­da de la gra­sa al­re­de­dor de las ve­nas, una di­la­ta­ción de la pa­red ve­no­sa y la atro­fia de los te­ji­dos. Co­mo con­se­cuen­cia, se ma­ni­fies­ta el en­ve­je­ci­mien­to de la piel y el abul­ta­mien­to ve­no­so en el dor­so de la mano, que pue­de ser tra­ta­do con: In­yec­ción de es­cle­ro­san­tes: pro­du­ce el cie­rre de la ve­na su­per­fi­cial di­la­ta­da, re­con­du­cien­do la cir­cu­la­ción ha­cia un ni­vel más pro­fun­do. Mi­cro­fle­boc­to­mía am­bu­la­to­ria: a tra­vés de in­ci­sio­nes ca­si im­per­cep­ti­bles, con anes­te­sia lo­cal, se pro­ce­de a la ex­trac­ción de las ve­nas abul­ta­das.

Com­ba­tir sig­nos de en­ve­je­ci­mien­to

Es­te pro­to­co­lo ha si­do di­se­ña­do en ex­clu­si­va pa­ra com­ba­tir los sig­nos vi­si­bles del en­ve­je­ci­mien­to, ta­les co­mo ma­nos des­hi­dra­ta­das, ás­pe­ras, con man­chas y con fal­ta de vo­lu­men. Se tra­ta de un tra­ta­mien­to crea­do de la com­bi­na­ción del lá­ser con la bio­es­ti­mu­la­ción, la apli­ca­ción de hia­lu­ró­ni­co y ami­noá­ci­dos, y la vo­lu­mi­ni­za­ción con ma­te­ria­les bio­de­gra­da­bles, cu­yo ob­je­ti­vo es con­se­guir unas ma­nos más jó­ve­nes, tur­gen­tes, sua­ves y sin man­chas.

Tratamientos con lá­ser

Se­gún las ne­ce­si­da­des, el lá­ser CO2, el lá­ser Fra­xel o el IPL ayu­dan a eli­mi­nar las man­chas, re­ju­ve­ne­cer la apa­rien­cia de la piel, etc.

Hi­dra­ta­ción y re­vi­ta­li­za­ción

En los ca­sos de las ma­nos ás­pe­ras y des­hi­dra­ta­das se acon­se­ja una nue­va tec­no­lo­gía pa­ten­ta­da de áci­do hia­lu­ró­ni­co que en tan so­lo una o dos se­sio­nes me­jo­ra pro­fun­da­men­te la hi­dra­ta­ción, la sua­vi­dad y la elas­ti­ci­dad de la piel.

Vo­lu­mi­ni­za­ción con ma­te­ria­les bio­de­gra­da­bles, in­duc­to­res de co­lá­geno

Se re­co­mien­da en los ca­sos de pér­di­da de vo­lu­men, don­de las ma­nos es­tén ad­qui­rien­do un as­pec­to más es­que­lé­ti­co.

Otros

Exis­ten otros tratamientos in­di­ca­dos pa­ra el cui­da­do de las ma­nos, co­mo son la bio­es­ti­mu­la­ción con plas­ma ri­co en pla­que­tas o el li­po­lif­ting (con gra­sa pro­pia) pa­ra re­ju­ve­ne­cer y re­cu­pe­rar vo­lu­men que se rea­li­za a tra­vés de in­yec­cio­nes con gra­sa pro­pia del pa­cien­te.

Tratamientos pa­ra pies

Con la lle­ga­da del buen tiem­po es el mo­men­to de lu­cir los pies, lo que pue­de in­co­mo­dar a más de uno por sus pro­ble­mas es­té­ti­cos en esta zo­na. Los hon­gos en las uñas (co­no­ci­do co­mo oni­co­mi­co­sis), las ca­llo­si­da­des, las uñas en­car­na­das, los jue­ne­tes o las de­for­mi­da­des de los de­dos del pie, son al­gu­nas de las afec­cio­nes más co­mu­nes que sue­le su­frir la zo­na de los pies. Pa­ra ello, lo me­jor es po­ner­se en ma­nos de pro­fe­sio­na­les que ofrez­can en ex­clu­si­va una uni­dad es­pe­cia­li­za­da en el cui­da­do de los pies, con la

que se acon­se­je pa­ra cada ca­so el me­jor tra­ta­mien­to.

La oni­co­mi­co­sis

Se tra­ta de las afec­cio­nes de las un­gu­la­res más fre­cuen­tes (afec­tan has­ta a un 11% de la po­bla­ción eu­ro­pea). En­tre los fac­to­res que pre­dis­po­nen a su­frir­la es­tán: la hi­per­hi­dro­sis, el uso de cal­za­do muy ce­rra­do, trau­ma­tis­mos de re­pe­ti­ción, dia­be­tes, sín­dro­mes de in­mu­no­de­fi­cien­cia e in­su­fi­cien­cia vas­cu­lar pe­ri­fé­ri­ca, etc. Tras un exa­men clí­ni­co y un aná­li­sis mi­co­ló­gi­co (que in­clu­ye el exa­men di­rec­to y el cul­ti­vo de hon­gos) se diag­nos­ti­ca el tra­ta­mien­to de cu­ra­ción más ade­cua­do: Téc­ni­cas mix­tas de avul­sión y an­ti­fún­gi­cos lo­ca­les: se pro­ce­de a la dis­mi­nu­ción del gro­sor de la uña de for­ma quí­mi­ca, qui­rúr­gi­ca o me­dian­te el lá­ser CO2. An­ti­fún­gi­cos ora­les: muy acon­se­ja­ble cuan­do existe la afec­ta­ción de los bor­des la­te­ra­les de la uña, unido al tra­ta­mien­to lo­cal. Lá­ser: se uti­li­za el lá­ser Nd-yag y eli­mi­na de for­ma de­fi­ni­ti­va los hon­gos en 4 se­sio­nes (una cada 15 días) y una más de con­fir­ma­ción a los 6 me­ses.

Las ca­llo­si­da­des

Esta hi­per­tro­fia de la piel del pie se pro­du­ce nor­mal­men­te por un problema de so­bre­car­ga me­cá­ni­ca del pie. Las ca­llo­si­da­des pue­den ser muy mo­les­tas al pro­du­cir un se­ve­ro do­lor al ca­mi­nar por el ro­ce con el cal­za­do. Tras un co­rrec­to diag­nós­ti­co y una eva­lua­ción de la cau­sa de las ca­llo­si­da­des en la plan­ta del pie, el ex­per­to pres­cri­be el tra­ta­mien­to más ade­cua­do. Ini­cial­men­te se pue­de rea­li­zar un tra­ta­mien­to pa­ra adelgazar las ca­llo­si­da­des me­dian­te exé­ge­sis con di­fe­ren­tes sis­te­mas que me­jo­ran par­cial­men­te el do­lor.

En el ca­so de las ca­llo­si­da­des más fre­cuen­tes por so­bre­car­ga, se re­co­mien­da el uso de plan­ti­llas a me­di­da. En los ca­sos más se­ve­ros se acon­se­ja el tra­ta­mien­to qui­rúr­gi­co me­dian­te la rea­li­za­ción de os­teo­to­mías o cor­tes en el hue­so con el ob­je­ti­vo de me­jo­rar la me­cá­ni­ca del pie.

Ci­ru­gía pa­ra de­for­mi­da­des en los de­dos

En mu­chas oca­sio­nes la de­for­mi­dad es so­lo un problema es­té­ti­co, pe­ro en otras és­ta ge­ne­ra un se­ve­ro do­lor e in­clu­so la in­ca­pa­ci­dad de cal­zar­se. En los ca­sos en que la de­for­mi­dad de los de­dos de los pies sea im­por­tan­te y do­lo­ro­sa, o que no me­jo­re con si­li­co­nas co­rrec­to­ras, se re­co­mien­da el tra­ta­mien­to qui­rúr­gi­co. La ci­ru­gía es­pe­cí­fi­ca de los de­dos del pie ofre­ce una bue­na co­rrec­ción con­si­guien­do unos de­dos rec­tos y sin do­lor (os­teo­to­mías pa­ra con­se­guir un de­do más rec­to o te­no­to­mías pa­ra ba­lan­cear los de­dos).

El jua­ne­te (tam­bién lla­ma­do ha­llux­val­gus) es uno de los ca­sos más ex­ten­di­dos de esta de­for­mi­dad, que sur­ge por la des­via­ción del pri­mer de­do ha­cia la par­te de fue­ra crean­do una es­pe­cie de pro­tru­sión en el pie. El tra­ta­mien­to más efi­caz es la ci­ru­gía de co­rrec­ción. En esta se rea­li­zan unos cor­tes a ni­vel del hue­so con des­pla­za­mien­to de és­tos pa­ra con­se­guir que el pri­mer de­do es­té rec­to y bien ali­nea­do, co­rri­gien­do la de­for­mi­dad del jua­ne­te. La recuperación es muy rá­pi­da y el pa­cien­te pue­de an­dar con un za­pa­to es­pe­cial el mis­mo día de la ci­ru­gía.

Uñas en­car­na­das

Es­te es otro problema fre­cuen­te que pue­de cau­sar do­lor en los de­dos de los pies. La uña en­car­na­da se pro­du­ce por una in­fla­ma­ción y po­si­ble in­fec­ción de la re­gión pe­riun­gu­cal. Las cau­sas que pro­du­cen su apa­ri­ción pue­den ser por la morfología o for­ma de la uña de cada per­so­na, el uso de za­pa­tos con pun­tas es­tre­chas, las con­tu­sio­nes o gol­pes, etc. Su prin­ci­pal tra­ta­mien­to es rea­li­zar un cor­te exac­to que rea­li­za el po­dó­lo­go.

En el ca­so de pre­sen­tar do­lor en la zo­na pe­riun­gueal, se re­co­mien­da el la­va­do con agua ca­lien­te, y aña­dir clo­ri­na pa­ra de­sin­fec­tar. Es bá­si­co man­te­ner la piel del de­do bien se­ca y tam­bién se re­co­mien­da uti­li­zar cre­mas an­ti­sép­ti­cas. Si se diag­nos­ti­ca una in­fec­ción en la zo­na, se re­co­mien­da el uso de cre­mas con an­ti­bió­ti­co pa­ra con­tro­lar­la. En los ca­sos de las per­so­nas que no me­jo­ran con es­tos tratamientos se acon­se­ja rea­li­zar una ci­ru­gía so­bre el pri­mer de­do del pie.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.