Ali­men­ta­ción bio­ló­gi­ca

Lo na­tu­ral es­tá de­jan­do de ser una mo­da pa­ra con­ver­tir­se en al­go ne­ce­sa­rio. La agri­cul­tu­ra eco­ló­gi­ca es una for­ma de cul­ti­vo más res­pe­tuo­sa con el me­dioam­bien­te y, so­bre to­do, más sa­na.

Esthetic World - - Sumario -

en el in­ten­to de en­con­trar el equi­li­brio sos­te­ni­ble en­tre la in­fluen­cia que ejer­ce­mos los hu­ma­nos en el de­te­rio­ro del pla­ne­ta y las al­ter­na­ti­vas res­pe­tuo­sas con nues­tra sa­lud, es don­de co­bra gran re­le­van­cia la ali­men­ta­ción eco­ló­gi­ca. Esta for­ma de producción nos ofre­ce ali­men­tos más sa­lu­da­bles, al po­seer ma­yor can­ti­dad de nu­trien­tes, vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les, y es­tar exen­tos de re­si­duos quí­mi­cos.

Lo na­tu­ral es­tá de­jan­do de ser una mo­da pa­ra con­ver­tir­se en al­go ne­ce­sa­rio. El ex­ce­so de quí­mi­ca pa­re­ce que es­tá co­men­zan­do a ‘pa­sar­nos fac­tu­ra’ y, por con­si­guien­te, a preo­cu­par­nos. Du­ran­te las úl­ti­mas dé­ca­das, la in­dus­tria agroa­li­men­ta­ria ha desa­rro­lla­do un sis­te­ma de producción de ali­men­tos de­jan­do de la­do, en al­gu­nos ca­sos, que la comida es­tá in­trín­se­ca­men­te re­la­cio­na­da con la nu­tri­ción y, por con­se­cuen­cia, con la sa­lud. Nues­tras des­pen­sas se lle­nan con de­ma­sia­dos ali­men­tos de ex­ce­len­tes cua­li­da­des or­ga­no­lép­ti­cas ba­sa­das en sa­bo­ri­zan­tes, co­lo­ran­tes y aro­mas de ori­gen quí­mi­co que fi­de­li­zan al con­su­mi­dor.

Hi­pó­cra­tes de­cía “que mi ali­men­to sea mi me­di­ci­na y mi me­di­ci­na mi ali­men­to”. Si­guien­do es­te sa­bio con­se­jo de­be­mos ali­men­tar­nos con pro­duc­tos de ori­gen na­tu­ral que po­sean, en la me­di­da de lo po­si­ble, pro­pie­da­des bio­ló­gi­cas ac­ti­vas be­ne­fi­cio­sas pa­ra la sa­lud. La ali­men­ta­ción eco­ló­gi­ca me­jo­ra las fun­cio­nes fi­sio­ló­gi­cas y po­see una ac­ción pre­ven­ti­va que fa­vo­re­ce la ca­li­dad de vi­da. In­ves­ti­ga­cio­nes re­cien­tes apun­tan que ele­gir ali­men­tos or­gá­ni­cos pue­de lle­var a au­men­tar la in­ges­ta de an­ti­oxi­dan­tes nu­tri­cio­nal­men­te desea­bles en un 50% y re­du­cir la ex­po­si­ción a me­ta­les pe­sa­dos tó­xi­cos. Es­to pue­de ayu­dar­nos a desa­rro­llar un sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co más fuer­te y, por en­de, a pre­ve­nir en­fer­me­da­des. Ade­más, aque­llas per­so­nas que con­su­men ali­men­tos or­gá­ni­cos tie­nen me­nos pro­ba­bi­li­da­des de pa­de­cer obe­si­dad. Las ven­ta­jas son aun su­pe­rio­res en los be­bés y los ni­ños.

Ga­na­de­ría y agri­cul­tu­ra eco­ló­gi­cas

La ali­men­ta­ción or­gá­ni­ca es­tá di­vi­di­da en dos gran­des gru­pos: agri­cul­tu­ra eco­ló­gi­ca y ga­na­de­ría eco­ló­gi­ca. En la producción agrí­co­la des­ta­ca que a las fru­tas, ver­du­ras y ce­rea­les no se les echa fer­ti­li­zan­tes, abo­nos quí­mi­cos, fun­gi­ci­das, her­bi­ci­das, pla­gui­ci­das ni pes­ti­ci­das de sín­te­sis. Su va­lor nu­tri­ti­vo es en­tre un 12% y un 87% ma­yor, con una com­po­si­ción mi­ne­ral y vi­ta­mí­ni­ca mu­cho más ele­va­da. La can­ti­dad de ma­te­ria se­ca es ma­yor y, co­mo con­se­cuen­cia, me­nor la de agua, con lo que pa­ga­mos to­ma­te a pre­cio de to­ma­te, en lu­gar de agua a pre­cio de to­ma­te. Su ma­yor can­ti­dad de an­ti­oxi­dan­tes me­jo­ra la sa­lud y man­tie­ne nues­tra be­lle­za na­tu­ral. La au­sen­cia de re­si­duos quí­mi­cos co­mo ni­tra­tos y pes­ti­ci­das, ce­ras, an­ti­fún­gi­cos, etc., re­du­ce la acu­mu­la­ción de tó­xi­cos en nuestro or­ga­nis­mo. ¿Al­guien da más?

Por su par­te, en la ga­na­de­ría eco­ló­gi­ca se evi­ta la ali­men­ta­ción y me­di­ca­ción de los ani­ma­les con sus­tan­cias quí­mi­cas que po­drían aca­bar en nuestro to­rren­te san­guí­neo. En ga­na­de­ría eco­ló­gi­ca se tie­ne en cuen­ta el bie­nes­tar ani­mal, por ello las ins­ta­la­cio­nes son con­for­ta­bles y los ani­ma­les tie­nen ac­ce­so a pas­tos o pas­to­reo más sa­nos pa­ra los pro­pios ani­ma­les y pa­ra el con­su­mi­dor fi­nal. Los ani­ma­les no son en­gor­da­dos con hor­mo­nas y los tratamientos ve­te­ri­na­rios que se lle­van a ca­bo son na­tu­ra­les. Con to­do ello se ob­tie­nen car­nes de ma­yor ca­li­dad, más nu­tri­ti­vas, más sa­lu­da­bles y pro­ve­nien­tes de ani­ma­les más fe­li­ces.

Si lo pen­sa­mos, to­do es­to no es un invento de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción, se tra­ta de pro­du­cir ali­men­tos co­mo lo ha­cían nues­tros abue­los, de for­ma tra­di­cio­nal, pe­ro be­ne­fi­cián­do­nos de los úl­ti­mos avan­ces

tec­no­ló­gi­cos. No se tra­ta de vol­ver a la prehis­to­ria, sino de re­cu­pe­rar la ca­li­dad de los ali­men­tos. Nues­tros an­te­pa­sa­dos ob­te­nían comida más sa­na, más lim­pia y más na­tu­ral. La his­to­ria de la agri­cul­tu­ra tie­ne más de 10.000 años, sin em­bar­go, la agri­cul­tu­ra con­ven­cio­nal se lle­va prac­ti­can­do des­de ha­ce tan so­lo ocho dé­ca­das, des­de que co­men­zó la re­vo­lu­ción in­dus­trial en la que la can­ti­dad de producción pri­ma en de­tri­men­to de la ca­li­dad.

Qué di­fe­ren­cia a los ali­men­tos or­gá­ni­cos

Los ali­men­tos eco­ló­gi­cos tie­nen más sa­bor y son más aro­má­ti­cos de­bi­do a que man­tie­nen su rit­mo de cre­ci­mien­to na­tu­ral, sin su­frir nin­gún ti­po de in­ter­ven­ción pa­ra ace­le­rar­lo, he­cho que im­pli­ca una ma­du­ra­ción len­ta, lo que con­tri­bu­ye a al­can­zar la má­xi­ma con­cen­tra­ción mi­ne­ral y de vi­ta­mi­nas, y el má­xi­mo va­lor or­ga­no­lép­ti­co. Es re­le­van­te que se con­su­ma pro­duc­to de cer­ca­nía, de­bi­do a que en las gran­des dis­tan­cias se pier­de un im­por­tan­te va­lor nu­tri­cio­nal.

En el pro­ce­so de trans­for­ma­ción in­dus­trial de los ali­men­tos bio­ló­gi­cos no se in­te­gran adi­ti­vos ali­men­ta­rios, co­lo­ran­tes, aro­mas, sa­bo­ri­zan­tes o an­ti­oxi­dan­tes quí­mi­cos. La prohi­bi­ción de mu­chos de es­tos agre­ga­dos nos ga­ran­ti­za ali­men­tos más sa­lu­da­bles.

En el cul­ti­vo con­ven­cio­nal, los pla­gui­ci­das se uti­li­zan en va­rias eta­pas del cre­ci­mien­to del ve­ge­tal pa­ra ga­ran­ti­zar que nin­gu­na es­pe­cie in­va­so­ra arrui­ne el cul­ti­vo. Pe­ro es­tos pla­gui­ci­das de­jan re­si­duos en fru­tas y ver­du­ras que son muy di­fí­ci­les de eli­mi­nar. Sal­vo si so­me­te­mos a los ve­ge­ta­les a un la­va­do in­ten­si­vo con una so­lu­ción de clo­ro, es ca­si se­gu­ro que ter­mi­ne­mos

“La ali­men­ta­ción eco­ló­gi­ca me­jo­ra las fun­cio­nes fi­sio­ló­gi­cas y po­see una ac­ción pre­ven­ti­va que fa­vo­re­ce la ca­li­dad de vi­da.”

in­gi­rien­do par­te de esos agro­quí­mi­cos. No de­be­mos de ol­vi­dar que hay quien ase­gu­ra que to­dos esos sin­té­ti­cos, en un con­su­mo a lar­go pla­zo, pue­den te­ner efec­tos ne­ga­ti­vos so­bre la sa­lud.

Se es­tá in­ves­ti­gan­do so­bre la po­si­ble re­la­ción en­tre al­gu­nos ni­tra­tos, her­bi­ci­das, in­sec­ti­ci­das y fun­gi­ci­das, ya que se cree que pue­den re­sul­tar per­ni­cio­sos, re­la­cio­nán­do­les en oca­sio­nes con di­ver­sas afec­cio­nes, cam­bios en el sis­te­ma hor­mo­nal e in­mu­ne, y ge­ne­rar aler­gias. Aquí es don­de los ali­men­tos or­gá­ni­cos son am­plia­men­te su­pe­rio­res a los con­ven­cio­na­les, ya que no se uti­li­zan quí­mi­cos du­ran­te su cul­ti­vo, por lo que se pue­den co­mer con to­tal tran­qui­li­dad tras un sim­ple la­va­do en agua.

Ga­na­de­ría y agri­cul­tu­ra eco­ló­gi­cas

La ga­na­de­ría eco­ló­gi­ca pro­du­ce car­nes de ca­li­dad a par­tir de ani­ma­les que tie­nen ac­ce­so per­ma­nen­te al ai­re li­bre. Los mé­to­dos de ela­bo­ra­ción eco­ló­gi­ca y la prohi­bi­ción de mu­chos adi­ti­vos nos ga­ran­ti­zan ali­men­tos más sa­nos. Las car­nes or­gá­ni­cas son me­nos gra­sas y las que con­tie­nen son más sa­lu­da­bles. Al au­men­tar la can­ti­dad de pas­to fres­co tam­bién se ele­van las can­ti­da­des de al­gu­nos áci­dos gra­sos que pue­den au­men­tar la pro­tec­ción car­dio­vas­cu­lar, y que so­la­men­te se en­cuen­tran en la le­che ma­ter­na y en la car­ne de ani­ma­les que han cre­ci­do en li­ber­tad. Tam­bién se re­la­cio­na la re­sis­ten­cia a los an­ti­bió­ti­cos con la do­sis ex­tra que in­ge­ri­mos a tra­vés de las car­nes de ani­ma­les tra­ta­dos con los mis­mos, y que pue­den aca­bar en nuestro to­rren­te san­guí­neo de­bi­li­tan­do el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co. Por ello, los pro­duc­to­res de car­nes y lác­teos or­gá­ni­cos no uti­li­zan an­ti­bió­ti­cos en sus pro­ce­sos.

Los hue­vos

En la producción de hue­vos se prohí­be el em­pleo de cual­quier sus­tan­cia quí­mi­ca y de ori­gen ar­ti­fi­cial. Los ani­ma­les se de­ben en­con­trar li­bres en cam­pos so­bre los que no se ha­yan uti­li­za­do abo­nos quí­mi­cos, ni pla­gui­ci­das. Las ga­lli­nas no se pue­den tra­tar con an­ti­bió­ti­cos, ni hor­mo­nas. En su ali­men­ta­ción no se pue­de in­cluir ha­ri­nas de pes­ca­do ni car­ne, so­la­men­te ce­rea­les y hier­bas eco­ló­gi­cas.

La le­che bio­ló­gi­ca

Di­ver­sas prue­bas rea­li­za­das en la le­che bio han de­mos­tra­do que tie­ne una ma­yor con­cen­tra­ción de áci­dos gra­sos ome­ga-3, áci­do li­no­lei­co con­ju­ga­do y vi­ta­mi­nas que la le­che con­ven­cio­nal. Se­gún in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Aber­deen y del Ins­ti­tu­te of Grass­land and En­vi­ron­men­tal Re­search, la le­che or­gá­ni­ca es más sa­lu­da­ble que la le­che con­ven­cio­nal, ya que las va­cas ofrecen una me­jor ca­li­dad de le­che cuan­do es­tán ali­men­ta­das a ba­se de pas­tos fres­cos.

Los or­ga­nis­mos de con­trol

La ca­li­dad de los pro­duc­tos eco­ló­gi­cos es­tá aba­la­da por los se­llos ofi­cia­les que son otor­ga­dos por los co­mi­tés de agri­cul­tu­ra eco­ló­gi­ca de cada au­to­no­mía y por em­pre­sas cer­ti­fi­ca­do­ras pri­va­das. Es­tos se­llos su­po­nen una ga­ran­tía de ca­li­dad du­ran­te su producción, ma­nu­fac­tu­ra y dis­tri­bu­ción. La agri­cul­tu­ra eco­ló­gi­ca es­tá re­gla­da des­de la Unión Eu­ro­pea y re­gu­la las téc­ni­cas que se au­to­ri­zan pa­ra la producción ve­ge­tal, ga­na­de­ra y acuí­co­la y pa­ra la trans­for­ma­ción de los ali­men­tos.

En nuestro país cada co­mu­ni­dad au­tó­no­ma tie­ne su pro­pio or­ga­nis­mo de con­trol en­car­ga­do de cer­ti­fi­car los pro­duc­tos agroa­li­men­ta­rios. El in­cre­men­to de so­li­ci­tu­des de cer­ti­fi­ca­ción por par­te de las em­pre­sas de­no­ta que hay un mer­ca­do real y con­so­li­da­do y, por ello, ren­ta­ble pa­ra la in­dus­tria, tan­to pa­ra la ex­por­ta­ción co­mo pa­ra al pro­pio con­su­mi­dor na­cio­nal que cada vez de­man­da más los pro­duc­tos cer­ti­fi­ca­dos. MARIPI GADET Es­pe­cia­lis­ta en vi­da sa­na y na­tu­ral. Au­to­ra del li­bro “Mas­ca­ri­llas na­tu­ra­les pa­ra una be­lle­za ra­dian­te” de Ar­co­press. www.greenp­co­mu­ni­ca­cion.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.