Em­be­lle­cer el pe­cho

La ci­ru­gía plás­ti­ca más so­li­ci­ta­da si­gue sien­do la ma­ma­ria, ya sea pa­ra au­men­tar, re­du­cir o le­van­tar el pe­cho. Re­sol­ve­mos las du­das más fre­cuen­tes de la ma­mo­plas­tia.

Esthetic World - - Sumario - Dr. Ivan Ma­ñe­ro Ci­ru­jano plás­ti­co es­té­ti­co y re­pa­ra­dor de IM Cli­nic www.ivan­ma­ne­ro.com

sin lu­gar a du­das, la ci­ru­gía más de­man­da­da por las mu­je­res tan­to en nuestro país co­mo fue­ra de él, es la que per­mi­te te­ner el pe­cho más bo­ni­to. Es­to es: más tur­gen­te, fir­me, jo­ven y con un vo­lu­men ade­cua­do, que se pue­de con­se­guir au­men­tan­do, re­du­cien­do, le­van­tan­do o re­cons­tru­yen­do el pe­cho, o bien com­bi­nan­do dos o más de es­tas ci­ru­gías.

Las mu­je­res desean em­be­lle­cer su pe­cho y es­to sue­le com­por­tar uti­li- zar pró­te­sis, pe­ro es­to no sig­ni­fi­ca que siem­pre au­men­ten el ta­ma­ño de sus mamas. Si bien hay mu­je­res que tie­nen unos se­nos pe­que­ños y desean más vo­lu­men, tam­bién pue­den que­rer le­van­tar­lo, re­du­cir­lo o, sim­ple­men­te, me­jo­rar­lo o re­cons­truir­lo. Las mu­je­res prin­ci­pal­men­te desean un pe­cho bo­ni­to y, en mu­chas oca­sio­nes, eso im­pli­ca uti­li­zar más de una téc­ni­ca. El ci­ru­jano plás­ti­co es­té­ti­co y re­pa­ra­dor Ivan Ma­ñe­ro nos resuelve las du­das que gi­ran en torno a la ma­mo­plas­tia.

¿Cuál es el perfil de mu­jer que se so­me­te a esta ci­ru­gía?

Mu­chos tien­den a pen­sar que son las mu­je­res más jó­ve­nes las que más se ope­ran el pe­cho pe­ro, aun­que hay un buen gru­po de mu­je­res de en­tre 21 y 30 años que desean au­men­tar el vo­lu­men de sus se­nos, el perfil de pa­cien­te sue­le ser el de una mu­jer de en­tre 30 y 40 años que, des­pués de la ma­ter­ni­dad, ha per­di­do el vo­lu­men y la tur­gen­cia de cuan­do era más jo­ven y desea re­cu­pe­rar­lo.

¿Quién es­co­ge la ta­lla fi­nal, la pa­cien­te o el ci­ru­jano?

Siem­pre aca­ba sien­do un con­sen­so en­tre ci­ru­jano y pa­cien­te. Pa­ra con­se­guir una ta­lla ade­cua­da lo pri­me­ro a con­si­de­rar son las pro­por­cio­nes de la pa­cien­te y su es­truc­tu­ra cor­po­ral. Sin em­bar­go, tam­bién in­ter­vie­ne el de­seo de la pa­cien­te: si quie­re con­se­guir un pe­cho más co­me­di­do, equi­li­bra­do o, di­ga­mos, gran­de y, en ba­se a su pe­ti­ción, el ci­ru­jano acon­se­ja­rá el ta­ma­ño de pró­te­sis más ade­cua­do siem­pre te­nien­do en cuen­ta que exis­ten lí­mi­tes al vo­lu­men a im­plan­tar, por lo me­nos en una úni­ca in­ter­ven­ción.

¿Pró­te­sis o li­po­fi­lling?

Si ha­blá­se­mos de un aumento de glú­teos, am­bas téc­ni­cas po­drían ser vá­li­das, de he­cho, lo más fre­cuen­te es una com­bi­na­ción de las dos. Pe­ro en el ca­so de la ma­ma, a día de hoy, no hay un con­sen­so cla­ro so­bre el li­po­fi­lling en­tre in­ves­ti­ga­do­res. Se sa­be que la in­yec­ción de gra­sa pro­du­ce al­te­ra­cio­nes pos­te­rio­res en la lec­tu­ra de las ma­mo­gra­fías de con­trol. Unas al­te­ra­cio­nes que ha­ce que

los pro­fe­sio­na­les que se de­di­can a la ma­ma no se pon­gan de acuer­do.

Así, mien­tras que con las pró­te­sis te­ne­mos una lar­ga ex­pe­rien­cia de más de me­dio si­glo y sa­be­mos que no al­te­ran las imá­ge­nes de los con­tro­les del pe­cho, con la gra­sa que se in­tro­du­ce a tra­vés de la téc­ni­ca del li­po­fi­lling no po­de­mos de­cir lo mis­mo. Por ello, es pru­den­te es­pe­rar un tiem­po an­tes de acon­se­jar­lo co­mo un tra­ta­mien­to es­tan­da­ri­za­do pa­ra todas las mu­je­res. Ca­be de­cir tam­bién que pa­ra rea­li­zar el li­po­fi­lling, la pa­cien­te de­be te­ner suficiente gra­sa acu­mu­la­da, pe­ro las mu­je­res que desean un aumento de mamas, sue­len ser me­nu­das y con po­ca gra­sa.

Pe­cho caí­do o pe­cho va­cío, ¿es lo mis­mo?

Aun­que son tér­mi­nos que co­mún­men­te se con­fun­den, son dis­tin­tos. El pe­cho caí­do es un con­cep­to anató­mi­co de­fi­ni­do por la po­si­ción de la areo­la res­pec­to al sur­co ma­ma­rio. Es de­cir, si la areo­la es­tá más ba­ja que el sur­co de la pro­pia ma­ma, se con­si­de­ra que el pe­cho es­tá caí­do. En cam­bio, si la par­te su­pe­rior del bus­to es­tá va­cía, sin tur­gen­cia, pe­ro la areo­la es­tá por en­ci­ma del sur­co, en­ton­ces es­ta­mos ha­blan­do de un pe­cho va­cío. Es­te diag­nós­ti­co es fun­da­men­tal, ya que el tra­ta­mien­to es dis­tin­to pa­ra cada si­tua­ción.

En el ca­so del pe­cho caí­do se co­rri­ge con una max­to­pe­xia o lif­ting de mamas, que con­sis­te en eli­mi­nar la piel so­bran­te, de­vol­ver el vo­lu­men per­di­do y re­co­lo­car la areo­la en el lu­gar que le co­rres­pon­de es­té­ti­ca­men­te. Si es un pe­cho va­cío, sue­le bas­tar con “re­lle­nar” el po­lo su­pe­rior que es el que ha per­di­do

el vo­lu­men. Gra­cias a una pró­te­sis, las mamas vuel­ven a te­ner un as­pec­to re­ju­ve­ne­ci­do y tur­gen­te.

La re­duc­ción de mamas con pró­te­sis, ¿una contradicción?

Pue­de pa­re­cer­lo pe­ro, si lo pen­sa­mos bien, no lo es tan­to. Re­du­cir una ma­ma no tie­ne por­qué im­pli­car de­jar un pe­cho pe­que­ño, sin for­ma o sin vo­lu­men. Una ma­ma hi­per­tró­fi­ca (es de­cir, de­ma­sia­do gran­de) su­fre, de­bi­do al pe­so, una caí­da progresiva que aca­ba por pro­vo­car una pér­di­da de vo­lu­men en la par­te al­ta de la mis­ma. Cuan­do el ci­ru­jano prac­ti­ca una re­duc­ción ma­ma­ria po­de­mos res­ti­tuir ese vo­lu­men per­di­do en el po­lo su­pe­rior uti­li­zan­do el pro­pio te­ji­do ma­ma­rio o me­dian­te un im­plan­te: el pri­me­ro no siem­pre con­si­gue una res­ti­tu­ción com­ple­ta del vo­lu­men y, con el tiem­po, vol­ve­rá a caer; un im­plan­te nos per­mi­te re­cu­pe­rar­lo de for­ma más pre­ci­sa y per­ma­nen­te. Al fi­nal, es la pa­cien­te quien de­ci­de qué téc­ni­ca pre­fie­re, hay ve­ces en que les sor­pren­de el plan­tea­mien­to, pe­ro se con­si­guen re­sul­ta­dos im­pre­sio­nan­tes con­ju­gan­do dos es­tra­te­gias tan, a prio­ri, dis­pa­res co­mo lo po­drían ser: re­duc­ción e im­plan­tes.

¿Una mu­jer con mamas tu­be­ro­sas pue­de so­me­ter­se a un aumento de mamas?

Por su­pues­to. Las tu­be­ro­sas o mamas ca­pri­nas son una mal­for­ma­ción de­ri­va­da de una ex­ce­si­va ri­gi­dez del te­ji­do ma­ma­rio, es­to ha­ce que la glán­du­la ma­ma­ria, al desa­rro­llar­se, no pue­da ex­pan­dir­se nor­mal­men­te, ad­qui­rien­do así una for­ma ca­rac­te­rís­ti­ca de tu­bo o bi­be­rón que acom­ple­ja enor­me­men­te a las mu­je­res que la su­fren. Pa­ra con­se­guir un pe­cho más bo­ni­to se rea­li­za una ci­ru­gía co­rrec­ti­va que li­be­ra el "ar­ma­zón" fi­bro­so que per­mi­te a la glán­du­la ex­pan­dir­se y per­der la for­ma de tu­bo. La ma­ma tu­be­ro­sa, co­mo cual­quier otra, pue­de ser pe­que­ña, caí­da, va­cía o de­ma­sia­do gran­de, por lo que su co­rrec­ción pue­de ir com­bi­na­da con un aumento, un lif­ting o una re­duc­ción.

Pró­te­sis anató­mi­cas o re­don­das, ¿cuál es la me­jor?

No hay unas me­jo­res que otras, todas son bue­nas, la cues­tión es­tá en el cri­te­rio que apli­ca el ci­ru­jano plás­ti­co pa­ra in­di­car una u otra. Por ejem­plo, y sin ser una nor­ma ge­ne­ra­li­za­da, las pró­te­sis re­don­das sue­len ser las es­co­gi­das cuan­do de­ben ir en una po­si­ción re­tro­pec­to­ral (de­trás del múscu­lo), mien­tras que las anató­mi­cas sue­len co­lo­car­se pre­pec­to­ral (de­lan­te del múscu­lo).

De­be­mos te­ner en cuen­ta que la morfología del im­plan­te con­di­cio­na la for­ma que fi­nal­men­te se apor­ta­rá a la ma­ma: un pe­cho más re­don­do y ju­ve­nil, cuan­do uti­li­za­mos pró­te­sis re­don­das, o más ma­du­ro, con me­nos vo­lu­men en el po­lo su­pe­rior, cuan­do uti­li­za­mos las anató­mi­cas.

¿Qué es el perfil en una pró­te­sis?

El perfil es un da­to im­por­tan­te por­que de­ter­mi­na lo que po­dría­mos con­si­de­rar la "exu­be­ran­cia" del pe­cho, la al­tu­ra que va­mos a ga­nar. Pa­ra en­ten­der­lo más fá­cil­men­te pen­se­mos en dos va­sos con la mis­ma ca­pa­ci­dad, pe­ro uno es whisky y el otro de ca­ña. El pri­me­ro tie­ne más ba­se, pe­ro me­nos al­tu­ra, mien­tras que el se­gun­do es al re­vés, tie­ne más al­tu­ra pe­ro me­nos ba­se, aun­que en am­bos ca­be la mis­ma can­ti­dad de lí­qui­do. Pues el perfil de la pró­te­sis vie­ne a ser al­go pa­re­ci­do.

El perfil más apro­pia­do pa­ra cada pa­cien­te de­pen­de de mu­chos fac­to­res co­mo las ca­rac­te­rís­ti­cas de la ma­ma, del tó­rax, de la pa­rri­lla cos­tal, el de­seo de la pa­cien­te (pe­cho más exu­be­ran­te o dis­cre­to), etc. Co­mo ci­ru­jano sue­lo re­co­men­dar las pró­te­sis de perfil mo­de­ra­do cuan­do la mu­jer tie­ne un tó­rax an­cho, y un perfil al­to cuan­do el tó­rax es es­tre­cho, ya que así se con­si­gue un dis­tri­bu­ción más ar­mó­ni­ca del vo­lu­men y ello per­mi­te con­se­guir unas mamas más na­tu­ra­les. Pe­ro to­do de­pen­de de los gus­tos de cada pa­cien­te.

"La morfología del im­plan­te con­di­cio­na­rá la for­ma que fi­nal­men­te se apor­ta­rá a la ma­ma.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.