6 con­se­jos pa­ra no ba­jar la per­sia­na

Esthetic World - - Sumario -

con el ve­rano se ini­cia una bue­na época pa­ra las pro­fe­sio­na­les. La pri­ma­ve­ra ha da­do el pis­to­le­ta­zo de sa­li­da a la tem­po­ra­da de bo­das y la agen­da es­tá com­ple­ta con los ser­vi­cios de be­lle­za pa­ra no­vias e invitadas que han em­pe­za­do a pre­pa­rar­se pa­ra es­tos even­tos y fies­tas.

Des­pués de es­te buen mo­men­to, lle­ga un cam­bio y es cuan­do em­pie­zan a sur­gir du­das so­bre si la afluen­cia de nues­tras clien­tas en esta época ca­lu­ro­sa irá dis­mi­nu­yen­do. Se­gu­ro que pen­sa­mos que con tan­to re­lax y des­can­so se va a no­tar en las vi­si­tas que re­ci­ba­mos en el cen­tro y, en con­se­cuen­cia, eso va a re­per­cu­tir en el bol­si­llo. Si nuestro sa­lón es­tá en una gran ciu­dad, se­gu­ro que pen­sa­mos eso, y si es­tá en una zo­na tu­rís­ti­ca que se pue­de be­ne­fi­ciar de esta época, nos asal­ta­rán du­das acer­ca de nuestro día a día con la clien­te­la es­ta­cio­nal. Os pro­po­ne­mos una se­rie de con­se­jos pa­ra sa­lir ai­ro­sas de la época es­ti­val y, lo más im­por­tan­te de to­do, ¡ dis­fru­tar­la!

1. Adáp­ta­te al mo­men­to

An­tes de to­do, pen­se­mos qué quie­re nues­tra clien­ta en esta época, cuál es su prio­ri­dad y qué ha­ce que pue­da ne­ce­si­tar nues­tros ser­vi­cios; los ob­je­ti­vos de be­lle­za son di­fe­ren­tes en la época na­vi­de­ña que en pleno agos­to. Por esta ra­zón nues­tros tratamientos se tie­nen que adap­tar a lo es­pe­cí­fi­co del mo­men­to y no ol­vi­dar que la clien­ta, más allá de con­se­guir unos be­ne­fi­cios con ese pro­duc­to, quie­re una sen­sa­ción, una ex­pe­rien­cia, y eso es lo que te­ne­mos que lo­grar. Con­ven­cer­la de que con ese tra­ta­mien­to cor­po­ral o de ma­nos se sen­ti­rá más be­lla, más cui­da­da, y tan­to ella co­mo su al­re­de­dor se da­rán cuen­ta. Las pro­pie­da­des del pro­duc­to o ser­vi­cio que le apli­que­mos de­ben es­tar en­fo­ca­das a có­mo se quie­re sen­tir y tie­ne que ser la pro­pia clien­ta quien des­cu­bra por ella mis­ma los be­ne­fi­cios que con­se­gui­rá.

2. Ave­ri­gua qué ne­ce­si­ta

An­ti­ci­pe­mos la en­tra­da al ve­rano ha­cien­do pre­gun­tas a nues­tra clien­ta. A ve­ces con el afán de ar­gu­men­tar y ex­pli­car­le to­do lo que le po­de­mos ofre­cer o las úl­ti­mas no­ve­da­des que han lle­ga­do al cen­tro, no te­ne­mos en cuen­ta qué quie­re ni tam­po­co lo ave­ri­gua­mos. Hay que pre­gun­tar y es­cu­char­la. De aquí sa­ca­re­mos in­for­ma­ción re­le­van­te pa­ra no­so­tras, tan­to en gus­tos, pre­fe­ren­cias, lo que ha vis­to o es­cu­cha­do, lo que ha­cen otros cen­tros, los co­lo­res que se lle­van esta tem­po­ra­da, o los pro­duc­tos que triun­fan por su ca­li­dad y no­ve­dad. Dé­mos­le pro­ta­go­nis­mo y nos pro­por­cio­na­rá, sin dar­se cuen­ta, las cla­ves de lo que bus­ca en esta época.

3. La emo­ción lle­va a la ac­ción

El ve­rano es una estación úni­ca por des­per­tar emo­cio­nes; hay más luz, rea­li­za­mos más ac­ti­vi­da­des al ai­re li­bre, au­men­tan las re­la­cio­nes so­cia­les, etc. He­mos de apro­ve­char esta si­tua­ción pa­ra co­nec­tar con la clien­ta es­cu­chán­do­la y pre­gun­tan­do, y no ol­vi­dan­do que pri­me­ro es la per­so­na, lue­go el pro­duc­to. La emo­ción lle­va a la ac­ción, y esa es la cla­ve pa­ra que nues­tra clien­ta acu­da a nuestro cen­tro pa­ra su pues­ta a pun­to. Ella quie­re ser la es­tre­lla, la pro­ta­go­nis­ta, de­je­mos que bri­lle. El “yo ten­go” o “yo ha­go”, de­be sus­ti­tuir­se por el “¿ te pa­re­ce bien es­to?”, “¿ te ape­te­ce que es­to te dé una sen­sa­ción y una hi­dra­ta­ción más po­ten­te?”, por ejem­plo. Ella de­be sen­tir­se el

cen­tro, no no­so­tras. Dé­mos­le la opor­tu­ni­dad de ex­pre­sar­se. ¡Se­gu­ro que es­tá de­seo­sa de ex­pli­car­nos co­sas!

4. Re­sal­ta to­do lo que os une

Cada clien­ta tie­ne su pro­pio es­ti­lo y gus­to, y he­mos de res­pe­tar­lo, va­ya o no con no­so­tras. Es­tá bien dar­le nuestro con­se­jo y ase­so­ra­mien­to co­mo pro­fe­sio­na­les, pe­ro siem­pre bus­can­do pun­tos en co­mún, al­go que nos una. Si que­re­mos for­zar al­go y ella no es­tá con­ven­ci­da, se ale­ja­rá de no­so­tras, no es­ta­re­mos alia­das. Re­sal­te­mos el ob­je­ti­vo co­mún de las dos, que no es más que sa­lir de allí con un buen tra­ta­mien­to o pro­duc­to, pe­ro que va­ya acor­de con su gus­to y ne­ce­si­da­des. No siem­pre nuestro cri­te­rio se­rá el su­yo, por lo tan­to re­for­ce­mos lo que nos une a ella, y no lo que nos se­pa­ra.

5. Haz fren­te a los obs­tácu­los

Ac­túa fren­te a las ob­je­cio­nes. En esta época sue­le ser ha­bi­tual que la clien­ta es­té me­nos por la zo­na y apro­ve­che las va­ca­cio­nes pa­ra des­co­nec­tar de to­do, y tam­bién de su cen­tro ha­bi­tual, pro­ban­do otros sa­lo­nes de be­lle­za. ¿Có­mo ac­tuar an­te es­tos pe­que­ños obs­tácu­los pro­pios de la si­tua­ción? Ha­ga­mos re­fe­ren­cia a las emo­cio­nes, la con­fian­za que he­mos crea­do con ella, lo bien que se sien­te con ese tra­ta­mien­to que siem­pre nos pi­de, las no­ve­da­des que le va­mos a pre­sen­tar y que son idea­les pa­ra esta época del año, etc. El te­ma no es lo que les de­ci­mos, sino lo que les ha­ce­mos sen­tir. Cree­mos con ellas un víncu­lo pa­ra que sea di­fí­cil rom­per­lo y acom­pa­ñe­mos su vi­si­ta con al­go que sa­be­mos que le va a gus­tar, co­mo por ejem­plo, un re­ga­lo, un pack es­pe­cial pa­ra su ti­po de piel o unas no­ve­da­des ex­clu­si­vas. Y lo más im­por­tan­te: no dis­cu­ta­mos sus ob­je­cio­nes, no se tra­ta de una lu­cha, sino de en­ten­der­la y ali­near­se con ella. No por dar más ra­zo­nes so­mos más per­sua­si­vos. Avi­ve­mos las con­ver­sa­cio­nes, no los co­men­ta­rios ne­ga­ti­vos o que no lle­van a nin­gún si­tio. ¡Cam­bie­mos el rum­bo y en­cau­ce­mos un ca­rril po­si­ti­vo!

6. Usa un len­gua­je po­si­ti­vo

El pri­mer pa­so pa­ra lle­var to­dos es­tos con­se­jos a la prác­ti­ca es te­ner nues­tras ideas cla­ras y ser op­ti­mis­tas. El len­gua­je po­si­ti­vo nos ayu­da a ac­tuar de for­ma ga­na­do­ra y no de­jar­nos lle­var por creen­cias que nos li­mi­tan. ¡ Trans­for­ma el pen­sa­mien­to gris en ideas exi­to­sas!

Te con­ta­mos có­mo pue­des apro­ve­char la tem­po­ra­da de ve­rano pa­ra no ba­jar la per­sia­na de tu cen­tro y se­guir re­ci­bien­do clien­tas.

MAR­TA FOIX Psi­có­lo­ga &Gra­fó­lo­ga. So­cia en CATEDRA COACHING. For­ma­do­ra en ha­bi­li­da­des, ges­tión de equi­pos, co­mu­ni­ca­ción, ven­tas. www.ca­te­dra­coa­ching.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.