Eli­mi­nar los gra­nu­lo­mas fa­cia­les

Ac­tual­men­te exis­ten di­ver­sas téc­ni­cas que pue­den aca­bar con los en­cap­su­la­mien­tos fa­cia­les sin ne­ce­si­dad de re­cu­rrir al bisturí. Te con­ta­mos cuá­les son.

Esthetic World - - Sumario - Dra. Mon­tse­rrat Planas Res­pon­sa­ble de la Uni­dad Lá­ser de Clí­ni­ca Planas www.cli­ni­ca­pla­nas.com

re­mo­de­lar el ros­tro me­dian­te la apli­ca­ción de re­lle­nos fa­cia­les es una téc­ni­ca muy ha­bi­tual den­tro de la ci­ru­gía es­té­ti­ca pa­ra ofre­cer al pa­cien­te la po­si­bi­li­dad de lo­grar la ima­gen que desea. Los re­sul­ta­dos son muy bue­nos si se rea­li­zan por ma­nos ex­per­tas en cen­tros mé­di­cos ha­bi­li­ta­dos a tal efec­to y con pro­duc­tos de re­lleno bio­com­pa­ti­bles.

Ha­ce dé­ca­das, so­bre to­do en los 80, era muy ha­bi­tual la apli­ca­ción de re­lle­nos per­ma­nen­tes o se­mi­per­ma­nen­tes pe­ro, con el tiem­po, se ha de­mos­tra­do que és­tos pue­den ge­ne­rar pro­ble­mas a me­dio y lar­go pla­zo. Al tra­tar­se de cuer­pos ex­tra­ños no reab­sor­bi­bles por el or­ga­nis­mo, en al­gu­nos ca­sos, es­tos pro­duc­tos de re­lleno han cau­sa­do reac­cio­nes in­fla­ma­to­rias indeseadas. Por es­te motivo, ac­tual­men­te tan só­lo se de­ben apli­car pro­duc­tos no per­ma­nen­tes y que sean bio­com­pa­ti­bles.

El sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio de al­gu­nos pa­cien­tes aís­la los pro­duc­tos de re­lleno per­ma­nen­tes y ge­ne­ra unos en­cap­su­la­mien­tos que se co­no­cen mé­di­ca­men­te co­mo gra­nu­lo­mas. Es­tos nó­du­los son un problema es­té­ti­co, por su­pues­to, pe­ro pue­den lle­gar a ser mu­cho más ya que es po­si­ble que sean do­lo­ro­sos y di­fi­cul­ten, o in­clu­so im­pi­dan, de­ter­mi­na­dos mo­vi­mien­tos fa­cia­les. La­men­ta­ble­men­te se tra­ta de un efec­to se­cun­da­rio que pue­de dar­se, de for­ma im­pre­vi­si­ble, años o in­clu­so dé­ca­das des­pués del tra­ta­mien­to que los ori­gi­nó.

A me­nu­do acu­den a la con­sul­ta pa­cien­tes que pre­sen­tan, por es­te motivo, unos la­bios con nó­du­los de con­sis­ten­cia pé­trea o, por ejem­plo, unos pó­mu­los exa­ge­ra­dos, po­co na­tu­ra­les e in­fla­ma­dos. En al­gu­nos ca­sos, in­clu­so se dan cam­bios del co­lor de la piel de for­ma tran­si­to­ria o re­cu­rren­te que se de­ben co­rre­gir pa­ra que no afec­ten a la ima­gen ni a la vi­da co­ti­dia­na de los pa­cien­tes.

El fin de los en­cap­su­la­mien­tos

Ac­tual­men­te exis­ten di­ver­sas téc­ni­cas que pue­den aca­bar con es­tos en­cap­su­la­mien­tos fa­cia­les. Una de las más efi­ca­ces es el lá­ser Eu­fo­ton, un lá­ser de dio­do que eli­mi­na los pro­duc­tos de re­lleno que se in­fil­tra­ron, por ejem­plo, en en­tre­ce­jo, sur­cos na­so­ge­nia­nos y pó­mu­los.

Esta tec­no­lo­gía, pio­ne­ra en España, per­mi­te tan­to aca­bar con los in­de­sea­dos en­cap­su­la­mien­tos fa­cia­les co­mo re­du­cir el vo­lu­men en ca­sos en que el pa­cien­te desee eli­mi­nar los re­lle­nos. Tan­to si el pa­cien­te su­fre por los en­cap­su­la­mien­tos, co­mo si es­tá des­con­ten­to con el re­sul­ta­do fi­nal de su in­ter­ven­ción o ha cam­bia­do su vi­sión de la ima­gen que desea ofre­cer, el lá­ser, pue­de ser la so­lu­ción.

La téc­ni­ca con­sis­te en la in­tro­duc­ción de una fi­bra óp­ti­ca de 200400μ, más fi­na que una agu­ja de in­su­li­na, en la piel del pa­cien­te pa­ra al­can­zar el re­lleno a eli­mi­nar. El lá­ser ca­lien­ta el pro­duc­to has­ta trans­for­mar­lo en un es­ta­do lí­qui­do gel que se eli­mi­na por pre­sión.

El lá­ser su­po­ne un gran avan­ce res­pec­to a otras téc­ni­cas que eli­mi­nan los re­lle­nos me­dian­te ci­ru­gía o cá­nu­las de gran ca­li­bre. Con esta no­ve­do­sa tec­no­lo­gía po­de­mos aca­bar con re­lle­nos in­de­sea­dos en una o dos se­sio­nes, de for­ma am­bu­la­to­ria y sin ge­ne­rar ci­ca­tri­ces.

SR-LIP, in­no­va­do­ra téc­ni­ca es­pe­cí­fi­ca pa­ra los la­bios

El SR-LIP es una no­ve­do­sa téc­ni­ca que per­mi­te aca­bar con el vo­lu­men in­de­sea­do cau­sa­do por la si­li­co­na u otros im­plan­tes la­bia­les. Los pro­duc­tos de re­lleno se en­tra­man es­pe­cial­men­te en la mu­co­sa de los la­bios y, por ese motivo, es ne­ce­sa­rio un tra­ta­mien­to es­pe­cí­fi­co pa­ra esta par­te del cuer­po.

En el ca­so del SR-LIP, se uti­li­za un lá­ser CO2 de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción que vo­la­ti­li­za el pro­duc­to de for­ma se­lec­ti­va. La téc­ni­ca con­sis­te en un pa­rri­lla­do, es de­cir, en la des­com­pre­sión de los la­bios me­dian­te pe­que­ñas per­fo­ra­cio­nes. Ha­bi­tual­men­te se re­quie­ren en­tre una y tres se­sio­nes es­pa­cia­das a lo lar­go de un año, pe­ro el nú­me­ro de se­sio­nes de­pen­de del vo­lu­men ori­gi­nal y del vo­lu­men que se desee fi­nal­men­te. De­be­mos te­ner en cuen­ta que el pa­cien­te que pre­via­men­te ha op­ta­do por un pro­duc­to de re­lleno es al­guien a quien le gustan los la­bios vo­lu­mi­no­sos. Por ese motivo, re­du­ci­mos el vo­lu­men pro­gre­si­va­men­te en va­rias se­sio­nes has­ta lo­grar que los gra­nu­lo­mas des­apa­rez­can, pe­ro el vo­lu­men fi­nal sea ade­cua­do a los de­seos del pa­cien­te. De­be­mos evi­tar eli­mi­nar vo­lu­men de­ma­sia­do rá­pi­da­men­te pa­ra que el pa­cien­te pue­da se­guir te­nien­do unos la­bios grue­sos y con una for­ma que se ajus­te a sus cri­te­rios es­té­ti­cos.

¿Có­mo se rea­li­za?

Al igual que el lá­ser Eu­fo­ton, el SRLIP se rea­li­za con anes­te­sia lo­cal y no re­quie­re de hos­pi­ta­li­za­ción. Ade­más, el pa­cien­te no ne­ce­si­ta aban­do­nar su vi­da co­ti­dia­na.

Es po­si­ble com­bi­nar el lá­ser Eu­fo­ton y el lá­ser de CO2 en pro­duc­tos apli­ca­dos en la fren­te, los pó­mu­los o el sur­co na­so­ge­niano, por ejem­plo. Es más re­co­men­da­ble un ti­po de lá­ser u otro de­pen­dien­do del pro­duc­to im­plan­ta­do y del re­cha­zo que el cuer­po ha he­cho del mis­mo. El es­pe­cia­lis­ta in­di­ca­rá al pa­cien­te la me­jor op­ción se­gún su ca­so.

Afor­tu­na­da­men­te, hoy en día exis­ten di­ver­sas téc­ni­cas muy efec­ti­vas que per­mi­ten re­cu­pe­rar una ima­gen na­tu­ral y sa­na, aca­ban­do con los vo­lú­me­nes no desea­dos del ros­tro, sin re­cu­rrir al bisturí.

“En al­gu­nos ca­sos, es­tos pro­duc­tos de re­lleno han cau­sa­do reac­cio­nes in­fla­ma­to­rias indeseadas.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.