Las cla­ves de la po­do­te­ra­pia

En una época en la que au­men­tan los ser­vi­cios de pe­di­cu­ra, es im­por­tan­te que las pro­fe­sio­na­les co­noz­can có­mo de­ben tra­tar­se co­rrec­ta­men­te las pa­to­lo­gías y los pro­ble­mas es­té­ti­cos del pie.

Esthetic World - - Sumario - MA­RÍA MARTRAT HUGUÉ Pro­fe­so­ra y Di­rec­to­ra de la Es­cue­la Vi­pas­sa­na de Bar­ce­lo­na. www.vi­pas­sa­na.es

los pies son unas zo­nas que sue­len es­tar muy ce­rra­das, so­bre to­do en in­vierno, cuan­do tie­nen po­ca trans­pi­ra­ción y con­cen­tran bas­tan­te hu­me­dad. Es­tas cir­cuns­tan­cias pue­den lle­gar a ge­ne­rar pa­to­lo­gías con­ta­gio­sas en la piel y las uñas.

Hay di­ver­sos as­pec­tos que sue­len au­men­tar el ries­go de pa­de­cer in­fec­cio­nes, co­mo son los pro­ble­mas oca­sio­na­dos por el ti­po de cal­za­do que se uti­li­za (es­pe­cial­men­te cau­sa­dos por el ma­te­rial del mis­mo, co­mo los plas­ti­fi­ca­dos o de go­ma), no usar za­pa­tos pro­tec­to­res en espacios pú­bli­cos (ta­les co­mo du­chas co­mu­nes, sau­nas, pis­ci­nas, gim­na­sios, etc.) o la fal­ta de se­que­dad del pie. Los pro­ble­mas que afec­tan al pie no se con­cen­tran so­la­men­te en las per­so­nas ma­yo­res, sino que cada vez más se da en­tre per­so­nas jó­ve­nes. Es­to se de­be en mu­chos ca­sos a que no se si­guen las recomendaciones que in­clu­yen los espacios pú­bli­cos, co­mo por ejem­plo los gim­na­sios, a la ho­ra de du­char­se o ac­ce­der a si­tios co­mu­nes. Así pues, se am­plía la fran­ja de edad a to­do ti­po de per­fi­les, de ahí que sea muy co­mún re­ci­bir a pa­cien­tes de to­do ti­po pa­ra cui­da­dos de pies y sea ne­ce­sa­rio, por lo tan­to, que los cen­tros de be­lle­za ten­gan un pro­to­co­lo es­pe­cí­fi­co de ac­tua­ción que ayu­da­rá a tra­tar­los de for­ma co­rrec­ta y evi­ta­rá con­ta­gios.

An­tes del tra­ta­mien­to

Es im­por­tan­te que an­tes de em­pe­zar a tra­ba­jar en el pie, los

pro­fe­sio­na­les ten­gan en cuen­ta una se­rie de con­si­de­ra­cio­nes. En pri­mer lu­gar, el pro­fe­sio­nal de­be po­ner­se unos guan­tes de vi­ni­lo y ob­ser­var si hay al­gu­na grie­ta en­tre los de­dos o des­ca­ma­cio­nes, o bien si la zo­na des­pren­de olor. En ca­so afir­ma­ti­vo, se de­ja­rán pues­tos los guan­tes pa­ra tra­ba­jar.

Se­gui­da­men­te se de­ben re­vi­sar las raíces de las uñas y apli­car en los espacios in­ter­di­gi­ta­les, así co­mo en la raíz de la uña, un al­go­dón im­preg­na­do con agua oxi­ge­na­da. Si apa­re­cen unas bur­bu­ji­tas quie­re de­cir que es po­si­ble que ha­ya una in­fec­ción, ya que el agua oxi­ge­na­da ac­túa só­lo en es­tos ca­sos. Pa­ra ma­yor se­gu­ri­dad, si te­ne­mos una lám­pa­ra de Wood y al apli­car­la ob­ser­va­mos que la zo­na bri­lla, sig­ni­fi­ca­rá que es­tá con­ta­gia­da. En ca­so afir­ma­ti­vo, se de­ja­rán pues­tos los guan­tes pa­ra tra­ba­jar.

Con­si­de­ra­cio­nes du­ran­te la rea­li­za­ción

Co­mo pro­fe­sio­na­les de la be­lle­za hay una se­rie de pau­tas que no po­de­mos des­cui­dar mien­tras se lle­va a ca­bo el tra­ta­mien­to. La prin­ci­pal es que si el pa­cien­te pre­sen­ta una in­fec­ción no de­ben qui­tar­se los guan­tes has­ta que no se ha­ya aca­ba­do de rea­li­zar com­ple­ta­men­te el ser­vi­cio, pa­ra así evi­tar con­ta­gios.

Al ini­cio del tra­ta­mien­to se pue­de apli­car un es­pray con al­cohol mez­cla­do con ár­bol del té y mi­rra, por ejem­plo, que son unos po­ten­tes des­pa­ra­si­ta­do­tes. Es fun­da­men­tal que los uten­si­lios con los que se tra­ba­je es­tén lim­pios y de­sin­fec­ta­dos. En el ca­so de que se reali­ce un ba­ño de pies, se de­be apli­car un pro­duc­to de­sin­fec­tan­te. Una idea pue­de ser ha­cer­lo con acei­te esen­cial de ár­bol de té y li­món, por ejem­plo, ya que son importantes an­ti­fun­gi­ci­das y de­sin­fec­tan­tes.

Una vez rea­li­za­do el tra­ta­mien­to, se­ca­re­mos bien el pie y le apli­ca­re­mos un pre­pa­ra­do que ac­túe co­mo efec­to des­pa­ra­si­ta­dor pa­ra que con­ti­núe ac­tuan­do des­pués de la vi­si­ta.

Con­se­jos pa­ra que du­re el tra­ta­mien­to

Cuan­do se ha­ya fi­na­li­za­do el ser­vi­cio es im­por­tan­te dar una se­rie de pau­tas al clien­te pa­ra que el cui­da­do rea­li­za­do sea más du­ra­de­ro. Si se ha de­tec­ta­do al­gu­na ano­ma­lía, es im­por­tan­te que, ade­más de ofre­cer­le nues­tros con­se­jos, se le de­ri­ve a un der­ma­tó­lo­go, quien eva­lua­rá su ca­so y le ofre­ce­rá el ti­po de tra­ta­mien­to ade­cua­do a su fa­se y problema. Asi­mis­mo, hay que re­cor­dar­le que de­be uti­li­zar un cal­za­do es­pe­cial cuan­do acu­da a lu­ga­res pú­bli­cos, co­mo gim­na­sios, du­chas pú­bli­cas, pis­ci­nas, etc. Ade­más, es muy im­por­tan­te se­car­se bien los pies y apli­car­se tras el la­va­do una cre­ma des­pa­ra­si­ta­do­ra.

Pro­ce­so del tra­ta­mien­to po­dal

Aun­que el or­den pue­de ser al­te­ra­do de­pen­dien­do de las ca­rac­te­rís­ti­cas del pie, es acon­se­ja­ble se­guir un co­rrec­to pa­so a pa­so del tra­ta­mien­to. Te con­ta­mos có­mo de­bes rea­li­zar­lo. De­sin­fec­ción del pie: pul­ve­ri­zar el pie con lo­ción de­sin­fec­tan­te y lim­piar con un al­go­dón el dor­so del pie. Des­pués se pa­sa a la zo­na plan­tar y por úl­ti­mo a los de­dos, insistiendo, so­bre to­do, en la zo­na in­ter­di­gi­tal. Ob­ser­va­ción: com­pro­bar si el pie pre­sen­ta al­gu­na ano­ma­lía.

Hi­gie­ne: lim­piar las uñas con el pal­pa­dor y cor­tar­las. En el ca­so de uñas muy grue­sas, re­ba­jar­las pri­me­ro con el mi­cro­mo­tor. Re­ba­jar y pu­lir las uñas: al mis­mo tiem­po, eli­mi­nar las du­re­zas de la zo­na pe­riun­güe­nal con el torno y di­fe­ren­tes fre­sas. Ex­trac­ción: de ca­llos, ojos de po­llo, du­re­zas, etc. Pu­li­do: de ca­llo­si­da­des y ca­llos con el torno. Hi­dra­ta­ción: rea­li­zar un tra­ta­mien­to hi­dra­tan­te o ma­sa­je, de­pen­dien­do de los cui­da­dos que cada pie re­quie­ra.

Pa­so a pa­so del tra­ta­mien­to

1. Pul­ve­ri­zar el pie con lo­ción de­sin­fec­tan­te o un tó­ni­co des­con­ges­ti­vo. 2. Eli­mi­nar las cé­lu­las muer­tas con un pee­ling y re­ti­rar los res­tos con es­pon­jas hú­me­das en agua ti­bia. 3. Rea­li­zar un ma­sa­je y pos­te­rior­men­te un va­cia­do ve­no­so. 4. Ha­cer unos mo­vi­mien­tos ar­ti­cu­la­res del tar­so y de los de­dos (se pue­den tra­ba­jar los de­dos uno a uno) y es­ti­rar­los. 5. Rea­li­zar un ama­sa­mien­to pal­mar de to­do el pie y pre­sio­nar de for­ma cir­cu­lar con un va­cia­do de to­bi­llos. 6. Ama­sa­mien­to di­gi­tal en par­te in­ter­na y an­te­rior del pie, y nu­di­llar en la plan­ta del pie. 7. Pre­sio­nar con am­bas ma­nos so­bre la zo­na plan­tar y la zo­na an­te­rior. 8. Rea­li­zar un va­cia­do ve­no­so y unos pa­ses neu­ro­se­dan­tes. 9. Fi­nal­men­te, apli­car tó­ni­co re­fres­can­te y des­con­ges­ti­vo.

“Si se ha de­tec­ta­do al­gu­na ano­ma­lía en el pie, es im­por­tan­te que, ade­más de ofre­cer­le nues­tros con­se­jos, se le de­ri­ve a un der­ma­tó­lo­go.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.