Ma­qui­lla­je per­ma­nen­te

Ya sea pa­ra co­rre­gir im­per­fec­cio­nes o em­be­lle­cer el ros­tro, los avan­ces de la mi­cro­pig­men­ta­ción la es­tán con­vir­tien­do en un ser­vi­cio es­té­ti­co im­pres­ci­di­ble con re­sul­ta­dos cada vez más sa­tis­fac­to­rios.

Esthetic World - - Sumario - EU­GE­NIA ARRIETA Es­pe­cia­lis­ta en mi­cro­pig­men­ta­ción www.eu­ge­niaa­rrie­ta.com

en los úl­ti­mos años, te­ner un buen as­pec­to fí­si­co tam­bién for­ma par­te del con­jun­to de ele­men­tos que fa­vo­re­cen la sa­lud en ge­ne­ral. Exis­ten mu­chas téc­ni­cas que me­jo­ran nues­tra apa­rien­cia, en­tre ellas la mi­cro­pig­men­ta­ción, cu­ya po­pu­la­ri­dad ha au­men­ta­do de for­ma es­pec­ta­cu­lar en los úl­ti­mos años. Una téc­ni­ca cada día más de­man­da­da y que va per­fec­cio­nán­do­se, con­si­guien­do re­sul­ta­dos cada vez más sa­tis­fac­to­rios y am­plian­do su rango de apli­ca­ción. Ac­tual­men­te po­de­mos me­jo­rar y co­rre­gir mu­chos de los as­pec­tos es­té­ti­cos que no nos gustan a tra­vés de in­no­va­do­ras téc­ni­cas co­mo la mi­cro­pig­men­ta­ción.

Múl­ti­ples apli­ca­cio­nes

La mi­cro­pig­men­ta­ción no só­lo se em­plea pa­ra em­be­lle­cer o me­jo­rar cier­tas zo­nas fa­cia­les y/o cor­po­ra­les, tam­bién se em­plea en otras áreas. La es­té­ti­ca on­co­ló­gi­ca, por ejem­plo, uti­li­za esta téc­ni­ca en la re­cons­truc­ción ma­ma­ria. Tam­bién ayu­da a di­si­mu­lar los efec­tos no desea­dos cau­sa­dos por ci­ca­tri­ces o en­fer­me­da­des y a me­jo­rar otras afec­cio­nes de la piel que cau­san pér­di­da de pig­men­ta­ción (co­mo por ejem­plo el vi­tí­li­go) o pro­ble­mas ca­pi­la­res, ti­po alo­pe­cias o es­ca­sez de ca­be­llo.

Los re­sul­ta­dos que se con­si­guen des­pués de rea­li­zar­se un ser­vi­cio de mi­cro­pig­men­ta­ción son real­men­te asom­bro­sos, con la ven­ta­ja de que es­tos son in­me­dia­tos. Ade­más, que­dan com­ple­ta­men­te na­tu­ra­les y dis­cre­tos que es lo que per­si­guen las úl­ti­mas téc­ni­cas de van­guar­dia.

Gra­cias a las nue­vas apa­ra­to­lo­gías y téc­ni­cas, po­de­mos con­se­guir re­sul­ta­dos que an­te­rior­men­te eran imposibles y que abar­can di­fe­ren­tes zo­nas: En las ce­jas: los tratamientos con las agu­jas na­nos con­si­guen un re­sul­ta­do 100% na­tu­ral. En los ojos: nos acer­ca a los efec­tos del ma­qui­lla­je uti­li­zan­do téc­ni­cas de mi­cro­pig­men­ta­ción de­co­ra­ti­va. Con la mi­cro­pig­men­ta­ción ca­pi­lar: se lo­gra un efec­to ra­pa­do dan­do la sen­sa­ción óp­ti­ca de pe­lo real. En las areo­las: es ca­paz de crear un efec­to 3D, ju­gan­do con los co­lo­res pa­ra dar­le vo­lu­men.

Úl­ti­mas ten­den­cias

Las ten­den­cias han cam­bia­do com­ple­ta­men­te. Ya no se rea­li­zan per­fi­les muy mar­ca­dos, ni tam­po­co es ne­ce­sa­rio sa­lir de las lí­neas na­tu­ra­les del la­bio pa­ra dar­les más vo­lu­men, es­to se con­si­gue a tra­vés de los co­lo­res. Aho­ra po­de­mos co­lo­rear to­do el la­bio, re­lle­nan­do la mu­co­sa com­ple­ta y crean­do un efec­to na­tu­ral. Pa­ra ello em­plea­mos dos téc­ni­cas: Efec­to trans­pa­ren­cia: pa­ra co­lo­res de la­bios sua­ves y su­ti­les. Efec­to más sa­tu­ra­do: pa­ra lu­cir los la­bios con más co­lor.

Pa­ra con­se­guir es­tos re­sul­ta­dos ju­ga­mos con nues­tros pa­rá­me­tros: án­gu­los, pre­sión de la mano, ra­pi­dez, fre­cuen­cia del ali­men­ta­dor, dis­tin­tas agu­jas, etc. Son mu­chos los fac­to­res que in­flu­yen en la rea­li­za­ción de un buen tra­ta­mien­to.

El avan­ce en la pro­fe­sión

Los tiem­pos cambian y las ten­den­cias tam­bién y no­so­tras las pro­fe­sio­na­les te­ne­mos que su­mar­nos a es­tas nue­vas de­man­das del mer­ca­do. No po­de­mos, ni de­be­mos, de­jar pa­sar esta opor­tu­ni­dad de re­ci­clar­nos, per­fec­cio­nar nues­tra téc­ni­ca que es lo que en de­fi­ni­ti­va nues­tros clien­tes de­man­dan.

Las nue­vas tec­no­lo­gías han per­mi­ti­do que to­dos y cada uno de no­so­tros po­da­mos co­no­cer las

nue­vas mo­das, to­do aque­llo que mar­ca ten­den­cia es un es­ca­pa­ra­te al mundo y la mi­cro­pig­men­ta­ción no es aje­na a es­to. Tam­bién en nues­tra pro­fe­sión se ha avan­za­do de ma­ne­ra es­pec­ta­cu­lar y con las nue­vas téc­ni­cas los re­sul­ta­dos real­men­te son asom­bro­sos.

El ob­je­ti­vo de cual­quier pro­fe­sio­nal de la mi­cro­pig­men­ta­ción de­be­ría ser bus­car la sa­tis­fac­ción de sus clien­tes, rea­li­zan­do tra­ba­jos de ca­li­dad y ade­cuán­do­se a las nue­vas mo­das y gus­tos del mer­ca­do. Ade­más de es­to, de­be­mos ser bue­nas pro­fe­sio­na­les. Es im­por­tan­te es­cu­char a nues­tros clien­tes, te­ner en cuen­ta que cada uno de ellos es un mundo y que no exis­ten tratamientos es­tán­dar.

¿Có­mo ha­cer una bue­na mi­cro­pig­men­ta­ción?

Los tiem­pos han cam­bia­do, pe­ro no tan­to, al­gu­nas de las pre­mi­sas más importantes que con­lle­va un buen tra­ba­jo de mi­cro­pig­men­ta­ción se man­tie­nen. Al­gu­nas de las con­si­de­ra­cio­nes que las pro­fe­sio­na­les de­ben se­guir son las si­guien­tes: Ha­cer un buen es­tu­dio pre­li­mi­nar y rea­li­zar un di­se­ño a cada clien­te pa­ra que pue­da co­no­cer exac­ta­men­te en qué va a con­sis­tir su tra­ta­mien­to. Te­ner un buen co­no­ci­mien­to de la piel y el co­lor pa­ra sa­ber có­mo reac­cio­nan y evo­lu­cio­nan los pig­men­tos en la piel. Te­ner pre­sen­te que los re­sul­ta­dos no son reales has­ta por lo me­nos 5 se­ma­nas des­pués del tra­ta­mien­to y, en el ca­so de que sea ne­ce­sa­rio re­to­car, se de­be ha­cer a par­tir de esa fe­cha. In­di­car bien a las clien­tas los cui­da­dos pre­vios y pos­te­rio­res al tra­ta­mien­to. Tra­ba­jar con hi­gie­ne, sien­do muy cui­da­do­so y es­cru­pu­lo­so en es­te as­pec­to. Uti­li­zar un buen ma­te­rial, de ca­li­dad y con ga­ran­tía.

Hay que re­cor­dar que los re­sul­ta­dos de la mi­cro­pig­men­ta­ción son se­mi­per­ma­nen­tes y no po­de­mos ju­gar con la ima­gen de nues­tras clien­tas. Cada tra­ba­jo rea­li­za­do ha­bla de no­so­tras, ven­de por no­so­tras, es nuestro me­jor es­ca­pa­ra­te y los re­sul­ta­dos de­ben ser óp­ti­mos.

Las pro­fe­sio­na­les del sec­tor de­be­mos per­se­guir la ex­ce­len­cia, ser cada día me­jo­res, lu­chan­do pa­ra que cada uno de nues­tros tratamientos nos ayu­den, no so­lo a em­be­lle­cer, sino a que nues­tras clien­tas se sien­tan me­jor con­si­go mis­mas. Es­ta­mos obli­ga­das a es­tar en con­ti­nua evo­lu­ción. Hay que bus­car nue­vas téc­ni­cas y tec­no­lo­gía pa­ra ofre­cer el me­jor ser­vi­cio y los me­jo­res re­sul­ta­dos a nues­tros clien­tes pa­ra que su sa­tis­fac­ción y la nues­tra sea ple­na. ¿El se­cre­to pa­ra con­se­guir­lo? Ser muy te­naz, tra­ba­jar mu­cho, no de­jar de apren­der y, so­bre to­do, dis­fru­tar con el tra­ba­jo que ha­ce­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.