Mi­ra­da de im­pac­to

Por la co­mo­di­dad de no te­ner que uti­li­zar más­ca­ra de pes­ta­ñas, cada vez son más las que op­tan por lu­cir ex­ten­sio­nes du­ran­te el ve­rano. Te con­ta­mos los cui­da­dos que ne­ce­si­tan.

Esthetic World - - Sumario - Soraya Zon­cal Téc­ni­co su­pe­rior en ima­gen per­so­nal. Di­rec­to­ra téc­ni­ca en Eli­te Pro­fe­sio­nal. www.eli­te­pro­fe­sio­nal.es

pa­sa­mos to­do el año desean­do que lle­gue la tem­po­ra­da ve­ra­nie­ga pa­ra des­po­jar­nos de ropas de abri­go y dar rien­da suel­ta a una ex­plo­sión de co­lo­res que lle­na los ar­ma­rios de ga­sas y com­ple­men­tos lla­ma­ti­vos. Y es que el ca­lor y la luz del ve­rano nos lle­nan de op­ti­mis­mo.

Pa­ra mu­chas per­so­nas el ve­rano es si­nó­ni­mo de va­ca­cio­nes, des­can­so, fies­tas, even­tos, reunio­nes, etc., y es­to ha­ce que la ima­gen per­so­nal co­bre un au­tén­ti­co pro­ta­go­nis­mo. La piel se cu­bre de un ve­lo de hi­dra­ta­ción y un tono do­ra­do bron­cea­do que fa­vo­re­ce mu­chí­si­mo. Los ca­be­llos se im­preg­nan de re­fle­jos cla­ros pas­tel, do­ra­dos y co­bri­zos que re­sal­tan la piel mo­re­na. Los ma­qui­lla­jes de tex­tu­ras re­car­ga­das del in­vierno dan pa­so a pol­vos so­la­res li­ge­ros y lip gloss fres­cos muy nu­trien­tes pa­ra la­bios. En de­fi­ni­ti­va, la ima­gen tie­ne que es­tar per­fec­ta a cual­quier ho­ra del día, con los mí­ni­mos re­to­ques po­si­bles.

Las ven­ta­jas de las ex­ten­sio­nes

La mi­ra­da re­fle­ja la per­so­na­li­dad y el es­ta­do de áni­mo de las per­so­nas, y aho­ra gra­cias al mi­cro­bla­ding en ce­jas y la ex­ten­sión de pes­ta­ñas se pue­de lu­cir una mi­ra­da de es­cán­da­lo a cual­quier ho­ra del día. Es­tos ser­vi­cios es­tán muy de­man­da­dos úl­ti­ma­men­te y cada vez au­men­tan más los ne­go­cios del di­se­ño de la mi­ra­da. Son mu­chas las mu­je­res que man­tie­nen las ex­ten­sio­nes de pes­ta­ñas du­ran­te to­do el año por­que se han acos­tum­bra­do a lle­var­las y ya no quie­ren pres­cin­dir de lu­cir­las im­pe­ca­bles a dia­rio. Otras so­lo se las po­nen en la época ve­ra­nie­ga por­que bus­can la co­mo­di­dad de no te­ner que uti­li­zar más­ca­ra de pes­ta­ñas, ya que con el ca­lor y los ba­ños en pla­yas y pis­ci­nas se pue­den de­te­rio­rar y de­jar ras­tro con el ho­rro­ro­so y te­mi­do efec­to “oso pan­da”.

Có­mo ha­cer un tra­ba­jo im­pe­ca­ble

Si se op­ta por lu­cir las ex­ten­sio­nes de pes­ta­ñas es fun­da­men­tal po­ner­se en ma­nos de un pro­fe­sio­nal cua­li­fi­ca­do que co­noz­ca la téc­ni­ca y los pasos co­rrec­tos pa­ra su co­lo­ca­ción, y evi­tar así un re­sul­ta­do no desea­do.

El pri­mer pa­so pa­ra que el clien­te lle­ve con co­mo­di­dad las pes­ta­ñas, es que el es­ti­lis­ta ha­ga un tra­ba­jo im­pe­ca­ble. Las pes­ta­ñas tie­nen que es­tar per­fec­ta­men­te co­lo­ca­das, ali­nea­das y sin agru­pa­cio­nes pa­ra que el clien­te pue­da la­var­las y ce­pi­llar­las co­rrec­ta­men­te y a dia­rio. Si el tra­ba­jo no es­tá bien rea­li­za­do, pue­de di­fi­cul­tar es­tas ta­reas bá­si­cas de man­te­ni­mien­to.

Los es­ti­lis­tas de pes­ta­ñas es­pe­cia­li­za­dos no uti­li­zan ad­he­si­vos de se­ca­do al ai­re por­que con las os­ci­la­cio­nes de tem­pe­ra­tu­ra, el ad­he­si­vo cam­bia de tex­tu­ra y pue­de

dar pro­ble­mas: con el ca­lor se li­cua y flui­di­fi­ca, agru­pan­do pes­ta­ñas y ema­nan­do ga­ses que ha­cen que res­que­men los ojos y se irri­te la mu­co­sa ocu­lar. Al con­tra­rio pa­sa con el frío; el ad­he­si­vo se en­du­re­ce y se so­li­di­fi­ca crean­do tro­zos en­du­re­ci­dos agru­pan­do pes­ta­ñas que mo­les­tan en el pár­pa­do pu­dien­do lle­gar a pro­du­cir ble­fa­ri­tis.

Los ad­he­si­vos idea­les son aque­llos que se se­can por con­tac­to de la pes­ta­ña na­tu­ral, ha­cien­do la fun­ción pa­re­ci­da a la de un imán. Crean una ad­he­sión fi­na y fuer­te sin nin­gún ti­po de os­ci­la­ción por la tem­pe­ra­tu­ra ni la hu­me­dad. Son pro­duc­tos más ca­ros de cos­te pa­ra el pro­fe­sio­nal, pe­ro dan ga­ran­tías de sa­tis­fac­ción con los clien­tes.

Con­se­jos pa­ra un buen cui­da­do

A con­ti­nua­ción os ex­pli­ca­mos los de­ta­lles a te­ner en cuen­ta pa­ra cui­dar al má­xi­mo las ex­ten­sio­nes y alar­gar su du­ra­ción. La clien­ta de­be acu­dir a la ci­ta de pues­ta de pes­ta­ñas con el ojo muy lim­pio, sin nin­gún re­si­duo cos­mé­ti­co, ya que pue­de afec­tar se­ria­men­te a la ad­he­ren­cia en­tre el pe­lo na­tu­ral y la ex­ten­sión. Si se usa len­tes de con­tac­to, de­be­rán re­ti­rar­se du­ran­te el ser­vi­cio. Se re­co­mien­da el uso de ga­fas du­ran­te ese día pa­ra evi­tar ma­ni­pu­la­cio­nes en el ojo. Las ex­ten­sio­nes son re­sis­ten­tes al agua y a la hu­me­dad, so­lo se ne­ce­si­ta de­jar 24 ho­ras sin hu­me­de­cer­las tras la pues­ta, con el fin de que el ad­he­si­vo se so­li­di­fi­que y se­que com­ple­ta­men­te. De to­dos mo­dos, se acon­se­ja evi­tar pis­ci­nas, sau­nas y pla­yas du­ran­te ese día. Su ma­yor enemi­go son los cos­mé­ti­cos de ba­se acei­te y gli­ce­ri­na. El es­ti­lis­ta de­be re­co­men­dar pro­duc­tos de for­mu­la­ción com­pa­ti­bles con la ex­ten­sión. No se pue­den fro­tar los ojos ni ti­rar me­cá­ni­ca­men­te de las ex­ten­sio­nes ya que se po­drían arran­car y da­ñar las pes­ta­ñas. Se de­ben la­var a dia­rio con ja­bón neutro o des­ma­qui­llan­tes es­pe­cia­les sin acei­te. Si no se lim­pian dia­ria­men­te pue­den que­dar re­si­duos gra­sos, cé­lu­las muer­tas, pol­vo y su­cie­dad que pue­den de­ri­var en ble­fa­ri­tis y pi­co­res. Hay que ce­pi­llar a dia­rio de raíz a pun­ta con el ce­pi­llo que el es­ti­lis­ta pro­por­cio­na al clien­te. Si se desea apli­car más­ca­ra de pes­ta­ñas, tie­ne que ser un pro­duc­to com­pa­ti­ble con la ex­ten­sión. De­ben evi­tar­se los lá­pi­ces de ojos y som­bras en tex­tu­ra cre­ma, así co­mo los cos­mé­ti­cos wa­ter­proof ya que son más di­fí­ci­les de eli­mi­nar de la zo­na, sin re­cu­rrir a des­ma­qui­llan­tes bi­fa­se oleo­sos. El ci­clo de vi­da de cada pes­ta­ña na­tu­ral es de tres me­ses. Cada día caen y na­cen al­gu­nas pes­ta­ñas. Pa­ra man­te­ner­las siem­pre ar­mo­nio­sas, se de­ben re­to­car mí­ni­mo una vez al mes, pa­ra re­lle­nar los hue­que­ci­llos que van que­dan­do de las pes­ta­ñas que se van ca­yen­do. Se re­co­mien­da el uso de tratamientos pro­teí­ni­cos pa­ra la pes­ta­ña du­ran­te to­do el año, con el fin de acon­di­cio­nar­la y cui­dar­la al má­xi­mo, pues­to que si no es­tá sa­na la pes­ta­ña na­tu­ral, no se pue­de ga­ran­ti­zar lar­ga du­ra­ción a las ex­ten­sio­nes ya que el ci­clo de vi­da se pue­de re­du­cir y caer la pes­ta­ña pre­ma­tu­ra­men­te.

Si se si­guen to­dos es­tos con­se­jos, es­te ve­rano se po­drá dis­fru­tar de una mi­ra­da im­pac­tan­te. Vis­tas sus ven­ta­jas, ¿quién se va a re­sis­tir a las ex­ten­sio­nes de pes­ta­ñas?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.