IDILI LIZCANO, LA ESEN­CIA DE ALQ­VI­MIA

En­tre­vis­ta­mos al re­co­no­ci­do per­fu­mis­ta y fun­da­dor de Alq­vi­mia.

Esthetic World - - Entrevista - Alq­vi­mia www.alq­vi­mia.com

lo que em­pe­zó sien­do una pa­sión, se ha con­ver­ti­do en la pro­fe­sión y en el es­ti­lo de vi­da del fun­da­dor de Alq­vi­mia. Ha­bla­mos con Idili Lizcano pa­ra co­no­cer cuál es su vi­sión de la belleza y qué ha sig­ni­fi­ca­do la fir­ma de al­ta cos­mé­ti­ca na­tu­ral pa­ra él.

1 | ¿Cómo sur­gió su pa­sión por el per­fu­me? To­do em­pe­zó por mi pa­sión por los aro­mas sur­gi­da en las per­fu­me­rías de Pa­rís cuan­do era pe­que­ño. Con el tiem­po, el an­he­lo por am­pliar y evo­lu­cio­nar co­no­ci­mien­tos al­quí­mi­cos, y la con­ti­nua bús­que­da de la belleza ab­so­lu­ta a tra­vés del equi­li­brio, me lle­vó a las Al­pu­ja­rras gra­na­di­nas. En ese en­torno de paz y na­tu­ra­le­za, creé mi pri­mer la­bo­ra­to­rio al­quí­mi­co. En 1984 me tras­la­dé a la zo­na vol­cá­ni­ca de la Ga­rrot­xa (Tor­te­lla, Gi­ro­na) don­de Alq­vi­mia ini­ció su an­da­du­ra co­mo em­pre­sa pio­ne­ra en cos­mé­ti­ca na­tu­ral a ni­vel mun­dial.

2 | ¿Cómo re­cuer­da sus ini­cios en el sec­tor? Em­pe­za­mos en el sec­tor de la cos­mé­ti­ca pro­fe­sio­nal de la mano de dos gran­des mu­je­res, las her­ma­nas So­rel, quie­nes ges­tio­nan el congreso his­pa­noa­me­ri­cano de es­té­ti­ca. Mu­je­res de gran sa­bi­du­ría que hi­cie­ron mu­chí­si­mo por el sec­tor. An­tes tra­ba­ja­ba en el mer­ca­do de los pro­duc­tos na­tu­ra­les, pe­ro me di­je­ron que es­ta­ba en el sec­tor equi­vo­ca­do y que te­nía que, sí o sí, ir al pro­fe­sio­nal. La ver­dad es que te­nían to­da la ra­zón y, des­pués de ha­blar con ellas, por­que eran real­men­te ex­per­tas, les hi­ce ca­so. A par­tir de allí cam­bió nues­tra an­da­du­ra en el sec­tor pro­fe­sio­nal. 3 | ¿Qué sig­ni­fi­ca Alq­vi­mia pa­ra Idili Lizcano? La al­qui­mia es el ar­te de la trans­for­ma­ción, de la trans­mu­ta­ción, es cómo trans­mu­tar la feal­dad en belleza, la os­cu­ri­dad en luz, la en­fer­me­dad en sa­lud, no so­lo el hie­rro en oro, es la ca­pa­ci­dad de trans­for­mar. No­so­tros, a tra­vés de nues­tros cos­mé­ti­cos, crea­mos pro­duc­tos que tie­nen esa ca­pa­ci­dad in­he­ren­te de trans­for­mar el ser hu­mano. Nos apor­tan sa­lud, tam­bién belleza, por­que son ca­pa­ces de ha­cer esa trans­mu­ta­ción, esa trans­for­ma­ción. La ma­te­ria se trans­for­ma en ener­gía y és­ta se trans­for­ma en luz; ése es el pro­ce­so. Y en de­fi­ni­ti­va, la belleza es luz.

4 | ¿Qué tie­nen sus pro­duc­tos que no ten­gan los de otras mar­cas? Nues­tros pro­duc­tos es­tán he­chos con amor, eso im­pli­ca cons­cien­cia y sa­bi­du­ría. Pa­ra ello uti­li­za­mos fór­mu­las ma­gis­tra­les que crea­mos en la em­pre­sa y la me­jo­res ma­te­rias pri­mas na­tu­ra­les del mun­do.

Em­plea­mos los me­jo­res in­gre­dien­tes, eso ha­ce que los pro­duc­tos ten­gan una enor­me efi­ca­cia a ni­vel cos­mé­ti­co y de sa­lud, y no so­lo so­bre la piel. Ha­cer las co­sas con amor es una ga­ran­tía de que sal­gan per­fec­tos, con una ener­gía y efi­ca­cia sor­pren­den­tes. El amor es el prin­ci­pio de to­do. En reali­dad, to­do na­ce del amor. Cuan­do di­go amor,

me re­fie­ro a amor-cons­cien­cia que im­preg­na to­do el uni­ver­so. 5 | La ima­gen de Alq­vi­mia se aso­cia a la fe­mi­ni­dad, ¿por qué se in­ci­de tan­to en la belleza de la mu­jer? Por­que la belleza en sí tie­ne ca­rac­te­rís­ti­cas fe­me­ni­nas; en cam­bio, la fuer­za, la vio­len­cia, la ira, tie­nen ca­rac­te­rís­ti­cas mas­cu­li­nas. Por ello la belleza en esen­cia es fe­me­ni­na.

Dos­toievs­ki de­cía que la belleza sal­va­rá al mun­do, por­que ne­ce­si­ta­mos un mun­do con más belleza, y Re­noir de­cía “de­jad­me que pin­te la belleza, por­que co­sas feas su­fi­cien­tes hay en el mun­do”. Creo que la belleza en el sen­ti­do pla­tó­ni­co nos ele­va ha­cia lo ab­so­lu­to. Pla­tón de­cía que par­ti­mos de las co­sas be­llas, te­ne­mos que es­tar ro­dea­dos de co­sas be­llas. Ade­más de te­ner cuer­pos be­llos, tam­bién te­ne­mos que po­seer un al­ma be­lla, pen­sa­mien­tos be­llos, y es­to nos lle­va a la belleza ab­so­lu­ta.

6 | Si hu­bie­ra una mu­jer que re­pre­sen­ta­ra la belleza que pro­po­ne Alq­vi­mia, ¿quién se­ría? Afro­di­ta, la dio­sa de la belleza, la que na­ció de la es­pu­ma del mar. To­da mu­jer en­car­na la belleza den­tro de ella, tie­ne que co­nec­tar con ella. Hay un es­pa­cio sa­gra­do en el al­ma y en el cuer­po de ca­da mu­jer que la co­nec­ta con la belleza. No so­lo pa­ra una mu­jer, nues­tra cos­mé­ti­ca lo que in­ten­ta es dar la opor­tu­ni­dad a ca­da fé­mi­na pa­ra que en­tre en ese es­pa­cio sa­gra­do, que es el es­pa­cio de la belleza. Y allí es don­de es­tá el po­der de lo fe­me­nino, y ese es­pa­cio tie­ne que ver con la se­duc­ción, la mag­ni­fi­ca­ción con el po­der de atraer, de se­du­cir, de fas­ci­nar. La belleza es una puer­ta, y eso es un po­der. 7 | ¿En cuán­tos paí­ses es­tá pre­sen­te la fir­ma ac­tual­men­te? Alq­vi­mia em­pe­zó su an­da­du­ra en 1984 y des­de en­ton­ces su fo­co siem­pre ha si­do ha­cer lle­gar nues­tra fi­lo­so­fía a to­do el mun­do. Por ello, la ex­por­ta­ción es muy im­por­tan­te y en es­tos mo­men­tos nos en­con­tra­mos en Hong-kong, Shang­hai, Ja­pón, Tai­wán, Ma­lay­sia, Co­rea, Fran­cia, Por­tu­gal, Chi­na, Es­ta­dos Uni­dos, Ho­lan­da, Ka­zajs­tán, Mé­xi­co, Se­ne­gal, Emi­ra­tos Ára­bes, Re­pú­bli­ca Che­ca o Sue­cia.

8 | ¿Cómo es la re­la­ción con sus em­plea­dos? ¿Cómo cui­da Alq­vi­mia a sus tra­ba­ja­do­res? Los em­plea­dos de Alq­vi­mia de­ben pa­sar un pro­ce­so de for­ma­ción y trans­for­ma­ción con­ti­nuo en el seno de la com­pa­ñía. Los em­plea­dos de­ben pa­sar del vie­jo pa­ra­dig­ma al nue­vo. Es­te mun­do ne­ce­si­ta gen­te que ame lo que ha­ce. Creo que hay que ha­cer las co­sas con amor y cons­cien­cia pa­ra te­ner éxi­to.

En nues­tra or­ga­ni­za­ción el com­pro­mi­so y la en­tre­ga de­ben ser to­ta­les. Bus­ca­mos la ex­ce­len­cia en to­dos los sen­ti­dos. Nues­tros pro­duc­tos de­ben ser ex­ce­len­tes, úni­cos y ma­ra­vi­llo­sos. Nues­tro ob­je­ti­vo es pro­du­cir la me­jor cos­mé­ti­ca na­tu­ral del mun­do. A cam­bio de eso, la em­pre­sa les ofre­ce sa­la­rios dig­nos: pa­ga­mos un 34% más de la me­dia de lo que mar­ca el con­ve­nio. Tie­nen una per­fec­ta con­ci­lia­ción de la vi­da la­bo­ral con la per­so­nal, mu­chos de ellos aca­ban su tra­ba­jo a las 15.00h y eso les da tiem­po pa­ra dis­fru­tar de la vi­da, de sus fa­mi­lias, de la cul­tu­ra, del ocio, de la belleza de la exis­ten­cia. Por­que creo que la vi­da es má­gi­ca y es be­lla. Tam­bién ofre­ce­mos for­ma­cio­nes pro­fe­sio­na­les sub­ven­cio­na­das por la em­pre­sa.

9 | La cos­mé­ti­ca na­tu­ral y ecológica es una ten­den­cia en au­ge, ¿cómo ve el fu­tu­ro de la al­ta cos­mé­ti­ca na­tu­ral? Se en­cuen­tra en un buen mo­men­to. Ca­da vez el con­su­mi­dor es más ex­per­to y se­lec­ti­vo en cuan­to a uti­li­zar cos­mé­ti­ca na­tu­ral y sa­lu­da­ble, li­bre de po­si­bles in­gre­dien­tes no­ci­vos o agre­si­vos pe­ro es­ta­mos le­jos de equi­pa­rar­nos con otros paí­ses eu­ro­peos. A ni­vel gu­ber­na­men­tal, el ni­vel de exi­gen­cia to­da­vía es ba­jo ya que es per­mi­si­vo con un lis­ta­do muy am­plio de in­gre­dien­tes sin­té­ti­cos. Ha­bría que in­ver­tir en dar más apo­yo a la cos­mé­ti­ca na­tu­ral pa­ra que el con­su­mi­dor es­té per­fec­ta­men­te in­for­ma­do.

10 | Pa­ra fi­na­li­zar, ¿qué con­se­jo le da­ría a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de es­te­ti­cis­tas pa­ra triun­far en su tra­ba­jo? Que ha­gan las co­sas con amor. Creo que lo más im­por­tan­te en la vi­da es ha­cer aque­llo que te gus­ta. Pri­me­ro, si son es­te­ti­cis­tas, que lo sean des­de el co­ra­zón, que no lo ha­gan so­lo pa­ra ga­nar­se la vi­da, sino que tam­bién sean des­de lo más pro­fun­do del co­ra­zón. Si lo ha­cen des­de allí, real­men­te vi­vi­rán la belleza den­tro de ella y la irra­dia­rán a los otros. Eso im­pli­ca tam­bién que si co­nec­tas, lo ha­rás con un ti­po de cos­mé­ti­ca que es trans­for­ma­do­ra, na­tu­ral, pro­fun­da y no su­per­fi­cial. Que va­yan en la di­rec­ción de esa belleza pro­fun­da y trans­for­ma­do­ra, que de­jen de la­do la belleza del vie­jo pa­ra­dig­ma, esa belleza quí­mi­ca, sin­té­ti­ca, y que ca­mi­nen ha­cia la vi­sión don­de la belleza es luz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.