ALI­MEN­TA­CIÓN SA­LU­DA­BLE, MU­JER SA­NA

est­he­tic­world I #145

Esthetic World - - Nutrición - ANA Y LAURA BIL­BAO Av. Ba­rón de Cár­cer, 34, 4-8, Va­len­cia in­fo@nut­tra­lia.com www.nut­tra­lia.com

Re­pa­sa­mos los há­bi­tos ali­men­ta­rios a te­ner en cuen­ta pa­ra me­jo­rar la sa­lud de las mu­je­res en sus fi­sio­ló­gi­cas más

la ali­men­ta­ción es un te­ma pri­mor­dial pa­ra cualquier per­so­na en sus di­fe­ren­tes eta­pas fi­sio­ló­gi­cas y/o pa­to­ló­gi­cas, acom­pa­ña­do, por su­pues­to, del ejer­ci­cio fí­si­co dia­rio y el des­can­so. Un gran nú­me­ro de pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios y or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les acon­se­jan que tan­to hom­bres co­mo mu­je­res lle­ven unos bue­nos há­bi­tos ali­men­ta­rios de acuer­do a la si­tua­ción en la que se en­cuen­tren y sus ne­ce­si­da­des.

En es­te ar­tícu­lo, las pro­ta­go­nis­tas son ellas, las mu­je­res. Por tan­to, ha­re­mos un re­pa­so de los há­bi­tos ali­men­ta­rios a te­ner en cuen­ta pa­ra me­jo­rar su sa­lud y os da­re­mos al­gu­nos con­se­jos pa­ra cier­tas eta­pas fi­sio­ló­gi­cas im­por­tan­tes: el em­ba­ra­zo, la lac­tan­cia y la me­no­pau­sia.

Ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble des­de pe­que­ñas has­ta adul­tas

La edu­ca­ción ali­men­ta­ria, tan­to en ni­ñas co­mo en mu­je­res adul­tas y an­cia­nas, tie­ne que ser la ba­se pa­ra una con­so­li­da­ción de unos bue­nos há­bi­tos ali­men­ta­rios.

En el ca­so de las más pe­que­ñas y ado­les­cen­tes te­ne­mos que te­ner en cuen­ta que se en­cuen­tran en pleno cre­ci­mien­to, por lo que una die­ta equi­li­bra­da es fun­da­men­tal pa­ra su es­ta­do de desa­rro­llo y pre­ve­nir la obe­si­dad in­fan­til. Por su par­te, las mu­je­res adul­tas y an­cia­nas tie­nen que dar­le a su cuer­po to­dos aque­llos nu­trien­tes ne­ce­sa­rios pa­ra for­ta­le­cer la mus­cu­la­tu­ra, me­jo­rar la sa­lud ósea, re­du­cir la gra­sa ab­do­mi­nal y con­tro­lar el au­men­to de pe­so.

Los cam­bios en los há­bi­tos ali­men­ta­rios que os pro­po­ne­mos se pue­den em­pe­zar a po­ner en prác­ti­ca des­de hoy mis­mo. Re­sul­ta fun­da­men­tal pres­tar especial aten­ción en aque­llos ali­men­tos que te­ne­mos que re­du­cir al má­xi­mo y/o eli­mi­nar ba­jo la pre­mi­sa “cuan­to más, peor, y cuan­to me­nos, me­jor” y re­vi­sar la ne­ve­ra y la des­pen­sa pa­ra ase­gu­rar­nos de te­ner “los im­pres­cin­di­bles”, es de­cir, aque­llos ali­men­tos que no pue­den fal­tar en nues­tra ali­men­ta­ción.

“Cuan­to más, peor, y cuan­to me­nos, me­jor”

Ali­men­tos su­per­fluos: to­dos aque­llos ri­cos en azú­ca­res sim­ples, gra­sas sa­tu­ra­das y/o sal co­mo los snacks, la bo­lle­ría, las ga­lle­tas, car­nes pro­ce­sa­das, fast food, re­fres­cos, etc. Un pe­que­ño con­se­jo: lo me­jor es no te­ner­los en el ho­gar o apren­der a ges­tio­nar su con­su­mo. Al­cohol: es­tá bien re­la­cio­na­do con la apa­ri­ción de cán­cer, in­clu­so el con­su­mo mo­de­ra­do.

Los im­pres­cin­di­bles

Fru­tas: de to­dos los co­lo­res y va­rie­da­des, y si son de tem­po­ra­da, mu­cho me­jor, ya que po­dre­mos apro­ve­char al má­xi­mo to­dos sus nu­trien­tes. Ver­du­ras y hor­ta­li­zas: pu­dién­do­las co­ci­nar co­mo más nos gus­te,

ya sea al horno, a la plan­cha, her­vi­da, en sal­sa, en en­sa­la­das, etc. Le­gum­bres: son pro­teí­nas de ori­gen ve­ge­tal per­fec­tas pa­ra co­mer con ver­du­ras y/o ce­rea­les bien gui­sa­das o en en­sa­la­das. Gra­sas sa­lu­da­bles: aque­llos nu­trien­tes que nos ayu­da­rán a pre­ve­nir cier­tas en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, y que se en­cuen­tran en el acei­te de oli­va, el agua­ca­te, el pes­ca­do y los fru­tos se­cos. Hue­vos: pro­teí­nas de ori­gen ani­mal com­ple­tas que se pue­den co­ci­nar de di­ver­sas ma­ne­ras, co­mo hue­vo du­ro, en tor­ti­lla, pa­sa­do por agua, es­cal­fa­do, etc. Agua: la be­bi­da por ex­ce­len­cia pa­ra hi­dra­tar­se.

Ali­mén­ta­te de sa­lud en tu em­ba­ra­zo

El em­ba­ra­zo es uno de los mo­men­tos más bo­ni­tos pa­ra una mu­jer y la ali­men­ta­ción es fun­da­men­tal, tan­to en la va­ria­ción de pe­so, co­mo en la pre­ven­ción de pa­to­lo­gías en el fu­tu­ro hi­jo y en la ma­dre. Es por ello que se de­be te­ner en cuen­ta cier­tos as­pec­tos de nues­tros há­bi­tos: Lo im­por­tan­te de es­ta eta­pa es apro­ve­char pa­ra apren­der a co­mer bien y re­edu­car los há­bi­tos ali­men­ta­rios y evi­tar rea­li­zar in­ter­ven­cio­nes drás­ti­cas de re­duc­ción de pe­so ya que po­drían po­ner en ries­go la sa­lud de am­bos.

Lle­var una ali­men­ta­ción ba­sa­da en ali­men­tos de ori­gen ve­ge­tal fres­cos (fru­tas, ver­du­ras, le­gum­bres, ce­rea­les in­te­gra­les y fru­tos se­cos) y re­du­cir el con­su­mo de ali­men­tos ri­cos en azú­ca­res aña­di­dos, gra­sas no sa­lu­da­bles y sal in­vi­si­ble. Ade­más, es ne­ce­sa­rio su­ple­men­tar­se con áci­do fó­li­co y yo­do y/o cualquier otro su­ple­men­to que con­si­de­re el mé­di­co. Te­ne­mos que pres­tar especial aten­ción a tres as­pec­tos co­mo son el ca­fé (ca­feí­na), el mer­cu­rio en los pes­ca­dos y los pro­duc­tos cár­ni­cos, ya que pue­den su­po­ner un ries­go pa­ra la ma­dre y el be­bé. Re­cor­da­mos que a par­tir del se­gun­do tri­mes­tre del em­ba­ra­zo, con­vie­ne au­men­tar la in­ges­ta ca­ló­ri­ca, pe­ro siem­pre en­tre unos lí­mi­tes ra­zo­na­bles y con ayu­da de un die­tis­ta-nu­tri­cio­nis­ta sin ne­ce­si­dad de “co­mer por dos”. Iden­ti­fi­que­mos los an­to­jos e in­ten­te­mos es­co­ger op­cio­nes sa­lu­da­bles que no per­ju­di­quen la sa­lud de la ma­dre ni la del be­bé. Ejem­plo de ello se­ría es­co­ger yo­gu­res na­tu­ra­les a los que les aña­di­mos fru­tas y/o fru­tos se­cos, fru­ta con co­pos de ave­na, tos­ta­da de pan in­te­gral con agua­ca­te o re­que­són o cho­co­la­te pu­ro (>70% de ca­cao). Prac­ti­car ac­ti­vi­dad fí­si­ca per­mi­te for­ta­le­cer nues­tros múscu­los en es­ta eta­pa tan im­por­tan­te.

El me­jor mo­men­to pa­ra apren­der a co­mer: la lac­tan­cia

La lac­tan­cia es el mo­men­to de la vi­da en que se mo­vi­li­za con fa­ci­li­dad la gra­sa acu­mu­la­da en las ca­de­ras. Por ello, rea­li­zar al­go de ejer­ci­cio sua­ve de for­ma ru­ti­na­ria con­tri­bui­rá a la me­jo­ra del tono mus­cu­lar y la fle­xi­bi­li­dad. Asi­mis­mo, lle­var a ca­bo una ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble y adap­ta­da a las ca­rac­te­rís­ti­cas in­di­vi­dua­les, ayu­da­rá a la re­cu­pe­ra­ción del pe­so.

Los ex­per­tos afir­man que, nor­mal­men­te, pa­sa­dos 6 me­ses tras la lac­tan­cia se re­cu­pe­ra el pe­so ha­bi­tual, y pa­sa­do 1 año se re­cu­pe­ra la cin­tu­ra sin la ne­ce­si­dad de te­ner que rea­li­zar un ré­gi­men de adel­ga­za­mien­to es­tric­to, ya que pue­de en­tra­ñar ries­gos im­por­tan­tes tan­to pa­ra el be­bé, co­mo pa­ra la ma­dre. Por tan­to, el ma­yor con­se­jo en es­ta eta­pa es lle­var una die­ta sa­na, si­guien­do las pau­tas co­men­ta­das an­te­rior­men­te, y ad­qui­rir unos bue­nos há­bi­tos ali­men­ta­rios por tres sen­ci­llas ra­zo­nes: Ayu­da­rá a re­cu­pe­rar len­ta­men­te el pe­so pre­vio y a man­te­ner­lo es­ta­ble. In­flui­rá so­bre la ali­men­ta­ción de nues­tros hi­jos. Pre­pa­ra­rá el cuer­po pa­ra el si­guien­te em­ba­ra­zo.

Ali­men­ta­ción y ejer­ci­cio, las he­rra­mien­tas de la me­no­pau­sia

La me­no­pau­sia se ca­rac­te­ri­za por una dis­mi­nu­ción de las hor­mo­nas se­xua­les, la apa­ri­ción de cier­tos sín­to­mas aso­cia­dos a ella (so­fo­co, ma­les­tar aními­co, me­nos ener­gía), el au­men­to del te­ji­do adi­po­so y la dis­mi­nu­ción del te­ji­do ma­gro, ade­más de que se de­bi­li­ta la fuer­za mus­cu­lar y la sa­lud ósea. Co­mo con­se­cuen­cia de es­tos cam­bios, las mu­je­res en es­ta eta­pa son más pro­cli­ves a su­frir al­te­ra­cio­nes en el per­fil li­pí­di­co (co­les­te­rol y tri­gli­cé­ri­dos), au­men­to de pe­so y os­teo­po­ro­sis uni­do, en cier­tas oca­sio­nes, a al­gu­na al­te­ra­ción aními­ca.

Las re­co­men­da­cio­nes die­té­ti­cas en es­te pe­rio­do son igua­les a las de otras si­tua­cio­nes fi­sio­ló­gi­cas aun­que te­nien­do en cuen­ta ase­gu­rar el apor­te de: Cier­tas vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les (cal­cio, vi­ta­mi­na D, vi­ta­mi­na K y mag­ne­sio) pre­sen­tes en ver­du­ras de ho­ja ver­de, fru­tos se­cos, pes­ca­dos azu­les, etc., pa­ra me­jo­rar la os­teo­po­ro­sis. Pro­teí­nas sa­lu­da­bles, pre­fe­ri­ble­men­te la de ori­gen ve­ge­tal, car­nes ma­gras, etc., pa­ra re­du­cir la pér­di­da de múscu­lo,

No hay que ol­vi­dar­se de acom­pa­ñar es­tos cam­bios con la prác­ti­ca de ac­ti­vi­dad fí­si­ca dia­ria pa­ra for­ta­le­cer los hue­sos y au­men­tar el gas­to ca­ló­ri­co.

En de­fi­ni­ti­va, en nues­tras ma­nos es­tá po­ner en prác­ti­ca to­dos los con­se­jos que os he­mos da­do, ade­más de vi­vir ca­da una de es­tas eta­pas co­mo si fue­ra úni­ca y acom­pa­ña­das de vues­tras fa­mi­lias y, en el ca­so de que fue­ra ne­ce­sa­rio, guia­das por un die­tis­ta-nu­tri­cio­nis­ta, el pro­fe­sio­nal sa­ni­ta­rio que in­di­vi­dua­li­za­ría al má­xi­mo la ali­men­ta­ción a vues­tra si­tua­ción.

la 32ª edi­ción de BEAUTY FO­RUM MU­NICH, el es­pe­ra­do even­to de oto­ño de los pro­fe­sio­na­les de la belleza, se ce­le­bra­rá los pró­xi­mos 28 y 29 de oc­tu­bre en Mu­nich, don­de más de 1.100 fir­mas in­ter­na­cio­na­les es­ta­rán pre­sen­tes mos­tran­do las últimas tendencias, pro­duc­tos y tra­ta­mien­tos.

La fe­ria su­po­ne una gran opor­tu­ni­dad pa­ra los pro­fe­sio­na­les de for­mar­se y es­tar al día de los avan­ces en el sec­tor de la belleza, de la mano de re­co­no­ci­dos ex­per­tos que par­ti­ci­pa­rán en un ex­ten­so pro­gra­ma de po­nen­cias y con­fe­ren­cias. Los vi­si­tan­tes po­drán, ade­más, dis­fru­tar de va­ria­dos es­pec­tácu­los y cam­peo­na­tos in­ter­na­cio­na­les.

En el Beauty Point, ubi­ca­do en el Hall C3, ten­drán lu­gar las con­fe­ren­cias pro­fe­sio­na­les y las pre­sen­ta­cio­nes cor­po­ra­ti­vas, así co­mo las ce­re­mo­nias de en­tre­ga de premios de los cam­peo­na­tos y los di­ver­sos es­pec­tácu­los.

Am­plía tu for­ma­ción

La for­ma­ción con­ti­nua es la cla­ve del éxi­to. Por ello BEAUTY FO­RUM MU­NICH ofre­ce­rá ta­lle­res en di­fe­ren­tes áreas (uñas, mar­ke­ting, es­ti­lo, der­ma­to­lo­gía y tendencias) im­par­ti­dos por re­co­no­ci­dos po­nen­tes del mun­do de la cos­mé­ti­ca que ofre­ce­rán de­mos­tra­cio­nes prác­ti­cas de nue­vas tendencias, téc­ni­cas y con­se­jos. Los pro­fe­sio­na­les en­con­tra­rán aquí to­do lo que ne­ce­si­tan sa­ber pa­ra desa­rro­llar su tra­ba­jo, des­de es­tra­te­gias de mar­ke­ting y diseños de uñas has­ta los nue­vos tra­ta­mien­tos de van­guar­dia. Ade­más, en los ta­lle­res po­drán po­ner en prác­ti­ca su co­no­ci­mien­to y plan­tear pre­gun­tas a los ex­per­tos. El pro­gra­ma com­ple­to se en­cuen­tra dis­po­ni­ble en www.beauty-fairs.de (los ta­lle­res se im­par­ti­rán en ale­mán).

Cam­peo­na­to In­ter­na­cio­nal de Ma­qui­lla­je

La jor­na­da del sá­ba­do aco­ge­rá el 30º Pre­mio Mas­ter In­ter­na­cio­nal de Ma­qui­lla­je, don­de los cam­peo­nes na­cio­na­les de ma­qui­lla­je com­pe­ti­rán con un te­ma muy atrac­ti­vo, “Fan­ta­sía bohe­mia”.

Dos fe­rias en una

Coin­ci­dien­do con la fe­ria, se ce­le­bra­rá por pri­me­ra vez el BUNTE Beauty Days (sa­la C4), don­de los vi­si­tan­tes de BEAUTY FO­RUM MU­NICH po­drán asis­tir de for­ma gra­tui­ta con la en­tra­da de la fe­ria. Al tra­tar­se de un even­to ex­clu­si­va­men­te pa­ra pro­fe­sio­na­les, no es­ta­rá per­mi­ti­da la en­tra­da de con­su­mi­do­res fi­na­les.

Pue­des con­sul­tar to­da la in­for­ma­ción en www.bunte-beauty-days.de.

FOR­MA­CIÓN Y ESPECTÁCULO EN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.