PIEL RADIANTE TRAS EL VERANO

Du­ran­te los me­ses de verano, ex­po­ne­mos la piel a un sol in­ten­so lo que pue­de dar ori­gen a la hi­per­pig­men­ta­ción. Te con­ta­mos los cui­da­dos es­pe­cí­fi­cos y fun­da­men­ta­les pa­ra tra­tar­la.

Esthetic World - - Belleza - PILAR MEMBRIVE VILAS Es­pe­cia­lis­ta en tra­ta­mien­tos NATURELLE - Es­té­ti­ca y Bie­nes­tar C/ Mu­ri­llo 17, Am­pos­ta (Ta­rra­go­na) 629 709 947 @na­tu­re­llees­te­ti­ca

aun­que se si­gan unas pau­tas es­pe­cí­fi­cas cuan­do nos ex­po­ne­mos al sol, es inevi­ta­ble que en mu­chas oca­sio­nes la so­bre­ex­po­si­ción so­lar nos pa­se fac­tu­ra, y no só­lo los ra­yos del sol, tam­bién el clo­ro de las pis­ci­nas o el sa­li­tre del mar, en­tre otros.

Uno de los tras­tor­nos más ha­bi­tua­les que en­con­tra­mos en los cen­tros es­té­ti­cos tras la épo­ca es­ti­val es la hi­per­pig­men­ta­ción, un pro­ble­ma cre­cien­te que afec­ta a más del 90% de los adul­tos ma­yo­res de 50 años. La so­bre­pro­duc­ción des­con­tro­la­da de me­la­ni­na den­tro del me­la­no­ci­to pro­du­ce una co­lo­ra­ción irre­gu­lar en la piel en for­ma de man­cha que re­pre­sen­ta una im­por­tan­te preo­cu­pa­ción en los pa­cien­tes.

Nu­me­ro­sos fac­to­res, tan­to in­ter­nos co­mo ex­ter­nos, son cru­cia­les en la apa­ri­ción de la hi­per­pig­men­ta­ción, en­tre ellos la pre­dis­po­si­ción ge­né­ti­ca, la ra­dia­ción so­lar, los pro­ce­sos in­fla­ma­to­rios, los cam­bios hor­mo­na­les, el en­ve­je­ci­mien­to, la ex­po­si­ción a quí­mi­cos o la me­di­ca­ción fo­to­sen­si­bi­li­zan­te.

Ti­pos de hi­per­pig­men­ta­ción

Exis­ten va­rios ti­pos de hi­per­pig­men­ta­ción y su tra­ta­mien­to va­ría se­gún diag­nós­ti­co.

Len­ti­go so­lar o se­nil

Es ha­bi­tual en­con­trar­lo en ros­tro, ma­nos, hom­bros, bra­zos, es­pal­da y es­co­te. El len­ti­go so­lar sue­le apa­re­ce a par­tir de los 30 años, ha­bi­tual­men­te en pie­les de fo­to­ti­po ba­jo, mien­tras que el se­nil apa­re­ce en per­so­nas ma­yo­res de 50 años y es de­bi­do al da­ño so­lar acu­mu­la­do. La for­ma de las man­chas es ova­la­da o re­don­da con un ta­ma­ño de en­tre 2 y 20 mm.

El me­las­ma

Apa­re­ce en la zo­na cen­tro-fa­cial, ma­lar y man­di­bu­lar y es muy ha­bi­tual. Lo pa­de­cen es­pe­cial­men­te el 90% de las em­ba­ra­za­das y las mu­je­res que es­tán con tra­ta­mien­tos an­ti­con­cep­ti­vos o con te­ra­pias hor­mo­na­les sus­ti­tu­ti­vas. El me­las­ma tie­ne una for­ma irre­gu­lar y di­ver­sa, de per­fil po­co de­fi­ni­do, y fre­cuen­te­men­te las man­chas son si­mé­tri­cas y se per­ci­ben co­mo una sombra.

La HPI

La hi­per­pig­men­ta­ción post-in­fla­ma­to­ria (HPI) pue­de apa­re­cer tan­to en cuer­po co­mo en ca­ra y su ori­gen es­tá siem­pre vin­cu­la­do a le­sio­nes co­mo ac­né, der­ma­ti­tis y agre­sio­nes co­mo que­ma­du­ras, ci­ru­gías o in­clu­so con la de­pi­la­ción del la­bio su­pe­rior. Son man­chas irre­gu­la­res, no si­mé­tri­cas y de pig­men­ta­ción os­cu­ra.

Efé­li­des (pe­cas)

Apa­re­cen en ros­tro, es­co­te y an­ver­so de bra­zos. Fre­cuen­te­men­te sa­len en fo­to­ti­pos ba­jos, de piel cla­ra y ca­be­llo ru­bio o pe­li­rro­jo y con al­ta sen­si­bi­li­dad a la ra­dia­ción so­lar. Son má­cu­las pe­que­ñas, pla­nas y pig­men­ta­das de co­lor ma­rrón.

El pee­ling quí­mi­co

Ac­tual­men­te exis­ten di­ver­sos tra­ta­mien­tos pa­ra tra­tar las hi­per­pig­men­ta­cio­nes, sien­do una op­ción efi­caz los pee­lings quí­mi­cos.

El pee­ling quí­mi­co es un pro­ce­di­mien­to der­mo­cos­mé­ti­co que con­sis­te en pro­vo­car una re­ge­ne­ra­ción cu­tá­nea ace­le­ra­da y con­tro­la­da me­dian­te apli­ca­ción de agen­tes qui mio ex­fo­lian tes que per­mi­ten ac­tuar a di­fe­ren­tes pro­fun­di­da­des. Con el pee­ling con­se­gui­mos eli­mi­nar las ca­pas ex­ter­nas de piel es­ti- mu­lan­do la pro­duc­ción de co­lá­geno, elas­ti­na y gli­co­sa­mi­no­gli­ca­nos.

Ade­más de tra­tar las hi­per­pig­men­ta­cio­nes, con los pee­lings tam­bién con­se­gui­mos: Acla­rar y ate­nuar las le­sio­nes pig­men­ta­rias, rea­li­zan­do una ac­ción des­pig­men­tan­te. Pu­ri­fi­car y oxi­ge­nar la piel. Ce­rrar los po­ros di­la­ta­dos, me­jo­rar la tex­tu­ra y au­men­tar el gro­sor de la epi­der­mis. Com­ba­tir el en­ve­je­ci­mien­to cu­tá­neo, dis­mi­nuir arru­gas y apor­tar tur­gen­cia. Uni­fi­car el tono apor­tan­do lu­mi­no­si­dad. Re­du­cir el ac­né y me­jo­rar el es­ta­do de las ci­ca­tri­ces.

Ni­ve­les de pee­lings

Los pee­lings se cla­si­fi­can en cua­tro ni­ve­les: Muy su­per­fi­cial: tra­ba­ja el es­tra­to cór­neo su­per­fi­cial apor­tan­do lu­mi­no­si­dad a la piel. Su­per­fi­cial epi­dér­mi­co has­ta la ca­pa ba­sal: es­ti­mu­la el cre­ci­mien­to epi­dér­mi­co y pue­de pro­du­cir una des­ca­ma­ción si­mi­lar a la que oca­sio­na el ex­ce­so de sol. Me­dio: lle­ga has­ta la der­mis pa­pi­lar y pro­du­ce una des­ca­ma­ción im­por­tan­te. Eli­mi­na por com­ple­to la epi­der­mis, que se va re­no­van­do has­ta su to­tal re­ge­ne­ra­ción. Pro­fun­do: lle­ga has­ta la der­mis re­ti­cu­lar pro­vo­can­do una res­pues­ta in­fla­ma­to­ria de és­ta in­du­cien­do una re­cons­truc­ción de las fi­bras de co­lá­geno y elas­ti­na.

Tra­tar las hi­per­pig­men­ta­cio­nes y el fo­to­en­ve­je­ci­mien­to

Si des­pués del verano desea­mos tra­tar tan­to hi­per­pig­men­ta­cio­nes co­mo el fo­to­en­ve­je­ci­mien­to,

po­de­mos op­tar por un áci­do com­bi­na­do com­pues­to por áci­do aze­lai­co 20%, re­sor­ci­nol 10% y áci­do fí­ti­co 6%: El áci­do aze­lai­co fa­vo­re­ce la in­hi­bi­ción de la me­la­no­gé­ne­sis, ac­tuan­do so­bre los me­la­no­ci­tos hi­per­ac­ti­vos, ate­núa pro­gre­si­va­men­te el co­lor de las hi­per­pig­men­ta­cio­nes y re­du­ce el ta­ma­ño de las mis­mas. El re­sor­ci­nol es un de­ri­va­do fe­nó­li­co de pro­pie­da­des que­ra­to­lí­ti­cas y re­ge­ne­ran­tes. Com­ba­te las hi­per­pig­men­ta­cio­nes me­lá­ni­cas y tie­ne un efec­to blan­quean­te. El áci­do fí­ti­co es un po­ten­te agen­te que­lan­te que fa­vo­re­ce la in­hi­bi­ción de la en­zi­ma ti­ro­si­na­sa y pro­por­cio­na una ac­ción des­pig­men­tan­te.

Es­te pee­ling es­tá cla­si­fi­ca­do co­mo su­per­fi­cial ya que lle­ga has­ta la ca­pa ba­sal. Su apli­ca­ción va­ria­ría se­gún la zo­na, sien­do los tiem­pos re­co­men­da­dos 5 mi­nu­tos en ros­tro, 2 mi­nu­tos en cue­llo y pa­ra el res­to del cuer­po de 5 a 7 mi­nu­tos. El tiem­po de ex­po­si­ción de­pen­de­rá del ti­po, gro­sor y con­di­cio­nes de la piel, así co­mo del ni­vel de res­pues­ta te­ra­péu­ti­ca desea­da.

Du­ran­te los quin­ce días pre­vios al tra­ta­mien­to en con­sul­ta, se pue­de pres­cri­bir pa­ra do­mi­ci­lio tra­ta­mien­tos re­no­va­do­res con sus­tan­cias ac­ti­vas co­mo el áci­do gli­có­li­co, áci­do sa­li­cí­li­co o áci­do fí­ti­co, los cua­les ayu­dan a op­ti­mi­zar la res­pues­ta te­ra­péu­ti­ca, pre­pa­ran­do la piel y mi­ni­mi­zan­do po­si­bles reac­cio­nes ad­ver­sas. Es im­por­tan­te pres­cri­bir un tra­ta­mien­to do­mi­ci­lia­rio pa­ra op­ti­mi­zar los re­sul­ta­dos en con­sul­ta.

Cos­mé­ti­cos esen­cia­les

Es fun­da­men­tal apli­car ma­ña­na y no­che pro­duc­tos pa­ra lim­piar y pu­ri­fi­car la piel en pro­fun­di­dad, eli­mi­nan­do efi­caz­men­te res­tos de ma­qui­lla­je, cé­lu­las muer­tas e im­pu­re­zas, y a con­ti­nua­ción to­ni­fi­car, ya que así con­se­gui­mos eli­mi­nar re­si­duos y des­con­ges­tio­nar la piel de­ján­do­la fres­ca, li­sa y sua­ve.

En cuan­to a los pro­duc­tos de apor­ta­ción de­be­re­mos in­cluir un sé­rum de ac­ción blan­quean­te y an­ti­oxi­dan­te que ayu­de a pre­ve­nir y ate­nuar las man­chas, que evi­te la apa­ri­ción de nue­vas y que tam­bién tra­ba­je las pe­que­ñas arru­gas.

Las cre­mas con efec­to blan­quean­te ayu­da­rán a uni­fi­car el tono, re­du­cien­do pro­gre­si­va­men­te la co­lo­ra­ción de las man­chas y au­men­tan­do la lu­mi­no­si­dad de la piel. Tam­bién pre­vie­nen la apa­ri­ción de arru­gas fi­nas y lí­neas de ex­pre­sión.

Es fun­da­men­tal in­cluir en la ru­ti­na de belleza dia­ria fo­to­pro­tec­ción SPF50+, ya que la ex­po­si­ción a las ra­dia­cio­nes UV es una de las prin­ci­pa­les cau­sas del en­ve­je­ci­mien­to cu­tá­neo y la apa­ra­ci­ción de hi­per­pig­men­ta­cio­nes. Con la pro­tec­ción so­lar con­se­gui­re­mos un efec­to ba­rre­ra de los ra­yos UV.

Una bue­na op­ción pa­ra quien le gus­ta las cre­mas con co­lor son las mul­ti­ac­ción que com­bi­nan el po­der de hi­dra­ta­ción y al­ta pro­tec­ción de un pro­duc­to de tra­ta­mien­to jun­to con las pro­pie­da­des per­fec­cio­na­do­ras de una ba­se de ma­qui­lla­je, uni­fi­can­do e ilu­mi­nan­do el tono de la piel al ins­tan­te y de for­ma na­tu­ral.

Siem­pre que sea ne­ce­sa­rio, po­de­mos in­cluir, ade­más, un pro­duc­to es­pe­cí­fi­co pa­ra apli­car so­bre las man­chas de ori­gen me­lá­ni­co más re­sis­ten­tes, que ac­túa in­hi­bien­do los me­ca­nis­mos en­zi­má­ti­cos que pro­du­cen la me­la­ni­na. Se re­co­mien­da su apli­ca­ción de 3 a 4 ve­ces dia­rias di­rec­ta­men­te so­bre la le­sión pig­men­ta­ria.

Si se si­guen to­dos es­tos con­se­jos y pau­tas con­se­gui­re­mos un tono de tez más uni­for­me y una piel vi­si­ble­men­te más cla­ra y radiante.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.