EL BOOM DE LAS MASCARILLAS

Las mascarillas tis­sue ‘sheet mask’ son la úl­ti­ma ten­den­cia beauty.

Esthetic World - - Especial - INMACULADA CANTERLA Li­cen­cia­da en Far­ma­cia, es­pe­cia­lis­ta en Der­mo­cos­mé­ti­ca, Nu­tri­ción y Die­té­ti­ca, y Me­di­ci­na An­tia­ging Di­rec­to­ra de Cos­me­ceu­ti­cal Cen­ter www.cos­me­ceu­ti­cal­cen­ter.com

siem­pre he­mos re­cu­rri­do a mascarillas pa­ra dar a la piel un plus, un ex­tra, y ha­cer un tra­ta­mien­to con un po­qui­to más de de­te­ni­mien­to y pro­fun­di­dad. Que las apli­que­mos en cre­ma, al­gi­na­to, en ve­lo, etc., es so­lo el for­ma­to, un mo­do de apli­ca­ción. Ele­gi­re­mos una u otra en fun­ción del clien­te, su co­mo­di­dad, as­pec­tos sen­so­ria­les, sus gus­tos y lo que es­te­mos bus­can­do con­se­guir.

Las mascarillas tis­sue aú­nan la co­mo­di­dad y lim­pie­za de los par­ches (mu­cho más lim­pias, fá­ci­les, rá­pi­das y có­mo­das de re­ti­rar) con la sen­sa­ción de fres­cor e hi­dra­ta­ción de los pre­pa­ra­dos tó­pi­cos, ade­más de la efec­ti­vi­dad de la pro­pia oclu­sión, la cual in­du­ce a una ma­yor pe­ne­tra­ción de los prin­ci­pios ac­ti­vos y re­tie­ne la hu­me­dad de la piel. De aquí la im­por­tan­cia de es­ta “se­gun­da piel”.

Los par­ches tran­se­pi­dér­mi­cos son un mé­to­do que ya se usa en cu­ra­ción de he­ri­das o en la apli­ca­ción de me­di­ca­men­tos so­bre la piel. Y es que el desa­rro­llo y el éxi­to de es­tos par­ches va a ir cre­cien­do.

Ti­pos de mascarillas en for­ma de ve­lo

Den­tro de es­tas más­ca­ras de­be­mos ha­blar de di­fe­ren­tes te­ji­dos y com­po­si­cio­nes. La di­fe­ren­cia de las tis­sue masks es su te­ji­do im­preg­na­do de los in­gre­dien­tes es­pe­cí­fi­cos se­gún el tra­ta­mien­to que ne­ce­si­te­mos. Nor­mal­men­te de­ben es­tar he­chas de un te­ji­do sua­ve que se adap­te a la piel per­fec­ta­men­te y que es­té im­preg­na­do de ac­ti­vos muy con­cen­tra­dos, pa­ra con­se­guir unos re­sul­ta­dos in­me­dia­tos, in­ten­si­vos y vi­si­bles. Ge­ne­ral­men­te, el me­jor te­ji­do sue­le ser al­go­dón o ce­lu­lo­sa, de hi­dro­gel o de Ten­cel (fi­bra ce­lu­ló­si­ca) y otra ven­ta­ja es que siem­pre vie­nen en so­bres in­di­vi­dua­les.

Mas­ca­ri­lla de ce­lu­lo­sa

Uti­li­zar una mas­ca­ri­lla de ce­lu­lo­sa apor­ta una se­rie de ven­ta­jas, una de ellas es que se tra­ta de un pro­duc­to de ori­gen 100% na­tu­ral, hi­poa­ler­gé­ni­co y no irri­tan­te, que se adap­ta com­ple­ta­men­te al con­torno del ros­tro, con­vir­tién­do­se en una se­gun­da piel. Las mascarillas tis­sue ya vie­nen adap­ta­das a las fac­cio­nes y em­pa­pa­das en las sus­tan­cias co­rres­pon­dien­tes en la pro­por­ción ade­cua­da. Son, ade­más, fle­xi­bles, sua­ves y re­sis­ten­tes.

Nor­mal­men­te se co­lo­can y des­pués el pro­duc­to no se re­ti­ra, sino que se apro­ve­cha al má­xi­mo por­que los res­tos que que­dan en el ros­tro se ma­sa­jean has­ta su com­ple­ta ab­sor­ción, lo que ga­ran­ti­za que el pa­cien­te se be­ne­fi­cia al má­xi­mo del pro­duc­to.

Mas­ca­ri­lla de hi­dro­gel

Con es­ta tec­no­lo­gía, la ce­sión de los ac­ti­vos por efec­to os­mó­ti­co tie­ne lu­gar de ma­ne­ra muy rá­pi­da. Com­bi­nan­do di­fe­ren­tes ti­pos de

po­lí­me­ros con­se­gui­mos una ca­pa de gel com­pac­to, ca­paz de con­te­ner al­tas can­ti­da­des de agua y de sus­tan­cias ac­ti­vas, que se li­be­ran de for­ma gra­dual en la epi­der­mis pro­lon­gan­do así sus re­sul­ta­dos.

Mas­ca­ri­lla de Ten­cel

El Ten­cel es la fi­bra ce­lu­ló­si­ca más res­pe­tuo­sa con el me­dioam­bien­te que en­con­tra­mos ac­tual­men­te. Se pro­du­ce ex­clu­si­va­men­te a par­tir de la pul­pa de ma­de­ra de ár­bo­les de eu­ca­lip­to cer­ti­fi­ca­da por el Fo­rest Ste­wards­hip Coun­cil (FSC) y la fi­bra lle­va el se­llo de ca­li­dad Pa­nEu­ro­pean Fo­rest Coun­cil (PEFC).

Po­see una im­pre­sio­nan­te ab­sor­ción de la hu­me­dad, ya que el Ten­cel atrea la hu­me­dad re­la­ti­va en fun­ción de la tem­pe­ra­tu­ra de la piel, ase­gu­ran­do siem­pre la co­mo­di­dad. Es ex­cep­cio­nal­men­te sua­ve y per­fec­to pa­ra las per­so­nas de piel sen­si­ble. El Ten­cel es tam­bién muy re­sis­ten­te al es­ti­ra­mien­to.

Los efec­tos de la mascarillas

Se­gún su com­po­si­ción, las mascarillas pue­den te­ner unos efec­tos u otros: hi­dra­tan­tes, des­pig­men­tan­tes, con efec­to líf­ting, de­to­xi­fi­can­tes, re­ge­ne­ran­tes, etc. Los di­fe­ren­tes be­ne­fi­cios pro­ven­drán de los in­gre­dien­tes ac­ti­vos se­lec­cio­na­dos por el es­pe­cia­lis­ta pres­crip­tor, al­gu­nos de ellos son los si­guien­tes: Pro­por­cio­nar una ac­ción an­ti­in­fla­ma­to­ria y la eli­mi­na­ción de las pe­que­ñas im­per­fec­cio­nes de la piel. Me­jo­rar la com­ple­xión y la eli­mi­na­ción de los sig­nos de fa­ti­ga. Pu­ri­fi­car los po­ros ex­ce­si­va­men­te di­la­ta­dos. For­ta­le­cer las fi­bras de co­lá­geno, lo que au­men­ta la elas­ti­ci­dad de la piel. Co­rre­gir el con­torno fa­cial. Ofre­cer un efec­to líf­ting. Sa­tu­rar la piel con la hu­me­dad y pre­ser­var­la en las ca­pas pro­fun­das de la piel. Eli­mi­nar se­que­dad y des­ca­ma­ción de la piel. Con­se­guir el efec­to de dre­na­je. Pre­ve­nir el en­ve­je­ci­mien­to. Me­jo­rar los pro­ce­sos me­ta­bó­li­cos en la epi­der­mis. Lo­grar un en­fria­mien­to en la piel gra­cias al cual es­ta se ve fres­ca y más sua­ve.

“Tras re­ti­rar la mas­ca­ri­lla los res­tos que que­dan en el ros­tro se ma­sa­jean has­ta su com­ple­ta ab­sor­ción, al­go que ga­ran­ti­za que el pa­cien­te se be­ne­fi­cie al má­xi­mo del pro­duc­to.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.