MASCARILLAS EXÓ­TI­CAS

Fru­tas tro­pi­ca­les, in­gre­dien­tes gour­mets o me­ta­les pre­cio­sos son los pro­ta­go­nis­tas de es­tas mascarillas pen­sa­das pa­ra ge­ne­rar bie­nes­tar y trans­por­tar a la clien­ta a nue­vas sen­sa­cio­nes.

Esthetic World - - Especial -

las mascarillas sir­ven, en ge­ne­ral, pa­ra acon­di­cio­nar la piel al ob­je­ti­vo desea­do, ya sea con­se­guir un efec­to cal­man­te, re­afir­mar la der­mis o hi­dra­tar en pro­fun­di­dad el cu­tis, por ejem­plo, su­po­nien­do el “bro­che de oro” en cualquier tra­ta­mien­to fa­cial.

El mun­do de la belleza no de­ja de cre­cer y ca­da día hay más cos­mé­ti­cos en el mer­ca­do que sa­tis­fa­cen las de­man­das de cualquier mu­jer. La va­rie­dad abun­da, tan­to en ti­pos de pro­duc­tos co­mo en hor­qui­lla de pre­cios, per­mi­tien­do así que to­da per­so­na pue­da ac­ce­der al tra­ta­mien­to que más se ade­cue a su ros­tro o a su bol­si­llo.

Hay mu­chos ti­pos de mascarillas y los pro­fe­sio­na­les de la es­té­ti­ca es­co­ge­rán la que me­jor se adap­te a las ne­ce­si­da­des de su clien­ta con el fin de op­ti­mi­zar al má­xi­mo sus be­ne­fi­cios y lo­grar el re­sul­ta­do desea­do: Hi­dra­tan­tes: orien­ta­das a per­so­nas con pie­les se­cas o muy se­cas, cal­man la ti­ran­tez de la piel gra­cias a com­po­nen­tes co­mo el acei­te de ka­ri­té o de ger­men de tri­go, o el ex­trac­to de ca­lén­du­la o man­za­ni­lla. Pu­ri­fi­can­tes: sir­ven pa­ra apor­tar luz e in­ten­si­fi­car la lim­pie­za se­ma­nal de cualquier piel. Ade­más, ayu­dan a eli­mi­nar im­pu­re­zas y con­tro­lar la se­gre­ga­ción del se­bo. Cal­man­tes: idó­neas pa­ra pie­les sen­si­bles ya que cal­man los bro­tes y re­la­jan la der­mis, eli­mi­nan­do así ro­je­ces y ti­ran­te­ces. De efec­to flash: apor­tan áci­do hia­lu­ró­ni­co, co­lá­geno, vi­ta­mi­nas y ex­trac­tos ve­ge­ta­les a tra­vés de su for­ma­to an­ti­faz ela­bo­ra­do con mi­cro­fi­bras, que ayu­dan a que la piel ab­sor­ba rá­pi­da­men­te to­dos los com­po­nen­tes ac­ti­vos que se van li­be­ran­do so­bre la piel en for­ma de "in­ver­na­de­ro". Mascarillas exó­ti­cas: pen­sa­das pa­ra ge­ne­rar un efec­to de bie­nes­tar, no so­la­men­te en la ca­ra sino en to­do el cuer­po, trans­por­tan a la clien­ta ha­cia un mun­do de sen­sa­cio­nes nue­vas y gra­ti­fi­can­tes que con­se­gui­rán una ma­yor re­la­ja­ción y ab­sor­ción de los prin­ci­pios ac­ti­vos.

A con­ti­nua­ción des­ta­ca­mos al­gu­nas de ellas por su di­fe­ren­cia­ción y ex­ce­len­cia.

Oro pu­ro, efec­to ilu­mi­na­dor

Pa­ra emu­lar a la mis­mí­si­ma Cleo­pa­tra, quien se di­ce que dor­mía con una máscara de oro pa­ra mantener su piel radiante, po­de­mos con­se­guir un ros­tro res­plan­de­cien­te con una mas­ca­ri­lla de oro. Es­te me­tal po­see an­ti­oxi­dan­tes, es an­ti­alér­gi­co (pues­to que li­be­ra his­ta­mi­na) y apor­ta ener­gía a nues­tras cé­lu­las. Ri­co en oli­go­ele­men­tos, da a la piel un as­pec­to radiante e hi­dra­ta­do, y re­fuer­za la ba­rre­ra na­tu­ral pro­tec­to­ra apor­tán­do­le fir­me­za. Con es­te tra­ta­mien­to con­se­gui­re­mos un efec­to re­ju­ve­ne­ce­dor pa­ra com­ba­tir las arru­gas, man­chas y lí­neas de ex­pre­sión, al igual que la fla­ci­dez y la pér­di­da de lu­mi­no­si­dad.

El ca­viar, eli­xir de ju­ven­tud

La hue­va de es­te pes­ca­do es ri­ca en vi­ta­mi­na B12, pe­ro tam­bién tie­ne una gran can­ti­dad de sal y co­les­te­rol. Se di­ce que el tra­ta­mien­to tie­ne un efec­to si­mi­lar al bó­tox, ya que hu­mec­ta la piel, la re­afir­ma y dis­mi­nu­ye las arru­gas. El ca­viar es ri­co en ami­noá­ci­dos, vi­ta­mi­nas y an­ti­oxi­dan­tes, por lo que es una so­lu­ción ex­ce­len­te pa­ra re­pa­rar la piel da­ña­da por el sol y, ade­más, apor­tar un as­pec­to más ju­ve­nil.

Ba­ba de ca­ra­col, po­der an­ti­edad

Se cree que la ba­ba de ca­ra­col tie­ne un efec­to an­ti­en­ve­je­ci­mien­to en la piel hu­ma­na, de ahí que en-

con­tre­mos nu­me­ro­sos cos­mé­ti­cos que in­clu­yen su esen­cia en sus for­mu­la­cio­nes. Sin em­bar­go, exis­te un tra­ta­mien­to en el que los ca­ra­co­les se po­nen di­rec­ta­men­te en el ros­tro. La ba­ba de es­tas es­pe­cies es idó­nea pa­ra re­te­ner la hu­me­dad de la piel, re­du­cir la in­fla­ma­ción de las que­ma­du­ras pro­vo­ca­das por el sol y re­ti­rar las cé­lu­las muer­tas.

Acei­te de co­co, fór­mu­la de hi­dra­ta­ción

El acei­te de co­co, al igual que otros mu­chos acei­tes, des­ta­ca por su gran ca­pa­ci­dad pa­ra hi­dra­tar la piel, tan­to del ros­tro co­mo de to­do el cuer­po. Es­te acei­te per­mi­te tam­bién for­ta­le­cer la piel y pre­ve­nir la apa­ri­ción de es­trías, de­bi­do a su al­to con­te­ni­do en ome­gas.

Las uvas, re­vi­ta­li­za­do­ras ce­lu­la­res

En la cos­mé­ti­ca na­tu­ral las uvas son uti­li­za­das por su con­te­ni­do en po­li­fe­no­les, po­ten­tes an­ti­oxi­dan­tes que ac­túan con­tra los ra­di­ca­les li­bres y fre­nan el en­ve­je­ci­mien­to ce­lu­lar, así co­mo la apa­ri­ción de lí­neas de ex­pre­sión y arru­gas. Las uvas ne­gras con­tie­nen res­ve­ra­trol, un prin­ci­pio ac­ti­vo que ace­le­ra la en­zi­ma sir­tui­na en­car­ga­da de re­tra­sar el en­ve­je­ci­mien­to de la piel y au­men­tar la vi­ta­li­dad ce­lu­lar.

Li­ma pa­ra una piel fres­ca

Las li­mas son una ri­ca fuen­te de vi­ta­mi­na A y E, ade­más de con­te­ner gran­des can­ti­da­des de vi­ta­mi­na C de­bi­do a su con­di­ción de cí­tri­co. Por ello, su in­ges­ta o apli­ca­ción pue­de ayu­dar a tus clien­tas a me­jo­rar la sa­lud de su or­ga­nis­mo.

La li­ma con­tie­ne un com­po­nen­te lla­ma­do al­fa hi­dró­xi­do, el cual po­see in­fi­ni­dad de pro­pie­da­des pa­ra me­jo­rar la sa­lud de la piel, no so­lo re­ju­ve­ne­cien­do su as­pec­to, sino tam­bién tra­tan­do las man­chas pro­du­ci­das por la edad.

Una de las fun­cio­nes prin­ci­pa­les de es­te áci­do es la eli­mi­na­ción de las cé­lu­las muer­tas de la piel, lo que ha­ce que el ros­tro eli­mi­ne to­do lo que no le sir­ve y de­je cre­cer la piel nueva de ma­ne­ra más uni­for­me. Es­to apor­ta un efec­to de piel más radiante y fres­ca, o lo que es lo mis­mo, una piel jo­ven.

Cóc­tel de vi­ta­mi­nas y bio­pro­teí­nas

La mas­ca­ri­lla que pro­po­ne­mos pa­ra que re­co­men­déis a vues­tras clien­tas con­tie­ne li­ma y le­che, un pro­duc­to re­ple­to de vi­ta­mi­na A y bio­pro­tei­nas, las cua­les nos hi­dra­tan e hi­dro­re­gu­lan la su­per­fi­cie de la epi­der­mis pa­ra lu­cir una piel per­fec­ta. Pa­ra su pre­pa­ra­ción se­rán ne­ce­sa­rios los si­guien­tes in­gre­dien­tes: Dos cu­cha­ra­das de zu­mo de li­ma Una cu­cha­ra­da y me­dia de le­che Una ro­da­ja de li­ma Pa­ra su ela­bo­ra­ción in­tro­du­ci­mos en un re­ci­pien­te la le­che con el zu­mo de li­ma y lo re­mo­ve­mos bien. Se­gui­da­men­te, in­clui­mos la ro­da­ja de li­ma y la ma­cha­ca­mos un po­co den­tro del re­ci­pien­te pa­ra que suel­te to­das sus pro­pie­da­des. A con­ti­nua­ción, la apli­ca­mos en la piel con una bro­cha, la de­ja­mos du­ran­te unos 15 o 20 mi­nu­tos y re­ti­ra­mos con abun­dan­te agua.

Es im­por­tan­te que in­for­mes a tus clien­tas de que mien­tras ten­gan pues­ta es­ta mas­ca­ri­lla, así co­mo pa­sa­das unas 3 ho­ras tras ha­ber­la apli­ca­do, apro­xi­ma­da­men­te, no pue­de dar­le el sol en la zo­na. De es­ta ma­ne­ra evi­ta­re­mos la apa­ri­ción de ma­chas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.