CUA­REN­TA­ÑE­RAS IRRE­SIS­TI­BLES

A los 40 la mu­jer se en­cuen­tra en su mo­men­to más dul­ce, tie­ne ex­pe­rien­cia y ha al­can­za­do la ma­yo­ría de sus lo­gros la­bo­ra­les, sen­ti­men­ta­les y fa­mi­lia­res. Por ello, desea es­tar más be­lla y jo­ven que nun­ca.

Esthetic World - - Dossier -

hoy en día la ple­ni­tud de la mu­jer se pro­du­ce en su cuar­ta dé­ca­da. Ya no son cua­ren­to­nas, son cua­ren­ta­ñe­ras y es­tán de mo­da por­que es su me­jor edad. Es una nueva ju­ven­tud, más ma­du­ra, don­de se al­can­za el es­plen­dor a ni­vel in­te­lec­tual y fí­si­co. La mu­jer ha ad­qui­ri­do con­cien­cia del cui­da­do pa­ra ser jo­ven más tiem­po, sin te­ner en cuen­ta su edad cro­no­ló­gi­ca, sino su edad bio­ló­gi­ca.

Par­tien­do de to­do ello, he­mos crea­do unas pre­mi­sas don­de se tra­ta y se cui­da a las mu­je­res con eda­des com­pren­di­das en­tre los 40 y los 50 años. Un mo­men­to en el que la mu­jer se in­tere­sa por el ejer­ci­cio, la die­ta sa­na, con­tro­lar el es­trés, la cos­mé­ti­ca ex­per­ta y los tra­ta­mien­tos mé­di­cos no qui­rúr­gi­cos. Ade­más, es una eta­pa don­de la vi­da se­xual es in­me­jo­ra­ble, la mu­jer es­tá en su me­jor mo­men­to pa­ra dis­fru­tar se­re­na y ple­na­men­te de las re­la­cio­nes se­xua­les, sin pre­jui­cios ni com­ple­jos de la inex­pe­rien­cia.

En los cen­tros mé­di­cos ofre­cen tra­ta­mien­tos es­pe­cí­fi­cos pa­ra ca­da ti­po de pa­cien­te, bus­can­do con­se­guir un bie­nes­tar in­terno y un as­pec­to be­llo y sa­lu­da­ble, ade­cua­dos pa­ra mantener y pro­lon­gar la sa­lud y la fun­cio­na­li­dad de for­ma in­te­gral en es­ta eta­pa. Los des­cri­bi­mos a con­ti­nua­ción se­gún las di­fe­ren­tes zo­nas y ne­ce­si­da­des de ca­da mu­jer.

Nu­tri­ción y an­ti­en­ve­je­ci­mien­to

El des­ba­lan­ce nu­tri­cio­nal, por ex­ce­so o fal­ta de nu­trien­tes, afec­ta al or­ga­nis­mo de di­fe­ren­tes for­mas, ge­ne­ran­do fal­ta de ren­di­mien­to fí­si­co y/o men­tal. A me­di­da que se van su­peran­do los 40 años, la ali­men­ta­ción de siem­pre no sir­ve pa­ra mantener el pe­so, sien­do mu­cho más fá­cil en­gor­dar y más di­fí­cil adel­ga­zar. Se de­ben re­plan­tear há­bi­tos ali­men­ti­cios e in­cre­men­tar o mantener el ejer­ci­cio fí­si­co.

La edad bio­ló­gi­ca se pue­de ob­je­ti­var me­dian­te la me­di­ción del sistema in­mu­ni­ta­rio, uno de los sis­te­mas re­gu­la­do­res del or­ga­nis­mo, el rec­tor y vi­gi­lan­te de la nor­ma­li­dad y de la sa­lud del or­ga­nis­mo. Su buen fun­cio­na­mien­to es de­ter­mi­nan­te pa­ra una bue­na ca­li­dad de vi­da y una lon­ge­vi­dad sa­lu­da­ble. Pa­ra mantener el equi­li­brio en el or­ga­nis­mo, ade­más de un sistema in­mu­ne equi­li­bra­do, es ne­ce­sa­rio que los otros sis­te­mas re­gu­la­do­res del or­ga­nis­mo (el sistema ner­vio­so y el sistema en­do­crino), se en­cuen­tren en su equi­li­brio na­tu­ral. Cualquier des­equi­li­brio en al­guno de es­tos sis­te­mas ten­drá re­per­cu­sio­nes en los otros.

Re­mo­de­la­do cor­po­ral

En es­ta dé­ca­da, apa­re­cen acú­mu­los gra­sos en zo­nas que mo­di­fi­can la si­lue­ta, la gra­sa lo­ca­li­za­da. Pa­ra re­du­cir vo­lu­men en las zo­nas con gra­sa lo­ca­li­za­da re­co­men­da­mos rea­li­zar: Li­po­lá­ser: El pro­ce­di­mien­to se ha­ce con anes­te­sia lo­cal. Se in­tro­du­ce la fi­bra óp­ti­ca del láser por una in­ci­sión de 2 mm y se des­pla­za por la gra­sa des­tru­yén­do­la a la vez que ate­núa la fla­ci­dez cu­tá­nea. Es ideal pa­ra el tra­ta­mien­to del acú­mu­lo de gra­sa en las zo­nas de las car­tu­che­ras. Crió­li­sis: Tra­ta­mien­to en el que me­dian­te un gra­dien­te tér­mi­co ne­ga­ti­vo se pro­vo­ca una trans­fe­ren­cia de ca­lor des­de el adi­po­ci­to al apli­ca­dor. Es­te tra­ta­mien­to es­tá re­gu­la­do por apli­ca­do­res con sen­so­res que du­ran­te to­do el tra­ta­mien­to de for­ma in­di­vi­dua­li­za­da man­tie­nen la tem­pe­ra­tu­ra cons­tan­te a -11 ºc. Se con­si­gue la des­truc­ción se­lec­ti­va del te­ji­do gra­so a ni­vel ab­do­mi­nal, flan­cos, es­pal­da (mi­che­li­nes del su­je­ta­dor) y ca­ra in­ter­na de los mus­los. Ul­tra­so­ni­dos fo­ca­li­za­dos de muy al­ta in­ten­si­dad: Ayu­da a dis­mi­nuir la gra­sa lo­ca­li­za­da de for­ma de­fi­ni­ti­va y sin ci­ru­gía me­dian­te ul­tra­so­ni­dos fo­ca­li­za­dos de al­ta po­ten­cia con efec­tos tér­mi­cos. Su ac­ción, a una pro­fun­di­dad de 1,3 cm y un ca­len­ta­mien­to de 56 ºc, pro­du­ce una des­truc­ción se­lec­ti­va del te­ji­do gra­so sub­cu­tá­neo a la vez que un ten­sa­do en la piel. Es­tá in­di­ca­do en ab­do­men, flan­cos, mus­los, bra­zos y ca­ra in­ter­na de las ro­di­llas, y sus re­sul­ta­dos se ob­ser­van en una se­sión.

Cui­da­dos fa­cia­les

Los tra­ta­mien­tos que más se uti­li­zan son el láser lif­ting, la ra­dio­fre­cuen­cia pro­fun­da, los tra­ta­mien­tos re­vi­ta­li­zan­tes y la li­po­trans­fe­ren­cias. Son tra­ta­mien­tos mí­ni­ma­men­te in­va­si­vos de ca­rác­ter am­bu­la­to­rio que con­si­guen es­ti­rar la piel, hi­dra­tar­la y fa­vo­re­cer la crea­ción de co­lá­geno.

Uno de los tra­ta­mien­tos idea­les pa­ra es­ta dé­ca­da es el nue­vo y re­vo­lu­cio­na­rio tra­ta­mien­to de re­ge­ne­ra­ción fa­cial Na­no­fat que ayu­da a la re­ge­ne­ra­ción y re­vi­ta­li­za­ción de los te­ji­dos fa­cia­les (re­ge­ne­ra la piel sin dar vo­lu­men). Es un tra­ta­mien­to in­duc­tor de co­lá­geno au­tó­lo­go que, por el ta­ma­ño de la par­tí­cu­la de la gra­sa, ge­ne­ra neo­co­la­gé­ne­sis y por ser gra­sa au­men­ta la neo­vas­cu­la­ri­za­cion sien­do el

me­jor y más na­tu­ral tra­ta­mien­to pa­ra evi­tar la atro­fia de la piel y au­men­tar la den­si­dad dér­mi­ca. Me­jo­ra así la ca­li­dad de la piel y so­lo es ne­ce­sa­ria 1 se­sión ca­da 2 o 3 años.

Otros tra­ta­mien­tos per­fec­tos pa­ra es­ta edad son: Ra­dio­fre­cuen­cia mo­no­po­lar crio­ge­na­da: ca­lien­ta las ca­pas pro­fun­das de la piel, es­ti­mu­la el co­lá­geno exis­ten­te y crea nue­vo pa­ra que la piel se re­cu­pe­re. Fre­na los sig­nos del en­ve­je­ci­mien­to y re­ju­ve­ne­ce la piel en una so­la se­sión. Tra­ta­mien­to ul­tra­só­ni­co fo­ca­li­za­do de muy al­ta in­ten­si­dad no qui­rúr­gi­co: tra­ta la fla­ci­dez mus­cu­lar de la ca­ra, el cue­llo y el es­co­te.

En fun­ción de las ne­ce­si­da­des de la pa­cien­te tam­bién se pue­den re­co­men­dar otros tra­ta­mien­tos co­mo: in­duc­to­res de co­lá­geno, tra­ta­mien­tos hi­dra­tan­tes, láser fra­xel, áci­do hia­lu­ró­ni­co, to­xi­na bo­tu­lí­ni­ca cos­mé­ti­co, plas­ma ri­co en pla­que­tas, car­bo­xi­te­ra­pia, hi­dro­in­ge­nie­ría fa­cial, etc.

Com­ba­tir las va­ri­ces

Ca­si el 50% de mu­je­res en­tre 40 y 50 años, y cer­ca del 75% de mu­je­res en­tre 60 y 70 años, tie­nen va­ri­ces o ara­ñas vas­cu­la­res en la su­per­fi­cie de la piel de las pier­nas.

En al­gu­nos ca­sos, las va­ri­ces pue­den ser preo­cu­pan­tes pa­ra la sa­lud por­que se pue­den aso­ciar con el desa­rro­llo de: Úl­ce­ras ve­no­sas es­tá­ti­cas: sur­gen cuan­do una ve­na no su­mi­nis­tra su­fi­cien­te dre­na­je de flui­do a la piel. Fle­bi­tis: se tra­ta de una in­fla­ma­ción de la ve­na. Trom­bo­sis: con­sis­te en el desa­rro­llo de coá­gu­los san­guí­neos en ve­nas di­la­ta­das.

Al­gu­nos mé­to­dos re­co­men­da­dos en fun­ción del ti­po de ve­na que ten­ga la pa­cien­te son es­cle­ro­te­ra­pia, mi­cro­es­pu­ma es­cle­ro­san­te, fo­to­es­cle­ro­sis me­dian­te láser, en­do­lá­ser, fle­bec­to­mía y ra­dio­fre­cuen­cia.

Gi­ne­co­lo­gía es­té­ti­ca

Con el pa­so de los años y los cam­bios hor­mo­na­les que se pro­du­cen con la me­no­pau­sia, hay una se­rie de cam­bios que tam­bién afec­tan a ni­vel ge­ni­tal, y no só­lo des­de el pun­to de vis­ta es­té­ti­co, sino tam­bién fun­cio­nal. Al­gu­nos ca­sos que se pre­sen­tan con fre­cuen­cia son la fla­ci­dez va­gi­nal, la re­cu­pe­ra­ción va­gi­nal post­par­to, los tra­ta­mien­tos pa­ra la se­que­dad va­gi­nal, el re­ju­ve­ne­ci­mien­to ge­ni­tal con plas­ma ri­co en pla­que­tas, el tra­ta­mien­to de la in­con­ti­nen­cia uri­na­ria le­ve-mo­de­ra­da, la ci­ru­gía es­té­ti­ca ge­ni­tal (la­bio­plas­tia de la­bios me­no­res, va­gi­no­plas­tia, hi­me­no­plas­tia) y el ase­so­ra­mien­to en dis­fun­cio­nes se­xua­les.

La es­té­ti­ca anal es otro cui­da­do ne­ce­sa­rio pa­ra al­gu­nas mu­je­res quie­nes, nor­mal­men­te tras los par­tos, su­fren de he­mo­rroi­des. Ade­más, con la edad au­men­ta la pig­men­ta­ción ge­ne­ral de la zo­na pe­ria­nal y de las in­gles, al­go que hoy en día tam­bién pue­de tra­tar­se en las clí­ni­cas de es­té­ti­ca.

DR. JAIME TUFET Li­cen­cia­do en Me­di­ci­na y Ci­ru­gía Di­rec­tor Mé­di­co de la Clí­ni­ca Tufet en Bar­ce­lo­na www.cli­ni­ca­tu­fet.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.