MIDD­LES­CEN­CE: BEAUTY RE­VO­LU­TION

¿Qué ocu­rre en nues­tro cuer­po a par­tir de los 50? Te con­ta­mos cómo afec­tan los cam­bios fí­si­cos en es­ta edad y qué cui­da­dos son los más re­co­men­da­dos pa­ra se­guir lu­cien­do guapa y jo­ven.

Esthetic World - - Dossier -

lu­cir es­tu­pen­das y sen­tir­se bien es el ob­je­ti­vo de to­das las mu­je­res en cualquier edad, pe­ro hoy la Midd­les­cen­ce, la ge­ne­ra­ción com­pren­di­da en­tre los 50 y 60, tie­ne ga­nas de sen­tir­se aún me­jor pe­ro sin aban­do­nar la na­tu­ra­li­dad.

En esa bús­que­da de belleza na­tu­ral exis­ten to­do ti­po de he­rra­mien­tas que van a con­se­guir re­sul­ta­dos na­tu­ra­les: cos­mé­ti­ca, nu­tri­cos­mé­ti­ca, es­ti­los de vi­da, apa­ra­to­lo­gía y téc­ni­cas de me­di­ci­na es­té­ti­ca que ayu­dan a lu­cir una piel fan­tás­ti­ca a la vez que un cuer­po ideal a cualquier edad.

Ros­tro y cue­llo

Se di­ce que la mi­ra­da es el re­fle­jo del al­ma, por ello, una de las preo­cu­pa­cio­nes más fre­cuen­tes en es­ta edad es la fla­ci­dez del pár­pa­do su­pe­rior e in­fe­rior de los ojos, o las co­no­ci­das “pa­tas de ga­llo”.

Has­ta aho­ra, pa­ra aca­bar con ella y re­ju­ve­ne­cer la mi­ra­da era ne­ce­sa­rio pa­sar por una in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca, sin em­bar­go hoy en día exis­te una ble­fa­ro­plas­tia no abla­ti­va don­de se com­bi­nan di­fe­ren­tes téc­ni­cas (ge­ne­ra­dor de plas­ma, téc­ni­cas re­ge­ne­ra­do­ras, etc.) pa­ra con­se­guir una su­bli­ma­ción y eva­po­ra­ción del te­ji­do, re­du­cien­do la fla­ci­dez y de­vol­vien­do la luz al ros­tro y la mi­ra­da.

Otra de las zo­nas que más sue­le preo­cu­par es la zo­na del “có­di­go de ba­rras” don­de sue­len apa­re­cer arru­gas pro­fun­das di­fí­ci­les de tra­tar. Una de las téc­ni­cas más efec­ti­vas y no­ve­do­sas es la ra­dio­fre­cuen­cia nano-frac­cio­na­da que, jun­to con un pee­ling de po­li­hi­dro­xiá­ci­dos,

ha­cen de es­te tra­ta­mien­to uno de los más efec­ti­vos pa­ra tra­tar la zo­na del la­bio su­pe­rior, me­jo­ran­do la ter­su­ra y el as­pec­to del con­torno, ade­más de con­se­guir una zo­na más hi­dra­ta­da y un re­ju­ve­ne­ci­mien­to fa­cial.

Exis­ten tam­bién otros cui­da­dos pa­ra se­guir fá­cil­men­te en ca­sa y po­ten­ciar los re­sul­ta­dos; co­mo in­cluir en la die­ta nu­tri­cos­mé­ti­ca es­pe­cí­fi­ca pa­ra ca­da ne­ce­si­dad. Por ejem­plo, el co­lá­geno ser­vi­rá pa­ra pre­ve­nir la for­ma­ción de las arru­gas y re­du­cir la apa­ri­ción de las lí­neas de ex­pre­sión. Nu­tre la piel des­de el in­te­rior, apor­tán­do­le bri­llo y de­vol­vién­do­le su fir­me­za na­tu­ral.

Por otro la­do, la re­ge­ne­ra­ción ce­lu­lar se vuel­ve más len­ta con el pa­so del tiem­po, lo que ha­ce que la piel pier­da su elas­ti­ci­dad y fir­me­za na­tu­ral, for­man­do las te­mi­das arru­gas y lí­neas de ex­pre­sión que se bus­ca evi­tar. En es­tos ca­sos, exis­ten di­fe­ren­tes cos­mé­ti­cos con prin­ci­pios ac­ti­vos co­mo el si­li­cio or­gá­ni­co o los áci­dos gra­sos esen­cia­les apli­ca­bles en ca­sa de for­ma dia­ria y sen­ci­lla. Es­tos pro­duc­tos con­si­guen ac­ti­var la pro­duc­ción de elas­ti­na, co­lá­geno y áci­do hia­lu­ró­ni­co, ade­más de pro­mo­ver la re­ge­ne­ra­ción ce­lu­lar, lo que ener­gi­za­rá in­ten­sa y pro­fun­da­men­te la piel gra­cias a sus ac­ti­vos, ha­cien­do que se apre­cie des­pier­ta, tó­ni­ca y radiante.

El cuer­po

En el ca­so de mu­je­res de más de 55 años es co­mún el de­seo de me­jo­rar la fi­gu­ra la cual, co­mo sa­be­mos, su­fre cam­bios de­bi­do a la me­no­pau­sia y una gran ac­ti­vi­dad so­cial y pro­fe­sio­nal. Es­ta ne­ce­si­dad es­té­ti­ca ya no re­quie­re acu­dir al qui­ró­fano, ya que exis­ten otros tra­ta­mien­tos con los que con­se­guir fan­tás­ti­cos re­sul­ta­dos.

En­tre esas so­lu­cio­nes es­tá la téc­ni­ca que uti­li­za el frío pa­ra eli­mi­nar

"In­cluir en la die­ta nu­tri­cos­mé­ti­ca es­pe­cí­fi­ca pa­ra ca­da ne­ce­si­dad, ayu­da­rá a po­ten­ciar los re­sul­ta­dos de los tra­ta­mien­tos."

la gra­sa lo­ca­li­za­da y que su­po­ne una al­ter­na­ti­va a la li­po­suc­ción. Sin die­tas ni ejer­ci­cios, se pue­de con­se­guir re­du­cir 7 mm del es­pe­sor de la gra­sa, lo que equi­va­le a la eli­mi­na­ción de, apro­xi­ma­da­men­te, un 20% de la gra­sa tra­ta­da.

Es­ta téc­ni­ca con­sis­te en apli­car una tem­pe­ra­tu­ra in­te­li­gen­te de frío con­tro­la­do que os­ci­la en­tre los -8ºc y -11ºc de ma­ne­ra que la gra­sa se cris­ta­li­za, los adi­po­ci­tos en­tran en es­ta­do de apop­to­sis, los ma­cró­fa­gos se co­men la gra­sa y des­pués es eli­mi­na­da na­tu­ral­men­te me­dian­te el sistema lin­fá­ti­co. Los re­sul­ta­dos em­pie­zan a no­tar­se a las 3 se­ma­nas y se pue­de apre­ciar la fi­gu­ra es­cul­pi­da y re­de­fi­ni­da.

Lo más im­por­tan­te de es­te tra­ta­mien­to es que se pue­de rea­li­zar en cualquier zo­na con gra­sa lo­ca­li­za­da, es un buen diag­nós­ti­co que per­mi­te eva­luar el ti­po de gra­sa y la can­ti­dad a eli­mi­nar pa­ra des­pués de­fi­nir un plan per­so­na­li­za­do que per­mi­ta con­se­guir los me­jo­res re­sul­ta­dos.

La téc­ni­ca se pue­de apli­car en zo­nas co­mo el do­ble men­tón, ab­do­men, bra­zos y ro­di­llas, ade­más de otras par­tes del cuer­po. De es­ta for­ma se pue­de re­du­cir la ta­lla de for­ma per­ma­nen­te, rá­pi­da y no in­va­si­va du­ran­te las se­ma­nas pos­te­rio­res a la apli­ca­ción, has­ta con­se­guir una eli­mi­na­ción per­ma­nen­te de la gra­sa acu­mu­la­da. Una so­lu­ción pa­ra mantener un cuer­po fir­me e in­hi­bir los efec­tos del en­ve­je­ci­mien­to.

My­riam YÉBENES Di­rec­to­ra del Ins­ti­tu­to de Belleza y Me­di­ci­na Es­té­ti­ca de Ma­ri­bel Yébenes Pa­seo de la Ha­ba­na 14, 28036 Ma­drid 914 117 404 www.ma­ri­bel­ye­be­nes.com

Mu­jer 43 años 2 se­sio­nes 1 mes des­pués

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.