LA TEC­NO­LO­GÍA BIO­FO­TÓ­NI­CA

La épo­ca de in­vierno es un buen mo­men­to pa­ra pro­bar es­te nue­vo tra­ta­mien­to que es­ti­mu­la la piel a ni­vel ce­lu­lar gra­cias a la ener­gía de la luz fluo­res­cen­te.

Esthetic World - - Dossier - Dr. Jo­sep Gon­zá­lez Cas­tro Es­pe­cia­lis­ta en Der­ma­to­lo­gía Mé­di­co-qui­rúr­gi­ca y Ve­ne­reo­lo­gía Di­rec­tor de IDERMA, Ins­ti­tu­to de Der­ma­to­lo­gía Avan­za­da

ctual­men­te exis­ten mu­chos tra­ta­mien­tos que in­ten­tan co­rre­gir los prin­ci­pa­les sig­nos del en­ve­je­ci­mien­to, co­mo arru­gas, ci­ca­tri­ces, po­ros abier­tos, piel apa­ga­da, etc., pe­ro has­ta el mo­men­to nin­guno lo ha­cía a tra­vés de los be­ne­fi­cios que apor­ta la ener­gía de la luz fluo­res­cen­te.

El Ins­ti­tu­to de Der­ma­to­lo­gía Avan­za­da, IDERMA, es uno de los pri­me- ros en ofre­cer el tra­ta­mien­to Kle­res­ca® Skin Re­ju­ve­na­tion, un avan­za­do pro­to­co­lo ba­sa­do en la tec­no­lo­gía bio­fo­tó­ni­ca que uti­li­za la ener­gía de la luz fluo­res­cen­te pa­ra es­ti­mu­lar los me­ca­nis­mos de re­pa­ra­ción pro­pios de la piel y la re­ju­ve­ne­ce, re­du­cien­do el ta­ma­ño de los po­ros, las arru­gas fi­nas y las ci­ca­tri­ces de for­ma no in­va­si­va y sin do­lor.

El as­pec­to in­no­va­dor de es­te tra­ta­mien­to re­si­de en el uso avan­za­do de la ener­gía fluo­res­cen­te hi­per pul­sa­da que es­ti­mu­la las di­fe­ren­tes ca­pas de la piel. El me­ca­nis­mo bio­fo­tó­ni­co de es­te tra­ta­mien­to ha­ce re­fe­ren­cia a la in­ter­ac­ción en­tre los fo­to­nes y la piel, al­go to­tal­men­te nue­vo en el cam­po de la der­ma­to­lo­gía pro­fe­sio­nal.

Los es­pe­cia­lis­tas re­co­mien­dan cua­tro se­sio­nes (una a la se­ma­na) pa­ra ob­ser­var los re­sul­ta­dos má­xi­mos de es­te tra­ta­mien­to, aun­que los be­ne­fi­cios pue­den ver­se des­de la pri­me­ra se­sión. Se ha de­mos­tra­do que sus re­sul­ta­dos con­ti­núan me­jo­ran­do in­clu­so des­pués de que ha­ya fi­na­li­za­do el tra­ta­mien­to.

Los be­ne­fi­cios y re­sul­ta­dos del tra­ta­mien­to

Gra­cias a es­te tra­ta­mien­to, se con­si­gue una me­jo­ra ge­ne­ral de la ca­li­dad de la piel, que los pa­cien­tes sue­len des­cri­bir co­mo un

“re­ju­ve­ne­ci­mien­to con efec­to res­plan­dor”. Es­tá in­di­ca­do pa­ra to­do ti­po de pie­les y pue­de apli­car­se en el ros­tro, el cue­llo, el es­co­te y las ma­nos. Se ob­tie­nen cua­tro gran­des be­ne­fi­cios a ni­vel cu­tá­neo: La es­ti­mu­la­ción de la pro­duc­ción de co­lá­geno en has­ta un 400% La re­duc­ción de las arru­gas fi­nas La re­duc­ción del ta­ma­ño de los po­ros La re­duc­ción de las mar­cas de ci­ca­tri­za­ción

La fo­to­bio­mo­du­la­ción

Los tra­ta­mien­tos Kle­res­ca ® se ba­san en la re­vo­lu­cio­na­ria tec­no­lo­gía bio­fo­tó­ni­ca pa­ra tra­tar el ac­né y el re­ju­ve­ne­ci­mien­to cu­tá­neo. És­ta ac­túa me­dian­te la re­duc­ción de la in­fla­ma­ción, el au­men­to de la pro­duc­ción de co­lá­geno y la nor­ma­li­za­ción de la ac­ti­vi­dad ce­lu­lar. En tér­mi­nos cien­tí­fi­cos es­te pro­ce­so se co­no­ce co­mo fo­to­bio­mo­du­la­ción, un ti­po de te­ra­pia lu­mí­ni­ca que uti­li­za la luz, in­clui­da la fluo­res­cen­cia, pa­ra es­ti­mu­lar las fun­cio­nes ce­lu­la­res.

La tec­no­lo­gía bio­fo­tó­ni­ca es­tá inspirada en la fo­to­sín­te­sis, ya que los cro­mó­fo­ros del gel fo­to­con­ver­sor con­vier­ten las on­das de luz de la lám­pa­ra, en ener­gía fluo­res­cen­te hi­per pul­sa­da, que es­ti­mu­la los me­ca­nis­mos de re­pa­ra­ción pro­pios de la piel pa­ra ob­te­ner efec­tos du­ra­de­ros.

Un tra­ta­mien­to 100% se­gu­ro e in­do­lo­ro

Un gran nú­me­ro de en­sa­yos clí­ni­cos de­mues­tran el al­to per­fil de se­gu­ri­dad y efi­ca­cia de es­te tra­ta­mien­to. Es un pro­to­co­lo bien to­le­ra­do del que no se han no­ti­fi­ca­do efec­tos se­cun­da­rios gra­ves, so­lo efec­tos pa­sa­je­ros que pue­den in­cluir el en­ro­je­ci­mien­to de la zo­na, la in­fla­ma­ción y la hi­per­pig­men­ta­ción ( bron­cea­do de la zo­na de la piel tra­ta­da). Se con­si­de­ra un pro­to­co­lo di­se­ña­do pa­ra re­ju­ve­ne­cer la piel con to­tal co­mo­di­dad ( no in­va­si­vo) y su pe­rio­do de re­cu­pe­ra­ción es nu­lo o muy cor­to, el pa­cien­te pue­de re­in­cor­po­rar­se a su ru­ti­na de for­ma in­me­dia­ta.

el frío es uno de los agen­tes ex­ter­nos que más pue­de agre­dir a nues­tra piel, afec­tán­do­le en di­fe­ren­tes pun­tos bá­si­cos: pro­du­ce una ma­yor fragilidad ca­pi­lar, con lo que se ge­ne­ran más roturas ca­pi­la­res en la piel; pro­vo­ca la pér­di­da de agua de la ca­pa su­per­fi­cial o cór­nea, lo que ha­ce que la piel se agrie­te y des­ca­me; re­tra­sa el ci­clo de la re­no­va­ción ce­lu­lar, con lo que se acu­mu­lan las cé­lu­las muer­tas en la ca­pa más su­per­fi­cial, y por úl­ti­mo, el frío au­men­ta la sen­si­bi­li­dad de la piel, afec­tan­do a to­do ti­po de pie­les y em­peo­ran­do las pie­les reac­ti­vas, con der­ma­ti­tis, ro­sá­cea y/o cu­pe­ro­sis.

Por tan­to, en es­ta épo­ca se agu­di­za la si­tua­ción de ec­ze­mas y se in­cre­men­ta la sen­sa­ción de pi­cor, hin­cha­zón con sen­sa­ción de ar­dor, etc. Ec­ze­ma es el tér­mino ge­ne­ral que em­plea­mos pa­ra des­cri­bir cual­quier ti­po de der­ma­ti­tis o “in­fla­ma­ción de la piel”. Se ca­rac­te­ri­za por un pi­cor in­ten­so y por la gran va­rie­dad de for­mas clí­ni­cas y cau­sas que pue­den pro­du­cir­lo, así co­mo por la com­bi­na­ción de en­ro­je­ci­mien­to (eri­te­ma), le­sio­nes so­bre­ele­va­das (pá­pu­las) y oca­sio­nal­men­te la apa­ri­ción de ve­sí­cu­las o bien es­ca­mas, se­gún el tiem­po de evo­lu­ción de las le­sio­nes.

Su apa­ri­ción pue­de de­ber­se a una cier­ta pre­dis­po­si­ción ge­né­ti­ca (co­mo por ejem­plo el ec­ze­ma ató­pi­co), o bien pue­de es­tar cau­sa­do por una aler­gia con­cre­ta a al­gún pro­duc­to (se­ría el ec­ze­ma alér­gi­co de con­tac­to), por la apli­ca­ción de pro­duc­tos irri­tan­tes (el ec­ze­ma irri­ta­ti­vo), co­mo con­se­cuen­cia de la se­que­dad cu­tá­nea, del ras­ca­do con­ti­nuo, etc. Es un he­cho ob­je­ti­vo que en in­vierno se pro­du­cen más bro­tes de der­ma­ti­tis ató­pi­ca, por tan­to, el cli­ma (tem­pe­ra­tu­ra y hu­me­dad) es­tá im­pli­ca­do cla­ra­men­te en su evo­lu­ción. A me­nor tem­pe­ra­tu­ra se re­du­ce la hi­dra­ta­ción de la piel, la pro­duc­ción de se­bo y au­men­ta la sen­sa­ción de pi­cor.

Co­mo he­mos comentado, con el frío la ba­rre­ra epi­dér­mi­ca se vuel­ve más frá­gil, con ma­yor ries­go de rup­tu­ra y me­nor elas­ti­ci­dad, lo que fa­vo­re­ce una ten­den­cia de la piel a in­fla­mar­se más fá­cil­men­te, fa­ci­li­tan­do la apa­ri­ción de ec­ze­mas.

Con­se­jos pa­ra evi­tar su apa­ri­ción

Hay una se­rie de con­se­jos re­co­men­da­dos pa­ra es­ta épo­ca del año que ayu­da­rán a evi­tar y pre­ve­nir la apa­ri­ción de es­tos ec­ze­mas, úti­les en los ca­sos de piel se­ca, con pi­cor, en­ro­je­ci­da o agrie­ta­da: Uti­li­zar hu­mi­di­fi­ca­do­res am­bien­ta­les pa­ra con­tra­rres­tar los efec­tos de la ca­le­fac­ción. Pue­den ser una he­rra­mien­ta útil pa­ra man­te­ner el am­bien­te con ma­yor hu­me­dad re­la­ti­va en nues­tros ho­ga­res cuan­do es­té fun­cio­nan­do la ca­le­fac­ción. Rea­li­zar du­chas (no ba­ños) ti­bias y cor­tas. Apli­car­se acei­tes de ba­ño, ja­bón syn­det, gel de ba­ño con ph en­tre 4,5-5,5 pa­ra man­te­ner la aci­dez nor­mal de la piel, sin per­fu­mes, con­se­van­tes ni co­lo­ran­tes, pa­ra mi­ni­mi­zar el ries­go de aler­gias y que no con­ten­gan So­dium Lauryl Sul­fa­te ni So­dium Lau­reth Sul­fa­te “SLS SLES free”. No em­plear es­pon­jas ni fro­tar la piel. Se­car la piel con to­ques ( no fro­tan­do la piel) con toa­llas de al­go­dón sua­ve­men­te, y no de­jar­la se­car al ai­re. Uti­li­zar cre­ma hi­dra­tan­te a dia­rio, des­pués de la du­cha, pa­ra evi­tar la se­que­dad (in­clu­so, 2 ve­ces al día). Es­to ayu­da­rá a que la ba­rre­ra epi­dér­mi­ca per­ma­nez­ca ín­te­gra y a re­te­ner la hi­dra­ta­ción de la piel. Em­plear te­ji­dos que no irri­ten la piel (co­mo al­go­dón o lino) más que otros que pue­dan irri­tar­la (co­mo la­nas o po­liés­ter). Te­ner las uñas cor­tas pa­ra no rom­per la piel al ras­car­se y evi­tar así in­fec­cio­nes. Du­char­se rá­pi­do des­pués de ha­cer de­por­te, pa­ra evi­tar que el su­dor re­se­que más nues­tra piel. Be­ber en­tre 1,5 y 2 li­tros de lí­qui­do al día, ya que cuan­do apa­re­ce la sen­sa­ción de sed es por­que ya se ha pro­du­ci­do cier­ta des­hi­dra­ta­ción. In­ves­ti­gar una po­si­ble cau­sa alér­gi­ca. Si hay es­tre­ñi­mien­to cró­ni­co, de­be tra­tar­se y man­te­ner en buen es­ta­do la flo­ra in­tes­ti­nal. Evi­tar el es­trés.

El tra­ta­mien­to tó­pi­co

En cuan­to al tra­ta­mien­to, es com­ple­jo ha­blar en ge­ne­ral sin te­ner una re­fe­ren­cia de un ca­so en con­cre­to. La der­ma­ti­tis requiere un tra­ta­mien­to cui­da­do­so que só­lo se ob­tie­ne ana­li­zan­do ca­da si­tua­ción en par­ti­cu­lar, por eso es im­pres­cin­di­ble rea­li­zar una va­lo­ra­ción fa­cul­ta­ti­va pre­via­men­te.

Se pue­de rea­li­zar un cui­da­do es­pe­cial con ac­ti­vos es­pe­cí­fi­cos que po­sean pro­pie­da­des hi­dra­tan­tes pa­ra com­ba­tir la xe­ro­sis, sua­vi­zan­tes y re­pa­ra­do­ras pa­ra tra­tar los sín­to­mas y evi­tar los mo­les­tos bro­tes, co­mo por ejem­plo:

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.