¿Qué ci­ru­gías son más co­mu­nes en los hom­bres?

Si bien las mu­je­res si­guen sien­do las que más pa­san por qui­ró­fano pa­ra me­jo­rar su ima­gen, ca­da vez son más los hom­bres que de­ci­den re­cu­rrir a la me­di­ci­na es­té­ti­ca. Te contamos qué ci­ru­gías son las más de­man­da­das por ellos.

Esthetic World - - Sumario - Equi­po mé­di­co de clí­ni­ca pla­nas www.cli­ni­ca­pla­nas.com

se­gún es­tu­dios de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Ci­ru­gía Plás­ti­ca, Re­pa­ra­do­ra y Es­té­ti­ca (SECPRE), un 87,8% de las ci­ru­gías es­té­ti­cas se rea­li­zan a mu­je­res, fren­te a un 12,2% de las que se lle­van a ca­bo en hom­bres. Es­ta ten­den­cia, no obs­tan­te, es­tá cam­bian­do ya que ca­da vez son más los hom­bres que re­cu­rren al bis­tu­rí pa­ra con­se­guir el as­pec­to que desean, y se re­du­ce la di­fe­ren­cia en­tre el nú­me­ro de hom­bre y de mu­je­res que acu­den al ci­ru­jano plás­ti­co. A con­ti­nua­ción re­pa­sa­mos las es­pe­cia­li­da­des más de­man­da­das por el gé­ne­ro mas­cu­lino en ma­te­ria de in­ter­ven­cio­nes mé­di­co-es­té­ti­cas.

Li­po­suc­ción, la in­ter­ven­ción más so­li­ci­ta­da

La li­po­suc­ción es, por am­plio mar­gen, la ci­ru­gía más so­li­ci­ta­da por hom­bres. Es­ta in­ter­ven­ción com­ba­te la li­po­dis­tro­fia, es de­cir, la acu­mu­la­ción de gra­sa en una de­ter­mi­na­da zo­na del cuer­po que des­ar­mo­ni­za la fi­gu­ra.

Se tra­ta de un pro­ce­di­mien­to qui­rúr­gi­co que eli­mi­na la gra­sa me­dian­te su as­pi­ra­ción con fi­nas cá­nu­las. És­tas se in­ser­tan a tra­vés de pe­que­ñas in­ci­sio­nes en los de­pó­si­tos gra­sos si­tua­dos ba­jo la piel. La suc­ción de es­ta gra­sa per­mi­te dis­mi­nuir no­ta­ble­men­te el vo­lu­men y me­jo­rar la si­lue­ta del pa­cien­te.

Al rea­li­zar­se una li­po­suc­ción se de­be te­ner en cuen­ta que la gra­sa mas­cu­li­na es más fi­bro­sa que la de las mu­je­res. Ade­más, los hom­bres sue­len acu­mu­lar gra­sa en zo­nas di­fe­ren­tes. Prin­ci­pal­men­te es­ta se si­túa al­re­de­dor de la cin­tu­ra y en la par­te ba­ja de la es­pal­da, mien­tras que, en el ca­so de las mu­je­res, es más ha­bi­tual con­tar con más gra­sa en la ca­de­ra, el es­tó­ma­go, los mus­los y los glú­teos.

Aca­bar con la pa­pa­da, el de­seo de mu­chos hom­bres

Otra de las zo­nas don­de más se acu­mu­la la gra­sa de los hom­bres es en la pa­pa­da, es­pe­cial­men­te con el pa­so de los años. Una so­lu­ción a es­te ex­ce­so de gra­sa del cue­llo es la li­po­suc­ción, de la que ya he­mos ha­bla­do an­te­rior­men­te.

Sin em­bar­go, pa­ra las per­so­nas que no quie­ran ope­rar­se exis­te otra no­ve­do­sa po­si­bi­li­dad, las mi­cro­in­fli­tra­cio­nes Belky­ra. Es­ta téc­ni­ca no in­va­si­va con­sis­te en la in­yec­ción de áci­do deo­xi­có­li­co que di­suel­ve las cé­lu­las gra­sas. Pa­ra lle­var a ca­bo el tra­ta­mien­to tan so­lo es ne­ce­sa­ria anes­te­sia lo­cal.

Mi­croin­jer­tos ca­pi­la­res, el fin de la cal­vi­cie

Has­ta un 60% de los hom­bres pue­den pa­de­cer de alo­pe­cia, fren­te a un 10 o 15% de las mu­je­res. No es de ex­tra­ñar, pues, que mu­chos de ellos bus­quen so­lu­cio­nes a su fal­ta de ca­be­llo pa­ra re­cu­pe­rar su au­to­con­fian­za y me­jo­rar su ima­gen.

Los mi­croin­jer­tos ca­pi­la­res per­mi­ten re­cu­pe­rar la co­ber­tu­ra del pe­lo. Es­ta téc­ni­ca ob­tie­ne fo­lícu­los de pe­lo del pro­pio pa­cien­te y los re­ubi­ca en las zo­nas afec­ta­das por la pér­di­da de ca­be­llo. Es­tos fo­lícu­los se ex­traen de las zo­nas la­te­ra­les de la ca­be­za o de la nu­ca, don­de el ca­be­llo no cae por­que es­tá de­ter­mi­na­do así ge­né­ti­ca­men­te.

Bá­si­ca­men­te exis­ten 2 téc­ni­cas de mi­croin­jer­tos ca­pi­la­res: La FUE (fo­lli­cu­lar unit ex­tra­tion): con­sis­te en la ex­trac­ción fo­lícu­lo a fo­lícu­lo me­dian­te un bis­tu­rí cir­cu­lar. La FUSS (fo­lli­cu­lar unit strip sur­gery): se ex­trae una pe­que­ña tira de cue­ro ca­be­llu­do y de és­ta se re­cor­tan y se­pa­ran mi­nu­cio­sa­men­te las uni­da­des fo­li­cu­la­res.

Am­bas in­ter­ven­cio­nes se rea­li­zan ba­jo anes­te­sia lo­cal y no de­jan ci­ca­tri­ces vi­si­bles.

Eli­mi­nar el ex­ce­so de vo­lu­men ma­ma­rio mas­cu­lino es po­si­ble

La ginecomastia es una al­te­ra­ción de la ma­ma de los hom­bres que pro­vo­ca que es­ta ten­ga más vo­lu­men del ha­bi­tual. En es­tos ca­sos, el te­ji­do ma­ma­rio se ha­ce pal­pa­ble y vi­si­ble y la so­lu­ción con­sis­te en una ex­tir­pa­ción qui­rúr­gi­ca del te­ji­do glan­du­lar y, en oca­sio­nes, una li­po­suc­ción de los te­ji­dos gra­sos de la zo­na.

De he­cho, a me­nu­do, el au­men­to del vo­lu­men de la ma­ma se de­be tan so­lo a una acu­mu­la­ción de gra­sa que se pue­de eli­mi­nar me­dian­te una li­po­suc­ción sin ne­ce­si­dad de ex­tir­par te­ji­do glan­du­lar. Se tra­ta de una ci­ru­gía ha­bi­tual, tal y co­mo cons­ta­ta el 70% de las co­rrec­cio­nes de vo­lu­men ma­ma­rio mas­cu­lino que rea­li­zan en la Clí­ni­ca Pla­nas, don­de son úni­ca­men­te li­po­suc­cio­nes de la zo­na pec­to­ral.

In­ter­ven­cio­nes en el ros­tro

Hay otras ci­ru­gías que se rea­li­zan en el ros­tro y que tam­bién son muy so­li­ci­ta­das por los hom­bres. Una de ellas son las ble­fa­ro­plas­tias, es de­cir, la eli­mi­na­ción de piel y bol­sas de los pár­pa­dos, una in­ter­ven­ción que ca­da vez más atrae a aque­llos va­ro­nes que quie­ren re­ju­ve­ne­cer su mi­ra­da.

Por otro la­do, las ri­no­plas­tias, la ci­ru­gía de la na­riz, son una de las más co­mu­nes, tan­to en­tre hom­bres co­mo en­tre mu­je­res, así co­mo la otoplastia que aca­ba con mal­for­ma­cio­nes de las ore­jas y, muy ha­bi­tual­men­te, con las ore­jas des­pe­ga­das, tam­bién co­no­ci­das co­mo “ore­jas en asa”.

Sea cual sea la in­ter­ven­ción ele­gi­da, po­de­mos con­cluir que los hom­bres es­tán per­dien­do el mie­do al bis­tu­rí y que, ca­da vez más, es­tán abier­tos a acu­dir a un es­pe­cia­lis­ta pa­ra me­jo­rar su ima­gen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.