La be­lle­za tam­bién es co­sa de ellos

¿Qué tra­ta­mien­tos de be­lle­za son los pre­fe­ri­dos por el se­xo mas­cu­lino? Lo desvelamos a con­ti­nua­ción.

Esthetic World - - Sumario -

los hom­bres se preo­cu­pan por su as­pec­to ca­da vez más, y es que la be­lle­za no en­tien­de de se­xos. Los cen­tros es­pe­cia­li­za­dos en es­té­ti­ca lo sa­ben muy bien, por eso po­nen los más in­no­va­do­res y ex­clu­si­vos tra­ta­mien­tos de be­lle­za a dis­po­si­ción tan­to de hom­bres co­mo de mu­je­res.

Lo prin­ci­pal es siem­pre rea­li­zar un diag­nós­ti­co pa­ra co­no­cer las ne­ce­si­da­des de la piel. Fiel a su apues­ta por la in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca y la ex­ce­len­cia, el Ins­ti­tu­to Ma­ri­bel Yé­be­nes dis­po­ne de la Uni­dad Cien­tí­fi­ca de la Piel, un mé­to­do de eva­lua­ción y diag­nós­ti­co per­so­na­li­za­do que per­mi­te ob­te­ner to­da la in­for­ma­ción ne­ce­sa­ria pa­ra iden­ti­fi­car qué pro­to­co­los son los más ade­cua­dos pa­ra ca­da ca­so.

Do­ble men­tón

Una vez ana­li­za­da la piel del clien­te, es el mo­men­to de ac­tuar con el tra­ta­mien­to apro­pia­do. En­tre los más apli­ca­dos se en­cuen­tra el de la eli­mi­na­ción del do­ble men­tón, uno de los pro­ble­mas que ma­yor preo­cu­pa­ción ge­ne­ra en los hom­bres, prue­ba de que el pa­so del tiem­po no per­do­na. Pa­ra com­ba­tir­lo, una so­lu­ción efec­ti­va es el mé­to­do Co­ols­cul­pting, el úni­co tra­ta­mien­to apro­ba­do por la FDA (Ad­mi­nis­tra­ción de Ali­men­tos y Me­di­ca­men­tos de EEUU) pa­ra la di­so­lu­ción de la gra­sa lo­ca­li­za­da. En es­te ca­so se uti­li­za la téc­ni­ca de la crio­li­pó­li­sis o apli­ca­ción de frío con­tro­la­do so­bre la gra­sa. Al en­friar los adi­po­ci­tos (o cé­lu­las pro­duc­to­ras de gra­sa) has­ta los -11º cen­tí­gra­dos, es­tos mue­ren y son pro­ce­sa­dos y eli­mi­na­dos por el or­ga­nis­mo a tra­vés del sis­te­ma lin­fá­ti­co, re­du­cien­do la zo­na y me­jo­ran­do su as­pec­to.

Mi­ra­da re­ju­ve­ne­ci­da

Los hom­bres de­di­can me­nos tiem­po a la be­lle­za y al cui­da­do del as­pec­to, por eso mu­chos re­cu­rren a tra­ta­mien­tos flash co­mo el de la téc­ni­ca de re­afir­ma­ción con guan­tes de fi­bra de pla­ta. Es­tos, una vez pro­gra­ma­dos en fa­se de es­ti­mu­la­ción, trans­mi­ten la co­rrien­te gal­vá­ni­ca des­de la má­qui­na a la que es­tán co­nec­ta­dos has­ta la piel, des­pués de que ha­ya si­do con­ve­nien­te­men­te lim­pia­da y to­ni­fi­ca­da. Con ma­nio­bras de re­mon­te se as­cien­de por el cue­llo y el óva­lo, un pun­to muy vul­ne­ra­ble a la fla­ci­dez, des­pués se pro­ce­de al pó­mu­lo y la zo­na del sur­co na­so­ge­niano, y fi­nal­men­te, nos con­cen­tra­mos en la zo­na de los ojos y fren­te. El re­sul­ta­do son unas bol­sas re­du­ci­das y des­con­ges­tio­na­das, unas arru­gas sua­vi­za­das y unas ce­jas re­afir­ma­das, lo que de­vuel­ve la ju­ven­tud a la mi­ra­da.

Si lo que in­tere­sa es man­te­ner la piel y la mi­ra­da re­ju­ve­ne­ci­da, el tra­ta­mien­to Glow Re­new es un mé­to­do re­no­va­dor que per­mi­te lo­grar un cu­tis li­so, lu­mi­no­so y re­ju­ve­ne­ci­do com­bi­nan­do la téc­ni­ca de la va­cum­te­ra­pia con la apli­ca­ción de una mas­ca­ri­lla ilu­mi­na­do­ra de za­fi­ro e in­fu­sio­nes de oxí­geno. De es­te mo­do, el ros­tro re­cu­pe­ra la lu­mi­no­si­dad y la sua­vi­dad con re­sul­ta­dos vi­si­bles des­de la pri­me­ra se­sión.

Adiós al can­san­cio

Ya sea hom­bre o mu­jer, na­die pue­de es­ca­par de la ru­ti­na. MY Run­way Ca­res es un tra­ta­mien­to úni­co pa­ra com­ba­tir el can­san­cio y la pér­di­da de fir­me­za que su­fre la piel an­tes de un even­to im­por­tan­te, co­mo pue­de ser, por ejem­plo, una con­fe­ren­cia o una reunión de ne­go­cios.

El tra­ta­mien­to con­sis­ti­ría en va­rios pa­sos: Se ini­cia con la pu­ri­fi­ca­ción de la piel me­dian­te una ex­fo­lia­ción de der­mo­cris­ta­les, que de­ja el ros­tro sua­ve y li­bre de im­pu­re­zas. Des­pués se pro­ce­de a la apli­ca­ción de mi­cro­co­rrien­tes con lo úl­ti­mo en apa­ra­to­lo­gía que, de ma­ne­ra in­do­lo­ra, re­mo­de­la las fac­cio­nes y lo­gra un re­ju­ve­ne­ci­mien­to glo­bal. Fi­nal­men­te, tras apli­car unas pe­que­ñas in­fu­sio­nes de oxí­geno pu­ro que apor­tan lu­mi­no­si­dad a la piel, se rea­li­za un ma­sa­je cra­neal y se lo­gra un efec­to flash gra­cias a una mas­ca­ri­lla de mi­ne­ra­les a ba­se de ma­la­qui­ta.

En de­fi­ni­ti­va, exis­te to­do un mun­do de po­si­bi­li­da­des al al­can­ce de los hom­bres pa­ra el cui­da­do del cuer­po y de la piel que los cen­tros de es­té- ti­ca po­nen al al­can­ce de sus clien­tes pa­ra que se pue­dan sen­tir bien por fue­ra y por den­tro. Só­lo es cues­tión de en­con­trar el que más se adap­te a sus ne­ce­si­da­des. My­riam yé­be­nes Di­rec­to­ra del Ins­ti­tu­to de Be­lle­za y Me­di­ci­na Es­té­ti­ca de Ma­ri­bel Yé­be­nes Pa­seo de la Ha­ba­na 14, 28036 Madrid 914 117 404 | www.ma­ri­bel­ye­be­nes.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.