Las cla­ves de la de­pi­la­ción lá­ser mas­cu­li­na

La de­pi­la­ción ya for­ma par­te de la ru­ti­na es­té­ti­ca mas­cu­li­na. Te contamos qué mé­to­dos son los más ade­cua­dos se­gún la zo­na y el ti­po de pe­lo.

Esthetic World - - Sumario -

ala ho­ra de abor­dar la de­pi­la­ción con lá­ser en el hom­bre he­mos de te­ner en cuen­ta que los an­dró­ge­nos tie­nen dis­tin­tos efec­tos so­bre los fo­lícu­los pi­lo­sos de las dis­tin­tas re­gio­nes cor­po­ra­les, sien­do nu­los en las pes­ta­ñas, sua­ves en la re­gión temporal y oc­ci­pi­tal, me­dios en las ex­tre­mi­da­des y al­tos en la re­gión pa­rie­tal, tó­rax, ab­do­men, axi­las y ca­ra.

Las hor­mo­nas mas­cu­li­nas, y es­pe­cial­men­te la 5 al­fa DHT (dihi­dro­epian­dros­ten­dio­na), li­ga re­cep­to­res de cé­lu­las pa­pi­la­res del fo­lícu­lo que li­be­ran ci­to­qui­nas ac­ti­va­do­ras o in­hi­bi­do­ras de la pro­li­fe­ra­ción de las cé­lu­las ma­tri­cia­les fo­li­cu­la­res se­gún la lo­ca­li­za­ción anató­mi­ca y la edad del pa­cien­te. Del ba­lan­ce a ni­vel lo­cal del ti­po de ci­to­qui­na li­be­ra­da, exis­ti­rá un efec­to es­ti­mu­lan­te o in­hi­bi­dor del cre­ci­mien­to de pe­lo en ca­da eta­pa cro­no­ló­gi­ca del va­rón.

Por tan­to, las va­ria­cio­nes del com­por­ta­mien­to del pe­lo en el hom­bre son dis­tin­tas se­gún las re­gio­nes a tra­tar y su edad y es­tán su­je­tas a sus ni­ve­les hor­mo­na­les, al­go que he­mos de te­ner en cuen­ta pa­ra rea­li­zar un buen en­fo­que te­ra­péu­ti­co y ex­pli­car las ex­pec­ta­ti­vas del tra­ta­mien­to de de­pi­la­ción mé­di­ca a nues­tros pa­cien­tes mas­cu­li­nos.

Es­ta reali­dad fi­sio­ló­gi­ca ex­pli­ca, por ejem­plo, que los va­ro­nes co­mien­cen a pre­sen­tar pe­lo en la es­pal­da y el tó­rax en torno a los 20 años y, si no se tra­tan, y da­da la ten­den­cia fi­sio­ló­gi­ca a con­ti­nuar ac­ti­van­do fo­lícu­los la­ten­tes, has­ta apro­xi­ma­da­men­te los 50 años la den­si­dad de pe­lo en la zo­na au­men­ta y la su­per­fi­cie to­tal se ex­tien­de. Co­mien­za a apa­re­cer en los hom­bros y la re­gión lum­bar y con el tiem­po se va ex­ten­dien­do a la re­gión dor­sal y lum­bar.

Es­to quie­re de­cir que la den­si­dad de pe­lo que pre­sen­ta un va­rón jo­ven en su tron­co no es es­ta­ble sino cre­cien­te con el tiem­po. Por ello, los hom­bres que se de­pi­len con lá­ser es­tas zo­nas de­ben sa­ber que pue­den ne­ce­si­tar se­sio­nes com­ple­men­ta­rias con el trans­cu­rrir del tiem­po, pa­ra vol­ver a de­jar la zo­na ab­so­lu­ta­men­te de­pi­la­da. Ade­más, la den­si­dad del pe­lo en el va­rón es ma­yor, hay más can­ti­dad de ve­llo a des­truir y es­to ha­ce que ge­ne­ral­men­te pre­ci­sen un ma­yor nú­me­ro de se­sio­nes que la mu­jer.

Re­co­men­da­mos ex­pli­car a los pa­cien­tes mas­cu­li­nos la evo­lu­ción es­pe­ra­ble del com­por­ta­mien­to de su pe­lo en ca­da re­gión anató­mi­ca que desean de­pi­lar­se y la ne­ce­si­dad de rea­li­zar abor­da­jes a más lar­go o cor­to pla­zo en fun­ción de que el pa­cien­te desee tra­tar­se zo­nas de in­flu­jo hor­mo­nal ba­jo, sua­ve, me­dio o fuer­te.

Los equi­pos de de­pi­la­ción lá­ser

Los hom­bres sue­len te­ner pe­lo de ma­yor ca­li­bre, la der­mis más grue­sa, el ve­llo más pro­fun­do y, en oca­sio­nes, in­clu­so más de una ma­triz dér­mi­ca por ca­da fo­lícu­lo. Es ne­ce­sa­rio ade­cuar los pa­rá­me­tros te­ra­péu­ti­cos, ti­po de lon­gi­tud de on­da, ta­ma­ño del spot, du­ra­ción del pul­so y fluen­cia, así co­mo las ca­rac­te­rís­ti­cas de la pie­za de mano o del apli­ca­dor del lá­ser pa­ra op­ti­mi­zar los re­sul­ta­dos de­pi­la­to­rios, tan­to en lo re­fe­ren­te a efi­ca­cia co­mo a re­sul­ta­do cos­mé­ti­co. Los lá­se­res que sue­len ofre­cer me­jor re­sul­ta­do son aque­llos de lon­gi­tud de on­da más lar­ga (más pe­ne­tran­tes), du­ra­ción de pul­so más lar­go (pa­ra pe­lo más grue­so es más efi­caz) y ta­ma­ño del spot (ta­ma­ño del im­pac­to lu­mí­ni­co so­bre la piel) ma­yor (ha­ce la luz más pe­ne­tran­te).

En cuan­to a la piel, en mu­chas oca­sio­nes he­mos de tra­tar zo­nas pig­men­ta­das na­tu­ral­men­te y otras bron­cea­das por ex­po­si­ción so­lar re­pe­ti­da. Ade­más, la ubi­ca­ción del pe­lo que desea eli­mi­nar el va­rón en oca­sio­nes es de di­fí­cil ac­ce­so, co­mo el ca­so del pe­lo que emer­ge de las na­ri­nas o el pe­lo de las ore­jas, por ejem­plo.

Los lá­se­res de emi­sión a 800-810 nm, y a 1064 nm en pie­les muy grue­sas y pe­lo muy pro­fun­do, ofre­cen bue­nos re­sul­ta­dos.

Ca­rac­te­rís­ti­cas es­pe­cí­fi­cas se­gún las re­gio­nes cor­po­ra­les

Hay que te­ner en cuen­ta que la de­pi­la­ción mas­cu­li­na es­ta­rá con­di­cio­na­da se­gún las re­gio­nes cor­po­ra­les don­de se ac­túe. A con­ti­nua­ción des­cu­bri­mos las ca­rac­te­rís­ti­cas más es­pe­cí­fi­cas pa­ra un buen re­sul­ta­do.

Es­pal­da, ab­do­men y tó­rax

En es­tas zo­nas el pe­lo sue­le ser grue­so y os­cu­ro y en mu­chas oca­sio­nes es­tá bron­cea­do. Se acon­se­ja apli­car cre­ma anes­té­si­ca en las pri­me­ras se­sio­nes pa­ra me­jo­rar el con­fort del pa­cien­te, so­bre to­do en la zo­na lum­bar.

Re­co­men­da­mos em­plear una lon­gi­tud de on­da lar­ga (800 nm dio­do). Ade­más, po­de­mos be­ne­fi­ciar­nos de la po­si­bi­li­dad de apre­tar con la

pie­za de mano pa­ra acor­tar la dis­tan­cia del target.

Si el pa­cien­te es­tá muy bron­cea­do o tie­ne fo­to­ti­po al­to, se re­co­mien­da de­pi­la­ción di­ná­mi­ca en mo­do dio­do o ale­jan­dri­ta. Pa­ra el pe­lo mi­nia­tu­ri­za­do fi­nal es me­jor em­plear ale­jan­dri­ta de pul­so cor­to. En las se­sio­nes más avan­za­das en oca­sio­nes se tra­ba­ja con ale­jan­dri­ta de pul­so lar­go.

Zo­nas de piel ple­ga­da

Es muy im­por­tan­te es­ti­rar la piel en la rea­li­za­ción del tra­ta­mien­to pa­ra evi­tar su re­dun­dan­cia y plie­gues y al­can­zar un buen ba­lan­ce en­tre la su­per­fi­cie de spot y la su­per­fi­cie to­tal de piel que re­ci­be el im­pac­to. Es­cro­to: so­lo se pue­de tra­ba­jar có­mo­da­men­te con lá­se­res ale­jan­dri­ta que no pre­ci­san con­tac­to com­ple­to de la pie­za de mano con la piel. Ba­se del cue­llo, co­dos, nu­di­llos de las ma­nos y de­dos de los pies: se re­co­mien­da evi­tar pos­tu­ras en las que la piel se plie­ga. Es in­tere­san­te es­ti­rar la piel si­mul­tá­nea­men­te al dis­pa­ro en es­tas zo­nas.

Zo­nas de di­fí­cil ac­ce­so

Nor­mal­men­te son zo­nas con una estructura car­ti­la­gi­no­sa de­for­ma­ble y po­de­mos apro­ve­char es­ta po­si­bi­li­dad. Na­riz: se de­be ever­tir las na­ri­nas. Se acon­se­ja ale­jan­dri­ta de pul­so cor­to y evi­tar Neo­di­mio YAG, por ma­yor ries­go de fo­to­coa­gu­la­ción de ar­te­rio­las ter­mi­na­les, abun­dan­tes en la na­riz. Ore­jas: es ne­ce­sa­rio ti­rar del tra­gus y del hé­lix. Se re­co­mien­da ale­jan­dri­tas de pul­so cor­to.

Zo­nas de de­li­ca­do re­sul­ta­do es­té­ti­co

Ce­jas y en­tre­ce­jo: el tra­ta­mien­to es me­jor rea­li­zar­lo con apli­ca­do­res es­pe­cí­fi­cos pa­ra zo­nas pe­que­ñas. Hay que te­ner en cuen­ta que no es se­gu­ro tra­tar el bor­de in­fe­rior de las ce­jas por el ries­go de le­sión ma­cu­lar, que el ve­llo de las ce­jas cre­ce obli­cuo y que la raíz del pe­lo que ve­mos es­tá más in­fe­rior al bor­de es­té­ti­co de las ce­jas. Así pues, de­be evi­tar­se de­pi­lar de más y afi­nar de­ma­sia­do las ce­jas. Per­fi­la­do del bor­de in­fe­rior de la bar­ba: es una zo­na de fá­cil ac­ce­so con un re­sul­ta­do que pue­de rea­li­zar­se có­mo­da­men­te con luz pul­sa­da o con lá­se­res de dio­do, de­pi­la­ción di­ná­mi­ca en su mo­da­li­dad de dio­do o ale­jan­dri­ta.

Per­fi­la­do del bor­de su­pe­rior de bar­ba y pó­mu­los: es­ta zo­na requiere pre­ci­sión y si­me­tría. Es di­fí­cil ob­te­ner­lo con spot gran­des y es vá­li­do ha­cer­lo con dio­do, ale­jan­dri­ta y luz pul­sa­da. La tec­no­lo­gía SHR aquí pa­re­ce in­apli­ca­ble con pre­ci­sión.

Zo­nas do­lo­ro­sas

Pe­ri­bu­cal y bar­bi­lla: en ge­ne­ral, si el pa­cien­te desea una de­pi­la­ción cos­mé­ti­ca com­ple­ta de to­da la bar­ba, es me­jor rea­li­zar las pri­me­ras se­sio­nes ba­jo anes­te­sia tó­pi­ca o ba­jo anes­te­sia tron­cu­lar en n. in­fra­or­bi­ta­rios y n. men­to­nia­nos. En ca­so de al­ta den­si­dad que pu­die­ra ge­ne­rar so­bre­ca­len­ta­mien­to de la piel de den­tro a fue­ra por el al­to gra­do de cap­ta­ción de ener­gía de to­das las es­truc­tu­ras pi­lo­sas, se re­co­mien­da co­men­zar con ajus­tes sua­ves y, cuan­do la den­si­dad to­tal de pe­lo ha­ya dis­mi­nui­do con las pri­me­ras cua­tro o cin­co se­sio­nes, pa­sar a fluen­cias su­pe­rio­res. Cos­ta­dos: es una re­gión don­de al­ter­na­ti­vas del SHR son in­tere­san­tes por­que ob­te­ne­mos una bue­na de­pi­la­ción con me­nor do­lor.

Zo­nas de in­fluen­cia an­dró­geno-de­pen­dien­te me­dia

En al­gu­nas oca­sio­nes pue­de ser una bue­na al­ter­na­ti­va el ma­ne­jo de Neo­di­mio-yag con al­ta po­ten­cia y len­te me­dia­na, de­bi­do a que el pe­lo que se mues­tra re­sis­ten­te pue­de te­ner una im­plan­ta­ción más pro­fun­da, co­mo por ejem­plo el pe­lo del cue­llo o de men­tón y los la­te­ra­les del pe­ri­bu­cal.

Zo­nas re­si­dua­les re­sis­ten­tes

El cri­te­rio de de­pi­la­ción de es­tas zo­nas es se­me­jan­te al de la mu­jer. Nor­mal­men­te el pe­lo es grue­so al co­mien­zo y los equi­pos más in­tere­san­tes pue­den ser emi­sión a 810 nm en mo­do es­tá­ti­co o en mo­do di­ná­mi­co.

A me­di­da que el pe­lo se mi­nia­tu­ri­za pue­de ser in­tere­san­te pa­sar a 755 nm de pul­so lar­go. Pa­ra los re­pa­sos fi­na­les de pe­lo muy dis­per­so, la me­jor al­ter­na­ti­va es em­plear emi­sio­nes 755 nm de pul­so cor­to que no pre­ci­san ra­su­ra­do y ata­can bien el pe­lo más fino y me­nos pig­men­ta­do, por lo que se dis­pa­ra ex­clu­si­va­men­te el pe­lo vi­si­ble re­si­dual.

Con­clu­sio­nes

La de­pi­la­ción lá­ser en el hom­bre es muy sa­tis­fac­to­ria pe­ro requiere una ade­cua­da in­for­ma­ción pa­ra el pa­cien­te, un co­rrec­to plan­tea­mien­to te­ra­péu­ti­co y una bue­na elec­ción de la he­rra­mien­ta efi­caz. Los pa­cien­tes no sue­len exi­gir una lim­pie­za de pe­lo del 100% en zo­nas co­mo bra­zos y pier­nas, pe­ro sí bus­can ha­bi­tual­men­te una de­pi­la­ción com­ple­ta del tron­co. Las inevi­ta­bles se­sio­nes del fi­nal aca­ban rea­li­zán­do­se ca­da 1 o 2 años, son có­mo­das, de­bi­do a la po­ca den­si­dad de pe­lo, y co­lo­ca­das cro­no­ló­gi­ca­men­te con vis­tas a la ex­po­si­ción cor­po­ral del ve­rano, por lo que pue­den apor­tar con­fort es­té­ti­co al pa­cien­te cuan­do más lo pre­ci­sa. En las zo­nas de­li­ca­das por di­fí­cil ac­ce­so o por re­que­ri­mien­to es­té­ti­co es­pe­cial, he­mos de po­ner es­pe­cial cui­da­do en la for­ma de la apli­ca­ción del tra­ta­mien­to. Co­mo en el ca­so fe­me­nino, en bús­que­da de una efi­ca­cia má­xi­ma por se­sión es ideal que ha­yan evi­ta­do la ex­po­si­ción so­lar un mes an­tes los fo­to­ti­pos I a III y dos me­ses an­tes los fo­to­ti­pos VI y V. Contamos con tec­no­lo­gía que per­mi­te tra­tar a pa­cien­tes bron­cea­dos, pe­ro lo cier­to es que po­dre­mos ser mu­cho más am­bi­cio­sos con los pa­rá­me­tros se­lec­cio­na­dos (ga­nan­do efi­ca­cia en la se­sión) y la de­pi­la­ción se­rá más se­gu­ra si se evi­ta pre­via­men­te la ex­po­si­ción so­lar. Tras la se­sión el pa­cien­te de­be es­pe­rar 2 o 3 días pa­ra su pri­me­ra ex­po­si­ción so­lar y es re­co­men­da­ble apli­car un gel calmante, con sus­tan­cias co­mo aloe ve­ra o man­za­ni­lla, pa­ra re­du­cir el com­po­nen­te irri­ta­ti­vo nor­mal pos­te­rior al tra­ta­mien­to.

“Las va­ria­cio­nes del com­por­ta­mien­to del pe­lo en el hom­bre son dis­tin­tas se­gún las re­gio­nes a tra­tar y su edad.”

Dra. Jo­se­fi­na royo De la To­rre Di­rec­to­ra del INS­TI­TU­TO MÉ­DI­CO LÁ­SER Pa­seo Ge­ne­ral Mar­tí­nez Cam­pos, 33, 28010 Madrid 917 024 627 | www.iml.es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.