Pro­te­ge la piel del frío

Te contamos qué pro­duc­tos y cui­da­dos son ne­ce­sa­rios pa­ra la piel cuan­do ba­jan las tem­pe­ra­tu­ras, y có­mo afec­ta al ros­tro el frío in­ver­nal.

Esthetic World - - Sumario - PILAR MEMBRIVE VILAS Es­pe­cia­lis­ta en tra­ta­mien­tos NATURELLE - Es­té­ti­ca y Bie­nes­tar C/ Mu­ri­llo 17, Am­pos­ta (Ta­rra­go­na) 629 709 947 | @na­tu­re­llees­te­ti­ca

con la lle­ga­da del in­vierno la piel se re­sien­te y hay que de­di­car­le un cui­da­do es­pe­cial, so­bre to­do las zo­nas más sen­si­bles y que es­tán cons­tan­te­men­te ex­pues­tas al frío, co­mo las ma­nos y los labios. Pa­ra que es­ta es­ta­ción no nos pa­se fac­tu­ra y nues­tras clien­tas pue­dan se­guir lu­cien­do una piel radiante en in­vierno, es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta una se­rie de con­si­de­ra­cio­nes y con­se­jos pa­ra co­no­cer qué cui­da­dos son ne­ce­sa­rios.

Lim­pie­za de la piel con agua ti­bia

Los ba­ños y las du­chas con agua ca­lien­te son muy pla­cen­te­ros en es­ta épo­ca, pe­ro no son los más ade­cua­dos pa­ra cui­dar la piel. Es im­por­tan­te la­var­la con agua ti­bia por­que así, ade­más de hi­dra­tar­la, man­tie­ne su gra­sa na­tu­ral.

Pa­ra la lim­pie­za fa­cial el uso de leches lim­pia­do­ras con ac­ti­vos cal­man­tes, co­mo la man­za­ni­lla, por ejem­plo, son idea­les ya que eli­mi­nan de mo­do efi­caz el ma­qui­lla­je y las im­pu­re­zas al mis­mo tiem­po que hi­dra­tan in­ten­sa­men­te y res­pe­tan el equi­li­brio fi­sio­ló­gi­co de la piel.

Pos­te­rior­men­te hay que apli­car un tó­ni­co pa­ra eli­mi­nar las im­pu­re­zas re­si­dua­les y des­con­ges­tio­nar la piel, de­ján­do­la fres­ca, li­sa y sua­ve. Es im­por­tan­te que no in­clu­ya al­cohol en su com­po­si­ción pa­ra res­pe­tar al má­xi­mo el ph y evi­tar la des­hi­dra­ta­ción.

Pa­ra la­var el cuer­po, los ge­les de du­cha con urea (mí­ni­mo del 10%) son idea­les ya que apor­tan una hi­dra­ta­ción in­me­dia­ta y per­mi­ten re­cu­pe­rar la sua­vi­dad e hi­dra­ta­ción de la piel.

Ex­fo­lia­ción ros­tro y cuer­po

Las ex­fo­lia­cio­nes se­ma­na­les del ros­tro son una bue­na op­ción du­ran­te to­do el año, ya que con­si­guen eli­mi­nar cé­lu­las muer­tas y apor­tan ma­yor lu­mi­no­si­dad al ros­tro. En in­vierno es acon­se­ja­ble usar ex­fo­lian­tes sua­ves con par­tí­cu­las fi­nas, so­bre to­do pa­ra pie­les sen­si­bles.

No hay que ol­vi­dar­se de la fina piel de los labios, que se vuel­ve se­ca y agrie­ta­da du­ran­te el in­vierno. Una bue­na so­lu­ción son los ex­fo­lian­tes es­pe­cí­fi­cos pa­ra ellos que eli­mi­nan las cé­lu­las muer­tas de­ján­do­los más sua­ves, re­lle­nos y en me­jo­res con­di­cio­nes.

Pa­ra el cuer­po no es tan im­por­tan­te ele­gir una tex­tu­ra (gel, cre­ma, acei­tes, etc.), co­mo co­no­cer qué pro­duc­to es más ade­cua­do pa­ra ca­da zo­na cor­po­ral. En co­dos y ro­di­llas po­de­mos apli­car ex­fo­lian­tes más ener­gé­ti­cos, sin em­bar­go en zo­nas don­de la piel es más de­li­ca­da, co­mo en se­nos, ca­ra in­ter­na de pier­nas y bra­zos o es­co­te, es re­co­men­da­ble que sean más sua­ves. Una bue­na op­ción a la ho­ra de apli­car­los es em­pe­zar por los pies e ir su­bien­do rea­li­zan­do círcu­los as­cen­den­tes pa­ra ac­ti­var así la cir­cu­la­ción.

Mas­ca­ri­llas

Un tra­ta­mien­to fá­cil, có­mo­do y efec­ti­vo son las mas­ca­ri­llas. Con su uso se apre­cia­rá una me­jo­ría del cu­tis de for­ma rá­pi­da, apor­tan­do lu­mi­no­si­dad, sua­vi­dad y un efec­to vi­si­ble in­me­dia­to y du­ra­de­ro. Se pue­den apli­car va­rias ve­ces du­ran­te la se­ma­na, se­gún la ne­ce­si­dad de la piel, en zo­nas co­mo ros­tro, cue­llo y es­co­te.

Ge­ne­ral­men­te tie­nen una ac­ción hi­dra­tan­te, nu­tri­ti­va, re­vi­ta­li­zan­te,

e in­ten­si­va y pre­vie­nen el en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro de la piel gra­cias a las pro­pie­da­des an­ti­oxi­dan­tes. Los prin­ci­pios ac­ti­vos más re­co­men­da­bles son: Áci­do hia­lu­ró­ni­co: al­ta­men­te hi­dra­tan­te y re­es­truc­tu­ran­te. ADN: emo­lien­te y re­ge­ne­ra­do­rin­ten­si­vo. Vi­ta­mi­nas C y E: me­jo­ran la elas­ti­ci­dad cu­tá­nea.

Una bue­na hi­dra­ta­ción

Des­pués de la lim­pie­za y/o ex­fo­lia­ción es im­por­tan­te hi­dra­tar la piel. Igual que los ge­les de ba­ño, tam­bién dis­po­ne­mos de cre­mas cor­po­ra­les con urea (mí­ni­mo del 10%) que per­mi­ten hi­dra­tar­la a buen pre­cio. La urea re­du­ce la pér­di­da de agua y ayu­da a man­te­ner en ni­ve­les óp­ti­mos la hi­dra­ta­ción. Tam­bién pro­mue­ve la re­no­va­ción ce­lu­lar y la des­ca­ma­ción na­tu­ral. A ma­yor con­cen­tra­ción su ac­ción se po­ten­cia, con­si­guien­do una ex­fo­lia­ción hi­dra­tan­te. En el mercado tam­bién en­con­tra­mos cre­mas cor­po­ra­les que, ade­más de hi­dra­ta­ción, apor­tan un efec­to re­ju­ve­ne­ce­dor y re­mo­de­la­dor, re­afir­man y re­de­fi­nen pro­gre­si­va­men­te la si­lue­ta es­ti­mu­lan­do la re­ge­ne­ra­ción ce­lu­lar y to­ni­fi­can­do los te­ji­dos. Es­tas cre­mas son idea­les pa­ra cual­quier par­te del cuer­po sien­do muy re­co­men­da­bles en zo­nas de­li­ca­das co­mo pe­chos o bra­zos ya que pre­vie­nen y me­jo­ran la fla­ci­dez.

Los prin­ci­pa­les prin­ci­pios ac­ti­vos que las com­po­nen son: Ex­trac­to de cé­lu­las ma­dre ve­ge­ta­les: ri­co en fi­to­nu­trien­tes y pro­teí­nas, po­seen pro­pie­da­des re­ge­ne­ra­do­ras, re­pa­ra­do­ras y ayu­dan a com­ba­tir las arru­gas pro­fun­das, mej ran­do la ca­li­dad y la tex­tu­ra de la piel. DMAE: pro­mue­ve la sín­te­sis de co­lá­geno, pro­por­cio­nan­do una ac­ción rea­fir­man­te y an­ti­oxi­dan­te. Ex­trac­to de ro­me­ro: me­jo­ra la mi­cro­cir­cu­la­ción de la piel, fa­vo­re­cien­do el dre­na­je y un con­se­cuen­te efec­to an­ti­ce­lu­lí­ti­co.

Las zo­nas más de­li­ca­das

Una de las par­tes del cuer­po que se ve más afec­ta­da por el frío son las ma­nos. Es im­por­tan­te man­te­ner un es­ta­do óp­ti­mo de hi­dra­ta­ción apli­can­do re­pe­ti­da­men­te cre­ma du­ran­te el día y usar guan­tes al sa­lir a la ca­lle.

Pa­ra los labios una cre­ma con efec­to re­lleno a ba­se de cé­lu­las ma­dre y áci­do hia­lu­ró­ni­co ayu­da­rá a co­rre­gir las arru­gas más pro­fun­das, re­for­zar la estructura de sos­tén de la piel y apor­tar la hi­dra­ta­ción ne­ce­sa­ria.

En ros­tro, cue­llo y es­co­te se acon­se­jan se­rums, cre­mas y con­torno de ojos que con­se­gui­rán com­ba­tir la ra­len­ti­za­ción de la re­ge­ne­ra­ción ce­lu­lar, for­ta­le­cien­do la estructura

del te­ji­do cu­tá­neo, me­jo­ran­do la ca­li­dad y la tex­tu­ra de la piel.

Pro­tec­ción so­lar tam­bién en in­vierno

Son mu­chas las per­so­nas que creen que los pro­tec­to­res so­la­res so­lo de­ben usar­se en ve­rano. Sin em­bar­go, aun­que el día es­té nu­bla­do los ra­yos del sol si­guen afec­tan­do a la piel y su efec­to si­gue sien­do el mis­mo, pu­dien­do pro­vo­car la apa­ri­ción de man­chas, arru­gas y le­sio­nes en la piel.

Las cre­mas so­la­res con pro­tec­cio­nes muy al­tas, co­mo SPF 50+, con un am­plio es­pec­tro fren­te a la ra­dia­ción UVA y UVB, y que in­cor­po­ren va­rios ti­pos de fil­tros so­la­res pa­ra que reali­cen un efec­to ba­rre­ra de los ra­yos UV, son per­fec­tas pa­ra usar­las a dia­rio y ase­gu­rar la pro­tec­ción de la piel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.