Tra­ta­mien­to Naqua

Tra­ta­mien­to efec­ti­vo vi­ta­li­zan­te y de pre­ven­ción de pig­men­ta­cio­nes en la piel.

Esthetic World - - Sumario - NAQUA www.naqua.es @na­quasdl

fren­te a una piel des­nu­tri­da y pro­pen­sa a pig­men­ta­cio­nes, los La­bo­ra­to­rios NAQUA han desa­rro­lla­do el tra­ta­mien­to Adn-de­fen­se. Un tra­ta­mien­to con pro­duc­tos es­pe­cia­les pa­ra pie­les que pre­ci­sen una vi­ta­li­dad pro­fun­da y una pre­ven­ción fren­te a man­chas y pig­men­ta­cio­nes. To­da la lí­nea de pro­duc­tos NAQUA es­tán for­mu­la­dos con Hy­dro Light, su in­gre­dien­te ac­ti­vo. Se tra­ta de un agua tra­ta­da a ni­vel nu­clear ca­paz de desa­rro­llar el cre­ci­mien­to de las cé­lu­las y cui­dar su ADN, per­mi­tien­do el re­tra­so del en­ve­je­ci­mien­to y ofre­cer una piel per­fec­ta, cui­da­da des­de el in­te­rior.

Adn-de­fen­se es un tra­ta­mien­to de uso dia­rio. Efec­ti­vo y efi­caz pa­ra re­du­cir man­chas y pre­ve­nir el fo­to­en­ve­je­ci­mien­to, ade­más es ap­to pa­ra cual­quier ti­po de piel, in­clu­so pa­ra la piel sen­si­ble de las em­ba­ra­za­das y pa­ra zo­nas ex­pues­tas a en­ve­je­ci­mien­to pre­coz co­mo los dé­co­lle­tés.

Con su uso ha­bi­tual, ce­sa­rá la apa­ri­ción de nue­vas pig­men­ta­cio­nes cau­sa­das por el es­trés oxi­da­ti­vo, y el tono de la piel se­rá ho­mo­gé­neo gra­cias a su efec­to cla­ri­fi­can­te. La com­bi­na­ción de los cua­tro pro­duc­tos del tra­ta­mien­to ha­ce que el re­sul­ta­do sea al­ta­men­te nu­tri­ti­vo y re­no­va­dor. ¡La piel go­za­rá fi­nal­men­te de una evi­den­te fir­me­za y vi­ta­li­dad na­tu­ral que la ha­rá más be­lla y radiante!

El pack Adn-de­fen­se

El tra­ta­mien­to se pre­sen­ta en un Pack ADN - De­fen­se y con­tie­ne: Q 89 Gel Re­ge­ne­ra­dor co­mo re­gu­la­dor del ph y de la se­cre­ción cu­tá­nea, ac­ti­va­dor de la ab­sor­ción de in­gre­dien­tes ac­ti­vos. Q 552 Se­rum Per­fect To­ne pa­ra to­ni­fi­car y re­du­cir man­chas, pre­ve­nir pig­men­ta­cio­nes y com­ba­tir el en­ve­je­ci­mien­to con sus an­ti­oxi­dan­tes. Q 54V Cre­ma Vi­ta­li­zan­te AHA pa­ra eli­mi­nar cé­lu­las muer­tas, dis­mi­nuir arru­gas, apor­tar vi­ta­li­dad y me­jo­rar la ca­li­dad de la piel. Re­tra­sa­rá el en­ve­je­ci­mien­to y es muy in­di­ca­da tras tra­ta­mien­tos post lá­ser. Q 88 Se­rum Con­torno de Ojos pa­ra re­du­cir arru­gas, des­con­ges­tio­nar bol­sas y oje­ras. Pro­por­cio­na hi­dra­ta­ción y fres­cu­ra en la zo­na ocu­lar.

La apli­ca­ción con­ti­nua­da de es­te tra­ta­mien­to es ideal pa­ra to­das las es­ta­cio­nes del año. Sus efec­tos son vi­si­bles ya des­de los pri­me­ros días de apli­ca­ción. Los re­sul­ta­dos: una piel vi­tal, nu­tri­da, lu­mi­no­sa y per­fec­ta du­ran­te to­do el año.

El tra­ta­mien­to Adn-de­fen­se pue­de acom­pa­ñar­se ca­da ma­ña­na, con al­gu­nas go­tas de la vi­ta­mi­na Q20 Se­rum Cell-an­ti­ox en ca­ra y es­co­te. Con sus agen­tes an­ti­oxi­dan­tes y áci­dos fe­rú­li­co y as­cór­bi­co se in­ten­si­fi­ca­rá to­da­vía más el efec­to del tra­ta­mien­to Adn-de­fen­se de pre­ven­ción de pig­men­ta­cio­nes y de uni­for­mi­dad to­tal del tono de la piel.

Acei­tes na­tu­ra­les ve­ge­ta­les: el acei­te de sé­sa­mo, acei­te de ma­ca­da­mia, acei­te de se­mi­lla de hi­bis­co o acei­te de chía tie­nen pro­pie­da­des re­pa­ra­do­ras, pro­tec­to­ras y re­ge­ne­ra­do­ras. Son muy nu­tri­ti­vos y con­tie­nen áci­dos gra­sos esen­cia­les. Por ejem­plo, el acei­te de chía es una de las fuen­tes ve­ge­ta­les más ri­cas de áci­dos gra­sos ome­ga 3. Vi­ta­mi­nas B3 y B5: el com­ple­jo de vi­ta­mi­nas del gru­po B es ex­tre­ma­da­men­te im­por­tan­te pa­ra la sa­lud de la piel. Su de­fi­cien­cia pue­de pro­du­cir, en­tre otras co­sas, se­que­dad y grie­tas. La vi­ta­mi­na B3 (tam­bién lla­ma­da nia­ci­na­mi­da o vi­ta­mi­na PP) ayu­da a au­men­tar la re­sis­ten­cia de la ba­rre­ra de la piel an­te los agen­tes des­truc­to­res, co­mo detergentes y agre­so­res am­bien­ta­les. Tam­bién tie­ne efec­tos po­si­ti­vos en el en­ro­je­ci­mien­to y la se­que­dad en pa­cien­tes que su­fren de ro­sá­cea. Y ya hay es­tu­dios so­bre su ac­ti­vi­dad me­jo­ran­do la piel hi­per­pig­men­ta­da. Por otro la­do la vi­ta­mi­na B5 (o áci­do pan­to­té­ni­co) es un co­fac­tor de la bio­sín­te­sis de la ba­rre­ra de la ca­pa li­pí­di­ca. Es de­cir, au­men­ta la sín­te­sis de lí­pi­dos cu­tá­neos con lo que me­jo­ra tam­bién la ba­rre­ra cu­tá­nea y es­to es be­ne­fi­cio­so pa­ra la piel da­ña­da y la cu­ra­ción de he­ri­das. Am­bas vi­ta­mi­nas son es­ta­bles y pe­ne­tran muy bien en la piel. Ade­más tie­nen una al­ta to­le­ran­cia, con lo que son per­fec­tas pa­ra uti­li­zar­las pa­ra evi­tar eri­te­mas, cal­mar la piel, me­jo­rar su elas­ti­ci­dad, dis­mi­nuir su irri­ta­ción. Te­pre­no­na: es­te in­gre­dien­te ac­ti­vo va muy bien pa­ra cal­mar las pie­les hi­per­sen­si­bles. Ayu­da a com­ba­tir el es­trés me­dioam­bien­tal, me­jo­ra la ba­rre­ra li­pí­di­ca de la piel y re­du­ce el es­co­zor y la irri­ta­ción de for­ma vi­si­ble. Es ex­ce­len­te pa­ra la pre­ven­ción y re­duc­ción de la hi­per­sen­si­bi­li­dad de la piel, y pre­vie­ne y tra­ta el eri­te­ma. Vi­ta­mi­na K2: ayu­da a for­ta­le­cer las pa­re­des de los ca­pi­la­res en la zo­na afec­ta­da. Vi­ta­mi­na E pu­ra (to­co­fe­rol ace­ta­to): con ac­ción emo­lien­te, hi­dra­tan­te y pro­tec­to­ra que fa­vo­re­ce la fun­ción ba­rre­ra, cal­ma el pi­cor. Es útil en los ca­sos de piel se­ca, en­ro­je­ci­da o agrie­ta­da a cau­sa de agen­tes ex­ter­nos (co­mo el frío, sus­tan­cias quí­mi­cas o detergentes agre­si­vos). Ideal pa­ra pie­les sen­si­bles, in­to­le­ran­tes o su­je­tas a aler­gia. Crea un film pro­tec­tor per­sis­ten­te y ho­mo­gé­neo. Ce­ra­mi­das: son lí­pi­dos con un im­por­tan­te pa­pel en la estructura de la piel y me­jo­rar su ba­rre­ra li­pí­di­ca. Pa­ra te­ner una ma­yor hi­dra­ta­ción y fle­xi­bi­li­dad en la piel, son úti­les en in­vierno y en pie­les muy se­cas. Se pre­sen­tan en cre­mas, bál­sa­mos y un­güen­tos y tam­bién co­mo su­ple­men­to nu­tri­cio­nal.

Tra­ta­mien­to far­ma­co­ló­gi­co

Con pres­crip­ción der­ma­to­ló­gi­ca los ec­ze­mas se pue­den tra­tar con es­te­roi­des tó­pi­cos (no de­ben usar­se de for­ma con­ti­nua y pro­lon­ga­da, ya que el so­bre­uso de es­te­roi­des pue­de cau­sar reac­cio­nes ad­ver­sas se­cun­da­rias), an­ti­his­ta­mi­ni­cos y an­ti­bió­ti­cos (es­tos úl­ti­mos so­lo ne­ce­sa­rios en los ec­ze­mas so­bre­in­fec­ta­dos) y nue­vos in­mu­no­mo­du­la­do­res (pi­me­cro­li­mus y ta­cro­li­mus).

La bio­es­ti­mu­la­ción lu­mí­ni­ca

Co­mo tra­ta­mien­to en ca­bi­na en­con­tra­mos la bio­es­ti­mu­la­ción lu­mí­ni­ca, la luz cu­ra­ti­va. Sus efec­tos son nu­me­ro­sos: do­ta a la piel de una de­fen­sa na­tu­ral fren­te a los ra­yos ul­tra­vio­le­tas y pro­por­cio­na un fac­tor de pro­tec­ción, pro­du­ce una no­ta­ble me­jo­ría en la tex­tu­ra de la piel, en las arru­gas fi­nas, en la sua­vi­dad, en la fir­me­za, en la in­fla­ma­ción (re­du­ce la res­pues­ta in­fla­ma­to­ria), en la pig­men­ta­ción, ade­más de que po­ten­cia el sis­te­ma in­mu­ne. Es­to ha­ce que tam­bién sea un tra­ta­mien­to muy útil pa­ra es­tas in­di­ca­cio­nes.

Su­ple­men­tos nu­tri­cio­na­les

En la con­sul­ta tam­bién se pue­de plan­tear el abor­da­je con ayu­da mi­cro­nu­tri­cio­nal con su­ple­men­tos ti­po: Acei­te de prí­mu­la: útil en tras­tor­nos de la piel y del pe­lo, co­mo ec­ze­ma, pso­ria­sis, ac­né y alo­pe­cia, in­hi­be la for­ma­ción de sus­tan­cias in­fla­ma­to­rias. Zinc: es un agen­te an­ti­in­fla­ma­to­rio y an­ti­oxi­dan­te. Las en­zi­mas SOD (con co­bre y zinc) es­tán en

la pri­me­ra lí­nea de de­fen­sa de la de­to­xi­fi­ca­ción de pro­duc­tos re­sul­tan­tes del es­trés oxi­da­ti­vo. El zinc dis­mi­nu­ye la pro­duc­ción de ci­to­qui­nas proin­fla­ma­to­rias y la pro­duc­ción de mar­ca­do­res del es­trés oxi­da­ti­vo. Me­jo­ra con­di­cio­nes co­mo ac­né, ec­ze­mas, pro­ble­mas de prós­ta­ta, anore­xia ner­vio­sa, al­coho­lis­mo y pro­ble­mas re­la­cio­na­dos con la re­cu­pe­ra­ción de una ope­ra­ción. Ome­ga 3: se de­be re­co­men­dar a la po­bla­ción con­su­mir más pes­ca­do azul y su­ple­men­tar acei­te de pes­ca­do pu­ri­fi­ca­do y con­cen­tra­do en Ome­ga 3 EPA y DHA des­de la in­fan­cia has­ta la ve­jez es po­si­ble­men­te la me­di­da nu­tri­cio­nal con un im­pac­to más di­rec­to y po­si­ti­vo en nues­tra sa­lud. Y si nos pre­gun­ta­mos por qué tie­ne tan­tas apli­ca­cio­nes es­te nu­trien­te, po­dría­mos res­pon­der de una ma­ne­ra sen­ci­lla: por­que es el me­jor an­ti­in­fla­ma­to­rio na­tu­ral. Por ello es un com­po­nen­te cen­tral de cual­quier die­ta an­ti­in­fla­ma­to­ria.

Man­te­ner unos bue­nos há­bi­tos

Hay que te­ner en cuen­ta que los há­bi­tos ali­men­ta­rios y el es­ti­lo de vi­da in­flu­yen en la con­di­ción de la piel. A ve­ces son el ori­gen de un in­tes­tino permea­ble que per­mi­te el pa­so de to­xi­nas, mi­cro­bios y par­tí­cu­las de co­mi­da sin di­ge­rir, en­tre otros, y que pue­den oca­sio­nar sín­to­mas de in­fla­ma­ción en otros lu­ga­res del cuer­po, pu­dien­do es­tar re­la­cio­na­do con pa­to­lo­gías cró­ni­cas y di­fe­ren­tes pro­ble­mas en la piel co­mo ec­ze­ma, ur­ti­ca­ria, ac­né o ro­sá­cea.

En es­te ca­so, po­dría­mos acon­se­jar la su­ple­men­ta­ción con com­pues­tos co­mo la glu­ta­mi­na, un aminoácido li­bre que par­ti­ci­pa en múl­ti­ples fun­cio­nes del or­ga­nis­mo, co­mo por ejem­plo, en el man­te­ni­mien­to de la in­te­gri­dad de la pa­red in­tes­ti­nal pa­ra li­mi­tar la hi­per­per­mea­bi­li­dad in­tes­ti­nal y los sig­nos clí­ni­cos aso­cia­dos.

Tam­bién los pro­bió­ti­cos (lac­to­ba­ci­los, bi­fi­do­bac­te­rias etc.), con efec­tos po­si­ti­vos en el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio y re­duc­ción de la in­fla­ma­ción, son una bue­na re­fe­ren­cia pa­ra el equi­li­brio de la mi­cro­bio­ta in­tes­ti­nal y abor­da­je de pa­to­lo­gías más com­ple­jas.

Alér­ge­nos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.