Plan de­tox

¿Có­mo con­se­guir una de­to­xi­fi­ca­ción ce­lu­lar efec­ti­va? Te da­mos las cla­ves pa­ra lo­grar­lo y com­ple­men­tar los tra­ta­mien­tos re­duc­to­res y de re­mo­de­la­ción cor­po­ral.

Esthetic World - - Sumario -

la de­to­xi­fi­ca­ción con­sis­te en eli­mi­nar del cuer­po los ele­men­tos no­ci­vos. Es­tos ele­men­tos tó­xi­cos pue­den ser pro­teí­nas des­na­tu­ra­li­za­das, que ya no son fun­cio­na­les, o to­xi­nas pro­du­ci­das na­tu­ral­men­te por el cuer­po. En pa­ra­le­lo, la piel tam­bién es­tá ex­pues­ta a los ele­men­tos am­bien­ta­les tó­xi­cos, ta­les co­mo la con­ta­mi­na­ción, el hu­mo del ta­ba­co y cier­tos ali­men­tos y be­bi­das que con­su­mi­mos dia­ria­men­te.

Nues­tras cé­lu­las dis­po­nen de un sis­te­ma de re­pa­ra­ción y eli­mi­na­ción efi­ca­ces pa­ra lu­char con­tra los efec­tos de es­tos ele­men­tos no­ci­vos. Sin em­bar­go, cuan­do es­tos sis­te­mas es­tán sa­tu­ra­dos, los ele­men­tos tó­xi­cos ter­mi­nan sien­do al­ma­ce­na­dos en las cé­lu­las, lo que de­bi­li­ta nues­tro sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co. El cuer­po y, por tan­to, el me­ta­bo­lis­mo cu­tá­neo, ex­pe­ri­men­tan una es­ca­sez de ener­gía y se vuel­ven ca­da vez más vul­ne­ra­bles a las agre­sio­nes y al en­ve­je­ci­mien­to.

Dos en­fo­ques nos per­mi­ten pu­ri­fi­car nues­tra piel y eli­mi­nar las to­xi­nas: por una par­te, la pro­tec­ción y el for­ta­le­ci­mien­to de los sis­te­mas ce­lu­la­res que par­ti­ci­pan en nues­tros me­ca­nis­mos de de­to­xi­fi­ca­ción y, por el otro, el au­men­to del ni­vel de la ener­gía ce­lu­lar pa­ra me­jo­rar su efi­ca­cia.

Adop­tar unos bue­nos há­bi­tos, la cla­ve del éxi­to

Lo pri­me­ro que ha­bría que ad­ver­tir es que pa­ra con­se­guir un ob­je­ti­vo de be­lle­za, no val­drá so­lo con co­mer fru­ta nor­mal­men­te. No exis­te nin­gu­na fru­ta má­gi­ca que por co­mer­la en gran­des can­ti­da­des nos so­lu­cio­ne la vi­da por sí so­la, pues to­do se con­si­gue con una si­ner­gia de ac­cio­nes. Pa­ra con­se­guir ob­je­ti­vos de be­lle­za ha­rá fal­ta una com­bi­na­ción de há­bi­tos, don­de ca­si siem­pre se­rá ne­ce­sa­ria una dis­mi­nu­ción del con­su­mo de al­cohol, el azú­car, el tri­go, to­dos los re­fres­cos, fri­tos, pi­can­tes y ali­men­tos pro­ce­sa­dos de pre­pa­ra­ción rá­pi­da. Se re­co­mien­da se­guir una die­ta an­ti­in­fla­ma­to­ria pa­ra la piel y pa­ra re­du­cir vo­lu­men que sig­ni­fi­ca no só­lo per­der la grasa acumulada, sino tam­bién eli­mi­nar lí­qui­dos acu­mu­la­dos y las to­xi­nas que se han al­ma­ce­na­do en el cuer­po.

Por tan­to se re­co­mien­da rea­li­zar 5 co­mi­das al día, con mu­cho lí­qui­do; con­su­mir mu­cha fru­ta, pe­ro tam­bién ver­du­ras y hor­ta­li­zas, in­fu­sio­nes y agua (2 li­tros al día), y res­trin­gir el con­su­mo de gra­sas, ha­ri­nas re­fi­na­das y sal.

Así po­de­mos rea­li­zar una de­to­xi­fi­ca­ción ce­lu­lar efec­ti­va que nos pro­te­ja de la can­ti­dad de mo­lé­cu­las quí­mi­cas no­ci­vas con las que en­tra­mos en con­tac­to dia­ria­men­te. Es­to es re­co­men­da­ble pa­ra cual­quier per­so­na, in­clui­das per­so­nas sa­nas y las que desean ha­cer pre­ven­ción. El me­jor mo­men­to es en pri­ma­ve­ra, oto­ño y des­pués de ex­ce­sos ali­men­ta­rios.

Ac­ti­vos de­pu­ra­ti­vos

Hay una se­rie de ac­ti­vos que por su ayu­da real en te­ra­pias de­pu­ra­ti­vas per­mi­ten des­car­gar el cuer­po de las to­xi­nas acu­mu­la­das por una ali­men­ta­ción des­equi­li­bra­da y po­co sa­lu­da­ble, al­gu­nos de ellos son los si­guien­tes.

Man­go afri­cano

Tie­ne la ca­pa­ci­dad de in­hi­bir la pro­duc­ción de grasa me­dian­te de­ter­mi­na­dos efec­tos so­bre cier­tas en­zi­mas que re­gu­lan el

me­ta­bo­lis­mo. Tam­bién re­du­ce la ab­sor­ción de car­bohi­dra­tos in­hi­bien­do la en­zi­ma ami­la­sa.

Té ver­de

Aumenta la ter­mo­gé­ne­sis y que­ma de gra­sas. Con­tie­ne apro­xi­ma­da­men­te el 7% de ca­feí­na que es un ex­ce­len­te diu­ré­ti­co, po­see un mar­ca­do efec­to li­po­lí­ti­co y ayu­da a re­du­cir el nú­me­ro de adi­po­ci­tos.

Ca­fé ver­de

El áci­do clo­ro­gé­ni­co del ca­fé ver­de tie­ne un efec­to “que­ma­dor de gra­sas” que po­co a po­co se va ha­cien­do más po­pu­lar pa­ra la lu­cha con­tra la ce­lu­li­tis y la grasa lo­ca­li­za­da. Ade­más dis­mi­nu­ye la ab­sor­ción de azú­ca­res y ace­le­ra la com­bus­tión de las gra­sas.

L-car­ni­ti­na

Ayu­da a mo­ver los áci­dos gra­sos has­ta la mi­to­con­dria de la cé­lu­la pa­ra que la grasa se use co­mo com­bus­ti­ble.

Al­ca­cho­fa

Las sus­tan­cias amar­gas con­te­ni­das en la al­ca­cho­fa (cy­na­rin) es­ti­mu­lan los pro­ce­sos di­ges­ti­vos y me­ta­bó­li­cos y ac­ti­van la fun­ción del pán­creas, de la ve­sí­cu­la bi­liar y del hí­ga­do. La al­ca­cho­fa es­tá con­si­de­ra­da uno de los me­jo­res dre­na­do­res he­pá­ti­cos, y fa­vo­re­ce tam­bién la re­duc­ción del co­les­te­rol.

Dien­te de león

Es una plan­ta de­pu­ra­ti­va in­di­ca­da pa­ra pu­ri­fi­car el or­ga­nis­mo de ele­men­tos tó­xi­cos. Ac­túa so­bre el hí­ga­do, ri­ñón y ve­sí­cu­la bi­liar y, gra­cias a su efec­to diu­ré­ti­co, ayu­da a evi­tar la apa­ri­ción de pie­dras en el ri­ñón. Es un tó­ni­co di­ges­ti­vo con­tra el es­tre­ñi­mien­to.

Car­do ma­riano

El in­gre­dien­te ac­ti­vo del car­do ma­riano se co­no­ce co­mo si­li­ma­ri­na, un com­pues­to quí­mi­co ex­traí­do de las se­mi­llas. Ayu­da a re­du­cir los ni­ve­les de co­les­te­rol, me­jo­ra los ni­ve­les de azú­car y es un po­ten­te an­ti­oxi­dan­te. La si­li­ma­ri­na a su vez in­cre­men­ta la ca­pa­ci­dad del hí­ga­do pa­ra re­ge­ne­rar­se, a tra­vés de la pro­duc­ción de nue­vas cé­lu­las sa­nas, y me­jo­ra la ca­pa­ci­dad de eli­mi­nar to­xi­nas del or­ga­nis­mo. Se ha vis­to que co­mo efec­to se­cun­da­rio tam­bién con­tri­bu­ye a la pér­di­da de pe­so ya que el or­ga­nis­mo tien­de a for­mar ma­yor can­ti­dad de te­ji­do adi­po­so pa­ra tra­tar de al­ma­ce­nar el ex­ce­so de tó­xi­cos li­po­so­lu­bles.

Ami­noa­zu­fra­dos y co­fac­to­res pa­ra ac­ti­var la de­to­xi­fi­ca­ción he­pá­ti­ca

La me­tio­ni­na, tau­ri­na o glu­ta­tion, en­tre otros, es­tán re­co­men­da­dos cuan­do se quie­ra me­jo­rar la ac­ti­vi­dad en las vías de de­to­xi­fi­ca­ción he­pá­ti­ca (CIT.P450), co­mo par­te de curas de de­to­xi­fi­ca­ción es­ta­cio­na­les o des­pués de ex­ce­sos ali­men­ta­rios y siem­pre que se sos­pe­che de fun­cio­nes me­ta­bó­li­cas he­pá­ti­cas vul­ne­ra­bles o frá­gi­les.

Rá­bano ne­gro, bar­da­na y ro­me­ro

Re­co­men­da­dos en curas de de­to­xi­fi­ca­ción glo­bal, pa­ra me­jo­rar el fun­cio­na­mien­to he­pa­to-bi­lio-pan­creá­ti­co, pa­ra fa­vo­re­cer la eli­mi­na­ción de tó­xi­cos, to­xi­nas, cálcu­los bi­lia­res y re­na­les (coad­yu­van­te), y pa­ra des­con­ges­tio­nar las vías ge­ni­tou­ri­na­rias.

Cru­cí­fe­ras

La col, las co­les de Bru­se­las, la ber­za, el na­bo y el be­rro con­tie­nen sus­tan­cias lla­ma­das glu­co­si­no­la­tos que se­gún re­cien­tes es­tu­dios mé­di­cos ayu­dan a pre­ser­var el bie­nes­tar de las cé­lu­las y del sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar. Las cru­cí­fe­ras pro­mue­ven la ac­ti­vi­dad de las en­zi­mas im­pli­ca­das en la de­to­xi­fi­ca­ción y que per­mi­ten al cuer­po eli­mi­nar las to­xi­nas peligrosas.

Ac­ción es­pe­cí­fi­ca de la piel

Si el ob­je­ti­vo de la de­pu­ra­ción es me­jo­rar el es­ta­do de la piel, los si­guien­tes ac­ti­vos tie­nen un efec­to es­pe­cí­fi­co so­bre ella: Ex­trac­to de co­la de ca­ba­llo: es­ti­mu­la la for­ma­ción de co­lá­geno, re­du­ce la pro­fun­di­dad de las arrugas y cie­rra los po­ros. Tam­bién es­ti­ra y to­ni­fi­ca la piel res­tau­ran­do la elas­ti­ci­dad y pro­te­gién­do­la de los ra­di­ca­les li­bres gra­cias a sus an­ti­oxi­dan­tes. Ma­nu­ro­na­to de me­til­si­la­nol (al­gi­sium C): de­ri­va­do or­gá­ni­co de al­gas ma­ri­nas que evi­ta el de­te­rio­ro del co­lá­geno y la elas­ti­na, las pro­teí­nas que apor­tan fir­me­za a la piel. Ex­trac­to de ho­ja de ca­me­llia: con­tie­ne po­li­fe­no­les EGCG que po­seen im­por­tan­tes pro­pie­da­des an­ti­oxi­dan­tes; es an­ti­in­fla­ma­to­rio y me­jo­ra la ca­li­dad y la can­ti­dad de co­lá­geno, de­vol­vien­do a la piel to­da su elas­ti­ci­dad y fir­me­za. Ex­trac­to de raíz de ga­yu­ba: es­ta ba­ya ro­ja co­mes­ti­ble con­tie­ne ar­bu­ti­na, una sus­tan­cia na­tu­ral que eli­mi­na las man­chas de la piel. Ex­trac­to de raíz de jen­gi­bre: se ex­trae de una plan­ta de la fa­mi­lia de las zin­gi­be­ra­cae que, apli­ca­da so­bre la piel, pre­sen­ta pro­pie­da­des an­ti­in­fla­ma­to­rias. Pép­ti­do ex­traí­do de las se­mi­llas de mo­rin­ga oleí­fe­ra: es­te ár­bol na­ti­vo del nor­te de la In­dia, y más co­mún­men­te co­no­ci­do co­mo el ár­bol de la vi­da en la me­di­ci­na ayur­vé­di­ca, po­see unas ex­tra­or­di­na­rias pro­pie­da­des far­ma­co­ló­gi­cas y nu­tri­ti­vas en to­das sus par­tes. Se ha uti­li­za­do du­ran­te mu­cho tiem­po pa­ra pu­ri­fi­car el agua. Ex­trac­to de mi­cro al­ga ver­de: la chlo­re­lla vul­ga­ris co­no­ci­da por re­for­zar las de­fen­sas na­tu­ra­les del or­ga­nis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.