El agra­vio del Co­rre­dor Me­di­te­rrá­neo

Europa Sur - - PORTADA - Al­ber­to Gri­mal­di

Du­ran­te la pre­sen­te dé­ca­da, ma­yo­ri­ta­ria­men­te go­ber­na­da por el PP de Ma­riano Ra­joy –ocu­pó La Mon­cloa del 20 de di­ciem­bre de 2011 al pri­me­ro de ju­nio de 2018–, dis­tin­tas vo­ces de las ins­ti­tu­cio­nes, la po­lí­ti­ca, el em­pre­sa­ria­do o el pe­rio­dis­mo de An­da­lu­cía han re­cla­ma­do una in­ver­sión más equi­li­bra­da te­rri­to­rial­men­te en la li­ci­ta­ción y eje­cu­ción de los co­rre­do­res fe­rro­via­rios en ge­ne­ral, y del Co­rre­dor Me­di­te­rrá­neo en par­ti­cu­lar.

No es que fal­ta­ran ra­zo­nes pa­ra la crí­ti­ca al Eje­cu­ti­vo Ra­joy. An­tes al con­tra­rio, so­bra­ban: la in­ver­sión en An­da­lu­cía ha si­do es­ca­sa e in­co­ne­xa, fren­te a una ma­si­va y co­nec­ta­da en­tre sí en Ca­ta­lu­ña y la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na.

Esas vo­ces de la vi­da ins­ti­tu­cio­nal y la so­cie­dad ci­vil vin­cu­la­ban, con ar­gu­men­tos, esa pla­ni­fi­ca­ción in­ver­so­ra con una mo­ti­va­ción po­lí­ti­ca, pues el PP no ha lo­gra­do go­ber­nar nun­ca en An­da­lu­cía des­de que se es­ta­ble­ció el au­to­go­bierno: diez le­gis­la­tu­ras de 1982 a 2018, más la preau­to­no­mía. Cua­ren­ta años com­ple­tos des­de 1978 has­ta hoy.

Ca­bía es­pe­rar, por tan­to, que un cam­bio de Go­bierno en la Ad­mi­nis­tra­ción ge­ne­ral del Es­ta­do, su­pu­sie­se un gi­ro en la po­lí­ti­ca res­pec­to a los co­rre­do­res fe­rro­via­rios en ge­ne­ral y del Me­di­te­rrá­neo en par­ti­cu­lar. Pe­ro es­tos pri­me­ros me­ses del Go­bierno de Pe­dro Sán­chez no son alen­ta­do­res, sino preo­cu­pan­tes. Y en al­gu­nos as­pec­tos va a peor.

El pre­si­den­te Sán­chez nom­bró mi­nis­tro de Fo­men­to a uno de sus más lea­les en la pe­lea in­ter­na que vi­vió pa­ra mo­rir y re­su­ci­tar co­mo lí­der del so­cia­lis­mo es­pa­ñol: Jo­sé Luis Ába­los. Va­len­ciano de To­rrent, don­de na­ció en 1959.

Y la li­ci­ta­ción si­gue el mis­mo rit­mo len­to y can­sino.

Ába­los, a su vez, ha nom­bra­do co­mo co­mi­sio­na­do del Go­bierno pa­ra el Co­rre­dor Me­di­te­rrá­neo al geó­gra­fo Jo­sep Vi­cent Boi­ra, va­len­ciano de Can­ya­me­lar, don­de na­ció en 1963. Boi­ra ha des­ta­ca­do en su tra­yec­to­ria pre­via al ac­ce­so a es­te car­go ins­ti­tu­cio­nal por ser crí­ti­co con el ra­mal in­te­rior –o cen­tral– del di­se­ño de­fi­ni­ti­vo de la Co­mi­sión Eu­ro­pea del Co­rre­dor Me­di­te­rrá­neo pa­ra la Red Tran­seu­ro­pea de Trans­por­te (Ten-T, por sus si­glas en in­glés).

Y es que ahí es don­de ra­di­ca el gran pro­ble­ma que An­da­lu­cía su­fre res­pec­to a es­ta red: el in­te­rés des­de otras co­mu­ni­da­des, sin­gu­lar­men­te la va­len­cia­na, por des­ha­cer la de­ci­sión de Bru­se­las, cuan­do anun­ció los co­rre­do­res de­fi­ni­ti­vos, de in­te­grar el has­ta en­ton­ces de­no­mi­na­do en Es­pa­ña Co­rre­dor Cen­tral en el Co­rre­dor Me­di­te­rrá­neo y, ade­más, en el Co­rre­dor Atlán­ti­co, en sus tra­mos en­tre Al­ge­ci­ras y Ma­drid.

Pe­ro ni el Go­bierno Ra­joy ni, por aho­ra, el de Sán­chez con­si­de­ra esa do­ble prio­ri­dad de co­mu­ni­car ade­cua­da­men­te por fe­rro­ca­rril el pri­mer puer­to de Es­pa­ña por mo­vi­mien­to to­tal de mer­can­cías y de con­te­ne­do­res con car­ga (Va­len­cia mue­ve más Teus, pe­ro me­nos con mer­can­cía y más va­cíos) con la ca­pi­tal y prin­ci­pal no­do lo­gís­ti­co del país.

Es­ta cues­tión se agra­va cuan­do, en un ac­to reivin­di­ca­ti­vo de la ne­ce­si­dad del Co­rre­dor Me­di­te­rrá­neo ce­le­bra­do el pa­sa­do 28 de sep­tiem­bre en Bar­ce­lo­na, y or­ga­ni­za­do por la Aso­cia­ción Va­len­cia­na de Em­pre­sa­rios (AVE), es el propio Mi­nis­te­rio de Fo­men­to de Ába­los, y no só­lo los pro­mo­to­res, quien pre­sen­ta el Co­rre­dor Me­di­te­rrá­neo en imágenes mu­ti­la­das, que bo­rran el tra­za­do com­ple­to, que tam­bién trans­cu­rre por el in­te­rior de Es­pa­ña y lo li­mi­tan al ra­mal li­to­ral y su dis­tri­bu­ción por An­da­lu­cía, pe­ro só­lo has­ta la al­tu­ra de An­te­que­ra y Gra­na­da, ol­vi­dan­do Cór­do­ba y Jaén. El tuit de Fo­men­to de ese mis­mo día que re­pro­du­ci­mos lo acre­di­ta sin lu­gar a la du­da.

Y se bo­rra, pre­ci­sa­men­te, la par­te de la Red Tran­seu­ro­pea de Trans­por­te que más pe­ren­to­ria es pa­ra An­da­lu­cía, co­mo ha re­cor­da­do in­fi­ni­dad de ve­ces la pre­si­den­ta de la Jun­ta, Su­sa­na Díaz: una com­pe­ti­ti­va co­mu­ni­ca­ción te­rres­tre des­de Al­ge­ci­ras ha­cia Ma­drid y la frontera fran­ce­sa.

Es pe­ren­to­ria por­que po­ten­cia­ría el Puer­to de Al­ge­ci­ras no ya co­mo el pri­me­ro de Es­pa­ña en trá­fi­cos to­ta­les, sino co­mo el prin­ci­pal puer­to pa­ra im­por­tar y ex­por­tar, con un efec­to que se ex­pan­di­ría por la red lo­gís­ti­ca que la Jun­ta de An­da­lu­cía tie­ne desa­rro­lla­da des­de ha­ce un de­ce­nio.

Ésa es la ba­ta­lla que Va­len­cia in-

El cam­bio de Go­bierno no ha mo­di­fi­ca­do el des­equi­li­brio en­tre las li­ci­ta­cio­nes y eje­cu­cio­nes en el co­rre­dor fe­rro­via­rio: se cen­tran en el ra­mal cos­te­ro en el Le­van­te y re­le­gan a An­da­lu­cía

ten­ta de to­dos los mo­dos po­si­bles que An­da­lu­cía, si no pier­da, tar­de tan­to en ga­nar­la que, co­mo en el de­sa­rro­llo in­dus­trial o en otros as­pec­tos eco­nó­mi­cos de las reali­dad an­da­lu­za, se abra una bre­cha in­sal­va­ble pa­ra com­pe­tir sin des­ven­ta­ja.

Y pa­ra con­se­guir­lo no se cen­tran só­lo en opa­car el ra­mal in­te­rior del Co­rre­dor Me­di­te­rrá­neo co­mo si el li­to­ral fue­se el úni­co, sino tam­bién abrien­do nue­vos de­ba­tes que ase­gu­ren que Va­len­cia ten­ga una po­si­ción pre­do­mi­nan­te en el trá­fi­co de im­por­ta­ción y ex­por­ta­ción.

Eso ex­pli­ca el in­te­rés por una co­ne­xión de Va­len­cia con el eje Can­tá­bri­co, a tra­vés de Te­ruel y Za­ra­go­za, que real­men­te es­tá en ma­las con­di­cio­nes, con el ar­gu­men­to de que el puer­to va­len­ciano es el prin­ci­pal del Me­di­te­rrá­neo, co­mo si Al­ge­ci­ras ni exis­tie­se o es­tu­vie­se en otro li­to­ral.

AU­TO­CRÍ­TI­CA

Pe­ro se­ría un error no ad­mi­tir que des­de An­da­lu­cía tam­po­co se ha es­ta­do a la al­tu­ra. La so­cie­dad ci­vil no se ha mo­vi­li­za­do co­mo en otras co­mu­ni­da­des, y cuan­do lo hi­zo fue con ini­cia­ti­vas va­len­cia­nas, ni se ha he­cho una reivin­di­ca­ción glo­bal que per­mi­ta el ob­je­ti­vo úl­ti­mo.

La que­ja ha es­ta­do cen­tra­da en la ne­ce­si­dad de aca­bar la mo­der­ni­za­ción del tra­za­do en­tre Al­ge­ci­ras y Bo­ba­di­lla, que por cier­to el úl­ti­mo Go­bierno de Ra­joy con­vir­tió en low cost: del pro­yec­to original de do­ble vía –allí don­de el im­pac­to am­bien­tal lo per­mi­te– y 1.300 mi­llo­nes de in­ver­sión, a una de una úni­ca pla­ta­for­ma con ter­cer hi­lo, con un des­em­bol­so de 350 mi­llo­nes.

Con el va­len­ciano Ába­los de mi­nis­tro, Fo­men­to bo­rra del ma­pa el ra­mal in­te­rior

Cen­trar só­lo en ese tra­mo ha des­en­fo­ca­do otros pro­ble­mas gra­ves que van a apa­re­cer e im­pe­di­rían esa co­ne­xión com­pe­ti­ti­va en­tre Al­ge­ci­ras y la frontera fran­ce­sa pa­san­do por Ma­drid.

Una, fun­da­men­tal, es la elec­tri­fi­ca­ción. La co­ne­xión Al­ge­ci­ra­sBo­ba­di­lla ten­drá co­rrien­te al­ter­na, pe­ro de Ma­drid a Ta­rra­go­na ha­brá co­rrien­te con­ti­nua. Es­pa­ña no cuen­ta con má­qui­nas bi­ten­sión, por lo que los pro­ble­mas por el cam­bio de lo­co­mo­to­ra se­gui­rán.

Tam­po­co es­tá bien re­suel­ta las co­ne­xio­nes ra­dia­les den­tro de An­da­lu­cía, lo que fre­na­ría tam­bién el desea­do de­sa­rro­llo lo­gís­ti­co ha­cia Cór­do­ba, Gra­na­da o Sevilla. Y son ta­reas que si An­da­lu­cía no abor­da, des­de la Ad­mi­nis­tra­ción pe­ro tam­bién des­de la so­cie­dad ci­vil, per­de­rá la op­ción de li­de­rar el co­mer­cio y la lo­gís­ti­ca des­de el Sur, des­de el Es­tre­cho de Gi­bral­tar.

Re­pro­duc­ción del tuit del Mi­nis­te­rio de Fo­men­to del 28 de sep­tiem­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.