De­te­ni­dos los lí­de­res de la prin­ci­pal ma­fia de las nar­co­lan­chas

Cap­ta­ban a los mi­gran­tes en el CETI de Ceu­ta pa­ra tras­la­dar­los al Cam­po de Gi­bral­tar

Europa Sur - - PORTADA - Redacción

La Po­li­cía Na­cio­nal in­for­mó ayer de la de­ten­ción en Ceu­ta a los cua­tro pre­sun­tos má­xi­mos res­pon­sa­bles de una red que in­tro­du­cía a ciu­da­da­nos ar­ge­li­nos en la pe­nín­su­la uti­li­zan­do nar­co­lan­chas. Los arres­ta­dos se en­car­ga­ban de cap­tar a los mi­gran­tes en el Cen­tro de Es­tan­cia Tem­po­ral del In­mi­gran­tes (CETI) de la Ciu­dad Au­tó­no­ma.

En­tre los de­te­ni­dos se en­cuen­tra uno de los prin­ci­pa­les de­lin­cuen­tes re­si­den­tes en el ba­rrio ceu­tí de El Prín­ci­pe y que es “co­no­ci­do por su am­plio his­to­rial de­lic­ti­vo y su pe­li­gro­si­dad”, se­gún la Po­li­cía, que con­fir­ma que, tal y co­mo pu­bli­có Eu­ro­pa Sur el pa­sa­do mar­tes, ca­da mi­gran­te de­bía pa­gar unos 2.000 eu­ros pa­ra po­der em­pren­der el via­je y, con ca­da sa­li­da de una de es­tas em­bar­ca­cio­nes, la or­ga­ni­za­ción ob­te­nía un be­ne­fi­cio de unos 26.000 eu­ros.

La in­ves­ti­ga­ción co­men­zó ha­ce cin­co me­ses. Los agen­tes cons­ta­ta­ron la exis­ten­cia de va­rias em­bar­ca­cio­nes que trans­por­ta­ban a ciu­da­da­nos ar­ge­li­nos y que, de ma­ne­ra clan­des­ti­na, lle­ga­ban a la zo­na de Al­ge­ci­ras. Tras va­rias ges­tio­nes, com­pro­ba­ron la exis­ten­cia de una su­pues­ta or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal que, pre­sun­ta­men­te, cap­ta­ba a los in­mi­gran­tes en el CETI de Ceu­ta, don­de se en­cuen­tran en ré­gi­men abier­to. En­tre los in­ves­ti­ga­dos, los po­li­cías de­tec­ta­ron la pre­sen­cia de El Ru­bio, uno de los prin­ci­pa­les pre­sun­tos de­lin­cuen­tes re­si­den­tes en la ba­rria­da y que, ac­tual­men­te, es­tá con­si­de­ra­do co­mo “el nú­me­ro 2 de El Prín­ci­pe” por su “his­to­rial de­lic­ti­vo y pe­li­gro­si­dad”.

El Ru­bio, de 40 años, se en­con­tra­ba en los es­ca­lo­nes más al­tos de la red y no man­te­nía el con­tac­to di­rec­to con los mi­gran­tes ni con las em­bar­ca­cio­nes uti­li­za­das, se­gún apun­tan des­de la Po­li­cía. Al­gu­nos in­te­gran­tes de la red es­ta­ban en­car­ga­dos de rea­li­zar el co­bro del via­je. Se­gún ex­pli­ca la Po­li­cía, la can­ti­dad po­día va­riar, pe­ro os­ci­la­ba en­tre los 1.800 y los 2.000 eu­ros por per­so­na, e in­cluía el alo­ja­mien­to tem­po­ral de los mis­mos en do­mi­ci­lios de su pro­pie­dad has­ta el mo­men­to en el que se pro­du­cía la sa­li­da ha­cia las cos­tas de la pe­nín­su­la.

La Po­li­cía lla­ma la aten­ción acer­ca de que los be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos de la or­ga­ni­za­ción eran ta­les que sus in­te­gran­tes en­con­tra­ron “más sus­tan­cio­so de­di­car­se a es­te ám­bi­to cri­mi­nal que al re­la­cio­na­do con las dro­gas”.

Por ello pre­sun­ta­men­te uti­li­za­ban las ha­bi­tua­les nar­co­lan­chas, en las que las ma­fias trans­por­tan las sus­tan­cias es­tu­pe­fa­cien­tes, pa­ra con­ver­tir­las en el me­dio en el que aglu­ti­nar a los mi­gran­tes ar­ge­li­nos que, pre­via­men­te, ellos mis­mos su­pues­ta­men­te se ha­bía en­car­ga­do de cap­tar y re­cluir en pi­sos de su pro­pie­dad.

En el mar­co de es­te ope­ra­ti­vo se han rea­li­za­do tres en­tra­das y re­gis­tros en los que se han in­ter­ve­ni­do más de 10.000 eu­ros, dos ar­mas blan­cas, va­rios te­lé­fo­nos mó­vi­les, una cá­ma­ra de ví­deo y di­ver­sa documentación. La in­ves­ti­ga­ción con­ti­núa abier­ta y no se des­car­tan nue­vas de­ten­cio­nes.

E.S.

Uno de los re­gis­tros de la ope­ra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.