Es­pa­ña ne­go­cia, el Cam­po de Gi­bral­tar se la jue­ga

Europa Sur - - CAMPO DE GIBRALTAR - JO­SÉ IG­NA­CIO LAN­DA­LU­CE Al­cal­de de Al­ge­ci­ras

La in­cer­ti­dum­bre es de­sola­do­ra, pues es el ma­yor enemi­go de la in­ver­sión

Ave­ces no so­mos cons­cien­tes de que la His­to­ria se es­cri­be en es­tos mo­men­tos pa­ra de­ter­mi­nar el fu­tu­ro de la Unión Eu­ro­pea, el fu­tu­ro de Reino Uni­do y de Es­pa­ña, pe­ro tam­bién de Gi­bral­tar y del Cam­po de Gi­bral­tar. Es en es­tas ho­ras en las que, mien­tras Es­pa­ña ne­go­cia, el Cam­po de Gi­bral­tar se la jue­ga.

No ca­be el error cuan­do de los acuer­dos que aho­ra se al­can­cen de­pen­de la eco­no­mía, el em­pleo y el de­sa­rro­llo de una co­mar­ca tan sin­gu­lar, tan po­ten­te y tan po­ten­cial co­mo es el Cam­po de Gi­bral­tar, pues co­mo si del jue­go on­li­ne se tra­ta­ra, aquí es do­ble o na­da: o lo apro­ve­cha­mos co­mo una opor­tu­ni­dad y con­se­gui­mos ser el do­ble de lo que hoy ya so­mos, o nos que­da­re­mos en na­da.

Nos ju­ga­mos mu­cho y hay mu­cho que ne­go­ciar, pe­ro es ne­ce­sa­rio ha­cer­lo sin ner­vios y sin pri­sas que nos pue­dan lle­var a un mal acuer­do que per­ju­di­que y las­tre no so­lo nues­tro pre­sen­te, sino tam­bién nues­tro fu­tu­ro.

Nues­tro fu­tu­ro, el de los sie­te mu­ni­ci­pios cam­po­gi­bral­ta­re­ños –en breve ocho–, el de más de 300.000 es­pa­ño­les, vi­ve a ex­pen­sas de lo que ne­go­cie el Go­bierno de Es­pa­ña con Reino Uni­do; por lo que si­go pi­dien­do que, si los más de 35.000 gi­bral­ta­re­ños tie­nen voz di­rec­ta en la me­sa de ne­go­cia­ción, ¿por qué no los al­ge­ci­re­ños, li­nen­ses, san­ro­que­ños, ba­rre­ños, ta­ri­fe­ños, ji­me­na­tos, chis­pa­rre­ros y te­so­ri­lle­ros? Las fa­mi­lias cam­po­gi­bral­ta­re­ñas no son ni más ni me­nos que las ya­ni­tas y tie­nen de­re­cho a ser par­tí­ci­pes de su fu­tu­ro en una de­mo­cra­cia co­mo la es­pa­ño­la.

Y si no nos de­jan ser par­tí­ci­pes, el Go­bierno de­be­ría al me­nos re­ba­jar el ni­vel de in­cer­ti­dum­bre. So­mos cons­cien­tes de que se ne­go­cia, pe­ro so­lo su­po­ne­mos que se avan­za en unos te­mas y qui­zá en otros se an­da más en­ca­lla­do. Es cues­tión de in­for­ma­ción, de que el mi­nis­tro de Ex­te­rio­res ven­ga has­ta Al­ge­ci­ras y ex­pli­que en qué mo­men­to se en­cuen­tra la ne­go­cia­ción.

La in­cer­ti­dum­bre es de­sola­do­ra, pues es el ma­yor de los enemi­gos pa­ra la in­ver­sión y ha­ce huir a quie­nes po­drían es­tar apos­tan­do por el Cam­po de Gi­bral­tar, ge­ne­ran­do ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca, crean­do em­pleo: en de­fi­ni­ti­va, po­nien­do las pri­me­ras pie­dras de so­lu­ción a lo que po­dría ave­ci­nar­se con el Bre­xit.

Y has­ta el fi­nal me he re­sis­ti­do a usar es­ta pa­la­bra: Bre­xit. Por­que nun­ca se qui­so a nin­gún la­do de la Ver­ja, pe­ro es la reali­dad a la que nos to­ca ha­cer fren­te. Es ho­ra de to­mar de­ci­sio­nes. El Cam­po de Gi­bral­tar quie­re es­tar.

JORGE DEL ÁGUI­LA

Vis­ta área de Al­ge­ci­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.