La Tro­cha, his­to­ria de una de las vías de co­mu­ni­ca­ción más an­ti­guas de Oc­ci­den­te

Europa Sur - - PORTADA -

El ca­mino de La Tro­cha se con­fi­gu­ra co­mo una de las vías de co­mu­ni­ca­ción más an­ti­guas de Oc­ci­den­te. Des­de tiem­pos pro­to­his­tó­ri­cos ser­vía pa­ra po­ner en con­tac­to la an­ti­gua bahía de Al­ge­ci­ras con el es­tua­rio del Gua­dal­qui­vir, en tiem­pos pre­té­ri­tos un ex­ten­so la­go in­te­rior has­ta don­de lle­ga­ba un con­ti­nuo tra­sie­go de me­ta­les ex­traí­dos de Sie­rra Mo­re­na y de las ex­plo­ta­cio­nes mi­ne­ras del oes­te pe­nin­su­lar.

A lo lar­go de la his­to­ria, es­te ca­mino ha co­no­ci­do di­fe­ren­tes ro­les y fun­cio­nes, mo­men­tos de au­ge y de­ca­den­cia y al­gu­na que otra va­rian­te, aun­que su sen­ti­do fue siem­pre el trá­fi­co de per­so­nas y mer­can­cías a tra­vés de la ori­lla nor­te del Es­tre­cho por el in­te­rior, a sal­vo de las nu­me­ro­sas con­tin­gen­cias que pre­sen­ta­ba la tra­ve­sía ma­rí­ti­ma del ca­nal.

Du­ran­te los úl­ti­mos si­glos de la Edad Me­dia, La Tro­cha pa­só a desem­pe­ñar un pa­pel muy pe­cu­liar, ya que se ins­ti­tu­yó ade­más en la más rá­pi­da y efi­caz vía de pe­ne­tra­ción en te­rri­to­rios en­fren­ta­dos y hos­ti­les di­vi­di­dos por una fron­te­ra que du­ran­te más de dos­cien­tos años di­vi­dió la zo­na oc­ci­den­tal cris­tia­na y la orien­tal mu­sul­ma­na. Du­ran­te to­do es­te tiem­po fue mu­cho más que un ca­mino, ya que a es­ta fun­ción de ver­da­de­ro eje de pe­ne­tra­ción en te­rri­to­rios enemi­gos y en­fren­ta­dos, se aña­dió la de ins­ti­tuir­se en un es­pa­cio con un ele­va­do va­lor mi­li­tar en el que se im­plan­ta­ron im­por­tan­tes no­ve­da­des or­ga­ni­za­ti­vas en el ám­bi­to de la gue­rra, que aca­ba­ron trans­for­mán­do­lo en un eje li­neal que dio sen­ti­do a nu­me­ro­sos hi­tos del te­rri­to­rio que co­bran sen­ti­do y sig­ni­fi­ca­do ple­nos pre­ci­sa­men­te gra­cias al ca­mino.

Tras la de­ci­si­va vic­to­ria de las Na­vas de To­lo­sa, Fernando III lo­gró dar un con­si­de­ra­ble im­pul­so al avan­ce de las tro­pas cas­te­lla­nas en An­da­lu­cía. Úbeda fue la pri­me­ra ciu­dad de en­ti­dad que que­dó ba­jo su con­trol, y des­de allí ex­ten­dió su do­mi­nio a la prác­ti­ca to­ta­li­dad de la pro­vin­cia de Jaén. Si­guien­do el cur­so del Gua­dal­qui­vir, con­quis­tó Cór­do­ba y la cam­pi­ña se­vi­lla­na has­ta lle­gar a la ca­pi­tal. Una vez en ella, sir­vién­do­se de la an­ti­gua vía que se di­ri­gía ha­cia el sur, se hi­zo con Ar­cos, El Puer­to, San­lú­car y Je­rez. To­mó es­ta ciu­dad co­mo ver­da­de­ro eje de ope­ra­cio­nes y, des­pla­zan­do sus tro­pas a tra­vés del an­ti­guo ca­mino de La Tro­cha, lle­gó has­ta Medina Si­do­nia y Ve­jer en su afán por al­can­zar Al­ge­ci­ras, la ver­da­de­ra lla­ve del Es­tre­cho, el des­tino que du­ran­te si­glos los mo­nar­cas cas­te­lla­nos ten­drán co­mo un com­ple­jo, ca­ro y ca­si inal­can­za­ble ob­je­ti­vo.

Tras la con­quis­ta de Cá­diz en 1262, el hi­jo de Fernando III, Al­fon­so X, tu­vo que en­fren­tar­se a la co­no­ci­da co­mo Re­vuel­ta Mudéjar de Je­rez de 1264, que pu­so en se­rio pe­li­gro el con­trol de Cas­ti­lla so­bre im­por­tan­tes pla­zas por las que dis­cu­rría el ca­mino que ser­vía co­mo prin­ci­pal vía de ac­ce­so a la bahía al­ge­ci­re­ña. Tras una cam­pa­ña mi­li­tar, el rey Sa­bio pu­do ase­gu­rar­se de nue­vo el do­mi­nio de ciu­da­des co­mo Je­rez, Medina o Ve­jer y es­ta­ble­ció la fron­te­ra de Cas­ti­lla en el te­rri­to­rio de la Jan­da, a es­ca­sos ki­ló­me­tros de la em­bo­ca­du­ra orien­tal del Es­tre­cho de Gi­bral­tar, la me­ca de las as­pi­ra­cio­nes cris­tia­nas, ya que, a tra­vés de Ta­ri­fa y, so­bre to­do, Al­ge­ci­ras, lle­ga­ban los con­ti­nuos re­fuer­zos del ejér­ci­to ára­be.

La ciu­dad de la Bahía se­rá el prin­ci­pal ob­je­ti­vo de Al­fon­so el Sa­bio. Con es­te mo­ti­vo, tras va­rios in­ten­tos fa­lli­dos y con la con­ti­nua ame­na­za de des­em­bar­cos ára­bes a tra­vés del ca­nal, en 1279 pu­so en mar­cha dos ex­pe­di­cio­nes mi­li­ta­res con la fi­na­li­dad de su con­quis­ta. En la pri­me­ra, em­bar­có los per­tre­chos en una nu­me­ro­sa flo­ta que par­tió de las ata­ra­za­nas de Se­vi­lla y des­cen­dió el Gua­dal­qui­vir has­ta San­lú­car. Des­de allí se di­ri­gió has­ta el Es­tre­cho y se apos­tó fren­te a la en­se­na­da de Ge­ta­res. Una se­gun­da ex­pe­di­ción se di­ri­gió a la ciu­dad por tie­rra. Sa­lió de la an­ti­gua His­pa­lis y des­pués de de­jar atrás Dos Her­ma­nas si­guió el ca­mino que lle­va­ba has­ta el va­do de la Car­tu­ja por el oes­te de la sie­rra de Gi­bal­bín, el cual se­guía en par­te el tra­za­do de la ac­tual AP-4. Tras cru­zar el río Gua­da­le­te, se sir­vió del an­ti­guo ca­mino de La Tro­cha pa­ra lle­gar a Medina Si­do­nia, la Jan­da y el va­lle de Ojén has­ta Al­ge­ci­ras. Una vez aquí, asen­tó su ejér­ci­to en el es­car­pe sur del río de la Miel, don­de po­cos años des­pués se al­za­rá la Vi­lla Nue­va –pa­ra­dó­ji­ca­men­te co­no­ci­da hoy co­mo Vi­lla Vie­ja– y co­men­zó a es­cri­bir­se una de las pá­gi­nas más omi­no­sas pa­ra el reino de Cas­ti­lla en aque­llos con­vul­sos tiem­pos.

Al­fon­so el Sa­bio ha­bía pre­pa­ra­do con­cien­zu­da­men­te la to­ma de Al­ge­ci­ras. Has­ta ha­bía crea­do una muy pe­cu­liar or­den mi­li­tar re­la­cio­na­da con la an­sia­da ciu­dad y con el ca­mino te­rres­tre que ha­cia ella con­du­cía: la de San­ta María de Es­pa­ña o de la Es­tre­lla, la úni­ca de ca­rác­ter mix­to –na­val y te­rres­tre-, cu­yo fin no con­fe­sa­do fue tam­bién el de do­tar a La Tro­cha de las in­fra­es­truc­tu­ras ne­ce­sa­rias pa­ra pre­pa­rar la cam­pa­ña del Es­tre­cho y la con­quis­ta de la ciu­dad an­he­la­da. Sin em­bar­go, to­das sus ilu­sio­nes se vo­la­ti­li­za­ron con la brus­que­dad del fra­ca­so que su­pu­so la se­ve­ra de­rro­ta que se lle­gó a co­no­cer co­mo “el Desas­tre de Al­ge­ci­ras”. En 1279 la to­ta­li­dad de la f lo­ta cas­te­lla­na fue des­trui­da fren­te a una ciu­dad so­bre la co­men­zó a fra­guar­se el mi­to de lo inex­pug­na­ble. La li­te­ra­tu­ra de la épo­ca se hi­zo eco de va­rias con­se­cuen­cias de es­te he­cho, co­mo los nu­me­ro­sos cau­ti­vos cris­tia­nos que tu­vie­ron que pe­nar en las maz­mo­rras al­ge­ci­re­ñas. Al­gu­nos de ellos lo­gra­ron es­ca­par –mu­chos a tra­vés de La Tro­cha- y lle­gar has­ta el mo­nas­te­rio bur­ga­lés de san­to Domingo de Si­los, a quien se le ad­ju­di­có el ca­rác­ter mi­la­gro­so de la hui­da, co­mo lo re­la­tan los Mi­racu­los ro­ma­nça­dos.

Las cuan­tio­sas pér­di­das su­fri­das por el ejér­ci­to cas­te­llano en Al­ge­ci­ras se acre­cen­ta­ron el año si­guien­te en el co­no­ci­do tam­bién co­mo “Desas­tre de Mo­clín”, don­de la po­de­ro­sa or­den mi­li­tar de San­tia­go su­frió tan du­ro des­ca­la­bro que el monarca se vio obli­ga­do a to­mar una de­ci­sión bien do­lo­ro­sa pa­ra su pro­yec­to, co­mo fue la su­pre­sión de la de la Es­tre­lla y el tras­va­se de sus po­se­sio­nes y efec­ti­vos a la san­tia­guis­ta. En am­bas de­rro­tas tu­vo res­pon­sa­bi­li­dad im­por­tan­te el he­re­de­ro, el fu­tu­ro San­cho IV, al cual, po­co an­tes de mo­rir, Al­fon­so el Sa­bio le trans­mi­tió la prio­ri­dad de con­quis­tar Al­ge­ci­ras co­mo cla­ve del pa­so del Es­tre­cho de Gi­bral­tar.

Tras so­por­tar va­rias in­cur­sio­nes y ca­bal­ga­das pro­ta­go­ni­za­das por Abu Ya­cub que lle­ga­ron a tra­vés del ca­mino de La Tro­cha has­ta las mis­mas puer­tas de Je­rez, el nue­vo monarca se dis­pu­so a la to­ma de Al­ge­ci­ras en 1291; sin em­bar­go, tras re­clu­tar su ejér­ci­to, reali­zó un cam­bio de pla­nes y se di­ri­gió con el mis­mo a tra­vés del re­cu­rren­te ca­mino has­ta las pro­xi­mi­da­des de Ta­ri­fa y pu­so cer­co a una pla­za que no plan­teó en nin­gún mo­men­to las di­fi­cul­ta­des que te­nía el de Al­ge­ci­ras. De he­cho, tras me­nos de dos me­ses de ase­dio, las tro­pas cas­te­lla­nas en­tra­ron en el re­cin­to ta­ri­fe­ño por el por­ti­llo de San­tia­go y se hi­cie­ron fuer­tes en la ciu­dad. Sin em­bar­go, es­ta con­quis­ta no su­pu­so una to­tal ga­ran­tía de po­der del monarca so­bre el te­rri­to­rio, co­mo lo de­mos­tró el co­no­ci­do epi­so­dio de un nue­vo si­tio al que se vio so­me­ti­da en 1294, en el que se pro­du­jo el co­no­ci­do, re­se­ña­do y múl­ti­ples ve­ces re­pre­sen­ta­do epi­so­dio pro­ta­go­ni­za­do por Alon­so Pérez de Guz­mán, que en­tró en la his­to­ria,

La Tro­cha fue cla­ve en la con­quis­ta de Al­ge­ci­ras, ob­se­sión de los reyes cris­tia­nos

la li­te­ra­tu­ra y la vi­da con el seu­dó­ni­mo de “el Bueno”.

Tras la muer­te de San­cho IV, su he­re­de­ro, Fernando IV, vol­vió a plan­tear­se lo que aca­bó con­vir­tién­do­se ca­si en ob­se­sión de la corona de Cas­ti­lla du­ran­te si­glos: la con­quis­ta de Al­ge­ci­ras. Pa­ra ello, vuel­ve a con­cen­trar un ejér­ci­to que vuel­ve a sa­lir de Se­vi­lla, vuel­ve a cru­zar el Gua­da­le­te por el va­do de la Car­tu­ja y vuel­ve a re­co­rrer el ca­mino de La Tro­cha en bus­ca de la ciu­dad an­sia­da. Al lle­gar a la Bahía, el monarca cas­te­llano lo­gró con­quis­tar con re­la­ti­va fa­ci­li­dad la pla­za de Gi­bral­tar, don­de reali­zó su en­tra­da el 12 de sep­tiem­bre de 1309; sin em­bar­go, el ha­do si­guió mos­trán­do­se ad­ver­so pa­ra los in­tere­ses cas­te­lla­nos, que le­van­ta­ron de nue­vo el cer­co a Al­ge­ci­ras sin po­der con­quis­tar­la.

La ciu­dad aca­bó sien­do el feu­do de Abd al-Ma­lik, rey que ter­mi­nó os­ten­tan­do el tí­tu­lo de monarca de una Al­ge­ci­ras ára­be que cau­só más de un que­bra­de­ro de ca­be­za a Cas­ti­lla. No so­lo re­con­quis­tó Gi­bral­tar, sino que efec­tuó nu­me­ro­sas ca­bal­ga­das en te­rri­to­rio ene­mi­go uti­li­zan­do -có­mo no- el ca­mino de La Tro­cha. En una de ellas, acom­pa­ña­do de más de cin­co mil ca­ba­lle­ros re­cién des­em­bar­ca­dos en Al­ge­ci­ras, lle­gó has­ta Je­rez, don­de cap­tu­ró un ge­ne­ro­so bo­tín de gue­rra. Sin em­bar­go, el re­gre­so se­rá fa­tal pa­ra Abo­me­li­que, ya que el nue­vo rey cas­te­llano, Al­fon­so XI, en­tró en ba­ta­lla con él en las pro­xi­mi­da­des del arro­yo del Ro­ci­ne­jo. De es­te epi­so­dio que­dan nu­me­ro­sos ras­tros en la to­po­ni­mia lo­cal: des­de el ce­rro de La­rio (an­tes co­no­ci­do co­mo del Ala­río), la ma­ta del Tuer­to o el llano de la Pe­lea ha­cen re­fe­ren­cia a gri­tos, mo­tes y es­pa­cios di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­dos con el he­cho. El más sig­ni­fi­ca­ti­vo es la lo­ma y el ca­mino de la Juía, ya en las pro­xi­mi­da­des de sie­rra Mo­mia, a un pa­so de La Tro­cha, con lo que se vuel­ve a po­ner de ma­ni­fies­to el va­lor del ca­mino co­mo vía que em­pleó el rey de Al­ge­ci­ras en un las­ti­mo­so re­gre­so a la ciu­dad que su pro­pia muer­te im­pi­dió, co­mo re­la­tan las crónicas.

Es­ta vic­to­ria, co­no­ci­da co­mo la de las Ve­gas de Pa­ga­na, ani­mó a Al­fon­so XI a in­sis­tir en la in­ter­mi­na­ble cam­pa­ña mi­li­tar del Es­tre­cho. Pa­ra ello, vol­vió a si­tiar in­fruc­tuo­sa­men­te a Al­ge­ci­ras en 1340, lo que pro­vo­có un nue­vo rear­me del ejér­ci­to be­ni­me­rín. El si­guien­te pa­so del rey cas­te­llano fue ase­gu­rar Ta­ri­fa, por lo que se di­ri­gió con un nue­vo ejér­ci­to que con­du­jo de nue­vo a tra­vés de La Tro­cha des­de Se­vi­lla has­ta las in­me­dia­cio­nes de la To­rre­jo­sa. Una vez allí, a tra­vés del río del Va­lle, lle­gó a la cos­ta atlán­ti­ca, don­de tu­vo lu­gar la ba­ta­lla del Sa­la­do que no so­la­men­te lo­gró ali­viar la pre­sión so­bre Ta­ri­fa, sino que em­pu­jó al monarca a pla­near de nue­vo la con­quis­ta de Al­ge­ci­ras. Es­ta nue­va cam­pa­ña la pre­pa­ró con­cien­zu­da­men­te. Sien­do cons­cien­te del va­lor geo­es­tra­té­gi­co del ca­mino de La Tro­cha co­mo vía de pe­ne­tra­ción di­rec­ta has­ta su bahía, man­dó cons­truir dos puentes –los ac­tua­les gó­ti­cos que sal­van el arro­yo del Ye­so en las pro­xi­mi­da­des de Medina- y or­de­nó arre­glar los an­ti­guos ca­mi­nos de ca­rre­tas que atra­ve­sa­ban el va­lle de Ojén, por don­de dis­cu­rría La Tro­cha des­de la ven­ta ho­mó­ni­ma al puer­to de las He­ci­llas.

Es­tos pre­pa­ra­ti­vos fue­ron el pri­mer pa­so de un cer­co lar­go, muy lar­go, de los más lar­gos que se co­no­cen, ya que se ex­ten­dió du­ran­te ca­si dos años, aun­que con­clu­yó con la en­tra­da de las tro­pas cris­tia­nas en Al­ge­ci­ras el Domingo de Ra­mos de 1344. Es­te fue el mo­ti­vo por el que Al­fon­so XI ofre­ció la an­ti­gua mez­qui­ta Ma­yor, a par­tir de en­ton­ces con ran­go de ca­te­dral, al cul­to de San­ta María de la Pal­ma. Otro tem­plo fue cris­tia­ni­za­do en ho­nor de san Hi­pó­li­to, cu­ya fes­ti­vi­dad se ce­le­bra el 13 de agos­to, día del na­ci­mien­to del monarca. Tras su en­tra­da, Al­fon­so XI for­ti­fi­có la ciu­dad, lo que no fue su­fi­cien­te pa­ra que en 1369 pa­sa­ra de nue­vo a ma­nos ára­bes has­ta su pos­te­rior des­truc­ción. Des­de en­ton­ces, se su­ce­de­rán ca­si cien años de es­tan­ca­mien­to en las lí­neas de fron­te­ra en los que La Tro­cha vol­vió a ser la vía de pe­ne­tra­ción de ra­zias y ca­bal­ga­das, has­ta que a tra­vés de ella Pe­dro García de He­rre­ra se des­pla­zó has­ta Ji­me­na pa­ra con­quis­tar­la en 1431; tres años más tar­de, Juan de Saa­ve­dra en­tró en Cas­te­llar –to­pó­ni­mos am­bos de fron­te­ra-, mien­tras que Al­fon­so de los Ar­cos, al man­do de un exi­guo ejér­ci­to, to­mó Gi­bral­tar en 1462.

A lo lar­go de más de dos­cien­tos años, La Tro­cha fue un ca­mino que sir­vió de vía di­rec­ta de pe­ne­tra­ción de los ejér­ci­tos cas­te­lla­nos has­ta la bahía de Al­ge­ci­ras y de los ára­bes en sen­ti­do in­ver­so. Des­de el rei­na­do de Al­fon­so X, los pri­me­ros se en­car­ga­ron de for­ti­fi­car y mi­li­ta­ri­zar el ca­mino. La crea­ción de la or­den de San­ta María de la Es­tre­lla, con se­de en el cas­ti­llo de San Marcos de El Puer­to de San­ta María, no fue sino una mues­tra de ello, co­mo lo ma­ni­fies­ta la erec­ción de un con­si­de­ra­ble nú­me­ro de hi­tos.

En aquel tiem­po se eri­gió el cas­ti­llo del Be­rro­que­jo, ata­la­ya des­de la cual aún hoy se con­tro­la el pa­so de la A-381; en aquel tiem­po se for­ti­fi­có la er­mi­ta de los San­tos Már­ti­res, al pie de Medina Si­do­nia y del an­ti­guo ca­mino, en­cla­ve de­ci­si­vo des­de, al me­nos, épo­ca ro­ma­na; en aquel tiem­po se le­van­tó el cas­ti­llo de To­rres­tre­lla, ver­da­de­ro eje y acuar­te­la­mien­to de tro­pas de la ho­mó­ni­ma or­den; en aquel tiem­po se com­ple­tó la to­rre de Be­na­lup, des­de la que se abría la im­po­nen­te la­gu­na de la Jan­da; en aquel tiem­po se pu­do eri­gir la enig­má­ti­ca to­rre-cas­ti­llo de la To­rre­jo­sa, que con­tro­la­ba to­da La Tro­cha des­de Be­na­lup al puer­to de las He­ci­llas, lin­de de la ver­tien­te me­di­te­rrá­nea. Des­de aque­llos tiem­pos, el con­trol del ca­mino lo ejer­cía ya en el bor­de de la bahía de Al­ge­ci­ras la to­rre de Bo­ta­fue­gos, has­ta don­de lle­ga­ba una va­rian­te del ca­mino que, des­de las He­ci­llas, bor­dea­ba la fal­da su­ro­rien­tal de la sie­rra de la Pal­ma has­ta arri­bar a un an­ti­guo te­rri­to­rio de es­tua­rios, ca­be­zos al bor­de de un mar en­ton­ces mu­cho más cer­cano y ciu­da­des pro­to­his­tó­ri­cas.

Du­ran­te aquel tiem­po, La Tro­cha reali­zó la fun­ción que ha ve­ni­do rea­li­zan­do des­de mi­le­nios has­ta me­dia­dos del si­glo pa­sa­do, en que per­dió to­do su uso: fue la sar­ta que unió to­das sus cuen­tas, el hi­lo con­duc­tor de for­ti­fi­ca­cio­nes, hi­tos, igle­sias vi­si­go­das, cal­za­das ro­ma­nas, puentes gó­ti­cos, per­di­dos op­pi­da, ciu­da­des sin se­de, cons­truc­cio­nes clá­si­cas, se­ño­ríos ba­rro­cos y la sen­da por don­de dis­cu­rrie­ron el me­tal y el con­tra­ban­do, los ejér­ci­tos y los hui­dos, los ro­mán­ti­cos y los per­de­do­res, los mo­nar­cas y tan­tas gen­tes anó­ni­mas que atra­ve­sa­ron el ca­mino sin otra ayu­da, en mu­chos ca­sos, que la de las es­tre­llas.

1

1. In­te­rior de la To­rre­jo­sa 2. La to­rre de Bo­ta­fue­gos. 3. La er­mi­ta de los San­tos Már­ti­res. 4. Puente gó­ti­co so­bre el arro­yo del Ye­so. Fo­to­gra­fías de José Juan Ybo­rra y Je­sús Mantecón. 2

4

3

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.