Per­so­na­jes ilus­tres, fa­mo­sos y po­pu­la­res (II)

El ter­cer vo­lu­men de la En­ci­clo­pe­dia de La Lí­nea re­co­ge bio­gra­fías de per­so­na­jes ilus­tres, fa­mo­sos y po­pu­la­res de la ciu­dad

Europa Sur - - CAMPO DE GIBRALTAR - MIGUEL DEL MAN­ZANO PRATTS

LA En­cic­plo­pe­dia de La Lí­nea re­co­ge en el to­mo III las bio­gra­fías de 329 per­so­na­jes li­nen­ses o muy vin­cu­la­dos a la ciu­dad. Es­tán re­pre­sen­ta­dos ca­si to­dos los es­ta­men­tos y pro­fe­sio­na­les. Con­tie­ne his­to­rias de li­te­ra­tos, pin­to­res, do­cen­tes, sa­cer­do­tes, mé­di­cos, can­tao­res, can­tan­tes, bai­lao­res, com­po­si­to­res, mú­si­cos y to­re­ros, ade­más de si­co­ló­gi­cos, lo­cu­to­res, de­por­tis­tas y ac­to­res.

Antonio Amen­gual Si­lle­ro (Di­rec­tor tea­tral)

Na­ció en La Lí­nea de la Con­cep­ción el 15 de ene­ro de 1936. Hi­jo de la ac­triz Ana Si­lle­ro, de muy jo­ven se tras­la­da a Bar­ce­lo­na y más tar­de a Ma­drid, don­de cur­sa es­tu­dios has­ta la ca­rre­ra de De­re­cho. Tu­vo sus pri­me­ros tra­ba­jos en la ad­mi­nis­tra­ción tea­tral jun­to al pro­duc­tor Fernando Co­lla­do, ca­sa­do con la ac­triz Mer­ce­des Si­lle­ro, her­ma­na de su ma­dre. A los die­ci­séis años se ini­cia en el tea­tro con José Ta­ma­yo en la com­pa­ñía Lo­pe de Ve­ga, en la que desem­pe­ña dis­tin­tas la­bo­res, pe­ro des­de 1957 siem­pre co­mo ayu­dan­te de di­rec­ción, car­go en el que per­ma­ne­ció du­ran­te vein­te años. Con José Ta­ma­yo apren­dió to­dos los se­cre­tos del tea­tro en ge­ne­ral, y del gé­ne­ro lí­ri­co es­pa­ñol en par­ti­cu­lar.

Com­par­tió su pa­sión por el tea­tro –clá­si­co y mo­derno– con el gé­ne­ro lí­ri­co, al que fi­nal­men­te se de­di­có en cuer­po y al­ma. En 1961, ac­ci­den­tal­men­te, de­be pa­sar a for­mar par­te de la com­pa­ñía lí­ri­ca Ama­deo Vi­ves, y ya no aban­do­na­ría el gé­ne­ro por el que ha lle­ga­do a sen­tir au­tén­ti­ca pa­sión. En la pri­ma­ve­ra de 1974, des­pués de vein­ti­dós años jun­to a Ta­ma­yo, por el que ha pro­fe­sa­do to­do el res­pe­to y ad­mi­ra­ción po­si­ble, de­ci­dió se­pa­rar­se de él pa­ra for­mar la Com­pa­ñía Lí­ri­ca Es­pa­ño­la, con la que cum­plió más de trein­ta años de la­bor con­ti­nua­da des­pués del de­but en el tea­tro de La Zar­zue­la con Lui­sa Fer­nan­da.

En una tra­yec­to­ria tan di­la­ta­da, Antonio Amen­gual di­ri­gió una gran can­ti­dad de co­no­ci­das obras del gé­ne­ro lí­ri­co: Agua, azu­ca­ri­llo y aguar­dien­te, El bar­be­ri­llo de La­va­piés, Bohe­mios, La Ca­le­se­ra, La can­ción del ol­vi­do, El can­tar del arrie­ro, El ca­se­río, La chu­la­po­na, La cor­te del Fa­raón, La do­ga­re­sa, La do­lo­ro­sa, Don Gil de Al­ca­lá, Do­ña Fran­cis­qui­ta, La fa­ma del tar­ta­ne­ro, Los ga­vi­la­nes, Gi­gan­tes y ca­be­zu­dos, El hués­ped del se­vi­llano, Katiuska, La del ma­no­jo de ro­sas, La del Soto del Pa­rral, La le­yen­da del be­so, La lin­da ta­pa­da, Ma­ri­na, Mo­li­nos de vien­to, La pa­rran­da, La pa­tria chi­ca, La pí­ca­ra Mo­li­ne­ra, La re­vol­to­sa, La ro­sa del aza­frán, La ta­ber­ne­ra del puer­to, La ver­be­na de la pa­lo­ma o La viu­da ale­gre.

Ade­más, con­tri­bu­yó a res­ca­tar otras obras que han es­ta­do re­le­ga­das al ol­vi­do du­ran­te años, co­mo Black el pa­ya­so, El gai­te­ro de Gi­jón o Xua­nón.

Y co­mo José Ta­ma­yo hi­cie­ra en su An­to­lo­gía de la Zar­zue­la, Antonio Amen­gual reali­zó una se­lec­ción de los me­jo­res mo­men­tos de la zar­zue­la pa­ra su es­pec­tácu­lo Mo­sai­co Lí­ri­co. Es­ta agru­pa­ción fue la tí­pi­ca y dig­na com­pa­ñía de re­per­to­rio que no le asus­tó el re­po­ner al­gún tí­tu­lo nue­vo ca­da año.

To­dos es­tos in­gre­dien­tes le han lle­va­do a pre­sen­tar unas pro­duc­cio­nes muy del agra­do del pú­bli­co, lle­van­do, po­co a po­co, la cul­tu­ra mu­si­cal es­pa­ño­la a to­do el te­rri­to­rio pa­trio. En 1976, la Com­pa­ñía Lí­ri­ca Es­pa­ño­la in­ter­vino en el Fes­ti­val Strauss, de Vie­na, con la pues­ta en es­ce­na de La Do­lo­res, ade­más de su in­ter­ven­ción, en 1980, en la Se­ma­na Es­pa­ño­la de Lis­boa con va­rias re­pre­sen­ta­cio­nes lí­ri­cas en el tea­tro Säo Lo­viz de la ca­pi­tal por­tu­gue­sa.

Co­mo es­tre­nos ab­so­lu­tos se­ña­lar los de La noche de San Juan

(1978), de Igle­sias de Sou­za y mú­si­ca de Ro­dri­go A. de San­tia­go, y Vir­gi­nia Vír­gi­nis (2003), ópe­ra có­mi­ca con li­bro de Luis Fe­de­ri­co Viu­des y mú­si­ca de Be­ni­to Lau­ret, am­bas obras es­tre­na­das en el Cen­tro Cul­tu­ral de la Vi­lla de Ma­drid.

Antonio Amen­gual su­po do­tar a es­ta com­pa­ñía del ca­rác­ter y se­rie­dad ne­ce­sa­rios pa­ra crear es­te con­jun­to de es­tu­pen­dos ar­tis­tas, por­que ha si­do ca­si un mi­la­gro lo que la Com­pa­ñía Lí­ri­ca Es­pa­ño­la reali­zó día a día, año tras año. Con pues­tas en es­ce­nas sen­ci­llas pe­ro cui­da­das, lle­vó a ca­bo un ma­ra­vi­llo­so tra­ba­jo de di­rec­ción y coor­di­na­ción, ca­paz de ha­cer lo im­po­si­ble… y, ade­más, ha­cer­lo bien.

La Com­pa­ñía Lí­ri­ca Es­pa­ño­la siem­pre de­mos­tra­ba su buen ha­cer en las ta­blas

D. C.

Una re­pre­sen­ta­ción de la zar­zue­la ‘La lin­da ta­pa­da’ en el Real Tea­tro de las Cor­tes de San Fernando, en 2006, di­ri­gi­da por Antonio Amen­gual.

E. S.

Antonio Amen­gual, en 2003.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.