A VUEL­TAS CON LA PE­NA Y LA NOS­TAL­GIA

Europa Sur - - CAMPO DE GIBRALTAR - AL­BER­TO PÉREZ DE VAR­GAS al­pe­de­va@te­le­fo­ni­ca.net

EL vier­nes mu­rió en Mar­che­ni­lla, Miguel Ares, uno de los más ce­le­bra­dos di­rec­to­res del Ho­tel Cris­ti­na. Era de La Co­ru­ña, y se le no­ta­ba mu­cho en el ser y en el pa­re­cer. Te­nía el don de esa gen­te ma­ra­vi­llo­sa que te mi­ra a los ojos sin per­der de vis­ta el ho­ri­zon­te. Com­par­tí con él gran­des ra­tos, tam­bién ra­tos de fe­ria, ra­tos de vino y ro­sas. No obs­tan­te ser su mu­jer, Jenny, in­gle­sa (na­ci­da en Cal­cu­ta), aca­ba­ron, fi­nal­men­te, fon­dean­do en es­tos pa­gos. Miguel tu­vo otros des­ti­nos e ini­cia­ti­vas en la hos­te­le­ría in­gle­sa, de don­de pro­ce­día y a don­de vol­vió, y en la de la co­mar­ca. De és­tas, la más im­por­tan­te fue la aper­tu­ra del res­tau­ran­te La Con­de­sa en Cam­pa­men­to, aso­cián­do­se con Juan Ga­lle­go, ami­go de ju­ven­tud, gran co­ci­ne­ro y her­mano de Sal­va­dor, que re­gen­ta des­de ha­ce años uno de los me­jo­res res­tau­ran­tes de Es­pa­ña, en Mo­ral­zar­zal, un pue­blo de la sie­rra ma­dri­le­ña.

Po­cos días se ha lle­va­do con Antonio Her­nán­dez que, pe­ga­do a mi pro­pia fa­mi­lia, se mar­chó tam­bién es­ta se­ma­na a la Ca­sa del Pa­dre. Antonio es­tu­dió Far­ma­cia en Gra­na­da y allí co­no­ció a Mi­la­gros San­sal­va­dor, be­llí­si­ma al­ge­ci­re­ña, que sien­do com­pa­ñe­ra su­ya de es­tu­dios de­ci­dió que­dar­se a su la­do pa­ra siem­pre. En­tre am­bos crea­ron una sa­ga de far­ma­céu­ti­cos y ex­ten­die­ron su ya ri­ca pro­ge­nie en Al­ge­ci­ras, don­de el pa­dre de Mi­la­gros, nues­tro inol­vi­da­ble Justo San­sal­va­dor, tie­ne una ca­lle (en el Cor­ti­jo de Vi­des) que ha­ce es­qui­na con la de Ma­ri­na Vin­cent, nues­tra que­ri­da pro­fe­so­ra de fran­cés en aquel ins­ti­tu­to que no sien­do ya, afor­tu­na­da­men­te, el úni­co de la Co­mar­ca, es un icono de pre­sen­cia in­de­le­ble en los co­ra­zo­nes de la gen­te de mi ge­ne­ra­ción. Antonio tam­bién fue pro­fe­sor (ca­te­drá­ti­co de Cien­cia Na­tu­ra­les), du­ran­te unos años, en esa que­ri­da ins­ti­tu­ción que al fi­lo de la pa­sa­da pri­ma­ve­ra ce­le­bró, con al­gún re­tra­so y es­ca­sa bri­llan­tez, su sep­tua­gé­si­mo quin­to aniversario. Em­pe­zó a fun­cio­nar, aún sin es­tar aca­ba­do del to­do, en el cur­so 1942/43, des­pués de que ar­die­ra El Kur­saal, el pa­be­llón acris­ta­la­do que po­seía el Ho­tel Cris­ti­na, en las ori­llas del Cho­rrue­lo, una de las pla­yas ur­ba­nas de Al­ge­ci­ras que des­apa­re­cie­ron con el desa­rro­llo por­tua­rio.

Sé que hay lec­to­res que com­par­ten mis nos­tal­gias y mis pe­nas, por­que son tam­bién las su­yas. Ellos, es­toy se­gu­ro, sa­brán so­li­da­ri­zar­se con mis de­bi­li­da­des sen­ti­men­ta­les. Y esos otros, a los que qui­zás es­tos re­la­tos les sue­nen a his­to­rias le­ja­nas, se­gu­ra­men­te sa­brán in­tuir en ellos el amor pro­fun­do que su­po­nen por es­ta tie­rra que com­par­ti­mos.

El vier­nes mu­rió Miguel Ares, uno de los más ce­le­bra­dos di­rec­to­res del Ho­tel Cris­ti­na Po­cos días se ha lle­va­do con Antonio Her­nán­dez, que se mar­chó es­ta se­ma­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.