La me­di­ci­na (LXX)

Las ilu­sio­nan­tes pers­pec­ti­vas que pro­du­cían lle­ga­da del fe­rro­ca­rril a fi­na­les del XIX o la ci­ta di­plo­má­ti­ca in­ter­na­cio­nal de 1906 mo­ti­va­ron el des­em­bar­co de nu­me­ro­sos pro­fe­sio­na­les

Europa Sur - - CAMPO DE GIBRALTAR - MA­NUEL TA­PIA LE­DES­MA

Mien­tras el af­fai­re de los ce­rea­les se­guía de­mos­tran­do las de­bi­li­da­des del sis­te­ma de ins­pec­ción sa­ni­ta­ria en la ciu­dad de Al­ge­ci­ras, pro­fe­sio­na­les de la cien­cia de Hi­pó­cra­tes, de­ci­dían es­ta­ble­cer­se en nues­tra ciu­dad an­te las ilu­sio­nan­tes pers­pec­ti­vas que pro­du­cían –en­tre otras–, la lle­ga­da del fe­rro­ca­rril a fi­na­les del XIX, la cons­truc­ción del gran ho­tel de los in­gle­ses o la ci­ta di­plo­má­ti­ca in­ter­na­cio­nal de 1906. To­do ello mo­ti­vó que pro­fe­sio­na­les co­mo la ma­tro­na que en cor­to es­pa­cio de tiem­po se­ría co­no­ci­da po­pu­lar­men­te co­mo do­ña Carmen, de­ci­die­ra es­ta­ble­cer­se en Al­ge­ci­ras: “En la ca­lle Sa­gas­ta (San Antonio), de es­ta ciu­dad y en el nu­me­ro 30, se ha es­ta­ble­ci­do la nue­va ma­tro­na de me­di­ci­na de Cá­diz, Carmen Me­lla­do Pérez, la cual tie­ne su­fi­cien­te­men­te pro­ba­da su pe­ri­cia en la ca­rre­ra que desem­pe­ña”. Pos­te­rior­men­te se tras­la­dó a la ca­lle Cris­tó­bal Co­lón a la al­tu­ra del es­ta­ble­ci­mien­to de pla­te­ría pro­pie­dad de Andrés Be­ní­tez. Carmen Me­lla­do, se uni­ría a otros nom­bres co­mo los de Pu­ri­fi­ca­ción Patricio, María Cano ó Do­min­ga Ba­rra­gán, en­tre otras, pio­ne­ras sa­ni­ta­rias –que han te­ni­do su es­pa­cio en ca­pí­tu­los an­te­rio­res–, y que su­pie­ron abrir­se pa­so en un con­tex­to so­cial muy ad­ver­so pa­ra ellas por su con­di­ción de ser mu­jer, con­for­man­do la pun­ta de lan­za fe­me­ni­na en la prac­ti­ca de la sa­ni­dad en nues­tra ciu­dad. La pre­sen­cia de la mu­jer, aun­que len­ta­men­te, en el cam­po de la sa­ni­dad iría cam­bian­do yen­do en la pra­xis más allá del sim­ple –pe­ro no por ello me­nos im­por­tan­te– pa­pel de cui­da­do­ra o mon­ja de­di­ca­da a los en­fer­mos.

La fi­gu­ra del mé­di­co que en aque­lla le­ja­na ciu­dad de Al­ge­ci­ras, ob­ser­va co­mo de mo­do pau­la­tino el nú­me­ro de sus ha­bi­tan­tes va cre­cien­do, era tan im­por­tan­te que el sim­ple cam­bio de do­mi­ci­lio de uno de los fa­cul­ta­ti­vos aquí des­ti­na­dos al­can­za­ba el ca­rác­ter de in­for­ma­ción de in­te­rés ge­ne­ral: “Se co­mu­ni­ca pa­ra el ma­yor co­no­ci­mien­to que el mé­di­co D. Juan Pérez San­tos, ha tras­la­da­do su do­mi­ci­lio á la ca­lle Cris­tó­bal Co­lón (an­tes Lar­ga), nú­me­ro 18”. En aque­llos pri­me­ro años de la nue­va cen­tu­ria, Pérez San­tos bien po­día con­si­de­rar­se el pa­ra­dig­ma del mé­di­co que iba más allá de su cien­cia, go­zan­do del pres­ti­gio so­cial ane­xo –en tiem­pos– a su con­di­ción de fa­cul­ta­ti­vo; cir­cuns­tan­cia és­ta que se re­pe­ti­rá a lo lar­go de las si­guien­tes dé­ca­das con otros pres­ti­gio­sos nom­bres, pe­ro que en el ca­so del per­so­na­je que nos ocu­pa se tra­du­jo en lo si­guien­te: “Juan Pérez San­tos, mé­di­co, re­pre­sen­tan­te de los me­no­res: Antonio, Áfri­ca y José Gon­zá­lez Nou­ve­lles y Arrie­te, jun­to a Áfri­ca Arrie­te Reyes (viu­da de Antonio Gon­zá­lez Nou­ve­lles y La­za­reno, pa­dres de los an­te­rio­res me­no­res, Se­cre­ta­rio del Exc­mo. Ayun­ta­mien­to, con do­mi­ci­lio en ca­lle Re­gino Mar­tí­nez, 25, quién fa­lle­ció el 5 de Fe­bre­ro de 1907), y Do­lo­res Gon­zá­lez Nou­ve­lles y Arrie­te, con­for­man los de­fen­so­res ju­di­cia­les de di­chos me­no­res”. Im­por­tan­tí­si­mo pa­pel otor­ga­do por la ley so­bre la ba­se so­cial de lo re­se­ña­do.

De re­gre­so al au­men­to de la po­bla­ción al­ge­ci­re­ña, la pre­vi­sión sa­ni­ta­ria de la Jun­ta Lo­cal obli­gó a po­ner en co­no­ci­mien­to del con­sis­to­rio la ne­ce­si­dad de afron­tar nue­vas obras en el ce­men­te­rio mu­ni­ci­pal de la ciu­dad: “Con ob­je­to de de­sig­nar el si­tio en el que se han de cons­truir los nue­vos ni­chos, se­gún acor­dó el Ayun­ta­mien­to, el Sr. Pre­si­den­te ac­ci­den­tal del mis­mo, acom­pa­ña­do del con­ce­jal don Fé­lix Flo­res y del con­ta­dor don Vicente Ruiz, vi­si­ta­ron el Ce­men­te­rio Ca­tó­li­co de es­ta ciu­dad. Al mis­mo tiem­po se hu­bo de ins­pec­cio­nar el ca­mino que se es­tá arre­glan­do y que con­du­ce el in­di­ca­do Ce­men­te­rio, en el que se es­tán cons­tru­yen­do cu­ne­tas y des­mon­tan­do la par­te ac­ci­den­ta­da de aquel te­rreno pa­ra de­jar el re­fe­ri­do ca­mino á fin de que pue­da ser tran­si­ta­ble en la es­ta­ción de llu­vias”. La ac­ción mu­ni­ci­pal vino pre­ce­di­da de un in­for­me en el que se re­co­gía la ne­ce­si­dad ex­pre­sa­da y el “la­men­ta­ble es­ta­do del ca­mino”.

En­tre las no­ti­cias sa­ni­ta­rias que pu­lu­lan por aque­lla tran­qui­la Al­ge­ci­ras de nues­tros abue­los, lla­ma la aten­ción a los al­ge­ci­re­ños de en­ton­ces, un nue­vo pe­li­gro que se cier­ne so­bre los pea­to­nes: “Co­mu­ni­ca la au­to­ri­dad com­pe­ten­te que un in­di­vi­duo con­du­cien­do un au­to­mó­vil atro­pe­lló la noche del miér­co­les pa­sa­do al guar­da–ca­lle Luís Ra­mos, rom­pién­do­le el uni­for­me, en­tien­de en es­te asun­to el Sr. Juez Mu­ni­ci­pal á quién se le dió el par­te co­rres­pon­dien­te”.

De vuel­tas a la ac­ti­vi­dad de la Jun­ta Lo­cal de Sa­ni­dad, ca­be des­ta­car la im­por­tan­te co­la­bo­ra­ción con el Ser­vi­cio de Arren­da­mien­tos del Con­su­mo a tra­vés de los ve­te­ri­na­rios su­per­vi­so­res, si bien en los con­tra­tos, sal­vo los con­cep­tos eco­nó­mi­cos y cua­dro–re­la­ción es­pe­cies su­je­tas a pa­gos por de­re­chos de con­su­mos, na­da se re­co­gía del con­trol sa­ni­ta­rio: “La Ad­mi­nis­tra­ción de Con­su­mos de es­ta Ciu­dad, se-

cun­dan­do las dis­po­si­cio­nes del Sr. Al­cal­de, par­ti­ci­pó á la ex­pre­sa­da au­to­ri­dad ha­ber de­te­ni­do 9 ki­los de car­ne de ca­bra que pre­sen­tó pa­ra abo­nar sus de­re­chos la ve­ci­na de es­ta Con­cep­ción García. Re­co­no­ci­da por el ve­te­ri­na­rio la car­ne que se tra­ta­ba de ven­der, hu­bo de in­di­car la con­ve­nien­cia de su cre­ma­ción, or­de­nan­do el Sr. Al­cal­de que se efec­tua­ra es­ta ope­ra­ción, y que los agen­tes mu­ni­ci­pa­les ade­más mul­ta­ran con 2 pe­se­tas a la nom­bra­da ven­de­do­ra”. Afor­tu­na­da­men­te la in­clu­sión des­de años atrás en la me­sa de las jun­tas lo­ca­les de la pro­vin­cia de los al­béi­tar (ve­te­ri­na­rios), co­mo así lo exi­gía el Go­bierno Ci­vil, evi­tó mu­chos pro­ble­mas sa­ni­ta­rios de­ri­va­dos de los ali­men­tos en mal es­ta­do que in­gre­sa­ban en las po­bla­cio­nes. Co­mo prue­ba de la im­por­tan­cia de los ve­te­ri­na­rios en la pre­ven­ción, re­cor­de­mos: “Go­bierno Ci­vil de la pro­vin­cia de Cá­diz. Sa­ni­dad. Al Sr. Al­cal­de de Al­ge­ci­ras. Sír­va­se V.S. re­mi­tir á es­te Go­bierno co­pia au­to­ri­za­da por esa Al­cal­día del tí­tu­lo que po­see Don Ma­nuel Al­ba, Sub­de­le­ga­do in­te­ri­no de Ve­te­ri­na­ria de su par­ti­do. Dios g.a. Vd. m. años”.

Otro asun­to de gran im­por­tan­cia pa­ra la ciu­dad en aque­llos pri­me­ros años del nue­vo si­glo, fue el de “la sa­lu­bri­dad de las aguas”, por lo que se co­men­zó a con­fec­cio­nar un re­gla­men­to pa­ra su tra­ta­mien­to y dis­tri­bu­ción; re­gla­men­to que ne­ce­si­ta­ba pa­ra su pues­ta en prac­ti­ca de la apro­ba­ción de la más al­ta ins­ti­tu­ción pro­vin­cial: “Con la asis­ten­cia del Al­cal­de y los se­ño­res con­ce­ja­les […], que­dó en­te­ra­do el Ayun­ta­mien­to de las pe­que­ñas mo­di­fi­ca­cio­nes he­chas por el Go­bierno Ci­vil de es­ta Pro­vin­cial, en el Re­gla­men­to pa­ra la dis­tri­bu­ción de las aguas po­ta­bles de es­ta ciu­dad”. En la mis­ma se­sión y tam­bién re­la­cio­na­do con el te­ma sa­ni­ta­rio: “Se acor­dó sa­tis­fa­cer al Ins­ti­tu­to del Doc­tor Mur­ga de Se­vi­lla, 100 pe­se­tas por la cu­ra­ción de los ve­ci­nos Antonio Pi­ne­lo y Ber­nar­do Vi­ñas que fue­ron mor­di­dos por un pe­rro”. Nue­va­men­te –co­mo fue re­co­gi­do en ca­pí­tu­los an­te­rio­res–, es­ta­mos an­te un ex­tra­ño ca­so de sub­ven­ción mé­di­ca pa­ra tra­tar una si­tua­ción sa­ni­ta­ria na­da anor­mal, asu­mien­do el tras­la­do de dos en­fer­mos has­ta la le­ja­na –en aquel tiem­po– Se­vi­lla y con un gas­to de 50 pe­se­tas por en­fer­mo asu­mi­do por un Ayun­ta­mien­to siem­pre po­bre en re­cur­sos.

Ade­más de la preo­cu­pa­ción del con­sis­to­rio por la sa­lu­bri­dad de las aguas po­ta­bles o blan­cas, co­mo ha que­da­do plas­ma­do an­te­rior­men­te, exis­te igual preo­cu­pa­ción por la can­ti­dad de po­zos ne­gros in­con­tro­la­dos que exis­ten en la po­bla­ción, su in­sa­na pre­sen­cia y mal olor pro­vo­có en no po­cos ca­sos la de­nun­cia de los pro­pios ve­ci­nos an­te el Ayun­ta­mien­to: “La Al­cal­día te­nien­do cons­tan­cia á tra­vés del ve­cino Se­bas­tián Cal­ven­te de la pre­sen­cia de un po­zo ne­gro en el pa­tio del Si­len­cio exis­ten­te en la ca­lle Nue­va, or­de­na su in­me­dia­ta lim­pie­za”. Des­gra­cia­da­men­te no to­dos los ve­ci­nos co­mo el cí­vi­co Cal­ven­te, de­nun­cia­ban los po­si­bles fo­cos de in­fec­ción; no sien­do afor­tu­na­da­men­te el úni­co: “Se au­to­ri­za al ve­cino José Pe­cino pa­ra que pre­vio pa­go pue­da in­tro­du­cir en la ma­dro­na pú­bli­ca una ca­ñe­ría de su ca­sa si­ta en la ca­lle del Sa­cra­men­to (hoy Ra­fael de Mu­ro)”. En aque­llos tiem­pos de pe­nu­rias eco­nó­mi­cas pa­ra el con­sis­to­rio al­ge­ci­re­ño – de ahí la ex­tra­ñe­za re­se­ña­da con an­te­rio­ri­dad so­bre la sub­ven­cio­na­da asis­ten­cia en Se­vi­lla–, pa­ra la cons­truc­ción de las tan ne­ce­sa­rias ma­tro­nas se re­que­ría la apor­ta­ción eco­nó­mi­ca de los ve­ci­nos in­te­re­sa­dos: “El Ayun­ta­mien­to dá su per­mi­so pa­ra la cons­truc­ción de una ma­dro­na en la ca­lle de San Antonio es­qui­na a la de Se­vi­lla, con­tan­do con el au­xi­lio de los ve­ci­nos in­te­re­sa­dos”. So­bra pre­gun­tar­se el des­tino de las in­mun­di­cias de los do­mi­ci­lios ca­ren­tes de ma­dro­nas a las que co­nec­tar­se o que sus ve­ci­nos no pu­die­sen pa­gar la ta­sa mu­ni­ci­pal, qui­zá es­té en la res­pues­ta los in­ce­san­tes bro­tes epi­dé­mi­cos que cons­tan­te­men­te se da­ban en las po­bla­cio­nes de la épo­ca. A ve­ces la fal­ta de res­pon­sa­bi­li­dad sa­ni­ta­ria era prac­ti­ca­da por las mo­des­tas in­dus­trias de nues­tra ciu­dad: “Se prohí­be por la Al­cal­día –no cons­ta en el do­cu­men­to san­ción al­gu­na–, que la Fá­bri­ca de Cur­ti­dos es­ta­ble­ci­da en el Se­cano ha­gan uso de las ca­ñe­rías que arro­jan ma­te­rias su­cias á la ca­lle, has­ta que no cons­tru­yan se­gún la ley la que han de te­ner pa­ra es­ta cla­se de es­ta­ble­ci­mien­tos”. De se­gu­ro que con el vien­to de po­nien­te el olor nau­sea­bun­do ge­ne­ra­do por aque­lla abu­si­va prac­ti­ca de arro­jar los des­per­di­cios or­gá­ni­cos de los ani­ma­les, inun­da­ría las cén­tri­cas ca­lles de la po­bla­ción. Aque­lla fá­bri­ca de cur­ti­dos era pro­pie­dad de Miguel Muñoz Ca­be­llo, y pa­ra más aún agra­var la si­tua­ción de fal­ta de hi­gie­ne pú­bli­ca, la tal in­dus­tria era pa­re­lin­dan­te con la fá­bri­ca de ha­ri­nas pro­pie­dad de Juan Antonio Ban­drés Navarro. Otras fá­bri­cas de­di­ca­das a la mis­ma ac­ti­vi­dad y si­tua­das den­tro del cas­co ur­bano eran las co­no­ci­das y po­pu­la­res: “Cur­ti­dos de Antonio Val­dés e Hi­jos, si­ta en El Cal­va­rio, ó Cur­ti­dos de Fran­cis­ca Bon­trie Pe­rei­ra, ubi­ca­da en la ca­lle Mu­ro nú­me­ro 31, es­qui­na Ojo del Mue­lle”.

Eran tiem­pos de pe­nu­rias y es­tas fa­ci­li­ta­ban la pro­pa­ga­ción de las en­fer­me­da­des. El con­sis­to­rio mu­ni­ci­pal con sus siem­pre es­ca­sos me­dios, ha­bía de afron­tar si­tua­cio­nes ad­ver­sas pa­ra la po­bla­ción que te­nían una gran re­per­cu­sión en los ciu­da­da­nos que la pa­de­cían: “Da­da la subida in­dis­cri­mi­na­da de los al­qui­le­res mu­chos ve­ci­nos han te­ni­do que aban­do­nar ha­bi­ta­cio­nes y cuar­tos, so­li­ci­tán­do­le al Ayun­ta­mien­to les per­mi­ta le­van­tar sus ba­rra­cas jun­to a la pla­ya del Sa­la­di­llo, el Ayun­ta­mien­to acor­dó se les con­ce­da el te­rreno que pi­den”. Re­cor­de­mos que des­de la gran epi­de­mia de có­le­ra del pa­sa­do si­glo, exis­tía en las in­me­dia­cio­nes del te­rreno de­sig­na­do un la­za­re­to tal y co­mo se recogió en an­te­rio­res en­tre­gas. Es­tas cri­ti­ca­bles –en la ac­tua­li­dad– de­ci­sio­nes tan per­mi­si­vas, su­ma­das a los ries­gos que com­por­ta­ba la si­tua­ción geo­grá­fi­ca de la ciu­dad, ha­cía que ca­da cier­to pe­rio­do de tiem­po se pro­du­je­ra un au­men­to es­ta­dís­ti­co de la mor­tan­dad in­fan­til y an­cia­nos: “Da­da la ur­gen­te ne­ce­si­dad de cons­truir ni­chos en el Cam­po­san­to tan­to pa­ra pár­vu­los co­mo adul­tos de avan­za­da edad, por la ca­ren­cia ab­so­lu­ta que hay de ellos en es­te es­ta­do de ne­ce­si­dad, se acor­dó la cons­truc­ción de una cru­jía que se so­li­ci­te del Go­bierno de la Pro­vin­cia, da­da la ur­gen­cia del ca­so se pres­cin­di­rá de la su­bas­ta”. Es de­cir la ur­gen­cia fue de tal mag­ni­tud que se ac­tuó sin pu­bli­ci­tar la pre­cep­ti­va su­bas­ta con la exi­men­te de la ne­ce­si­dad que re­que­ría la pun­tual si­tua­ción sa­ni­ta­ria sus­ci­ta­da. Uno de los infantes que fa­lle­cie­ron, fue el be­bé de 6 me­ses de la po­pu­lar fa­mi­lia Utor. Es­ta fa­mi­lia ha­bía si­do pro­pie­ta­ria del co­no­ci­do Pa­ra­dor de la Luz o de San Antonio que fue ven­di­do a Ni­co­lás Marcet en 1889 y de la tam­bién no me­nos afa­ma­da bo­ti­ca si­ta en la ca­lle Cris­tó­bal Co­lón (Lar­ga), 2 .

A to­do es­to y de mo­do y for­ma in­com­pren­si­ble en una ciu­dad tan ne­ce­si­ta­da de per­so­nal téc­ni­co sa­ni­ta­rio en to­das sus es­pe­cia­li­da­des, se pro­du­jo la si­guien­te va­can­te: “Ha si­do de­cla­ra­do ce­san­te (a la es­pe­ra de un nue­vo des­tino) por la Su­pe­rio­ri­dad, el ce­la­dor del mue­lle de la Es­ta­ción Sa­ni­ta­ria de Al­ge­ci­ras don Leo­nar­do Fe­rrei­ro”. El Sr. Fe­rrei­ro es­ta­ba ca­sa­do con la gi­bral­ta­re­ña Jo­se­fa Ba­gliet­to Dot­to, te­nien­do su do­mi­ci­lio en el nú­me­ro 6 de la ca­lle So­ria, hoy Cas­te­lar. La es­pe­ra ha­cia el nue­vo des­tino tu­vo que ser lar­ga pa­ra el ex­ce­la­dor del puer­to al­ge­ci­re­ño, da­do que le dio tiem­po a cons­ti­tuir la fi­lial de la Unión Al­coho­le­ra de Es­pa­ña en nues­tra ciu­dad, po­nien­do al fren­te de la em­pre­sa con el car­go de ge­ren­te al jo­ven Va­le­ro Rie­ra. Nue­va­men­te la lla­ma­da “Su­pe­rio­ri­dad” an­te las ne­ce­si­da­des sa­ni­ta­rias de es­ta ciu­dad –y fon­dea­de­ro–, por mo­ti­vos que se es­ca­pa­ban a la ló­gi­ca mi­ra­ba ha­cia otro la­do. Pe­ro esa es otra his­to­ria.

El ce­la­dor sa­ni­ta­rio del puer­to, Leo­nar­do Fe­rrei­ro, fue de­cla­ra­do ce­san­te El Go­bierno Ci­vil so­li­ci­tó co­pia de su tí­tu­lo al ve­te­ri­na­rio Ma­nuel Al­ba

Uno de los mue­lles del puer­to de Al­ge­ci­ras.

El es­cri­to del Go­bierno Ci­vil al ve­te­ri­na­rio Ma­nuel Al­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.