El cal­va­rio de Cos­pe­dal

Europa Sur - - PANORAMA -

LA pun­ti­lla fue la pu­bli­ca­ción de la con­ver­sa­ción te­le­fó­ni­ca de su ma­ri­do con Vi­lla­re­jo, en la que Ig­na­cio Ló­pez del Hie­rro de­cía al ex co­mi­sa­rio que su mu­jer ha­bía in­for­ma­do al “je­fe” del con­te­ni­do de la reunión de días an­tes y que és­te –só­lo po­día ser Mariano Ra­joy– “es­tá de acuer­do” con lo que ha­bla­do en el en­cuen­tro. Es de­cir, que Vi­lla­re­jo in­ves­ti­ga­ra a per­so­nas su­pues­ta­men­te vin­cu­la­das con Gür­tel y se men­cio­na­ba ex­pre­sa­men­te una fun­da­ción de la que for­ma­ba par­te Javier Are­nas.

En el PP na­die cre­yó que Ra­joy es­tu­vie­ra de acuer­do con esa vi­gi­lan­cia al ex se­cre­ta­rio ge­ne­ral y ex vi­ce­pre­si­den­te del Go­bierno. Es de do­mi­nio pú­bli­co su es­tre­chí­si­ma re­la­ción po­lí­ti­ca y per­so­nal... co­mo lo es que des­de ha­ce años María Do­lo­res de Cos­pe­dal man­tie­ne una pro­fun­da e in­di­si­mu­la­da ani­mad­ver­sión a Are­nas, vi­sua­li­za­da en va­rios mo­men­tos en los que ha­bía que to­mar de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas en las que man­te­nían po­si­cio­nes dis­tin­tas, so­bre to­do con nom­bra­mien­tos pa­ra car­gos de res­pon­sa­bi­li­dad. Más aún cuan­do se tra­ta­ba de An­da­lu­cía y la di­rec­ción na­cio­nal del par­ti­do, con Cos­pe­dal en la Se­cre­ta­ría Ge­ne­ral, de­bía opi­nar so­bre can­di­da­tos a las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les, au­to­nó­mi­cas y ge­ne­ra­les.

El pro­ble­ma prin­ci­pal de Cos­pe- dal ha si­do no ca­li­brar el al­can­ce de su fra­ca­so de las pri­ma­rias, el es­ca­so res­pal­do de los mi­li­tan­tes. So­por­tó mal que So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría ga­na­ra la pri­me­ra vuelta y no du­dó en ofre­cer su apo­yo a Pa­blo Ca­sa­do con tal de que no ga­na­ra la mu­jer con la que lle­va­ba al má­xi­mo ex­tre­mo una ri­va­li­dad que ha im­preg­na­do la vi­da del PP en los úl­ti­mos años. Una con­fron­ta­ción que cuen­tan que tie­ne que ver con que se mi­ra­ban de reojo al ser una la mano de­re­cha de Ra­joy en el par­ti­do y la otra en el Eje­cu­ti­vo; tan­to Cos­pe­dal co­mo va­rios mi­nis­tros con­si­de­ra­ban que la vi­ce­pre­si­den­ta usa­ba el CNI pa­ra sus pro­pios in­tere­ses y, en el plano per­so­nal, por­que la ex ti­tu­lar de De­fen­sa san­gra­ba por la he­ri­da de que las ac­ti­vi­da­des em­pre­sa­ria­les de su ma­ri­do siem­pre pro­vo­ca­ron mu­cho re­ce­lo, mien­tras que se acep­tó sin pro­ble­ma que el ma­ri­do de So­ra­ya acep­ta­ra un im­por­tan­te car­go en Te­le­fó­ni­ca. ofre­cie­ran a quie­nes ha­bían apo­ya­do a So­ra­ya fue­ran de se­gun­do ni­vel. Lo con­si­guió, pe­ro eso no pro­vo­có ex­ce­si­vas sim­pa­tías, en­tre otras ra­zo­nes por­que no to­dos sus apa­dri­na­dos te­nían una tra­yec­to­ria re­le­van­te en el par­ti­do y por­que se de­jó fue­ra de jue­go a di­ri­gen­tes que apo­ya­ron a So­ra­ya, muy apre­cia­dos en el PP y que ha­bían de­mos­tra­do su va­lía, co­mo la pro­pia vi­ce­pre­si­den­ta, la ex mi­nis­tra de Tra­ba­jo Fá­ti­ma Bá­ñez o José Luis Ay­llón, pro­ba­ble­men­te el dipu­tado con más pres­ti­gio la que Ca­sa­do mul­ti­pli­ca­ba su pre­sen­cia lu­chan­do ca­si so­lo an­te la ad­ver­si­dad, pues los nue­vos di­ri­gen­tes del PP eran po­co ave­za­dos y só­lo des­ta­ca­ban Teo García y Javier Ma­ro­to, el di­gi­tal mon­cloa.es pu­bli­có unas cin­tas que fue­ron un re­vul­si­vo por mu­chas ra­zo­nes. Por­que Cos­pe­dal se reunió con un ex co­mi­sa­rio mal­di­to, José Vi­lla­re­jo; por­que el en­cuen­tro fue clan­des­tino y en su des­pa­cho de la ca­lle Gé­no­va; por­que la ci­ta la pre­pa­ró su ma­ri­do, que tam­bién asis­tió... y por­que las cin­tas de­mos­tra­ban que Cos­pe­dal le hi­zo en­car­gos de in­ves­ti­ga­ción a Vi­lla­re­jo.

J. J. GUI­LLÉN / EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.