Mie­do al ri­val

Pa­re­ce una lo­cu­ra pen­sar que un atre­vi­do ita­liano pue­de de­rro­car a la re­fe­ren­cia de los des­ca­po­ta­bles. Sin em­bar­go, el Abarth 124 Spi­der de­rro­cha per­so­na­li­dad y tie­ne otras mu­chas cua­li­da­des.

EVO (Spain) - - ABART H 1 24 S P I D E R VS PORSCHE BOXST E R ( 9 - por a . tow­ler & j. ál­va­rez fo­to­gra­fía por gus gre­gory

Gi­ra la lla­ve y es­pe­ra a ese fu­gaz se­gun­do: ' Bruuuum'. Oh, sí. Aquí es­tás, vie­jo ami­go. Ese seis ci­lin­dros bó­xer at­mos­fé­ri­co co­bra vi­da con un bra­mi­do y se asien­ta en un gor­go­tean­te ra­len­tí de arran­que en frío. Me po­ne la piel de ga­lli­na. Su­pon­go que si te aca­ba­ras de gas­tar 45.000 eu­ros en un Boxster 981 de se­gun­da mano co­mo el de es­ta prue­ba, tam­bién te ha­ría son­reír y sen­tir una fe­li­ci­dad ca­si Zen. Du­ran­te tu vi­da dia­ria, en los mo­men­tos bue­nos y en los ma­los, es­ta­ría en tu ga­ra­je, ca­da ma­ña­na, llue­va o sal­ga el sol. Tu­yo. Un au­tén­ti­co Pors­che. Ese chu­te de adre­na­li­na po­si­ti­va es en gran par­te por lo que nos sa­cri­fi­ca­mos, ha­ce­mos un es­fuer­zo eco­nó­mi­co, dis­cu­ti­mos y to­do lo de­más, en bus­ca del me­jor co­che de­por­ti­vo que nos po­da­mos per­mi­tir. Tie­ne que ha­cer­te son­reír. Que esa mis­ma son­ri­sa se con­vier­ta en una mue­ca cuan­do arran­ca en frío un 718 Boxster de cua­tro ci­lin­dros es uno de los pro­ble­mas a los que se en­fren­ta Pors­che ac­tual­men­te. En cual­quier ca­so, ya me es­toy vol­vien­do a enamo­rar del 981 y pre­gun­tán­do­me qué mal­di­to sen­ti­do tie­ne una com­pa­ra­ti­va en­tre di­cha ma­ra­vi­lla de­por­ti­va ale­ma- na y un Abarth que, en reali­dad, es­con­de ba­jo su ca­rro­ce­ría un Maz­da MX-5. Aun así, te di­ré que te­ne­mos un día in­tere­san­te por de­lan­te, y pue­de que no con­clu­ya co­mo te ima­gi­nas.

El Boxster ha do­mi­na­do el seg­men­to de los des­ca­po­ta­bles más 'co­ol' des­de que el pri­me­ro, el 986, apa­re­cie­ra en 1996. Es­to se de­be a que siem­pre ha mez­cla­do una gra­ta ex­pe­rien­cia de con­duc­ción, una prac­ti­ci­dad sor­pren­den­te y ese lo­go­ti­po con el que se sue­len aso­ciar pro­duc­tos rá­pi­dos y efi­ca­ces. Es el de­por­ti­vo que atrae tan­to al en­tu­sias­ta co­mo al pú­bli­co más ge­ne­ral, y nin­gu­na otra mar­ca ha lo­gra­do con­se­guir al­go pa­re­ci­do.

Co­mo el úl­ti­mo de los Boxs­ters at­mos­fé­ri­cos, el 981 tie­ne un lu­gar es­pe­cial en nues­tro co­ra­zón, y su va­lor re­si­dual así lo re­fle­ja. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, un Boxster con 50.000 ki­ló­me­tros y en­tre 3 y 5 años de an­ti­güe­dad se an­to­ja un gran co­che pa­ra su pre­cio... a pe­sar de que no se ale­je en ex­ce­so de la ta­ri­fa ori­gi­nal cuan­do era nue­vo. Con­du­cir el Boxster es enamo­rar­se, pe­ro co­mo lo co­noz­co bien voy a de­jar­lo a un la­do vo­lun­ta­ria­men­te. Pre­fie­ro mon­tar­me pri­me­ro en el ex­tra­va­gan­te Abarth, un mo­de­lo del que ten­go me­nos re­fe­ren­cias.

Sí, es­tá car­ga­do de ba­ra­ti­jas re­tro co­mo pu­ra ac­ción de mar­ke­ting, pe­ro las re­fe­ren­cias al pa­sa­do en rall­yes de la mar­ca con el 124 Spi­der ori­gi­nal de prin­ci­pios de los años 70 me suben mu­cho el áni­mo. ¿Ca­pó y ta­pa del ma­le­te­ro en ne­gro ma­te? ¿Pin­tu­ra de­no­mi­na­da ' Blan­co Tu­ri­ni 1975'? ¿Esos lo­gos del escorpión? ¿Un escape ' Mon­za Re­cord'? No pue­do re­sis­tir­me.

Sin es­tos ador­nos, el 124 de­ja más cla­ro la ba­se so­bre la que es­tá crea­do. Lu­ce ge­nial des­de cier­tos án­gu­los, y cua­dri­cu­la­do y po­co con­vin­cen­te des­de otros. En esen­cia, es un Maz­da MX-5 y sus en­san­cha­dos pa­ne­les de ca­rro­ce­ría dan la im­pre­sión, al­go ab­sur­da, de que ba­jo la piel del ita­liano hay un Maz­da lis­to pa­ra sa­lir a la luz.

Aun así, el pe­que­ño Abarth tie­ne to­do el de­re­cho a ser un mo­de­lo ex­tro­ver­ti­do, y es­toy a pun­to de des­cu­brir por qué. El Abarth sa­be al­go que mu­chos otros no. Co­no­ce la for­ma de gol­pear con­tun­den­te­men­te al Boxster don­de más due­le, en al­go que ca­si na­die lle­ga a des­cu­brir. Y no me re­fie­ro só­lo al mo­tor, es­con­di­do ba­jo el ca­pó. Ha­blo de que el Abarth com­pren­de el con­cep­to de di­ver­sión. Es ob­vio que el 124 no se va a po­ner se­rio des­de el mo­men­to en que el cua­tro ci­lin­dros de 1.4 li­tros mon­ta­do en po­si­ción lon­gi­tu­di­nal co­bra vi­da. El ra­len­tí tie­ne un so­ni­do des­acom­pa­sa­do que re­cuer­da a una pe­que­ña bar­ca ma­nio­bran­do en el puer­to. No se tra­ta de un re­mil­ga­do mo­tor mo­derno con un tur­bo de ba­ja pre­sión: es un mal­edu­ca­do ma­ca­rra ca­lle­je­ro con una sor­pren­den­te res­pues­ta al ace­le­ra­dor y bue­nas pres­ta­cio­nes, par­ti­cu­lar­men­te cuan­do el se­lec­tor' Sport' se ha mo­vi­do ha­cia arri­ba. Sal­vo por es­te bo­tón, el Abarth es­tá agra­da­ble­men­te li­bre de co­sas ajus­ta­bles; tan so­lo hay que sal­tar al in­te­rior – ca­si li­te­ral­men­te cuan­do el te­cho es­tá qui­ta­do– y dis­fru­tar.

Que se con­duz­ca ca­si co­mo un MX-5 ac­tual no es una gran sor­pre­sa, pe­ro es­to tam­po­co es na­da

‘El Abarth sa­be có­mo gol­pear al Boxster don­de más due­le’

El mo­tor 1.4 li­tros tur­bo del Spi­der es real­men­te ale­gre, pe­ro no es­tá a la al­tu­ra del seis ci­lin­dros bó­xer at­mos­fé­ri­co del Boxster. Iz­quier­da: La di­fe­ren­cia en el plan­tea­mien­to es­té­ti­co en­tre el ele­gan­te Boxster y el 124 Spi­der ins­pi­ra­do en los rall­yes es evi­den­te en el di­se­ño de sus llan­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.