RALPH LAU­REN

EVO (Spain) - - PORSC H E 9 1 1 CARRERA GTS VS A STON MART I N V 1 -

El pres­ti­gio­so di­se­ña­dor de mo­da es un enamo­ra­do de los co­ches, a los que con­si­de­ra “ar­te en mo­vi­mien­to”. En una en­tre­vis­ta afir­ma­ba: “mien­tras mis ami­gos se in­tere­san por la pin­tu­ra, yo sien­to que la ver­da­de­ra be­lle­za de po­seer un co­che con un di­se­ño ra­ro y mag­ní­fi­co es el he­cho de que lo pue­des usar. Pue­des mi­rar­lo, dis­fru­tar de sus cua­li­da­des vi­sua­les, co­mo con una pin­tu­ra, pe­ro tam­bién pue­des me­ter­te den­tro y con­du­cir­lo”. Y es que, Ralph Lau­ren no só­lo se de­di­ca a acu­mu­lar vehícu­los de al­ta ga­ma sino que, ade­más, los con­du­ce de for­ma ha­bi­tual. Gra­cias a su enor­me pa­tri­mo­nio, es­ti­ma­do en unos 5.800 mi­llo­nes de eu­ros se­gún la re­vis­ta For­bes, se pue­de per­mi­tir man­te­ner más de 70 au­to­mó­vi­les, –la ma­yo­ría son edi­cio­nes li­mi­ta­das o co­ches de ca­rre­ras ‘vin­ta­ge’ úni­cos– en la que, pro­ba­ble­men­te, sea la co­lec­ción de co­ches más va­lio­sa del mun­do – For­bes la va­lo­ró en 300 mi­llo­nes de eu­ros–.

En­tre sus po­se­sio­nes des­ta­can clá­si­cos co­mo el Fe­rra­ri 250 GTO de 1962 –ac­tual­men­te, es­te mo­de­lo es con­si­de­ra­do el co­che más ca­ro del mun­do: en 2013 se lle­ga­ron a pa­gar 38 mi­llo­nes de eu­ros por él en una subasta–, el Al­fa Romeo 8C 2300 Mon­za de 1931 –un co­che de ca­rre­ras, que era una ver­sión acor­ta­da del Spi­der, y que fue nom­bra­do así en ho­me­na­je a su vic­to­ria en Mon­za en el GP de Ita­lia de 1931–, el Mer­ce­des-Benz 300SL Gull­wing –el co­no­ci­do co­mo “Alas de ga­vio­ta”, de­bi­do a sus cu­rio­sas puer­tas, fue uno de los pri­me­ros su­per­de­por­ti­vos que se fa­bri­ca­ron–, el Jaguar XKSS de 1958 –ver­sión de ca­rre­te­ra del Jaguar D-Ty­pe de ca­rre­ras; fue desa­rro­lla­do pa­ra dar sa­li­da a las exis­ten­cias ya fa­bri­ca­das, des­pués de que la mar­ca bri­tá­ni­ca de­ci­die­ra aban­do­nar el mun­do de la com­pe­ti­ción–. Jun­to a ellos, otros más mo­der­nos y de­por­ti­vos, co­mo un Bu­gat­ti Vey­ron Su­per Sport –desa­rro­lla 1.200 CV a 7.500 rpm y lo­gró ba­tir el ré­cord mun­dial de ve­lo­ci­dad de un co­che, al­can­zan­do los 431 km/h– o el McLa­ren F1 LM –una ver­sión del McLa­ren F1 GTR pa­ra ce­le­brar la vic­to­ria del fa­bri­can­te en las 24 Ho­ras de Le Mans de 1995: só­lo se cons­tru­ye­ron seis uni­da­des y fue mo­di­fi­ca­do pa­ra ser homologado pa­ra cir­cu­lar por la ca­lle–. Y la gran jo­ya de la co­ro­na es un Bu­gat­ti 57SC Atlan­tic de 1938 del que só­lo se fa­bri­ca­ron cua­tro uni­da­des –es­ta es una de las dos que aún so­bre­vi­ven– y se cal­cu­la que su pre­cio ron­da­ría los 50 mi­llo­nes de dó­la­res en una subasta.

La co­lec­ción es­tá alo­ja­da en un ga­ra­je se­cre­to en West­ches­ter County, Nue­va York.

SU CO­CHE MáS VA­LIO­SO ES UN BU­GAT­TI 57SC ATLAN­TIC DE 1938

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.