BI­CI­CLE­TAS UR­BA­NAS, INTERURBANAS, ELéC­TRI­CAS, PA­TI­NES, GIRóSCOPOS, TRICICLOS Y CUADRICICLOS DE PAR­QUES

Su con­vi­ven­cia con el trá­fi­co re­gu­la­do pi­de ur­gen­tes es­tu­dios de se­gu­ri­dad

EVO (Spain) - - AVANCE - por EN­RI­QUE HER­NÁN­DEZ- LUI­KE

El dia­rio des­pla­za­mien­to per­so­nal

de pea­to­nes, por las po­bla­cio­nes o al­re­de­do­res, se con­si­de­ra el más sen­ci­llo y sano de los ejer­ci­cios pa­ra man­te­ner­se en for­ma. En con­vi­ven­cia con ellos, las bi­ci­cle­tas, a pe­dal o con au­xi­lio de mo­tor eléc­tri­co, van en au­men­to.

En la prác­ti­ca, las ex­ce­len­tes ven­ta­jas del ciclismo ur­bano se ven per­ju­di­ca­das cuan­do ocu­rre la uti­li­za­ción in­co­rrec­ta de su vehícu­lo por al­gún usua­rio, sin el de­bi­do res­pe­to a los de­más, a ve­ces con da­ños pa­ra am­bas par­tes. Tam­bién el uso del pa­tín ca­lle­je­ro – con o sin elec­tri­ci­dad– ha pa­sa­do de jue­go in­fan­til a me­dio de des­pla­za­mien­to ur­bano pa­ra jó­ve­nes y no tan jó­ve­nes, con si­tua­cio­nes im­pre­vis­tas, des­de el sus­to al do­lor fí­si­co. ¿Có­mo ha­cer po­si­ble la má­xi­ma se­gu­ri­dad en­tre to­dos? Cual­quier prohi­bi­ción se­ría so­lu­ción mo­les­ta pa­ra la desea­da li­ber­tad, pe­ro es con­ve­nien­te el buen con­se­jo ur­bano pa­ra se­gu­ri­dad de to­dos. Tam­bién la inexis­ten­cia de la nor­ma pue­de ser cri­ti­ca­ble y la­men­ta­ble. Ya hay quien pien­sa en la con­ve­nien­cia de una pla­ca de iden­ti­fi­ca­ción pa­ra re­co­no­cer al pro­pie­ta­rio de cual­quier vehícu­lo des­de su ad­qui­si­ción, sea bi­ci­cle­ta a pe­dal o eléc­tri­ca y has­ta pa­ti­nes o seg­way.

El cre­cien­te uso de las bi­ci­cle­tas por ca­rre­te­ra, pa­ra ejer­ci­cio y tu­ris­mo, exi­ge tam­bién la di­vul­ga­ción de nor­mas y con­se­jos a res­pe­tar pa­ra lo­grar ga­ran­tías de se­gu­ri­dad en sus re­co­rri­dos. De­be ser in­tere­san­te la ins­crip­ción co­mo so­cio en al­gún club ci­clis­ta, so­bre to­do si dis­po­ne de cir­cui­to pa­ra en­tre­nar.

Las es­ta­dís­ti­cas de ac­ci­den­tes exi­gen la pro­tec­ción de cuan­tos, de una u otra for­ma, so­mos usua­rios de las vías pú­bli­cas. Des­de las re­vis­tas es­pe­cia­li­za­das en vehícu­los de­be­mos tra­tar so­bre los pro­ble­mas de la con­vi­ven­cia más se­gu­ra. Es un re­to al in­ge­nio de sus re­dac­to­res, obli­ga­dos a en­con­trar su­ge­ren­cias, nor­mas y tran­qui­li­dad. Cum­pla­mos nues­tra fun­ción in­for­ma­ti­va de aler­tar y mo­ver a to­dos a uti­li­zar las vías pú­bli­cas con la ma­yor aten­ción, y bue­na vo­lun­tad. Y ani­mar a to­dos, en cuan­to sea po­si­ble, a ob­te­ner al­gún per­mi­so pa­ra con­du­cir vehícu­los a mo­tor. Tam­bién se­ría in­tere­san­te con­tra­tar al­gún se­gu­ro de ac­ci­den­tes.

Otra ló­gi­ca e im­pres­cin­di­ble ne­ce­si­dad: Los vo­lan­tis­tas en ge­ne­ral, así co­mo los mo­to­ris­tas, de­ben to­mar con­cien­cia de la su­pe­rio­ri­dad de sus vehícu­los, por po­ten­cia y ta­ma­ño, y ce­der siem­pre el es­pa­cio ló­gi­co pa­ra los usua­rios de las vías pú­bli­cas con mí­ni­mos vehícu­los o pea­to­nes.

El sen­ci­llo ins­tru­men­to de las rue­das ha triun­fa­do en be­ne­fi­cio de la Hu­ma­ni­dad, aun­que, en al­gún as­pec­to, su uso se ha de­mo­ra­do inex­pli­ca­ble­men­te. Por ejem­plo, en las ma­le­tas. ¡Cuán­tos años las he­mos trans­por­ta­do a pu­ro múscu­lo! Hoy, has­ta un ni­ño pue­de mo­ver­las con fa­ci­li­dad.

Las pe­que­ñas rue­das tam­bién pres­tan su co­la­bo­ra­ción a nues­tra co­mo­di­dad al ser­vi­cio de apa­ra­tos au­tó­no­mos e inteligentes co­mo los cor­ta­do­res de cés­ped, las lim­pia­do­ras de pis­ci­nas y las as­pi­ra­do­ras del ho­gar, au­to­en­chu­fa­bles pa­ra su re­car­ga. Ade­más sa­ben fre­nar a tiem­po, jus­to pa­ra no tro­pe­zar. La digitalización fu­tu­ra per­fec­cio­na­rá aún más el uso de la rue­da, el ar­te­fac­to más útil en la His­to­ria del Pro­gre­so. L

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.