MASERATI GRANTURISMO MC

Li­ge­ros cam­bios pa­ra ‘aguan­tar’ un po­co más en el mer­ca­do... Y ya van na­da me­nos que 10 años.

EVO (Spain) - - SUMARIO - Fo­to­gra­fía: Barry Hay­den Co­lin Good­win, Ja­vier Arús

RE­CUER­DO QUE, EN 1994, acu­dí a la pre­sen­ta­ción del Maserati Quat­tro­por­te y uno de los tra­ba­ja­do­res de la mar­ca es­tu­vo a pun­to de co­me­ter un de­li­to ha­cia mi per­so­na por en­ca­jar con poca ele­gan­cia una crí­ti­ca ha­cia aquel mo­de­lo.

Afor­tu­na­da­men­te, ese ti­po ya no tie­ne na­da que ver con la in­dus­tria del mo­tor. Y es que es­toy se­gu­ro de que no le iba a gus­tar el he­cho de que es­te re­no­va­do Maserati GranTurismo se me pa­re­ce mu­cho al ac­tual Ford Mus­tang. Es más, es­toy ca­si se­gu­ro de que es­ta vez me hu­bie­ra sol­ta­do un guan­ta­zo an­tes de si­quie­ra ex­pli­car­le que lo que aca­bo de de­cir es, en reali­dad, un cum­pli­do.

Pe­ro an­tes de ex­pli­car las ra­zo­nes del pi­ro­po, hay que re­pa­sar un po­co la tra­yec­to­ria del GranTurismo y Gra­nCa­brio. Maserati nos di­jo ha­ce unos años que am­bos mo­de- los – el coupé tie­ne diez años y el des­ca­po­ta­ble sie­te– ten­drían sus­ti­tu­to en el año 2014. Eso no ocu­rrió y aho­ra lo que nos co­men­tan es que su su­ce­sor lle­ga­rá en los pró­xi­mos años... sin es­pe­ci­fi­car. Has­ta que lle­gue ese mo­men­to, los mo­de­los que es­tán a la ven­ta han re­ci­bi­do un resty­ling que in­clu­ye co­mo ma­yor no­ve­dad un nue­vo sis­te­ma de in­foen­tre­te­ni­mien­to, con una pan­ta­lla tác­til de 8,4 pul­ga­das.

Por fue­ra, la pa­rri­lla fron­tal es más pro­fun­da pa­ra ase­me­jar­se a la del lla­ma­ti­vo Al­fie­ri Con­cept de 2014; y el pa­ra­cho­ques tra­se­ro así co­mo los pi­lo­tos pos­te­rio­res son tam­bién nue­vos. Has­ta aho­ra se po­día ele­gir en­tre un mo­tor 4.2 o un 4.7 li­tros, pe­ro la ma­yo­ría de los clien­tes es­co­gían la op­ción de ma­yor ci­lin­dra­da, por lo que la fir­ma ita­lia­na ha de­ci­di­do eli­mi­nar el ‘pe­que­ño’. El pro­pul­sor 4.7 V8 at­mos­fé­ri­co lo fa­bri­ca Fe­rra­ri y, fun- da­men­tal­men­te, es el mis­mo mo­tor que lle­va­ba el F430. La po­ten­cia es la mis­ma que en la ver­sión an­te­rior, es de­cir, 460 CV. Lo que es­tá cla­ro es que es­ta me­cá­ni­ca es el co­ra­zón y el al­ma de es­te mo­de­lo, con un so­ni­do úni­co y ca­paz de lle­gar ple­tó­ri­ca has­ta unas glo­rio­sas 7.500 rpm.

Cuan­do apa­rez­ca la próxima ge­ne­ra­ción, ven­drá se­gu­ro aso­cia­da a un pro­pul­sor tur­boa­li­men­ta­do –si­mi­lar al que lle­va el in­mi­nen­te Fe­rra­ri Portofino–, e in­ter­cam­bia­rá un so­ni­do y un ca­rác­ter ma­ra­vi­llo­sos por unas ci­fras de con­su­mo y emi­sio­nes me­jo­ra­das. Tam­bién lle­va­rá una ca­ja au­to­má­ti­ca ZF de ocho o nue­ve ve­lo­ci­da­des; mien­tras que la uni­dad de es­ta prue­ba usa una trans­mi­sión de con­ver­ti­dor de par con seis mar­chas... he­cha por el mis­mo fa­bri­can­te.

Qui­zá a es­tas al­tu­ras ya te ha­yas en­te­ra­do de mi ana­lo­gía

‘Es­ta me­cá­ni­ca es el co­ra­zón y el al­ma de es­te mo­de­lo, con un so­ni­do úni­co y ca­paz de lle­gar a las 7.500 rpm’

con el Mus­tang. Am­bos em­plean tec­no­lo­gía an­ti­gua –aun­que el V8 del Ford es más mo­derno que el de Maserati/Fe­rra­ri–, los dos per­mi­ten apro­ve­char sus pres­ta­cio­nes de una for­ma rea­lis­ta en la ca­rre­te­ra – el Maserati ace­le­ra de 0 a 100 km/h en 4,7 se­gun­dos, por los 4,8 se­gun­dos del Ford– y re­sul­tan muy en­tre­te­ni­dos con tan só­lo arran­car sus mo­to­res. Ade­más, tam­po­co ofre­cen los úl­ti­mos sis­te­mas de asis­ten­cia al con­duc­tor, al­go que va­lo­ran po­si­ti­va­men­te mu­chos en­tu­sias­tas.

La ga­ma ac­tual del GranTurismo y Gra­nCa­brio se com­po­ne de dos ver­sio­nes: el Sport y el MC, si­glas de Maserati Cor­se. No­so­tros he­mos con­du­ci­do am­bas va­rian­tes aso­cia­das al aca­ba­do MC. Pue­des di­fe­ren­ciar­lo del Sport rá­pi­da­men­te por su aper­tu­ra en el ca­pó de fi­bra de car­bono y, cuan­do pa­sas al in­te­rior, por las si­glas MC ins­cri­tas en ro­jo en los um­bra­les de las puer­tas. El MC es 7 ki­los más li­ge­ro que el Sport pe­ro, apar­te de es­te de­ta­lle, no hay nin­gu­na di­fe­ren­cia que afec­te al di­na­mis­mo. Así, el pe­so pa­ra el coupé se va has­ta los 1.873 kg... que fren­te a los 1.973 kg del des­ca­po­ta­ble has­ta pa­re­cen po­cos. El su­ce­sor de­be­ría ser más li­ge­ro gra­cias al uso de ma­te­ria- les más avan­za­dos y unas téc­ni­cas de producción más mo­der­nas.

No tie­ne mu­cho sen­ti­do com­pa­rar es­te mo­de­lo con­tra sus ri­va­les de Porsche, Mer­ce­des o As­ton Mar­tin. Aun­que he de de­cir que nin­guno de ellos le de­ja­ría en ri­dícu­lo di­ná­mi­ca­men­te. El co­che de Mó­de­na se com­por­ta bien, la di­rec­ción es me­jor de lo que re­cor­da­ba y la trans­mi­sión no tie­ne pe­ga. Pi­sar a fon­do al ace­le­ra­dor su­po­ne un avan­ce con­tun­den­te, y el ma­ne­jo de las enor­mes le­vas es siem­pre un pla­cer.

La elec­ción en­tre el GranTurismo y el Gra­nCa­brio de­pen­de­rá de la re­gión don­de re­si­das. Es cier­to que la va­rian­te ‘abier­ta’ se sa­cu­de más de la cuen­ta en ca­rre­te­ras en mal es­ta­do, pe­ro el atrac­ti­vo de cir­cu­lar des­ca­po­ta­do con se­me­jan­te ban­da sonora... y, en nues­tro ca­so, con el sol po­nién­do­se cer­ca del la­go ita­liano de Iseo no tie­ne pre­cio.

Y hay al­go más acer­ca de es­tos Maserati: pue­de que los sus­ti­tu­yan mo­de­los mu­cho más com­pe­ten­tes y so­fis­ti­ca­dos en po­cos años, pe­ro esos nue­vos Maserati no ofre­ce­rán la mis­ma ex­pe­rien­cia emo­cio­nal, in­clu­so aun­que sean más li­ge­ros, rá­pi­dos y efi­cien­tes.

La va­rian­te MC se dis­tin­gue con cla­ri­dad por la aber­tu­ra en el ca­pó y el pe­que­ño ale­rón tra­se­ro, am­bos aca­ba­dos en fi­bra de car­bono.

Aba­jo: El mo­tor 4.7 V8 at­mos­fé­ri­co es muy ve­te­rano... Sus raí­ces se re­mon­tan a prin­ci­pios del si­glo XXI.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.