CYRIL ABITEBOUL

EVO (Spain) - - SUMARIO - por sergio rodríguez

El man­da­más de Re­nault F1 es la per­so­na de la que de­pen­de el fu­tu­ro in­me­dia­to de Fer­nan­do Alon­so y Car­los Sainz

El man­da­más del equi­po Re­nault de F1 fue la per­so­na más jo­ven en di­ri­gir un equi­po del Gran Cir­co. El pró­xi­mo año po­dría ayu­dar a Alon­so a ser nue­va­men­te cam­peón del mun­do, ya que el grupo fran­cés aca­ba de al­can­zar un acuer­do con McLaren pa­ra su­mi­nis­trar­le los mo­to­res de la tem­po­ra­da 2018.

EN 2017, Nuestro ob­je­ti­vo es aca­bar el Mun­dial de cons­truc­to­res en­tre las cin­co pri­me­ras es­cu­de­rías del cam­peo­na­to. Aun­que no tenemos pri­sa, se tra­ta de un pro­yec­to a lar­go pla­zo. No es­pe­ra­mos mi­la­gros de la no­che a la ma­ña­na, pe­ro tenemos cla­ro dón­de de­be­ría­mos es­tar a fi­na­les de es­ta tem­po­ra­da”. Quien así ha­bla es Cyril Abiteboul, di­rec­tor ge­ne­ral de Re­nault Sport Ra­cing.

Y cuan­do es­te in­ge­nie­ro ae­ro­náu­ti­co, na­ci­do ha­ce po­co más de 40 años en Pa­rís, ha­bla so­bre el fu­tu­ro del equi­po fran­cés, es con­ve­nien­te es­cu­char­le. Y es que, po­si­ble­men­te ha­ya po­cas vo­ces más au­to­ri­za­das que él den­tro de la es­cu­de­ría del rom­bo. Por­que Abi­te- boul, ade­más de ser el má­xi­mo res­pon­sa­ble del equi­po Re­nault de Fór­mu­la 1, co­no­ce a la per­fec­ción las in­te­rio­ri­da­des de la ca­sa, des­pués de ha­ber es­ta­do prác­ti­ca­men­te to­da su vi­da pro­fe­sio­nal tra­ba­jan­do en ella.

En sus pre­vi­sio­nes acer­ca del fu­tu­ro de Re­nault en la competición de­ja en­tre­ver va­rios ras­gos de su per­so­na­li­dad: Abiteboul es una per­so­na cau­ta... aun­que op­ti­mis­ta: “es­ta es la pri­me­ra cam­pa­ña en la que com­pe­ti­mos des­de el prin­ci­pio co­mo un equi­po... En 2016 co­rri­mos con un co­che que ha­bía si­do cons­trui­do con unos pla­zos muy cor­tos. Es­ta pre­tem­po­ra­da sí que he­mos po­di­do tra­ba­jar en nuestro co­che... por lo que las ex­pec­ta­ti­vas son al­tas y de­be­ría­mos ha­cer gran­des pro­gre­sos”.

Di­cho y he­cho. En 2016, el equi­po aca­bó el Mun­dial de cons­truc­to­res en no­ve­na y an- te­pe­núl­ti­ma po­si­ción, con ocho pun­tos, un sép­ti­mo pues­to co­mo me­jor re­sul­ta­do y a una dis­tan­cia con­si­de­ra­ble de sus ri­va­les di­rec­tos – el sép­ti­mo, To­ro Ros­so, lo­gró 63 pun­tos–. Mien­tras que, en 2017, Re­nault ha as­cen­di­do has­ta la séptima pla­za de la pa­rri­lla, ha lo­gra­do su­mar 42 pun­tos cuan­do aún no se han dispu­tado ni tres cuar­tas par­tes del cam­peo­na­to y no es­tá muy le­jos del ob­je­ti­vo que Abiteboul mar­có a co­mien­zos de tem­po­ra­da; Wi­lliams, quin­to en el Mun­dial de cons­truc­to­res, su­ma 59 pun­tos, só­lo 17 más que los fran­ce­ses.

Y es que Abiteboul es­tá acos­tum­bra­do des­de muy jo­ven a los gran­des re­tos. Cria­do en el seno de una fa­mi­lia pa­ri­si­na aco­mo­da­da, es­tu­dió en dos pres­ti­gio­sas es­cue­las de edu­ca­ción se­cun­da­ria, el Ly­cée Car­not y el Ly­cée Chap­tal, am­bas co­no­ci­das por pre­pa­rar a los

ta­len­tos más pro­me­te­do­res de Fran­cia. Pa­ra ha­cer­se una idea, tan só­lo hay que se­ña­lar que dos de los úl­ti­mos pre­si­den­tes de la Re­pú­bli­ca com­par­tie­ron cen­tro es­co­lar con Abiteboul; Jac­ques Chi­rac es­tu­dió en el Ly­cée Car­not y su su­ce­sor, Ni­co­las Sar­kozy, en el Ly­cée Chap­tal.

Tras fi­na­li­zar la se­cun­da­ria,

Cyril co­men­zó a cur­sar In­ge­nie­ría Ae­ro­náu­ti­ca en el ENSEEG –la Es­cue­la Su­pe­rior Na­cio­nal de Elec­tro­quí­mi­ca y Elec­tro­me­ta­lur­gia– de Gre­no­ble, otra eli­tis­ta en­ti­dad que aco­ge a al­gu­nos de los me­jo­res ce­re­bros fran­ce­ses.

Por tan­to, no es de ex­tra­ñar que, en 2001, y na­da más gra­duar­se en la Uni­ver­si­dad, se unie­ra al Re­nault F1 Team en ca­li­dad de in­ge­nie­ro, ocu­pan­do di­fe­ren­tes pues­tos. Pre­ci­sa­men­te, en 2002 la es­cu­de­ría fran­ce­sa re­gre­sa­ba a la Fór­mu­la 1, tras ad­qui­rir el equi­po Be­net­ton y des­pués de quin­ce lar­gas tem­po­ra­das de au­sen­cia. Es di­fí­cil me­dir el gra­do de res­pon­sa­bi­li­dad de Abiteboul en los éxi­tos del equi­po Re­nault de Fór­mu­la 1, pe­ro lo cier­to es que, a lo lar­go de los si­guien­tes años, vi­vió su eta­pa de ma­yor es­plen­dor: lo­gró el tí­tu­lo de cam­peón del mun­do de pi­lo­tos –con Fer­nan­do Alon­so– y el de cons­truc­to­res en las tem­po­ra­das 2005 y 2006.

En 2007, la com­pa­ñía fran­ce­sa de­ci­de que, de­bi­do a su gran ca­pa­ci­dad em­pre­sa­rial, Abi- te­boul es la per­so­na ideal pa­ra ejer­cer co­mo di­rec­tor de desa­rro­llo de Ne­go­cios de Re­nault F1 Team, pues­to que desem­pe­ñó a lo lar­go de ca­si tres tem­po­ra­das. Du­ran­te es­tos años, fue el res­pon­sa­ble de los as­pec­tos co­mer­cia­les que ro­dea­ban a la es­cu­de­ría, in­clui­do el tra­to con so­cios y pa­tro­ci­na­do­res.

En ma­yo de 2010, Cyril fue as­cen­di­do al pues­to de di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Re­nault Sport F1 –di­vi­sión crea­da ese año pa­ra en­car­gar­se del su­mi­nis­tro de mo­to­res y tec­no­lo­gía– y, en 2011, se con­ver­tía en di­rec­tor ge­ne­ral ad­jun­to de las ac­ti­vi­da­des de F1 de Re­nault, jus­to en el mo­men­to en el que la com­pa­ñía vol­vía a reorien­tar sus ac­ti­vi­da­des en la F1 ex­clu­si­va­men­te al su­mi­nis­tro de mo­to­res. Abiteboul se­ría el en­car­ga­do de su­per­vi­sar las re­la­cio­nes con­trac­tua­les, y las ac­ti­vi­da­des de mar­ke­ting y co­mu­ni­ca­ción con los equi­pos aso­cia­dos co­mo, por ejem­plo, Red Bull.

Sin em­bar­go, en no­viem­bre de 2012, con 35 años re­cién cum­pli­dos y menos de un año des­pués de que el fa­bri­can­te fran­cés anun­cia­ra su de­ci­sión de re­ti­rar­se de la F1, Abiteboul aban­do­na Re­nault y pa­sa a ser el CEO del equi­po Ca­ter­ham F1 Team – con­vir­tién­do­se en la per­so­na más jo­ven en ocu­par es­te pues­to en la his­to­ria de la F1–.

Se tra­ta­ba de una experiencia bas­tan­te exó­ti­ca y arries­ga­da por­que el pa­so a la es­cu­de­ría Ca­ter­ham te­nía sus ries­gos. En pri­mer lu­gar, era un ex­pe­ri­men­to de un país y de un Go­bierno, el de Ma­la­sia – sin nin­gu­na tra­di­ción en el mun­di­llo de la F1–, cu­yo prin­ci­pal ob­je­ti­vo, más que el automovilismo en sí, era pro­mo­ver la uni­dad en­tre los ma­la­yos.

Ade­más, su lle­ga­da se pro­du­jo en un mo­men­to di­fí­cil. El Ca­ter­ham CT01 ha­bía mar­ca­do unos tiem­pos es­pe­ran­za­do­res du­ran­te los tests de pre­tem­po­ra­da, sin em­bar­go, na­da más co­men­zar el cam­peo­na­to de 2012 se com­pro­bó que los mo­no­pla­zas te­nían mu­cha fia­bi­li­dad, pe­ro su ren­di­mien­to era igual de dis­cre­to que la tem­po­ra­da an­te­rior ba­jo la mar­ca Lo­tus; fi­nal­men­te ter­mi­nó el cam­peo­na­to en dé­ci­ma po­si­ción –só­lo por de­lan­te de Ma­rus­sia y de HRT–.

Ya des­de el co­mien­zo de 2013, Abiteboul se mos­tra­ba tre­men­da­men­te rea­lis­ta y no con­fia­ba de­ma­sia­do en las posibilidades de pun­tuar

“DE ABITEBOUL DE­PEN­DE EL ÉXI­TO FU­TU­RO DE LOS ES­PA­ÑO­LES EN LA FÓR­MU­LA 1 ”

de su equi­po. Pe­se a ello, la es­cu­de­ría con­fir­mó que se­gui­rían usan­do los mo­to­res Re­nault en el año 2014, en el que se es­tre­na­rían los pro­pul­so­res V6 tur­bo. Vis­tos los malos re­sul­ta­dos y ape­nas su­pe­ra­do el ecua­dor del cam­peo­na­to, Ca­ter­ham co­men­zó a cen­trar­se en el desa­rro­llo del mo­no­pla­za de la si­guien­te tem­po­ra­da, y ter­mi­nó en la 11º y úl­ti­ma po­si­ción del cam­peo­na­to de cons­truc­to­res.

Pe­se a que el co­che de la tem­po­ra­da 2014, el CT05, pre­sen­ta­ba un diseño fron­tal bas­tan­te re­no­va­do, su ren­di­mien­to no fue muy di­fe­ren­te del de sus an­te­ce­so­res. Así, con el dis­cu­rrir del cam­peo­na­to el equi­po se con­fir­ma­ba co­mo el fa­ro­li­llo ro­jo de la pa­rri­lla. Tony Fer­nan­des, pro­pie­ta­rio de Ca­ter­ham, ya ha­bía in­si­nua­do a prin­ci­pios de año que, de fi­na­li­zar de nue­vo la tem­po­ra­da sin pun­tuar, el equi­po po­día aban­do­nar la Fór­mu­la 1. Ni si­quie­ra hu­bo que es­pe­rar a que es­ta ter­mi­na­ra pa­ra con­fir­mar una no­ti­cia que ca­si to­do el mun­do da­ba por he­cha.

El 2 de ju­lio de 2014, Fer­nan­des con­fir­ma la ven­ta de la es­cu­de­ría a un con­sor­cio for­ma­do por in­ver­so­res sui­zos y ára­bes. La ad­qui­si­ción im­pli­ca­ba que Ch­ris­ti­jan Al­bers se con­ver­tía en el nue­vo je­fe de equi­po, por lo que Abiteboul se veía obli­ga­do a ha­cer las ma­le­tas.

ape­nas unos días des­pués de aban­do­nar Ca­ter­ham, Abiteboul se re­in­cor­po­ra a Re­nault tras ser nom­bra­do di­rec­tor ge­ne­ral de Re­nault Sport F1. ¿Su misión? Ana­li­zar la opor­tu­ni­dad de read­qui­rir una es­truc­tu­ra pa­ra vol­ver a la F1 con es­cu­de­ría pro­pia; y ase­gu­rar que to­das las pa­tas de Re­nault Sport Ra­cing es­tu­vie­ran es­truc­tu­ra­das, equi­pa­das con re­cur­sos su­fi­cien­tes y tra­ba­jan­do a su má­xi­mo po­ten­cial pa­ra ofre­cer un ren­di­mien­to óp­ti­mo. Por si fue­ra po­co, tam­bién de­bía es­ta­ble­cer los ob­je­ti­vos en lo que res­pec­ta al co­mer­cio, co­mer­cia­li­za­ción y co­mu­ni­ca­ción, con el fin de que el Grupo Re­nault pu­die­ra sa­car to­do el pro­ve­cho de sus ac­ti­vi­da­des en la F1. Y Abiteboul avi­sa de que su idea es lo­grar un equi­po cam­peón.

De arri­ba a aba­jo: Bob Bell, di­rec­tor téc­ni­co del equi­po de Fór­mu­la 1 Re­nault Sport F1 Team; Cyril Abiteboul; y Je­ro­me Stoll, pre­si­den­te de Re­nault Sport F1. Du­ran­te el GP de Bah­rain de 2017, jun­to a Alain Prost, ase­sor es­pe­cial de la es­cu­de­ría Re­nault.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.