LA DI­FE­REN­CIA CON UN MO­TOR ES... ¡LA EFI­CIEN­CIA!

EVO (Spain) - - BATERÍAS -

EXIS­TE UNA DI­FE­REN­CIA FUN­DA­MEN­TAL en­tre un mo­tor de com­bus­tión y una ba­te­ría. Am­bos con­vier­ten ener­gía quí­mi­ca en otra cla­se de ener­gía. Sin em­bar­go, el mo­tor de com­bus­tión es una má­qui­na tér­mi­ca, en la que se ob­tie­ne un tra­ba­jo a par­tir de un in­ter­cam­bio de ener­gía en­tre un fo­co ca­lien­te y un fo­co frío. To­das las má­qui­nas tér­mi­cas es­tán su­je­tas a la se­gun­da ley de la ter­mo­di­ná­mi­ca, y su ren­di­mien­to má­xi­mo teó­ri­co es­tá li­mi­ta­do por la ecua­ción de Car­not .

En cam­bio, en una reac­ción elec­tro­quí­mi­ca, la ener­gía eléc­tri­ca se pro­du­ce di­rec­ta­men­te, y no me­dian­te in­ter­cam­bio de ca­lo­res. Por lo tan­to, las ba­te­rías pue­den fun­cio­nar a tem­pe­ra­tu­ras am­bien­te, al­can­zan­do ren­di­mien­tos ener­gé­ti­cos pró­xi­mos al 100%. El re­sul­ta­do es que una ba­te­ría es una fuen­te de ener­gía mu­cho más efi­cien­te que un com­bus­ti­ble. O dicho de otra for­ma… pue­de que sea más pe­sa­da, vo­lu­mi­no­sa y ca­ra que un ge­ne­ra­dor dié­sel… pe­ro siem­pre va a ser in­fi­ni­ta­men­te más efi­cien­te.

En 1824, Ni­co­las Sa­di Car­not – iz­quier­da– cal­cu­ló el má­xi­mo ren­di­mien­to de una má­qui­na tér­mi­ca, es­ta­ble­cien­do que era 1-(Tc/ Tf) – don­de Tc es la tem­pe­ra­tu­ra del fo­co ca­lien­te, y Tf la del fo­co frío–. Pa­ra con­se­guir un ren­di­mien­to pró­xi­mo al 100%, un mo­tor tér­mi­co de­be­ría fun­cio­nar a una tem­pe­ra­tu­ra in­fi­ni­ta. Por eso, el ren­di­mien­to real de las me­jo­res má­qui­nas tér­mi­cas só­lo ron­da el 50%... el res­to de la ener­gía se des­per­di­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.