LA SE­GU­RI­DAD

EVO (Spain) - - TECNO -

Una ba­te­ría al­ma­ce­na en su in­te­rior muy po­ca ener­gía. Al me­nos, en com­pa­ra­ción con los com­bus­ti­bles co­mo la ga­so­li­na. In­clu­so en el ca­so de las ba­te­rías más gran­des, las de los Tes­la, es­ta­mos ha­blan­do de la ener­gía equi­va­len­te a al­go más de 10 li­tros de ga­so­li­na. Eso sig­ni­fi­ca que no exis­te el ries­go de que se pro­duz­ca un gran in­cen­dio.

Si se pro­du­ce un da­ño me­cá­ni­co a las cel­das, es po­si­ble que el cá­to­do y el áno­do en­tren en con­tac­to fí­si­co, se pro­duz­ca un cor­to­cir­cui­to in­terno y to­da la ener­gía de la cel­da se li­be­re rá­pi­da­men­te en for­ma de ca­lor. La con­se­cuen­cia sue­le ser un au­men­to de pre­sión en la ba­te­ría de­bi­do a la ebu­lli­ción del elec­tro­li­to, que re­ven­ta­rá la cel­da y es­ca­pa­rá en for­ma de va­por. En el ca­so más gra­ve, con cel­das muy da­ña­das, es po­si­ble que el elec­tro­li­to se pren­da, dan­do lu­gar a un in­cen­dio re­la­ti­va­men­te es­pec­ta­cu­lar… pe­ro siem­pre con­tro­la­do. Es de­cir, una ba­te­ría no pue­de dar lu­gar a una gran ex­plo­sión.

La se­gu­ri­dad eléc­tri­ca tam­bién es muy ele­va­da. Re­ci­bir una des­car­ga re­que­ri­ría que hu­bie­ra fa­lla­do el sis­te­ma de des­co­ne­xión au­to­má­ti­ca de la ba­te­ría, que la des­co­nec­ta en cuan­to al­go da­ña la ma­lla ex­te­rior de co­bre que re­cu­bre los ca­bles na­ran­jas. Y, tras un ac­ci­den­te, bas­ta con cor­tar la ali­men­ta­ción de 12 vol­tios del co­che pa­ra que los in­te­rrup­to­res in­ter­nos de la ba­te­ría se abran. Fi­nal­men­te, los co­ches in­cor­po­ran un ‘in­te­rrup­tor de ser­vi­cio’ –iz­quier­da– que des­co­nec­ta fí­si­ca­men­te la ba­te­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.