BMW 325i

El esa ca­si en­fer­mi­za ob­se­sión por avan­zar de cos­ta­do en­la­zan­do cur­va tras cur­va. De la mano de Tan­das Pri­va­das, acu­di­mos al cir­cui­to del Ja­ra­ma pa­ra de­rra­par con un BMW pre­pa­ra­do pa­ra

EVO (Spain) - - GARAJE EVO - Eduar­do Alon­so

CREO QUE CO­RRíA EL AñO 2012 cuan­do co­men­cé a sen­tir­me atraí­do por el drif­ting. Veía ví­deos en In­ter­net, vi­si­ta­ba webs y fo­ros es­pe­cia­li­za­dos... Hu­bo un día que unos ami­gos me pro­pu­sie­ron ir a un pe­que­ño cir­cui­to de Ciu­dad Real don­de al­qui­la­ban co­ches de drift. Fui... y me en­gan­ché. Tan­to que a la se­ma­na si­guien­te me com­pré mi pro­pio BMW 325i con el fin de pre­pa­rar­lo con­ve­nien­te­men­te pa­ra el apren­di­za­je, y pos­te­rior prác­ti­ca, del ar­te del drif­ting.

Re­cuer­do per­fec­ta­men­te cuan­do fui a re­co­ger el co­che que ves en es­tas fo­tos. Es­ta­ba en es­ta­do com­ple­ta­men­te ori­gi­nal, aun­que muy raí­do por den­tro, y per­te­ne­cía a una ama­ble se­ño­ra que se des­ha­cía de él por­que aca­ba­ba de en­car­gar un BMW 320d nue­vo.

Le hi­ce un man­te­ni­mien­to bá­si­co y pa­so a pa­so le fui ins­ta­lan­do co­sas ne­ce­sa­rias, co­mo un di­fe­ren­cial sol­da­do –o sea, un au­to­blo­can­te al 100%–, una nue­va sus­pen­sión, un vo­lan­te des­pla­za­do, dos ba­quets con sus res­pec­ti­vos ar­ne­ses, un freno de mano hi­dráu­li­co, ba­rras de to­rre­tas, una refrigeración me­jor pa­ra el mo­tor, un escape, fre­nos... y, por su­pues­to, lo ali­ge­ré al má­xi­mo.

Así co­men­cé yen­do a los cir­cui­tos y, po­co a po­co, fui pa­san­do de apren­diz de drif­ter, a ad­qui­rir un ni­vel lo bas­tan­te acep­ta­ble co­mo pa­ra di­ver­tir­me.

LLa úl­ti­ma vez que lo sa­qué del ga­ra­je y lo mon­té en la grúa fue pa­ra lle­var­lo a un even­to di­ri­gi­do por Tan­das Pri­va­das, un club de­por­ti­vo que se de­di­ca a or­ga­ni­zar tan­das en cir­cui­to pa­ra par­ti­cu­la­res. En es­ta oca­sión, era el tra­za­do ma­dri­le­ño del Ja­ra­ma el que nos es­pe­ra­ba pa­ra en­la­zar cur­vas de­rra­pan­do de la for­ma que ves en la se­cuen­cia de la de­re­cha. La ex­pe­rien­cia fue muy po­si­ti­va, con más de 20 co­ches de­rra­pan­do a la vez, y con las gra­das re­ple­tas de gen­te dis­fru­tan­do del es­pec­tácu­lo.

Ter­ce­ra mar­cha a fon­do, fre­na­da fuer­te, ba­ja­da a se­gun­da ve­lo­ci­dad, ti­rón al freno de mano hi­dráu­li­co, ¡y gas! Si a ba­se de ace­le­ra­dor y con­tra­vo­lan­te lo­gras man­te­ner una lar­ga de­rra­pa­da, pue­des en­la­zar to­do el sec­tor ‘Su­per 7’ del Ja­ra­ma sin de­jar de drif­tar.

Por cier­to, en las jor­na­das de Tan­das Pri­va­das no só­lo se prac­ti­ca drif­ting. Cual­quier per­so­na pue­de ir a ro­dar con su co­che, así que si te ani­mas, la pró­xi­ma vez se­rá el 10 de febrero. El pre­cio de las tan­das os­ci­la en­tre 55 y 199 eu­ros en fun­ción del tiem­po que quie­ras es­tar en pis­ta. Des­de lue­go, es una for­ma muy ase­qui­ble y se­gu­ra de dis­fru­tar de tu co­che y de me­jo­rar tus ha­bi­li­da­des co­mo con­duc­tor. Más inf: www.tan­das­pri­va­das.com.

(@ea­lon­so_e­vo)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.