FAST SUV

Que el Pors­che Ma­can GTS es la re­fe­ren­cia en­tre los to­do­ca­mi­nos ‘de­por­ti­vos’ es más que una opi­nión sub­je­ti­va. No obs­tan­te, las pro­pues­tas de Au­di y Mer­ce­des-AMG son más que me­ros ‘se­gun­do­nes’; a su ma­ne­ra, ca­da uno pue­de sa­tis­fa­cer ple­na­men­te a los clien

EVO (Spain) - - PORTADA - Tex­to: ro­ge­lio ca­mar­go Fo­tos: Jai­me Sainz de la ma­za

En­fren­ta­mos el Au­di SQ5 con el Mer­ce­des-AMG GLC 43

EN CON­TA­DAS OCA­SIO­NES, SER EL SE­GUN­DO SE PUE­DE con­si­de­rar co­mo un triun­fo. Me vie­nen a la men­te los ri­va­les de Usain Bolt, el me­jor atle­ta de ve­lo­ci­dad de to­dos los tiem­pos; los del ci­clis­ta Mi­guel In­du­ráin en sus cin­co Tour de Fran­cia con­se­cu­ti­vos; o los del pi­lo­to de Fór­mu­la 1 Mi­chael Schu­ma­cher, tam­bién pen­ta­cam­peón con Fe­rra­ri. Son tres ejem­plos de de­por­tis­tas que mar­ca­ron una épo­ca por su su­pe­rio­ri­dad y de­ja­ron mu­chos ‘se­gun­do­nes’ por el ca­mino.

El Au­di SQ5 y el Mer­ce­des-AMG GLC 43 tam­po­co pue­den as­pi­rar a la me­da­lla de oro, pues vi­ven a la som­bra de un pro­duc­to ex­cep­cio­nal­men­te bueno: se lla­ma Ma­can GTS y lo fa­bri­ca Pors­che. Tie­ne 360 CV y es ca­paz de po­ner en evi­den­cia a la ver­sión Tur­bo – con 400 CV–, hasta el pun­to de que la mar­ca de Stutt­gart tu­vo que sa­car­se de la man­ga un kit de po­ten­cia­ción pa­ra lle­var­lo hasta los 440 CV. No es ne­ce­sa­rio en­trar en com­pa­ra­cio­nes: no hay otro SUV se­me­jan­te en cuan­to a tac­to de la di­rec­ción, sen­sa­ción de aga­rre, fre­nos...

No obs­tan­te, y a di­fe­ren­cia de lo que su­ce­de en el de­por­te, aquí en­tra en jue­go un fac­tor muy im­por­tan­te: el pre­cio. El Ma­can GTS

‘EL SQ5 NO RE­SUL­TA DI­VER­TI­DO, AUN­QUE ES SOR­PREN­DEN­TE­MEN­TE Rá­PI­DO’

es tan fa­bu­lo­so co­mo ca­ro – 87.452 eu­ros–, es de­cir, que el SQ5 cues­ta 7.000 eu­ros me­nos, y un GLC 43 es 15.000 eu­ros más ba­ra­to. De aquí po­de­mos ex­traer la pri­me­ra con­clu­sión: con se­me­jan­te di­fe­ren­cia en su con­tra, el Au­di de­be­rá ser muy bueno pa­ra arre­ba­tar­le el se­gun­do pues­to al Mer­ce­des, por­que la di­fe­ren­cia de pre­cio en­tre ellos tam­bién es muy gran­de, y las co­sas no em­pie­zan bien.

El GLC 43, do­ta­do de un mo­tor 3.0 V6 bi­tur­bo, en­tre­ga 367 CV, mien­tras que el Au­di, que com­par­te ar­qui­tec­tu­ra y ci­lin­dra­da aun­que em­plea un so­lo tur­bo, se que­da en 354 CV. Sin em­bar­go, el da­to más preo­cu­pan­te pa­ra el mo­de­lo de los cua­tro aros lo en­con­tra­mos en el pe­so, 100 ki­lo­gra­mos su­pe­rior al de su opo­nen­te. Es­to ex­pli­ca en gran par­te que sea más len­to en la ace­le­ra­ción de 0 a 100 km/ h: 5,4 se­gun­dos por 4,9 seg. del GLC. Es­te úl­ti­mo da­to es me­jor in­clu­so que el del pro­pio Ma­can GTS –5,2 se­gun­dos– que, dicho sea de pa­so, es más pe­sa­do que el Q5 –1.970 ki­los–. Al­go que me lle­va a plan­tear­me una cues­tión: ¿qué de­mo­nios ha­ce Pors­che pa­ra que va­ya tan re­ma­ta­da­men­te bien?

mu­cho an­tes de que ama­nez­ca sal­go en di­rec­ción a un re­mo­to pue­blo ubi­ca­do en la pro­vin­cia de Gua­da­la­ja­ra, don­de me en­con­tra­ré con Jai­me y Pa­blo. Voy sin pri­sa, dis­fru­tan­do de la co­mo­di­dad que pue­de ofre­cer el SQ5, que es mu­cha. Lle­vo ac­ti­va­do el mo­do de con­duc­ción más efi­cien­te, de for­ma que cuan­do le­van­to el pie del ace­le­ra­dor a más de 55 km/ h, la ca­ja de cam­bios au­to- má­ti­ca se des­aco­pla del mo­tor y se ac­ti­va la cir­cu­la­ción por iner­cia – tam­bién lla­ma­da ‘a ve­la’–. En es­tas con­di­cio­nes, la sen­sa­ción que trans­mi­te no es di­fe­ren­te a la que te en­cuen­tras en cual­quier otro Q5. Por aquello de com­pa­rar los ex­tre­mos, pa­so di­rec­ta­men­te a la con­fi­gu­ra­ción más de­por­ti­va – Dy­na­mic–. Aho­ra la di­rec­ción ofre­ce al­go más de re­sis­ten­cia – an­tes era ex­tre­ma­da­men­te blan­da–, el cam­bio au­to­má­ti­co de ocho ve­lo­ci­da­des per­mi­te a la agu­ja al­can­zar la zo­na ro­ja del cuen­ta­vuel­tas – co­mien­za a 6.500 rpm– y el so­ni­do del mo­tor se ha­ce más evi­den­te. La sus­pen­sión tam­bién se tor­na más rí­gi­da gra­cias a los amor­ti­gua­do­res de du­re­za va­ria­ble, que for­man par­te del nu­tri­do equi­pa­mien­to de se­rie.

La trans­for­ma­ción, en cual­quier ca­so, no es ra­di­cal: el SQ5 si­gue mos­trán­do­se dó­cil y con cla­ra ten­den­cia sub­vi­ra­do­ra; en de­fi­ni­ti­va, no re­sul­ta di­ver­ti­do, aun­que es sor­pren­den­te­men­te rá­pi­do. Te­nien­do en cuen­ta que ha de arras­trar ca­si dos to­ne­la­das y la can­ti­dad de po­ten­cia que desa­rro­lla el mo­tor V6, mues­tra una no­ta­ble fa­ci­li­dad pa­ra ga­nar ve­lo­ci­dad. De for­ma sua­ve e im­per­cep­ti­ble, eso sí, de mo­do que con­vie­ne es­tar muy pen­dien­te del ve­lo­cí­me­tro pa­ra no su­pe­rar –por mu­cho– los lí­mi­tes de ve­lo­ci­dad.

Los ape­nas 100 ki­ló­me­tros de ca­rre­te­ra y au­to­vía me han per­mi­ti­do sa­car mu­chas con­clu­sio­nes; o me­jor dicho, con­fir­mar lo que ya sos­pe­cha­ba: el SQ5 no es emo­cio­nan­te, tan­to vi­sual co­mo di­ná­mi­ca­men­te. Al me­nos en el pri­mer as­pec­to, el GLC 43 con el que Pa­blo lle­ga unos mi­nu­tos des­pués pa­re­ce otra co­sa. Tie­ne un as­pec­to

‘A DI­FE­REN­CIA DE LOS ‘S’ DE AU­DI, TO­DOS LOS MO­DE­LOS QUE SA­LEN DE AFFALTERBACH ME HAN DE­JA­DO UNA PRO­FUN­DA HUE­LLA’

im­po­nen­te y agre­si­vo, so­bre to­do en la vis­ta pos­te­rior. Bien es cier­to que la con­fi­gu­ra­ción ele­gi­da pa­ra es­ta uni­dad tie­ne mu­cho que ver en ello. Equi­pa unas llan­tas de alea­ción 21” – op­cio­na­les por 2.301 eu­ros– cal­za­das con unos des­co­mu­na­les neu­má­ti­cos 285/35 R21 en el eje tra­se­ro, que so­bre­sa­len no­ta­ble­men­te de los pa­sos de rue­da. Y por qué no de­cir­lo, el co­lor ro­jo Ja­cin­to me­ta­li­za­do –1.654 eu­ros– tam­bién au­men­ta su atrac­ti­vo vi­sual.

Ten­go unas ex­pec­ta­ti­vas muy al­tas res­pec­to a las sen­sa­cio­nes di­ná­mi­cas que me de­pa­ra­rá el GLC. A di­fe­ren­cia de los ‘S’ de Au­di, to­dos los mo­de­los que sa­len de Affalterbach – ciu­dad a 21 ki­ló­me­tros de Stutt­gart don­de na­ció AMG– me han de­ja­do una pro­fun­da hue­lla; in­clu­so al mas­to­dón­ti­co GLS 63 de 2.600 ki­los le en­con­tré cier­to en­can­to. Y la pri­me­ra sen­sa­ción es po­si­ti­va: tie­ne ese tac­to ru­do que ca­rac­te­ri­za a los AMG, con una di­rec­ción fir­me –mu­cho más que la del SQ5– y un asien­to que abra­za la zo­na de los ri­ño­nes. La pos­tu­ra es muy ten­di­da, per­mi­tien­do lle­var las pier­nas muy es­ti­ra­das co­mo si se tra­ta­se de un Cla­se C; en el SQ5 vas sen­ta­do mu­cho más er­gui­do – co­mo en un to­do­te­rreno–, na­da que ver con un A4.

La me­cá­ni­ca V6 bi­tur­bo tie­ne un pun­to más ra­bio­so que la del Au­di, que dis­po­ne de un úni­co tur­bo­com­pre­sor. La res­pues­ta al ace­le­ra­dor es ins­tan­tá­nea, te ha­ce sen­tir que es­tás co­nec­ta­do con el co­che. El cam­bio no es nin­gún ejem­plo de ra­pi­dez, aun­que tam­po­co me­re­ce ser con­si­de­ra­do un apar­ta­do a me­jo­rar. Sí pue­de que lo sea, al me­nos pa­ra cier­tos con­duc­to­res, que no ha­ya una pa­lan­ca con la que rea­li­zar un uso ma­nual-se­cuen­cial, co­mo en el Au­di; la úni­ca po­si­bi­li­dad es me­dian­te las le­vas si­tua­das en el vo­lan­te – qui­zá un po­co pe­que­ñas, aun­que con muy buen tac­to–.

Su dis­po­si­ción me­cá­ni­ca tam­bién su­gie­re una ma­yor de­por­ti­vi­dad que en su ri­val... al me­nos, so­bre el pa­pel. En el 69% de la fuer­za del mo­tor va al eje tra­se­ro y un 31% al de­lan­te­ro. Es una pro­por­ción po­co usual; bas­te de­cir que en un GLC con­ven­cio­nal, dicho re­par­to es 45:55%. En el Au­di tam­bién se da prio­ri­dad al eje pos­te­rior, aun­que en

Las llan­tas de 21” con neu­má­ti­cos 255/40 R 21 es­tán dis­po­ni­bles en op­ción, por 1.970 eu­ros. Dcha.: El SQ5 es su­pe­rior en lo re­fe­ren­te a ca­li­dad de aca­ba­do y po­si­bi­li­da­des de equi­pa­mien­to tecnológico.

El pues­to de con­duc­ción del GLC 43 es cla­ra­men­te más de­por­ti­vo que el de su ri­val, con la po­si­bi­li­dad de ir sen­ta­do con las pier­nas muy es­ti­ra­das. La pan­ta­lla cen­tral pue­de mos­trar in­for­ma­ción adi­cio­nal so­bre la me­cá­ni­ca.

Los asien­tos de­lan­te­ros del GLC de­be­rían uti­li­zar­se co­mo ejem­plo de ma­ri­da­je en­tre co­mo­di­dad y su­je­ción del cuer­po. Los cin­tu­ro­nes de­signo en co­lor ro­jo for­man par­te del equi­pa­mien­to de se­rie.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.