AL­FA STEL­VIO QUA­DRI­FO­GLIO

El Giu­lia Qua­dri­fo­glio nos en­can­ta. ¿Pa­sa­rá lo mis­mo con su va­rian­te to­do­ca­mino? Es más, ¿es­ta­rá a la al­tu­ra del Pors­che Ma­can Tur­bo?

EVO (Spain) - - SUMARIO - Stuart Ga­llag­her, Ja­vier Arús

SÓ­LO TIE­NES QUE echar un vis­ta­zo a nues­tro Co­che del Año pa­ra com­pro­bar el buen tra­ba­jo que es­tá ha­cien­do Al­fa con sus nue­vos mo­de­los. En el ca­so del Giu­lia Qua­dri­fo­glio, ga­na la ca­te­go­ría de ber­li­na gra­cias a su ex­ce­len­te com­por­ta­mien­to y a su mo­tor de 510 CV. No obs­tan­te, si real­men­te quie­res triun­far en el mer­ca­do, no pue­des ofre­cer só­lo una ber­li­na... sino que tie­nes que desa­rro­llar un SUV. En es­te ca­so, Al­fa Romeo lo ha lla­ma­do Stel­vio.

La pun­ta de lan­za de la ga­ma de es­te nue­vo to­do­ca­mino es es­te Qua­dri­fo­glio, en­fo­ca­do di­rec­ta­men­te a com­pe­tir con el Pors­che Ma­can Tur­bo, re­fe­ren­cia de es­te par­ti­cu­lar seg­men­to de mer­ca­do. Tie­ne el mis­mo pro­pul­sor 2.9 V6 twin tur­bo de 510 CV y la trans­mi­sión au­to­má­ti­ca de 8 ve­lo­ci­da­des que mon­ta el Giu­lia Qua­dri­fo­glio, con el úni­co cam­bio de que en el Stel­vio se aña­de el sis­te­ma de trac­ción to­tal de la mar­ca, co­no­ci­do co­mer­cial­men­te co­mo Q4. Es­te Stel­vio pa­sa un cien por cien de la po­ten­cia al eje tra­se­ro en cir­cuns­tan­cias nor­ma­les; y son una se­rie de sen­so­res que mo­ni­to­ri­zan los ni­ve­les de aga­rre y ad­he­ren­cia los que de­ter­mi­nan qué can­ti­dad de po­ten­cia es ne­ce­sa­ria tras­la­dar al eje de­lan­te­ro, hasta un má­xi­mo del 50%.

La es­té­ti­ca de­por­ti­va es­tá muy con­se­gui­da gra­cias a una ca­rro­ce­ría en­san­cha­da, jun­to con unos vo­la­di­zos cor­tos y unos de­ta­lles ae­ro­di­ná­mi­cos que lo­gran un buen equi­li­brio en­tre agre­si­vi­dad y ele­gan­cia. El alu­mi­nio se em­plea en los pa­sos de rue­da, el ca­pó, las puer­tas y el por­tón tra­se­ro, ade­más de en el sis­te­ma mul­ti­bra­zo de la sus­pen­sión tra­se­ra. Su uso ex­pli­ca que es­te mo­de­lo pe­se 95 kg me­nos que el Pors­che Ma­can Tur­bo.

Por den­tro es un co­che que no ofre­ce de­ma­sia­do es­pa­cio en re­la­ción a su ta­ma­ño, aun­que si ha­bla­mos de ca­li­dad de aca­ba­dos el ni­vel es ele­va­do, con ma­te­ria­les lu­jo­sos co­mo el Al­cán­ta­ra de los asien­tos y plás­ti­cos bien re­ma­ta­dos en ge­ne­ral. Re­sul­tan bas­tan­te re­co­men­da­bles los ba­quet Spar­co con car­ca­sa de fi­bra de car­bono, op­cio­na­les por 4.075 eu­ros.

Te­nien­do en cuen­ta que de­ba­jo de la ca­rro­ce­ría en­con­tra­mos el bas­ti­dor y los ele­men­tos me­cá­ni­cos de un Giu­lia, no es una sor­pre­sa que es­te Stel­vio se com­por­te igual de bien. El pro­pul­sor V6 res­pon­de de for­ma ins­tan­tá­nea y, a par­tir de 3.000 rpm, el em­pu­je es so­ber­bio, con la ca­ja de cam­bio ZF me­tien­do mar­chas co­mo una des­co­si­da. Es­to su­ce­de si no has es­co­gi­do cam­biar ma­nual­men­te con las ex­ce­len­tes le­vas de alu­mi­nio, al­go por otra par­te muy re­co­men­da­ble. Tam­bién es im­por­tan­te que eli­jas los mo­dos Dy­na­mic o Ra­ce en el se­lec­tor del DNA. El pri­me­ro au­men­ta la ra­pi­dez de res­pues­ta del ace­le­ra­dor y el cam­bio au­to­má­ti­co, ade­más de mo­di­fi­car el so­ni­do del escape y con­fi­gu­rar las ayu­das elec­tró­ni­cas pa­ra que sean lo más per­mi­si­vas po­si­ble a la ho­ra de prac­ti­car una con­duc­ción de­por­ti­va.

Si pa­sa­mos al Ra­ce, el ESP se des­ac­ti­va por com­ple­to y da una vuel­ta de tuer­ca más a la res­pues­ta del mo­tor y el cam­bio. En am­bos mo­dos, el con­trol de los mo­vi­mien­tos de la ca­rro­ce­ría es ex­ce­len­te y la di­rec­ción es ver­da­de­ra­men­te rá­pi­da, pre­ci­sa, di­rec­ta y trans­mi­te bas­tan­te can­ti­dad de in­for­ma­ción... aun­que echas de me­nos más da­tos so­bre el ni­vel de aga­rre cuan­do cir­cu­las rá­pi­do.

Por ca­rre­te­ras si­nuo­sas, es­te mo­de­lo se com­por­ta co­mo si fue­ra un com­pac­to de 510 CV más que

co­mo un SUV. El mo­rro se aga­rra con fuer­za al as­fal­to y, cuan­do pi­sas el ace­le­ra­dor a la sa­li­da de las cur­vas, la tra­se­ra se hun­de pa­ra sa­lir co­mo un dis­pa­ro y po­ner en un bre­te a mu­chos co­ches con un lo­go M o AMG ins­cri­to en la ca­rro­ce­ría. En as­fal­to ba­chea­do pue­des for­zar con ma­yor fa­ci­li­dad que los Pi­re­lli P Ze­ro tra­se­ros pier­dan aga­rre, per­mi­tien­do una sa­li­da de los gi­ros más ágil y en­tre­te­ni­da sin per­der en nin­gún mo­men­to una tra­yec­to­ria se­gu­ra y efec­ti­va.

¿Al­gún as­pec­to ne­ga­ti­vo? Los Pi­re­lli de­lan­te­ros pue­den ren­dir­se si te mues­tras de­ma­sia­do am­bi­cio­so a la ho­ra de gi­rar el vo­lan­te, lo que pro­vo­ca que el co­che sub­vi­re sin re­me­dio. Por tan­to, hay que mos­trar­se pa­cien­te a la ho­ra de ata­car las cur­vas y ca­li­brar el ni­vel de ad­he­ren­cia exac­to pa­ra no per­der de­ma­sia­da ve­lo­ci­dad y ase­gu­rar­te una sa­li­da ful­gu­ran­te. O pue­des mon­tar los Pi­re­lli P Ze­ro Cor­sa y arre­gla­do... aun­que no es­tá cla­ro que es­ta op­ción lle­gue a ma­te­ria­li­zar­se en el mer­ca­do es­pa­ñol.

El au­ge de los SUV es im­pa­ra­ble y, mien­tras que la ma­yo­ría cum­plen su co­me­ti­do, po­cos ge­ne­ran emo­cio­nes al vo­lan­te. De he­cho, só­lo el Ma­can te po­ne una son­ri­sa en la ca­ra. A par­tir de aho­ra tam­bién pue­des aña­dir el Stel­vio Qua­dri­fo­glio.

Fo­to su­pe­rior: Si lo bus­cas, el Stel­vio es ca­paz de sa­lir de las cur­vas con la tra­se­ra al­go des­co­lo­ca­da, lo que ha­ce que la con­duc­ción re­sul­te ver­da­de­ra­men­te emo­cio­nan­te . Arri­ba del to­do: El pues­to de con­duc­ción es­tá muy lo­gra­do; el di­se­ño es ca­si cal­ca­do al del Giu­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.