JA­GUAR E-PA­CE P300

¿Qué su­ce­de si me­tes en una coc­te­le­ra un Ja­guar F-Ty­pe con un F-Pa­ce? Que sur­ge un SUV tan sin­gu­lar co­mo el E-Pa­ce.

EVO (Spain) - - SUMARIO - L R. Ca­mar­go

IAN CALLUM, EL di­rec­tor de di­se­ño de Ja­guar, ha si­do el res­pon­sa­ble de los mo­de­los de la mar­ca des­de 1999. Y si por al­go se ca­rac­te­ri­za, es por ser muy fiel a su es­ti­lo. No es ca­sua­li­dad, por tan­to, que el E-Pa­ce, su no­ve­na crea­ción, com­bi­ne ras­gos de un coupé co­mo el F-Ty­pe – echa un vis­ta­zo a los fa­ros– con los de un SUV co­mo el F-Pa­ce. Lo­grar que di­cha unión die­se un buen re­sul­ta­do só­lo es­tá al al­can­ce de al­gu­nos ele­gi­dos, y uno de ellos es el otro­ra crea­dor del As­ton Mar­tin DB7 o el Van­quish.

Cu­rio­sa­men­te, más allá del di­se­ño, el E-Pa­ce no comparte mu­chos más ele­men­tos con sus her­ma­nos de ga­ma. Es­tá crea­do so­bre la pla­ta­for­ma del Ran­ge Ro­ver Evo­que, de mo­do que el mo­tor se ubi­ca trans­ver­sal­men­te; Ja­guar no ofre­cía un mo­de­lo con se­me­jan­te dis­po­si­ción des­de el X-Ty­pe, des­apa­re­ci­do en 2009.

La ofer­ta me­cá­ni­ca no pre­sen­ta gran­des sor­pre­sas, pues es prác­ti­ca­men­te idén­ti­ca a la del Evo­que. Se ba­sa en el blo­que In­ge­nium de 2.0 li­tros y cua­tro ci­lin­dros, que en ga­so­li­na se ofre­ce con 250 y 300 CV, y en dié­sel, en tres va­rian­tes con 150, 180 y 240 CV. La gran ma­yo­ría se com­bi­nan con un cam­bio au­to­má­ti­co de nue­ve ve­lo­ci­da­des –fa­bri­ca­do por ZF– y la trac­ción a las cua­tro rue­das – que pue­de ser de dos ti­pos; ver sec­ción Téc­ni­ca–, aun­que hay dis­po­ni­ble una caja ma­nual de seis ve­lo­ci­da­des en los dié­sel de 150 y 180 CV; mien­tras que del me­nos po­ten­te tam­bién hay una ver­sión de trac­ción ex­clu­si­va­men­te a las rue­das de­lan­te­ras.

En la pre­sen­ta­ción a la pren­sa que se ce­le­bra en la is­la de Cór­ce­ga te­ne­mos a nues­tra dis­po­si­ción las dos ver­sio­nes más po­ten­tes de ca­da com­bus­ti­ble, cu­ya de­no­mi­na­ción co­mer­cial es P300 –ga­so­li­na– y D240 – dié­sel–. Con am­bas, Ja­guar ofre­ce ese ‘al­go más’ que la ma­yo­ría de sus ri­va­les. El BMW X1 se que­da en 231 CV –en am­bos com­bus­ti­bles– y el Mer­ce­des GLA 250 en 211 CV –hay una ver­sión AMG con 381 CV–, mien­tras que el Vol­vo XC40 T5 en­tre­ga 247 CV.

El P300 no es es­pe­cial­men­te rá­pi­do. Acelera de 0 a 100 km/h en 6,4 se­gun­dos, que es una bue­na ci­fra en tér­mi­nos ab­so­lu­tos, pe­ro pues­ta en con­tex­to, es ape­nas una dé­ci­ma de se­gun­do más rá­pi­do que el X1 xD­ri­ve25i, con 69 CV me­nos. Es más, el GLA 250 4M, que so­la­men­te en­tre­ga 211 CV, lo ha­ce en 6,6 seg.

¿A qué se de­be es­to? La res­pues­ta es sen­ci­lla: el E-Pa­ce es muy pe­sa­do. En con­cre­to, el ga­so­li­na más po­ten­te su­pera los 1.800 ki­lo­gra­mos en va­cío, a pe­sar del em­pleo de ma­te­ria­les li­ge­ros en gran par­te de la ca­rro­ce­ría –te­cho, ca­pó y por­tón son de alu­mi­nio–. En el GLA es­ta­mos ha­blan­do de ape­nas una to­ne­la­da y me­dia, y el X1 se que­da por de­ba­jo de 1.600 kg. En definitiva, el 2.0 de cua­tro ci­lin­dros y 300 CV no bri­lla to­do lo que se po­día es­pe­rar, pe­se a que la caja de cam­bios de nue­ve ve­lo­ci­da­des fun­cio­na de ma­ra­vi­lla.

Y es una lás­ti­ma, por­que el cha­sis es fe­no­me­nal. Tie­ne mo­di­fi­ca­cio­nes res­pec­to al del Evo­que, co­mo el bas­ti­dor au­xi­liar de­lan­te­ro más rí­gi­do o par­te de los ele­men­tos de la suspensión rea­li­za­dos en alu­mi­nio. Trans­mi­te un aplo­mo ex­cep­cio­nal, digno de un co­che de ma­yor ta­ma­ño. La di­rec­ción tie­ne la asis­ten­cia jus­ta y los fre­nos es­tán bien di­men­sio­na­dos – dis­cos ven­ti­la­dos de 349 mi­lí­me­tros de­lan­te y

ma­ci­zos de 300 mm de­trás– y so­por­tan un tra­to exi­gen­te.

El E-Pa­ce tam­bién re­sul­ta có­mo­do, in­clu­so con las llan­tas de 20” y per­fil 45 que mon­ta­ba la uni­dad de prue­bas –cues­tan 2.744 eu­ros; las de se­rie son de 18”–, aun­que no al ni­vel de un XF o un F-Pa­ce. La suspensión no tie­ne esa ca­pa­ci­dad de ais­lar to­tal­men­te a los ocu­pan­tes de lo que ocu­rre ba­jo las rue­das, al me­nos den­tro de los ac­tua­les es­tán­da­res de Ja­guar, aun­que nin­gu­na de sus po­si­bles al­ter­na­ti­vas le su­pera.

En ca­rre­te­ras de mon­ta­ña, por don­de dis­cu­rrió gran par­te del re­co­rri­do de prue­bas, no in­vi­ta a rea­li­zar una con­duc­ción di­ná­mi­ca, sino a to­mar­se las co­sas con cal­ma y dis­fru­tar de la ru­ta. Al for­zar el rit­mo en cur­vas se ha­ce no­ta­ble la ten­den­cia del eje de­lan­te­ro a alar­gar la tra­yec­to­ria, mien­tras que el eje pos­te­rior no se mue­ve ni un ápi­ce, in­clu­so cuan­do se le­van­ta brus­ca­men­te el pie del ace­le­ra­dor.

Por úl­ti­mo, el asun­to eco­nó­mi­co pue­de asus­tar al prin­ci­pio. Con el aca­ba­do más sen­ci­llo po­si­ble, el P300 cues­ta 58.500 eu­ros, es de­cir, en­tre 11.000 y 12.000 eu­ros más ca­ro que sus po­si­bles al­ter­na­ti­vas. Bien es cier­to que su equi­pa­mien­to de se­rie es com­ple­to: fa­ros led con en­cen­di­do au­to­má­ti­co, cá­ma­ra de vi­sión tra­se­ra, cli­ma­ti­za­dor bi­zo­na, alar­ma...

Las po­si­bi­li­da­des de per­so­na­li­za­ción del ha­bi­tácu­lo son nu­me­ro­sas y per­mi­ten com­bi­na­cio­nes muy lla­ma­ti­vas. En el ex­te­rior, el pa­re­ci­do con el F-Pa­ce es in­ne­ga­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.