MER­CE­DES-AMG CLS 53

La ter­ce­ra ge­ne­ra­ción del coupé de cua­tro puer­tas de Mer­ce­des re­cu­pe­ra su atrac­ti­vo y es­tre­na un po­ten­te mo­tor con hi­bri­da­ción a 48 vol­tios.

EVO (Spain) - - SUMARIO - S. Ga­llag­her, Á. Sau­ras

EL MER­CE­DES CLS SIEM­PRE ha es­ta­do en­vuel­to en un ha­lo de ex­clu­si­vi­dad, con sus lí­neas de­por­ti­vas y pro­por­cio­nes extravagantes con­vir­tién­do­lo en al­go más desea­ble que un sim­plón BMW Se­rie 5, un Mer­ce­des Cla­se E o un Au­di A6. El CLS ori­gi­nal, que da­ta de 2004, aún es un gi­ra­ca­be­zas –lo ha­ce me­jor in­clu­so que su ver­sión se­ve­ra­men­te ac­tua­li­za­da, que se vol­vió un po­co ‘plo­mi­zo’ y per­dió mu­chos de sus ras­gos afi­la­dos–.

Es­te CLS de ter­ce­ra ge­ne­ra­ción tra­ta de re­co­brar el di­se­ño ori­gi­nal de lí­neas lim­pias y re­cu­pe­ra el ta­len­to de ha­cer que los vian­dan­tes ejer­ci­ten sus múscu­los del cue­llo. La par­te tra­se­ra no tie­ne un di­se­ño tan ex­clu­si­vo co­mo la del pri­mer CLS –su as­pec­to es de­ma­sia­do ge­né­ri­co, y a mí me re­cuer­da al Cla­se C–, pe­ro no de­ja de ba­tir a cual­quier ber­li­na de lu­jo con ca­rro­ce­ría de tres vo­lú­me­nes con­ven­cio­nal.

Por den­tro, tam­bién en­con­tra­rás bas­tan­tes di­fe­ren­cias res­pec­to al Cla­se E, con el que com­par­te pla­ta­for­ma, con de­ta­lles de di­se­ño y aca­ba­do apor­tan­do el to­que dis­tin­ti­vo, co­mo el vo­lan­te fo­rra­do en Al­cán­ta­ra y los asien­tos es­pe­cí­fi­cos, to­do ello de­co­ra­do con el em­ble­ma de AMG.

En cual­quier ca­so, lo real­men­te in­tere­san­te es lo que se alo­ja ba­jo el ca­pó. En el pa­sa­do, la ver­sión AMG del CLS re­cu­rría al mis­mo V8 que em­plea­ba el Cla­se E. Eso ha cam­bia­do por com­ple­to, y aho­ra re­cu­rre a un 3.0 de seis ci­lin­dros en lí­nea do­ta­do de un tur­bo y un com­pre­sor eléc­tri­co, ade­más de un pe­que­ño pro­pul­sor eléc­tri­co in­ter­ca­la­do en­tre el mo­tor y el cam­bio. Ade­más, tam­bién es la pri­me­ra vez que se ofre­ce un CLS do­ta­do de la trac­ción to­tal in­te­li­gen­te 4Ma­tic+. Fun­cio­na en ca­si to­das las cir­cuns­tan­cias co­mo un trac­ción tra­se­ra, en­vian­do par a las rue­das delanteras cuan­do es ne­ce­sa­rio.

La sus­pen­sión neu­má­ti­ca mul­ti­cá­ma­ra Air­ma­tic es de se­rie, al igual que el AMG Dy­na­mic Se­lect, que per­mi­te con­fi­gu­rar a tu gus­to la res­pues­ta del ace­le­ra­dor, la ca­ja de cam­bios, la di­rec­ción, el so­ni­do del es­ca­pe y la du­re­za de los amor­ti­gua­do­res. Otras me­jo­ras res­pec­to de un CLS nor­mal afec­tan a la rigidez de to­dos los cas­qui­llos de la sus­pen­sión. Ade­más, tan­to el eje de­lan­te­ro co­mo el tra­se­ro cuen­tan con ma­yor caí­da ne­ga­ti­va, y to­dos los as­pec­tos de la sus­pen­sión so­bre los que se po­día in­ter­ve­nir han re­ci­bi­do una pin­ce­la­da de­por­ti­va. Pue­de que no dis­pon­ga del es­pec­ta­cu­lar mo­tor 4.0 V8 bi­tur­bo, pe­ro en to­do lo de­más pa­re­ce un au­tén­ti­co AMG.

Lo pri­me­ro que te lla­ma la aten­ción es la for­ma dis­cre­ta que tie­ne de arran­car. Aque­llos que es­tén ha­bi­tua­dos a la efec­tis­ta pues­ta en mar­cha de los AMG pue­den sen­tir­se un po­co de­frau­da­dos. Sin em­bar­go, no de­bes juz­gar a es­te pro­pul­sor a pri­me­ra vis­ta. Se­lec­cio­na las mo­da­li­da­des Sport de mo­tor y cam­bio, de­vuel­ve los amor­ti­gua­do­res a la po­si­ción Con­fort, y te en­con­tra­rás al vo­lan­te de un dis­po­si­ti­vo discreto con el que cu­brir dis­tan­cias a rit­mos in­de­cen­tes. El par que pue­da fal­tar a

me­dio ré­gi­men lo com­pen­sa con una res­pues­ta ‘eléc­tri­ca’ –en sen­ti­do li­te­ral y fi­gu­ra­do–. En el mo­do de­por­ti­vo, la ca­ja man­tie­ne las re­la­cio­nes cor­tas du­ran­te más tiem­po, de ma­ne­ra que cual­quier ac­ción so­bre el ace­le­ra­dor se tra­du­ce en una res­pues­ta ins­tan­tá­nea, con un pa­ta­dón brin­da­do por cor­te­sía del com­pre­sor eléc­tri­co que pue­des dis­fru­tar has­ta que ga­na vuel­tas el tur­bo­com­pre­sor tra­di­cio­nal, cir­cuns­tan­cia en la que el mo­tor em­pu­ja has­ta ca­si las 7.000 rpm. Cuan­do te acer­cas al cor­te de in­yec­ción, no hay un so­ni­do tea­tral ni pe­tar­da­zos dra­má­ti­cos, pe­ro sí un mon­tón de em­pu­je con el que ‘ju­gar’.

In­clu­so si de­jas la ca­ja en mo­do au­to­má­ti­co, re­cu­rri­rá a las mar­chas cor­tas y rea­li­za­rá re­duc­cio­nes tan rá­pi­das co­mo pue­das desear. Aun­que em­plear las le­vas re­sul­ta aún más pla­cen­te­ro –si bien, cuan­do la ca­rre­te­ra se vuel­ve más re­tor­ci­da y tie­nes que re­po­si­cio­nar las ma­nos en el vo­lan­te desea­rías que fue­sen más lar­gas–.

En las cur­vas len­tas, la sus­pen­sión neu­má­ti­ca neu­tra­li­za muy bien el ba­lan­ceo, y la di­rec­ción ofre­ce una pre­ci­sión del to­do ines­pe­ra­da, in­clu­so a pe­sar de las rue­das de in­vierno que mon­ta es­ta uni­dad. El re­sul­ta­do es una pro­gre­sión in­creí­ble­men­te flui­da. Au­men­ta el rit­mo, y el CLS 53 te pa­re­ce­rá mu­cho más aplo­ma­do que un E43 AMG ‘equi­va­len­te’, y más pre­ci­so que el E63, lo cual sig­ni­fi­ca que el in­mi­nen­te E53 Coupé po­dría ser to­da una re­ve­la­ción.

Hay po­cas co­sas que cri­ti­car. Es­tá ho­mo­lo­ga­do pa­ra cin­co ocu­pan­tes, pe­ro tres pa­sa­je­ros irá muy apre­ta­dos en las pla­zas tra­se­ras. No ha­brá una ver­sión con mo­tor V8, y que tam­po­co ha­brá un re­em­pla­zo pa­ra el AMG CLS Shooting Bra­ke –Mer­ce­des con­si­de­ra que el Cla­se E Es­ta­te ya es lo bas­tan­te atrac­ti­vo–. De ma­ne­ra que si un E63 se te va de pre­su­pues­to, y el E43 se te que­da cor­to, es pro­ba­ble que el CLS53 sea la op­ción co­rrec­ta.

‘La di­rec­ción ofre­ce una pre­ci­sión del to­do ines­pe­ra­da, a pe­sar de las rue­das de in­vierno’

El CLS53 ofre­ce un tac­to más aplo­ma­do que su pri­mo, el Cla­se E. Los aca­ba­dos del in­te­rior son im­pe­ca­bles. Es­te AMG... ¡lu­ci­rá la pe­ga­ti­na ECO!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.