CÓ­MO SER EDUAR­DO COSTABAL

Es­te em­pre­sa­rio chi­leno lle­va ca­si cua­tro dé­ca­das de­di­ca­do al sec­tor de la au­to­mo­ción. Ha si­do pi­lo­to de com­pe­ti­ción e ima­gi­na un fu­tu­ro don­de la mo­vi­li­dad es­ta­rá to­tal­men­te au­to­ma­ti­za­da. Aca­ba de inau­gu­rar el pri­mer con­ce­sio­na­rio ofi­cial de McLa­ren en nu

EVO (Spain) - - SUMARIO - por ser­gio ro­drí­guez

Tras cua­tro dé­ca­das de­di­ca­do al mun­do del mo­tor, es­te em­pre­sa­rio chi­leno ha inau­gu­ra­do el pri­mer ser­vi­cio ofi­cial de McLa­ren en Es­pa­ña

“Le apa­sio­na la con­duc­ción y to­do lo re­la­cio­na­do con la com­pe­ti­ción”

Des­De el pa­sa­Do mes De mar­zo el fa­bri­can­te bri­tá­ni­co McLa­ren ya dis­po­ne de ser­vi­cio ofi­cial en nues­tro país; an­tes con­ta­ba con pun­tos de ven­ta e im­por­ta­ción, pe­ro no con un con­ce­sio­na­rio y ta­ller ofi­cial. Y to­do apun­ta a que no se­rá el úni­co… Uno de los prin­ci­pa­les culpables de ello es Eduar­do Costabal, un em­pre­sa­rio chi­leno que lle­gó a Es­pa­ña ha­ce aho­ra cin­co años pa­ra po­ner­se al man­do del Cen­tro Pors­che de Bar­ce­lo­na.

A Costabal la pa­sión por to­do lo re­la­cio­na­do con el mun­do de los au­to­mó­vi­les le vie­ne de cuan­do no era más que un crío que co­rre­tea­ba por las ca­lles de su San­tia­go de Chi­le na­tal. Y es que par­te de su fa­mi­lia es­ta­ba es­tre­cha­men­te li­ga­da al mun­do del au­to­mo­vi­lis­mo: su abue­lo fun­dó Co­se­che, la com­pa­ñía de au­to­mo­ción e im­por­ta­ción más an­ti­gua del país andino y que se en­car­ga de dis­tri­buir allí los au­to­mó­vi­les de las mar­cas Lind­con y Che­vro­let des­de los años 40.

Sin em­bar­go, su amor por los co­ches no pro­ce­de de esa re­la­ción –“nun­ca tu­ve nin­gún ti­po de ex­pe­rien­cia pro­fe­sio­nal con la com­pa­ñía de mi abue­lo”, cuen­ta– sino de otra muy es­pe­cial for­ja­da con su tío San­tia­go Ban­go­lea. “Yo me crié prác­ti­ca­men­te con él. Era pi­lo­to de ca­rre­ras”. Ahí es don­de na­ció su ver­da­de­ra pa­sión, no só­lo por los co­ches, sino por to­do lo que les ro­dea: “La con­duc­ción, las ca­rre­ras y to­do lo re­la­cio­na­do con la com­pe­ti­ción…”. Quién sa­be si, sin la in­fluen­cia de su tío, hu­bie­ra se­gui­do los pa­sos de ca­si to­da su fa­mi­lia, que se de­di­ca prin­ci­pal­men­te del mun­do del ar­te.

Eduar­do es el ejem­plo per­fec­to de em­pre­sa­rio he­cho a sí mis­mo. Al­guien que no ha ne­ce­si­ta­do de de­ma­sia­dos es­tu­dios pa­ra triun­far en el sec­tor. Y es que, aun­que es­te chi­leno apa­sio­na­do de Bar­ce­lo­na –“es la me­jor ciu­dad del mun­do pa­ra vi­vir”, afir­ma– co­men­zó a es­tu­diar In­ge­nie­ría Ci­vil Me­cá­ni­ca, ni si­quie­ra lle­gó a fi­na­li­zar­la: “Des­pués de de­jar la ca­rre­ra, tan só­lo reali­cé unos cur­sos bá­si­cos de ad­mi­nis­tra­ción”. Así pues, su se­cre­to pa­ra triun­far en los ne­go­cios ha si­do de­di­car­le “mu­cha mu­cha pa­sión –“dos ve­ces”, re­cal­ca–, te­ner ga­nas e ilu­sión por em­pren­der y ha­cer las co­sas bien he­chas”.

Costabal lle­va ya 37 años li­ga­do al mun­do de la au­to­mo­ción. Co­men­zó su tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal en 1980, en su país na­tal, tra­ba­jan­do pa­ra Fiat, co­mo ayu­dan­te co­mer­cial y, pos­te­rior­men­te, pa­só a To­yo­ta, don­de ejer­cía la­bo­res de asis­ten­te y co­mer­cial pa­ra Eli­seo Sa­la­zar, el úni­co pi­lo­to chi­leno que ha co­rri­do el Mun­dial de Fór­mu­la 1.

En oc­tu­bre de 1982, ate­rri­zó en la com­pa­ñía que mar­có prác­ti­ca­men­te el res­to de su vi­da: em­pe­zó a tra­ba­jar pa­ra el gru­po Di­tec Au­to­mó­vi­les de Chi­le, em­pre­sa fun­da­da en 1959 y que hoy es lí­der del seg­men­to de co­ches de­por­ti­vos pre­mium en el país andino –con una cuo­ta de mer­ca­do del 25%–.

Eduar­do co­men­zó des­de el es­ca­lón más ba­jo y, du­ran­te sus tres pri­me­ros años en la com­pa­ñía, se de­di­có a ven­der Vol­vo a di­plo­má­ti­cos: vi­si­ta­ba a dia­rio los di­fe­ren­tes or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les ins­ta­la­dos en Chi­le y tra­ta­ba de lu­char con­tra el nom­bre y el pres­ti­gio con los que, por aque­llos años, ya con­ta­ban con Mer­ce­des y BMW. Só­lo dos años des­pués, en 1984, la com­pa­ñía se hi­zo con los de­re­chos de Hon­da Mo­tors pa­ra Chi­le. Y Costabal y su equi­po tu­vie­ron que en­car­gar­se de desa­rro­llar la red de con­ce­sio­na­rios pa­ra to­do el país.

Pos­te­rior­men­te, en 1992, Di­tec lo­gró la re­pre­sen­ta­ción de la mar­ca Pors­che, un re­to com­pli­ca­do te­nien­do en cuen­ta que la ca­pa­ci­dad ad­qui­si­ti­va en el país la­ti­noa­me­ri­cano per­mi­tía a muy po­cos de sus ha­bi­tan­tes ac­ce­der a vehícu­los tan ca­ros y ex­clu­si­vos. Así que, Eduar­do y sus chi­cos tu­vie­ron que po­ner­se ma­nos a la obra: aun­que ese pri­mer año só­lo lo­gra­ron ven­der dos uni­da­des, en la ac­tua­li­dad, cuen­tan con un vo­lu­men su­pe­rior a las 500 ven­tas anua­les.

En 1998, tras el fa­lle­ci­mien­to del fun­da­dor y pro­pie­ta­rio de Di­tec, el es­pa­ñol Fer­nan­do de Cár­cer, se pro­du­jo una di­vi­sión de los ne­go­cios fa­mi­lia­res y, den­tro de esa re­es­truc­tu­ra­ción, Costabal en­tró co­mo so­cio en el año 2000.

En 2003, la com­pa­ñía lo­gró otro im­por­tan­te hi­to al ha­cer­se con la re­pre­sen­ta­ción de Land Ro­ver y Ja­guar en te­rri­to­rio chi­leno. El ob­je­ti­vo de la em­pre­sa era el de cre­cer con las mar­cas pre­mium del gru­po Ford, don­de tam­bién es­ta­ba en­cua­dra­da Vol­vo –has­ta que, en 2010, el fa­bri­can­te sue­co fue ad­qui­ri­do por los chi­nos de Zhe­jiang Geely Hol­ding Group–. Po­co des­pués, Di­tec se ins­ta­ló tam­bién en Ar­gen­ti­na y, pos­te­rior­men­te, en Bo­li­via.

Ya en el año 2013 sur­gió pa­ra su com­pa­ñía una nue­va opor­tu­ni­dad de ex­pan­sión que no po­día de­jar es­ca­par: la ex­clu­si­vi­dad pa­ra co­mer­cia­li­zar los co­ches de Pors­che en Ca­ta­lu­ña. Pe­ro, pa­ra

ello, el fa­bri­can­te ale­mán exi­gía que un di­rec­ti­vo del gru­po se tras­la­da­ra a Es­pa­ña pa­ra po­ner en fun­cio­na­mien­to el pro­yec­to. Costabal fue la persona ele­gi­da. En ese mo­men­to se enamo­ró de nues­tro país y, es­pe­cial­men­te, de la ciu­dad con­dal: “Ini­cial­men­te vi­ne só­lo pa­ra seis me­ses. Lue­go fue un año. Y, al fi­nal, to­mé la decisión de que­dar­me de­fi­ni­ti­va­men­te a vi­vir aquí”.

Así, Di­tec ad­qui­rió por 14 mi­llo­nes de eu­ros el Cen­tro Pors­che de Bar­ce­lo­na: en sus cer­ca de 9.000 me­tros cua­dra­dos de su­per­fi­cie, ade­más del con­ce­sio­na­rio, con­ta­ba con un ta­ller de me­cá­ni­ca y otro de plan­cha y pin­tu­ra; en to­tal, tra­ba­ja­ban 38 per­so­nas. Ac­tual­men­te, sus ven­tas anua­les ron­dan las 280 uni­da­des nue­vas y 200 seminuevas.

El chi­leno mues­tra un gran apre­cio y un enor­me agra­de­ci­mien­to ha­cia la mar­ca ale­ma­na: “La ex­pe­rien­cia con Pors­che Bar­ce­lo­na ha si­do muy en­ri­que­ce­do­ra, me ha ayu­da­do a co­no­cer a mu­cha gen­te y, so­bre to­do, el mer­ca­do es­pa­ñol. Pe­ro no es só­lo eso: lle­vo tra­ba­jan­do 27 años con ellos, la co­noz­co muy bien y la ad­mi­ro pro­fun­da­men­te. He apren­di­do mu­cho de lo que aho­ra ha­go gra­cias a ellos”, ex­pli­ca con sin­ce­ri­dad.

su ca­rre­ra co­mo pi­lo­to

Pe­ro la pa­sión de Costabal por los co­ches no se li­mi­ta al mun­do em­pre­sa­rial y eso le lle­vó a in­ten­tar cum­plir uno de sus gran­des sue­ños: pro­bar suer­te en las ca­rre­ras. El chi­leno re­co­no­ce que una de sus gran­des frus­tra­cio­nes en la vi­da ha­bía si­do no ha­ber po­di­do de­di­car­se pro­fe­sio­nal­men­te a la com­pe­ti­ción. “Así que esa ilu­sión de cuan­do era ni­ño la tu­ve que cum­plir pa­sa­dos los 50 años”, bro­mea.

En­tre 2010 y 2012 par­ti­ci­pó en el cam­peo­na­to de GT de EE.UU., co­rrien­do tres ve­ces en las mí­ti­cas 24 Ho­ras de Day­to­na. Pos­te­rior­men­te, en el año 2017 tam­bién se ins­cri­bió en el cam­peo­na­to de Es­pa­ña de GT, ob­te­nien­do la vic­to­ria en la ca­te­go­ría C2. Pe­ro, ¿se­gui­rá ha­cién­do­lo en las pró­xi­mas tem­po­ra­das? “Me gus­ta­ría, pe­ro no sé si ten­dré de­ma­sia­do tiem­po”.

El mo­ti­vo es que, aho­ra mis­mo, ca­si to­das sus ener­gías las de­di­ca a su úl­ti­ma aven­tu­ra em­pre­sa­rial, que le mo­ti­va es­pe­cial­men­te. “A raíz de la ges­tión del Cen­tro Pors­che sur­gió la po­si­bi­li­dad de traer a Es­pa­ña una mar­ca co­mo McLa­ren”. Y es que, por ex­tra­ño que pa­rez­ca, el crea­dor de mí­ti­cos su­per­de­por­ti­vos co­mo el McLa­ren F1, el 650S o el 675 LT no con­ta­ba con nin­gún con­ce­sio­na­rio ofi­cial en nues­tro país.

Así pues, Eduar­do Costabal se pu­so al fren­te de McLa­ren Au­to­mo­ti­ve –per­te­ne­cien­te al McLa­ren Group– pa­ra la Pe­nín­su­la Ibé­ri­ca y co­men­zó a pre­pa­rar el des­em­bar­co. Apro­ve­chan­do que nues­tro país ha­bía co­men­za­do a dar cier­tas señales de re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca, Costabal to­mó la decisión de ex­plo­rar una po­si­bi­li­dad que le atraía mu­cho: “Te­nía ga­nas de mon­tar al­go pro­pio, fa­mi­liar”.

Fi­nal­men­te, en no­viem­bre de 2017, se inau­gu­ra­ba en la ave­ni­da Dia­go­nal de Bar­ce­lo­na el pri­mer con­ce­sio­na­rio ofi­cial McLa­ren en nues­tro país. Se tra­ta de un lo­cal pro­vi­sio­nal a la es­pe­ra de que, pre­vi­si­ble­men­te en sep­tiem­bre de es­te año, se inau­gu­re el de­fi­ni­ti­vo, que es­ta­rá ubi­ca­do en L’Hos­pi­ta­let de Llo­bre­gat –a 6 km de la ca­pi­tal ca­ta­la­na–, con­ta­rá con una su­per­fi­cie de unos 2.000 me­tros cua­dra­dos e, in­clu­so, ofre­ce­rá un ser­vi­cio de guar­da­do de vehícu­los pa­ra sus clien­tes. De mo­men­to su ob­je­ti­vo es ven­der 40 uni­da­des du­ran­te 2018. “Es­ta­mos tra­ba­jan­do muy du­ro pa­ra con­se­guir­lo”, ex­pli­ca.

Y, ¿por qué es­co­gió Bar­ce­lo­na? “Des­de que lle­gué a es­ta ciu­dad pa­ra po­ner en mar­cha el Cen­tro Pors­che me en­tu­sias­mó tan­to la ciu­dad co­mo su re­la­ción con los de­por­tes de mo­tor – en ella se dispu­tan el GP de Fór­mu­la 1, una prue­ba del Cam­peo­na­to del Mun­do de Mo­to GP, el Ra-

“La mo­vi­li­dad del fu­tu­ro es­ta­rá au­to­ma­ti­za­da: pro­gra­ma­rás dón­de quie­res ir y al­go te lle­va­rá”

ll­yRACC de Ca­ta­lu­ña–, ade­más de su trans­ver­sa­li­dad, su mul­ti­cul­tu­ra­li­dad y la po­si­bi­li­dad de vi­vir al la­do del mar. To­do me se­du­jo”.

Pe­ro los pla­nes de Costabal con res­pec­to a la im­plan­ta­ción de la mar­ca de las fle­chas pla­tea­das en Es­pa­ña no se que­dan ahí. Su in­ten­ción es cre­cer. Y muy pron­to. Tie­ne pen­sa­do abrir otro pun­to de ven­ta en Ma­drid a cor­to pla­zo: “No de­be­ría pa­sar del pró­xi­mo año”, apun­ta.

Por­que, pe­se a que su re­la­ción con McLa­ren co­men­zó ha­ce ape­nas un año, el de San­tia­go es­tá en­can­ta­do: “Es una com­pa­ñía muy fa­mi­liar y me atrae mu­cho su fi­lo­so­fía, en la que exis­te un víncu­lo muy di­rec­to en­tre sus tra­ba­ja­do­res: des­de los pro­pie­ta­rios has­ta el per­so­nal de ad­mi­nis­tra­ción”.

Otra de las ra­zo­nes que lle­vó a Eduar­do a dar el pa­so fue el he­cho de que “McLa­ren es al­go ab­so­lu­ta­men­te in­no­va­dor, se ba­sa en la tec­no­lo­gía pun­ta y es­tá muy re­la­cio­na­da con la F1: por ejem­plo, cuen­tan con el úni­co mo­no­cas­co de au­to­mó­vil de se­rie cons­trui­do en fi­bra de car­bono. Con­du­cir es­tos vehícu­los es al­go es­pec­ta­cu­lar, co­mo no he vis­to na­da an­tes. Lo que más me gus­ta de ellos es que su di­se­ño es muy in­no­va­dor, muy fu­tu­ris­ta”.

Y pa­ra el éxi­to en su aven­tu­ra es­pe­ra con­tar con un alia­do muy es­pe­cial, el as­tu­riano Fer­nan­do Alon­so. “Aun­que la F1 es un ne­go­cio to­tal­men­te in­de­pen­dien­te de la in­dus­tria au­to­mo­triz ya que, pa­ra em­pe­zar, los co­ches ni si­quie­ra lle­van el mis­mo mo­tor, pa­ra no­so­tros se­ría muy im- por­tan­te que Alon­so tu­vie­ra gran­des re­sul­ta­dos. Le veo más arri­ba en la pa­rri­lla que el pa­sa­do año pe­ro, la­men­ta­ble­men­te, no veo un cam­bio in­me­dia­to y es­pec­ta­cu­lar en sus re­sul­ta­dos”.

En lo que res­pec­ta al fu­tu­ro del au­to­mó­vil, el em­pre­sa­rio chi­leno no tie­ne nin­gu­na du­da de que es­ta­rá do­mi­na­do por los vehícu­los eléc­tri­cos y los au­tó­no­mos. Aun­que re­co­no­ce que “a las per­so­nas más an­ti­guas en el ne­go­cio nos cues­ta un po­co en­ten­der­lo, es al­go que va a lle­gar a to­das las mar­cas y pron­to”.

Pe­ro, eso sí, re­co­no­ce que la idea de los su­per­de­por­ti­vos eléc­tri­cos no le en­tu­sias­ma de­ma­sia­do. Costabal cree que no hay na­da que pue­da com­pa­rar­se con el so­ni­do de un mo­tor de ga­so­li­na. “Aun­que ha­blas con las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, ves lo que les in­te­re­sa y es fá­cil com­pren­der que, tar­de o tem­prano, los mo­to­res de com­bus­tión po­drían des­apa­re­cer”.

Sin em­bar­go, avi­sa de que tam­po­co cree que los eléc­tri­cos va­yan a ser la pa­na­cea a la ho­ra de lu­char con­tra el cam­bio cli­má­ti­co o la con­ta­mi­na­ción: “Con res­pec­to a las ba­te­rías, hay te­mas que com­pen­san y otros que no tan­to. Fa­bri­car­las tam­bién pro­vo­ca emi­sio­nes y pa­ra car­gar es­tos vehícu­los son ne­ce­sa­rias fuen­tes de ener­gía con­ta­mi­nan­tes”.

¿Y có­mo ve al­guien que lle­va ca­si 40 años tra­ba­jan­do en es­te sec­tor la mo­vi­li­dad del fu­tu­ro? “Pues bas­tan­te au­to­ma­ti­za­da: creo que vas a pro­gra­mar el día an­te­rior dón­de quie­res ir y al­go te va a lle­var”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.