BMW M4 CS VS AU­DI RS 4

El Au­di A4 y el BMW Se­rie 3 son tan ri­va­les co­mo el Real Ma­drid y el F. C. Bar­ce­lo­na o Marc Már­quez y Va­len­tino Ros­si. Hoy en­fren­ta­mos al Au­di RS 4 Avant y al BMW M4 CS, dos de sus va­rian­tes más de­por­ti­vas y bri­llan­tes. Es­ta vez, el ga­na­dor no lo ele­gi­rá

EVO (Spain) - - SUMARIO - Tex­To por M. T ineo fo­To­gra­fía por Ja iMe Sainz de la Ma­za

SSá­ba­do, 7 de abril. 11 de la ma­ña­na. Mi ca­sa. Aca­bo de de­sa­yu­nar y es­toy sen­ta­do fren­te a la te­le pa­ra ver la re­trans­mi­sión en di­rec­to del sép­ti­mo tra­mo del Rally de Cór­ce­ga. El fran­cés Br­yan Bouf­fier va a ser el pri­me­ro en sa­lir al tra­mo a bor­do del Ford Fies­ta WRC nú­me­ro tres. Me­nu­do apa­ra­to. Su es­té­ti­ca es tan agre­si­va que Ma­ría –mi pa­re­ja– y yo coin­ci­di­mos en que es de­ma­sia­do exa­ge­ra­da, tan­to que has­ta los ‘sim­ples’ co­ches de la ca­te­go­ría R5 nos pa­re­cen más bo­ni­tos.

El tra­mo es­tá se­co, aun­que los co­men­ta­ris­tas di­cen que hay al­gu­nas hu­me­da­des y mu­chas cur­vas don­de cor­tar por las cu­ne­tas, al­go que ter­mi­na en­su­cian­do la ca­rre­te­ra. Bouf­fier to­ma la sa­li­da. Co­mo es el pri­me­ro, la rea­li­za­ción se cen­tra un po­co más en él, so­bre to­do con una cá­ma­ra in­te­rior que, ade­más de la ve­lo­ci­dad y de la mar­cha que lle­va en­gra­na­da, mues­tra cuán­to es­tá ace­le­ran­do y fre­nan­do en ca­da mo­men­to.

Sin em­bar­go, la mez­cla de un di­fe­ren­cial cen­tral ac­ti­vo que se en­car­ga de re­par­tir el par a la per­fec­ción en­tre am­bos ejes, uni­do a la an­chu­ra de vías, el aga­rre de los neu­má­ti­cos, el in­creí­ble tra­ba­jo de las sus­pen­sio­nes y has­ta la ae­ro­di­ná­mi­ca, ha­cen que es­tos WRC se com­por­ten co­mo au­tén­ti­cos co­ches de Sca­lex­tric. No hay for­ma de ver una de­rra­pa­da. Los pi­lo­tos se li­mi­tan a in­si­nuar le­ves con­tra­vo­lan­tes que ya po­nen al co­che en el rum­bo co­rrec­to y, aun­que de­jan unas enor­mes mar­cas de go­ma ne­gra en ca­da cur­va, no se cru­zan.

Ten­go la mis­ma me­mo­ria que un pez, pe­ro re­ser­vo un apar­ta­do de te­so­ros en­tre los que se en­cuen­tran aque­llas in­ter­mi­na­bles cru­za­das en as­fal­to de los Gru­po B de los años 80, o esas de Co­lin McRae, Car­los Sainz, Juha Kank­ku­nen, Di­dier Au­riol, Tom­mi Mak­ki­nen y com­pa­ñía con los Gru­po A y con los pri­me­ros WRC de los años 90. Eso nun­ca se ol­vi­da. Des­de lue­go, aque­llos co­ches no eran tan rá­pi­dos ni efi­ca­ces co­mo los WRC ac­tua­les, y no te ha­cían sen­tir has­ta mie­do co­mo hoy cuan­do ves ve­nir a un WRC en una zo­na rá­pi­da a 190 km/h; pe­ro en las zo­nas len­tas de as­fal­to, esas don­de los co­ches de Ogier, Ta­nak y de­más pa­re­cen abu­rri­dos y has­ta tor­pes, eran mu­cho más es­pec­ta­cu­la­res.

To­do es­te ro­lle­te vie­ne a co­la­ción por una sen­ci­lla ra­zón. Los dos mo­de­los que en­fren­ta­mos hoy son un cla­ro ejem­plo de eso mis­mo… pe­ro en co­ches de ca­lle. El Au­di RS 4, que

‘ DE SA­LI­DA, EL BMW ES MáS CA­RO, PE­RO ES­Tá MáS EQUI­PA­DO Y ES MáS EX­CLU­SI­VO’

só­lo se ven­de con ca­rro­ce­ría fa­mi­liar –Avant–, cuen­ta con un mo­tor 2.9 bi­tur­bo de 450 CV y un avan­za­do sis­te­ma de trac­ción to­tal, a prio­ri se pre­sen­ta co­mo el re­pre­sen­tan­te de los WRC ac­tua­les, don­de la tec­no­lo­gía es cla­ve pa­ra lo­grar la má­xi­ma efi­ca­cia. Por su par­te, el BMW M4 CS, con su ca­rro­ce­ría coupé, su mo­tor 3.0 bi­tur­bo de 460 CV, su trac­ción tra­se­ra y sus 1.655 ki­los de pe­so –135 ki­los me­nos que el RS 4–, ha­ce lo pro­pio pa­ra de­fen­der un con­cep­to más nos­tál­gi­co, don­de las do­tes del pi­lo­to tie­nen mu­cho más que ver en el re­sul­ta­do fi­nal.

Ya que he­mos em­pe­za­do ha­blan­do de los WRC ac­tua­les, co­men­za­ré por el Au­di. El RS 4 tie­ne un as­pec­to im­po­nen­te, y eso que re­cu­rre a una ca­rro­ce­ría fa­mi­liar, un ti­po de co­che que nun­ca ha lle­ga­do a ca­lar en Es­pa­ña. Pe­ro, cla­ro, cuan­do ese fa­mi­liar es­tá en­san­cha­do y es tan muscu­loso co­mo el pro­ta­go­nis­ta de Thor, lle­va unas llan­tas de 20 pul­ga­das y dos tu­bos de es­ca­pe por don­de pue­des me­ter la ca­be­za y un bra­zo, la co­sa cam­bia. Y mu­cho.

por Den­Tro, el rs 4 tie­ne los de­ta­lles jus­tos co­mo pa­ra re­cor­dar­te que es­tás subido en al­go más que un sim­ple Au­di A4, pe­ro man­te­nien­do la ele­gan­cia y la ex­ce­len­te ca­li­dad de aca­ba­dos que ca­rac­te­ri­zan al res­to de la ga­ma. Es uno de sus pun­tos fuer­tes.

Esa fi­nu­ra en las ter­mi­na­cio­nes ya es un an­ti­ci­po de lo cui­da­do que es­tá to­do en es­te co­che,

La ca­li­dad de aca­ba­dos del RS 4 es­tá a un ni­vel di­fí­cil­men­te su­pe­ra­ble. Los apli­ques en car­bono tie­nen un cos­te de 1.320 eu­ros.

Las llan­tas de 20” son de se­rie, pe­ro los fre­nos ce­rá­mi­cos va­len 7.910 eu­ros. Los asien­tos del RS 4 no son tan es­pec­ta­cu­la­res co­mo los del M4, aun­que su re­sul­ta­do es igual de bueno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.