Fia­bi­li­dad

“No sir­ve de na­da ser un se­gun­do más rá­pi­do por vuel­ta si no aca­bas la ca­rre­ra”. Y por eso, el pri­mer co­me­ti­do del aná­li­sis de datos no es me­jo­rar, sino ga­ran­ti­zar la fia­bi­li­dad... es­pe­cial­men­te, si dis­po­ne­mos de te­le­me­tría.

EVO (Spain) - - TECNO -

El ob­je­ti­vo es con­tro­lar to­dos los sen­so­res de tem­pe­ra­tu­ras, pre­sio­nes y vol­ta­jes. La cla­ve no es bus­car ten­den­cias, sino de­tec­tar va­lo­res que se sal­gan de in­ter­va­los de­fi­ni­dos, y por eso se pro­gra­man mul­ti­tud de alar­mas.

Si se cuen­ta con te­le­me­tría, la ges­tión de la fia­bi­li­dad se vuel­ve es­pe­cial­men­te ago­bian­te, ya que apa­re­ce la po­si­bi­li­dad má­gi­ca de to­mar de­ci­sio­nes so­bre la mar­cha... y la ne­ce­si­dad de to­mar­las en se­gun­dos, sin prác­ti­ca­men­te tiem­po pa­ra pen­sar. En ese en­torno co­bra im­por­tan­cia la ha­bi­li­dad pa­ra pro­gra­mar el soft­wa­re de aná­li­sis de ma­ne­ra que se des­car­ten los fa­llos en los sen­so­res y se evi­ten las fal­sas alar­mas. El pro­ble­ma es que los sen­so­res no sue­len 'mo­rir' de for­ma ins­tan­tá­nea, sino que el fa­llo sue­le es­tar pre­ce­di­do por una ra­cha de me­di­das po­co fia­bles. Un sen­sor de pre­sión de neu­má­ti­cos pue­de 'mo­rir' pa­san­do a me­dir 0,7 bar, y hay que te­ner la as­tu­cia de ser ca­paz de dis­tin­guir el fa­llo del sen­sor de un au­tén­ti­co pin­cha­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.