PEU­GEOT 508 GT 225

La de­no­mi­na­ción 508 lle­gó aso­cia­da a una ber­li­na ele­gan­te aun­que aburrida. Por for­tu­na, Peu­geot ha da­do un gi­ro ra­di­cal a la se­gun­da ge­ne­ra­ción.

EVO (Spain) - - SUMARIO - Ro­ge­lio Ca­mar­go

HA­CE MU­CHOS AÑOS que Peu­geot de­jó de fa­bri­car co­ches pa­sio­na­les – sal­vo con­ta­das ex­cep­cio­nes, co­mo los GTi y el RCZ– y to­do in­di­ca­ba que es­ta iba a ser la tó­ni­ca en el fu­tu­ro. De ahí que el 508 ha­ya re­sul­ta­do una do­ble sor­pre­sa. Pri­me­ro, por­que con­cep­tual­men­te se ale­ja de la clá­si­ca ber­li­na pa­ra aden­trar­se en el pu­jan­te seg­men­to de los fast­back o coupés de cin­co puer­tas, al es­ti­lo del BMW Se­rie 4 Gran Cou­pé o el Volkswagen Ar­teon.

Y se­gun­do, por­que va fran­ca­men­te bien, me­jor de lo que es­pe­rá­ba­mos te­nien­do en cuen­ta que em­plea la mis­ma pla­ta­for­ma que un 5008. No obs­tan­te, es obli­ga­do re­se­ñar que el 508 se be­ne­fi­cia de una sus­pen­sión tra­se­ra mul­ti­bra­zo en lu­gar del ha­bi­tual eje tor­sio­nal, una so­lu­ción que tam­bién se uti­li­za en el DS 7 Cross­back.

El 508 trans­mi­te bue­nas sen­sa­cio­nes. Es ba­ji­to – mi­de ape­nas 1,40 m– y el asien­to es­tá muy cer­ca del sue­lo, al­go que per­mi­te lle­var las pier­nas es­ti­ra­das. Has­ta aquí to­do con­cuer­da con lo que en­con­tra­mos en cual­quier otro cou­pé de cin­co puer­tas, sal­vo por el i- Cock­pit, ese pe­cu­liar pues­to de con­duc­ción con un vo­lan­te de vi­deo­jue­go y la ins­tru­men­ta­ción si­tua­da en la par­te al­ta del sal­pi­ca­de­ro. Des­pués de pro­bar­lo en nu­me­ro­sos mo­de­los, si­go en­con­trán­do­le más desventajas que pa­ra­bie­nes res­pec­to a uno tra­di­cio­nal, aun­que no es más que una apre­cia­ción per­so­nal.

Sin em­bar­go, es­te in­sig­ni­fi­can­te de­ta­lle no em­pa­ña la bue­na im­pre­sión que me ha de­ja­do el 508. Se sien­te li­ge­ro –y lo es, por­que su pe­so que­da por de­ba­jo de la to­ne­la­da y me­dia– y cam­bia de di­rec­ción con mu­cha flui­dez. La pre­sen­cia de la sus­pen­sión de du­re­za va­ria­ble – de se­rie en el acabado GT y en el mo­tor de ga­so­li­na de 180 CV– de­be apor­tar un plus en lo que a di­na­mis­mo se re­fie­re –no he­mos pro­ba­do un 508 con sus­pen­sión con­ven­cio­nal–, aun­que la di­fe­ren­cia en­tre el mo­do más sua­ve y el más rí­gi­do no es gran­de. Ca­be des­ta­car el buen fil­tra­do de las irre­gu­la­ri­da­des del as­fal­to, más aún cuan­do el 508 GT es­tá do­ta­do de unas gi­gan­tes­cas llan­tas de alea­ción de 19” con neu­má­ti­cos 235/40.

Peu­geot tam­po­co ha es­ca­ti­ma­do en lo que fre­nos se re­fie­re; el GT cuen­ta con unos dis­cos ven­ti­la­dos de 330 mi­lí­me­tros de diá­me­tro de­lan­te, y ma­ci­zos de 290 mm en el eje tra­se­ro. Son po­ten­tes y no dan mues­tras de fa­ti­ga tras un uso exi­gen­te, be­ne­fi­cia­dos en par­te por la men­cio­na­da cons­truc­ción li­ge­ra;

pa­ra ello, se ha em­plea­do alu­mi­nio pa­ra cons­truir el ca­pó y las ale­tas de­lan­te­ras, mien­tras que el por­tón del ma­le­te­ro es­tá rea­li­za­do en un ma­te­rial plás­ti­co co­no­ci­do co­mo ter­mo­plás­ti­co.

El as­pec­to me­nos po­si­ti­vo afec­ta al mo­tor. El cua­tro ci­lin­dros de 1.6 li­tros tie­ne un fun­cio­na­mien­to se­do­so; in­clu­so pue­de que de­ma­sia­do tra­tán­do­se de la ver­sión más potente de la ga­ma. Qui­zá se ha­yan guar­da­do un as en la man­ga pa­ra una hi­po­té­ti­ca va­rian­te de­por­ti­va GTi que ele­ve la po­ten­cia has­ta los 280 CV, aun­que de mo­men­to no hay más que ru­mo­res al res­pec­to.

No nos con­fun­da­mos: el 508 Pu­re­Tech 225 CV es rá­pi­do, tal y co­mo de­mues­tra su ca­pa­ci­dad de al­can­zar los 250 km/ h de ve­lo­ci­dad pun­ta y de cu­brir el 0 a 100 km/ h en 7,3 se­gun­dos. Am­bos da­tos me­jo­ran a sus dos prin­ci­pa­les ri­va­les des­de el pun­to de vis­ta me­cá­ni­co, el BMW 420i Gran Cou­pé Aut. – con 184 CV de po­ten­cia– y el Volks­wa- gen Ar­teon 2.0 TSI DSG –190 CV–; los dos con un con­si­de­ra­ble so­bre­pe­so res­pec­to al 508.

El pro­ble­ma lo en­con­tra­mos en que la en­tre­ga de po­ten­cia no emo­cio­na: es muy pro­gre­si­va y fal­ta ra­bia en la par­te al­ta del cuen­ta­rre­vo­lu­cio­nes, así co­mo ca­pa­ci­dad de es­ti­rar por en­ci­ma de las 6.000 rpm. En reali­dad, es in­ne­ce­sa­rio ir más allá de las 5.500 rpm, por­que se ob­tie­ne muy po­co a cam­bio.

La ca­ja au­to­má­ti­ca de ocho ve­lo­ci­da­des tam­po­co es uno de los ele­men­tos más bri­llan­tes. En con­duc­ción tran­qui­la su ac­tua­ción pa­sa bas­tan­te des­aper­ci­bi­da por­que fun­cio­na con sua­vi­dad, cam­bian­do de ve­lo­ci­dad cuan­do es pre­ci­so pa­ra re­du­cir el gas­to de com­bus­ti­ble. Con el mo­do de­por­ti­vo ac­ti­va­do no se lo­gra una me­jo­ra ex­ce­si­va, y la me­jor op­ción ter­mi­na sien­do el ma­ne­jo ma­nual-se­cuen­cial a tra­vés de las le­vas ubi­ca­das en la co­lum­na de di­rec­ción – son fi­jas, no gi­ran de ma­ne­ra so­li­da­ria con el vo­lan­te–.

De lo que no hay du­da es de que el 508 es uno de los co­ches más se­gu­ros del seg­men­to, ya que es­tá do­ta­do con di­ver­sos sis­te­mas de asis­ten­cia a la con­duc­ción, al­gu­nos tan po­co fre­cuen­tes en es­te seg­men­to co­mo el de vi­sión noc­tur­na – cues­ta 1.247 eu­ros– que, por des­gra­cia, no tu­vi­mos la po­si­bi­li­dad de pro­bar por­que du­ran­te la prue­ba lu­cía un sol ra­dian­te.

Si a es­tas al­tu­ras aún no tie­nes muy cla­ra tu opi­nión so­bre el 508 GT 225 CV, es po­si­ble que es­te da­to te sir­va de ayu­da: su pre­cio es de 41.300 eu­ros, ya des­con­ta­dos los 3.000 eu­ros de pro­mo­ción que ofre­ce la mar­ca. Son 5.200 eu­ros me­nos que un VW Ar­teon 2.0 TSI, que tie­ne un equi­pa­mien­to de se­rie se­me­jan­te, y en torno a 3.000 eu­ros me­nos que un BMW 420i Gran Cou­pé con una do­ta­ción bas­tan­te me­nos com­ple­ta. Y con nin­guno de los dos atrae­rás tan­tas mi­ra­das co­mo con el 508.

El 508 adopta el pues­to de con­duc­ción i- Cock­pit, que pre­sen­ta mu­chas se­me­jan­zas con el em­plea­do en los 3008 y 5008. Se ca­rac­te­ri­za por el vo­lan­te acha­ta­do tan­to en la par­te su­pe­rior co­mo en la in­fe­rior y por el se­lec­tor del cam­bio de es­ti­lo ae­ro­náu­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.