NUE­VO o USA­DO

Por unos 30.000 e te pue­des com­prar un Sko­da Oc­ta­via RS nue­ve­ci­to... o un Au­di RS 4 con 10 años de uso.

EVO (Spain) - - SUMARIO - por w. beau­mont & j. arús fo­to­gra­fía por as­ton pa­rrott

Por 30.000 pue­des com­prar un Sko­da Oc­ta­via RS nue­vo... o un Au­di RS 4 de 2008

Es­to pa­re­ce que va a ser un pa­seo pa­ra el Au­di, ¿no? ¿Có­mo na­ri­ces un Sko­da con ca­rro­ce­ría fa­mi­liar, un mo­tor de cua­tro ci­lin­dros y trac­ción de­lan­te­ra, cons­trui­do so­bre la pla­ta­for­ma de un VW Golf, pue­de si­quie­ra com­pe­tir con el má­xi­mo ex­po­nen­te de­por­ti­vo de la ga­ma A4 de Au­di? In­clu­so aun­que es­te­mos ha­blan­do del Sko­da Oc­ta­via RS, con su mo­tor de 245 CV y di­fe­ren­cial de des­li­za­mien­to li­mi­ta­do, pa­re­ce una lo­cu­ra en­fren­tar­lo a un co­che con un pro­pul­sor 4.2 V8 at­mos­fé­ri­co de 420 CV ca­paz de al­can­zar las 8.250 rpm, trac­ción to­tal, una so­fis­ti­ca­da sus­pen­sión in­ter­co­nec­ta­da a tra­vés de un sis­te­ma hi­dráu­li­co y un di­fe­ren­cial con re­par­to vec­to­rial del par mo­tor.

En los es­tán­da­res de nues­tra pu­bli­ca­ción, don­de lo más im­por­tan­te son las emo­cio­nes al vo­lan­te, al­go que al­can­za las 8.000 rpm pa­re­ce que lo tie­ne he­cho.

Pe­ro ojo, si eres una per­so­na ra­cio­nal, de esas que usa cre­ma so­lar de pro­tec­ción 50, cui­da su die­ta y eva­lúa se­su­da­men­te to­das las op­cio­nes an­tes de to­mar una de­ci­sión, en­ton­ces com­prar un Sko­da nue­ve­ci­to, con su ga­ran­tía ofi­cial y por me­nos di­ne­ro, igual tie­ne más sen­ti­do que la com­ple­ji­dad que su­po­ne ha­cer­te con un Au­di usa­do du­ran­te un mí­ni­mo de 10 años y con unos cos­tes de man- te­ni­mien­to ma­yo­res. En­ton­ces, lo que real­men­te es­ta­mos ana­li­zan­do aquí es lo que te es­tás per­dien­do si re­nun­cias al Au­di y si el Sko­da va­le la pe­na co­mo sa­cri­fi­cio ra­cio­nal.

Por den­tro, el RS es­tá lleno de sor­pre­sas. Y no pre­ci­sa­men­te por el co­lor ne­gro do­mi­nan­te, sino por pe­que­ños de­ta­lles que ha­cen muy ca­rac­te­rís­ti­cos a los mo­de­los de la mar­ca de ori­gen che­co. Al­gu­nos ejem­plos son la pes­ta­ña en el pa­ra­bri­sas pa­ra po­ner los tic­kets del par­king, hue­cos por­taob­je­tos dis­tri­bui­dos por to­do el ha­bi­tácu­lo, un con­trol de cru­ce­ro que per­ma­ne­ce ac­ti­va­do cuan­do cambias de mar­cha... Hay in­clu­so una pa­pe­le­ra. Es un co­che de­li­cio­so pa­ra usar a dia­rio, con un tac­to só­li­do, plás­ti­cos blan­dos por to­dos la­dos y ex­qui­si­ta Al­cán­ta­ra en los asien­tos. Se pue­de de­cir que trans­mi­te una sen­sa­ción más pre­mium de lo que en un prin­ci­pio po­drías es­pe­rar de un co­che así. Su ca­rác­ter de­por­ti­vo no es evi­den­te; ape­nas in­clu­ye unos asien­tos se­mi­ba­quet, un vo­lan­te y po­mo del cam­bio fo­rra­dos en cue­ro mi­cro­per­fo­ra­do y un so­ni­do de mo­tor al­go más su­ge­ren­te de lo ha­bi­tual.

Más allá de lo su­per­fi­cial en­con­tra­mos un cha­sis rí­gi­do y, a pe­sar de que la amor­ti­gua­ción es fir­me, las irre­gu­la­ri­da­des y los ba­ches del as­fal­to no afec­tan a la com­pos­tu­ra ge­ne­ral. De es­ta ma­ne­ra, las reac­cio­nes del co­che son enér­gi­cas cuan­do afron­tas las cur­vas, con un eje de­lan­te­ro que obe­de­ce con ra­pi­dez las ór­de­nes da­das des­de el vo­lan­te. La ba­ta­lla re­la­ti­va­men­te lar­ga del RS le ha­ce ser me­nos ágil que co­ches más pe­que­ños con los que com­par­te pla­ta­for­ma y mo­tor –VW Golf GTI, Seat León Cupra...–, pe­ro tie­ne la mis­ma ac­ti­tud reac­ti­va que ca­rac­te­ri­za a los com­pac­tos de­por­ti­vos mo­der­nos. Des­de lue­go, es un mo­de­lo con el que se dis­fru­ta en una ca­rre­te­ra se­cun­da­ria.

De he­cho, en vías con cur­vas de to­da cla­se, el Oc­ta­via mues­tra las mis­mas bue­nas ma­ne­ras que to­dos los vehícu­los cons­trui­dos so­bre la pla­ta­for­ma MQB, y su di­fe­ren­cial VAQ ayu­da a que to­do flu­ya con mu­cha na­tu­ra­li­dad. No es un ele­men­to in­tru­si­vo, por lo que no co­rrom­pe el tac­to de la di­rec­ción cuan­do ac­túa y per­mi­te man­te­ner la tra­yec­to­ria ele­gi­da con efi­ca­cia. En­ton­ces, cuan­do ace­le­ras a la sa­li­da de una cur­va rá­pi­da, per­ci­bes co­mo la di­rec­ción se ten­sa a me­di­da que las dos rue­das de­lan­te­ras tra­ba­jan con el di­fe­ren­cial tra­tan­do de ga­nar trac­ción pa­ra sa­lir lo más rá­pi­do po­si­ble. Es un ‘tru­co’ y, a me­di­da que au­men­ta­mos el rit­mo, es muy útil que el eje de­lan­te­ro se es­ta­bi­li­ce a ba­se de ace­le­ra­dor.

En cuan­to al Au­di, pue­de que sus lí­neas dis­cre­tas y su­ti­les, así co­mo un re­ser­va­do co­lor gris, ha­gan que pa­se des­aper­ci­bi­do... pe­ro lo cier­to es que pues­to al la­do del Sko­da re­sul­ta más lla­ma­ti­vo. El RS 4 B7 cuen­ta

CON EL OC­TA­VIA RS SE D ISFRUTA EN UNA CA­RRE­TE­RA SE­CUN­DA­RIA

con un di­se­ño ex­te­rior con­tun­den­te, con unos pa­sos de rue­da en­san­cha­dos, llan­tas es­pe­cí­fi­cas y cier­tos to­ques de­por­ti­vos co­mo la pa­rri­lla o los es­ca­pes cro­ma­dos que ha­cen que la es­té­ti­ca sea la co­rrec­ta. En de­fi­ni­ti­va, a ni­vel di­se­ño, y por mu­cho que el Sko­da tra­te de arre­glar­lo con unas pre­cio­sas llan­tas de 19’’, es­tá cla­ro que el Au­di es más desea­ble. Eso sí, el in­te­rior gris del RS 4 pa­re­ce de la prehis­to­ria, so­bre to­do cuan­do lo com­pa­ras con el sal­pi­ca­de­ro del Sko­da, pre­si­di­do por la enor­me pan­ta­lla del sis­te­ma de in­foen­tre­te­ni­mien­to. Tam­bién lla­ma la aten­ción el enor­me so­por­te pa­ra co­lo­car un te­lé­fono No­kia 5110 o la pe­que­ña pan­ta­lla no tác­til pa­ra el na­ve­ga­dor. Los man­dos y el in­te­rior en ge­ne­ral me re­sul­ta tre­men­da­men­te fa­mi­liar, ya que cuan­do me sa­qué el car­net de con­du­cir com­par­tía con mi ma­dre un Au­di A4 de es­ta ge­ne­ra­ción con el vi­go­ro­so mo­tor 1.9 TDI de 110 CV. Y te pue­do ase­gu­rar que aguan­ta bien el pa­so del tiem­po en cuan­to a so­li­dez.

Pe­ro lo que real­men­te es fan­tás­ti­co de es­te ha­bi­tácu­lo son los asien­tos de­lan­te­ros Re­ca­ro de cue­ro, con unas for­mas que re­co­gen con efi­ca­cia el cuer­po des­de la ba­se de la es­pal­da has­ta los hom­bros, pro­cu­ran­do una pos­tu­ra de con­duc­ción muy có­mo­da. Ade­más, los so­por­tes la­te­ra­les tan­to del res­pal­do co­mo de la ban­que­ta se pue­den ajus­tar pa­ra sen­tir­te más su­je­to o más có­mo­do.

Las im­pre­sio­nes ini­cia­les no son tan fa­vo­ra­bles ha­cia el Au­di, y em­pie­zas a pen­sar que el Oc­ta­via RS va a sa­lir con dig­ni­dad de es­te en­fren­ta­mien­to, a prio­ri, de­sigual. La di­rec­ción del RS 4 es len­ta, se es­cu­cha al­gún que otro cru­ji­do, los desa­rro­llos del cam­bio son lar­gos y pa­re­ce un po­co blan­do de sus­pen­sión.

Pa­ra que es­te pa­no­ra­ma va­ríe un po­co, es im­pres­cin­di­ble pul­sar el bo­tón Sport del vo­lan­te y lle­var el mo­tor por en­ci­ma de las 5.500 rpm. En ese pun­to, la me­cá­ni­ca cam­bia de ca­rác­ter y des­pier­ta la ma­la le­che in­he­ren­te de es­te mo­de­lo has­ta lle­gar a las 8.250 rpm, con el V8 so­nan­do pre­cio­so aun­que un po­co dis­tan­te. A ni­vel so­no­ro, es­tá a años luz de la ‘ voz di­gi­ta­li­za­da’ del Sko­da.

Pe­ro no só­lo el V8 se trans­for­ma en cuan­to a per­so­na­li­dad, sino que to­do el co­che adopta una nue­va ac­ti­tud. La com­pos­tu­ra per­ma­ne­ce inal­te­ra­da aun­que, a me­di­da que de­ci­des con­du­cir in­ten­tan­do lle­gar a los lí­mi­tes, el cha­sis res­pon­de al re­to con su­fi­cien­cia. La en­tra­da a los gi­ros no es tan in­ci­si­va co­mo en el Sko­da, ya que el mo­tor V8 pe­sa lo su­yo y, co­mo te pa­ses en la ve­lo­ci­dad de en­tra­da a las cur­vas, el co­che sub­vi­ra­rá sin re­me­dio. Pe­ro con es­te con­cep­to cla­ro, lo cier­to es que el pa­so por cur­va del RS 4 es efi­caz.

A mi­tad de los gi­ros, per­ci­bes per­fec­ta­men­te co­mo la tra­se­ra del co­che se car­ga de pe­so y pue­des em­pe­zar a pi­sar con ga­nas el ace­le­ra­dor. De he­cho, en ca­da cur­va aca­bas con la sen­sa­ción de que de­be­rías ha­ber pi­sa­do el ace­le­ra­dor un po­co an­tes pa­ra que la tra­se­ra se car­gue y te ayu­de a sa­lir de los gi­ros con más ra­pi­dez.

El RS 4 se com­por­ta res­pe­tan­do los prin­ci­pios que de­fi­nen a los Au­di de­por­ti­vos de es­ta épo­ca: se aga­rra, las reac­cio­nes son se­gu­ras y re­sul­ta muy equi­li­bra­do. Pe­ro es­te RS 4 tam­bién per­mi­te cier­to gra­do de ajus­ta­bi­li­dad se­gún co­mo uses tan­to los fre­nos co­mo el ace­le­ra­dor. De es­ta for­ma, es fá­cil sa­car­le par­ti­do al pro­pul­sor V8.

El Sko­da pue­de que es­té en des­ven­ta­ja en es­te due­lo, aun­que lo cier­to es que se­ría un com­ple­men­to per­fec­to pa­ra un co­che más ca­ro, me­nos apro­ve­cha­ble y cu­yos cos­tes de man­te­ni­mien­to re­sul­ten ele­va­dos co­mo pa­ra usar­lo a dia­rio. Es un mo­de­lo que cum­ple a la per­fec­ción en to­dos los apar­ta­dos, pe­ro que no lle­ga a ser de esos au­to­mó­vi­les que lo con­du­ci­rías só­lo por di­ver­sión.

Aho­ra bien, si quie­res un co­che que ade­más te mo­ti­ve a co­ger­lo só­lo por­que sí –sin re­nun­ciar al es­pa­cio–, en­ton­ces igual pre­fie­res te­ner en tu ga­ra­je un Au­di RS 4 usa­do.

EL RS 4 T IE­NE UNA PIN­TA MáS CON­TUN­DEN­TE

El Oc­ta­via RS es muy en­tre­te­ni­do de con­du­cir, pe­ro no pue­de igua­lar al Au­di RS 4. Dcha.: A pe­sar de su ve­te­ra­nía, el in­te­rior del Au­di trans­mi­te ca­li­dad.

Am­bos co­ches em­plean una ca­ja ma­nual de seis ve­lo­ci­da­des. Los asien­tos del Au­di son un es­pec­tácu­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.