SSAN­GYONG TI­VO­LI DKR

El Rally Da­kar es tan exi­gen­te con los pi­lo­tos y con la me­cá­ni­ca que lle­gar a la me­ta es­tá con­si­de­ra­do co­mo to­do un lo­gro. El trío Fuer­tes-vallejo-ssan­gyong se plan­ta­ron allí en enero y lo con­si­guie­ron, ade­más, con un buen re­sul­ta­do. Aho­ra nos han de­ja­do

EVO (Spain) - - SUMARIO - Tex­to: M. Ti­neo Fo­tos: Ssan­gyong Rally Raid Team

Ós­car Fuer­tes y Die­go Vallejo nos de­jan la bes­tia con la que com­pi­tie­ron en el úl­ti­mo Da­kar

El Real Ma­drid ju­ga­ba con­tra la Ro­ma. Un mar­tes cual­quie­ra pue­de con­ver­tir­se en una jor­na­da pa­ra re­cor­dar cuan­do un buen ami­go co­mo Án­gel do­mé­nech te in­vi­ta a ver un buen par­ti­do de Cham­pions jun­to con unos cuan­tos de sus co­le­gas. Me ha­bía in­vi­ta­do ya tro­pe­cien­tas ve­ces pe­ro, por H o por B, nun­ca po­día ir. ese día, pu­de. Y ahí, en­tre to­dos, tam­bién es­ta­ban Ós­car Fuer­tes y die­go Vallejo.

Por mo­men­tos, re­cor­dé que era po­co más que un ni­ño cuan­do veía co­rrer a Ós­car jun­to con su her­mano iván a bor­do de un Peu­geot 205 gTi ne­gro y blan­co en los rall­yes de Ma­drid, o a die­go co­pi­lo­tan­do a su her­mano Ser­gio a bor­do de un Peu­geot 309 gTi 16V en aque­lla mis­ma épo­ca en el na­cio­nal de Rall­yes de as­fal­to. Y aquí me tie­nes, char­lan­do de cual­quier co­sa me­nos de co­ches con dos tíos a los que ad­mi­ra­ba ha­ce ya más de 20 años.

Por eso, cuan­do veía los re­sú­me­nes dia­rios del pa­sa­do Rall­ye da­kar y com­pro­ba­ba que iban sal­van­do eta­pa tras eta­pa, me ale­gra­ba es­pe­cial­men­te. Y, en­ci­ma, a bor­do de un pro­to­ti­po fa­bri­ca­do en nues­tro país y con el apo­yo de Ssan­gYong es­pa­ña. no po­día sa­lir mal. Y, al fi­nal, no só­lo lle­ga­ron a la me­ta: lo hicieron se­gun­dos en­tre los roo­kies del da­kar, ade­más de cuar­tos en la ca­te­go­ría T1.3 y 32º de la ge­ne­ral.

Ya han pa­sa­do unos cuan­tos me­ses des­de que les vi­mos a los dos llo­rar por TV en el po­dio del fi­nal de da­kar, pe­ro nun­ca es tar­de si la di­cha es bue­na: hoy nos en­con­tra­mos con ellos en una fin­ca pri­va­da cer­ca de el Be­rrue­co, en Ma­drid, pa­ra pro­bar su co­che.

El Ssan­gyong Ti­vo­li DKR tie­ne la fuer­za de un ca­mión y se co­me ca­da sal­to co­mo si na­da

El as­pec­to de es­te Ssan­gYong Ti­vo­li DKR es tan mons­truo­so que tie­nes que es­tar a su la­do pa­ra dar­te cuen­ta en reali­dad de sus di­men­sio­nes. Tie­ne 4,80 m de lar­go, la an­chu­ra se va has­ta los 2,20 m y la al­tu­ra de su ca­rro­ce­ría de fi­bra de vi­drio es de 1,80 m.

Crea­do so­bre un cha­sis tu­bu­lar obra de Ja­vier He­rra­dor, el Ti­vo­li DKR es un bug­gie de trac­ción tra­se­ra que pe­sa 1.500 ki­los, tie­ne un mo­tor 6.2 V8 con 405 CV y 550 Nm de par sa­ca­do de un Corvette y un cam­bio au­to­má­ti­co de cin­co ve­lo­ci­da­des con con­ver­ti­dor de par. “El co­che se­ría más rá­pi­do con un em­bra­gue con­ven­cio­nal, pe­ro el con­ver­ti­dor es mu­cho más ro­bus­to pa­ra un rall­ye tan lar­go y con tan­tas du­nas”, co­men­ta Ós­car mi­nu­tos an­tes de que me pon­ga a los man­dos de su co­che.

“En el Da­kar hay que co­rrer lo jus­to, por­que aquí no hay no­tas co­mo en los rall­yes y te vas en­con­tran­do im­pre­vis­tos de to­do ti­po a lo lar­go de la eta­pa. Así que lo im­por­tan­te es te­ner un co­che muy fia­ble, su­fi­cien­te­men­te rá­pi­do por mo­tor y muy bueno por cha­sis. En es­to úl­ti­mo, gran par­te de la cul­pa la tie­ne los dos amor­ti­gua­do­res King que lle­va­mos en ca­da rue­da, y tam­po­co nos po­de­mos ol­vi­dar del buen ren­di­mien­to que han da­do los neu­má­ti­cos Yo­koha­ma con los que he­mos par­ti­ci­pa­do en es­ta edi­ción”.

Mien­tras, Die­go me es­pe­ra den­tro del co­che. La li­ge­ra puer­ta de fi­bra se abre ha­cia de­lan­te y ha­cia arri­ba, así que con­vie­ne su­je­tar­la mien­tras tra­tas de su­bir­te al pues­to de con­duc­ción. No es fá­cil, pues hay que apo­yar­se en par­te de la ca­rro­ce­ría con un pie

pa­ra, des­pués, me­ter el otro en el in­te­rior. A con­ti­nua­ción, lle­ga el mo­men­to del con­tor­sio­nis­mo: te do­blas, de­jas que tu cu­le­te cai­ga has­ta el ba­quet e in­tro­du­ces la ca­be­za con cui­da­do de no gol­pear de­ma­sia­do el cas­co con la ba­rra su­pe­rior de la jau­la an­ti­vuel­co. “¡Bien­ve­ni­do!”, me di­ce Die­go mien­tras ob­ser­vo que el in­te­rior tie­ne un as­pec­to un tan­to es­par­tano, con lo jus­to y ne­ce­sa­rio pa­ra co­rrer, sin dis­trac­cio­nes. To­do es­tá pen­sa­do pa­ra po­der ser lo­ca­li­za­do y ac­cio­na­do de for­ma ins­tin­ti­va, al­go fun­da­men­tal en ca­rre­ra.

Mien­tras me co­lo­co el ar­nés de seis pun­tos, Die­go me en­chu­fa el in­ter­fono en el cas­co pa­ra po­der es­cu­char­nos du­ran­te la prue­ba. “¿Me oyes?”, me pre­gun­ta. “Al­to y cla­ro”, le res­pon­do. “Ve­rás lo bien que lo va­mos a pa­sar...”, me di­ce mien­tras yo no pien­so en otra co­sa que no sea en no rom­per al­go de un vehícu­lo que ron­da los 300.000 eu­ros. “Tú, tran­qui­lo: si no rom­pió en el Da­kar, se­gu­ro que no va a rom­per aho­ra”, me tran­qui­li­za Die­go en­tre ri­sas. “Tie­ne mu­cho par des­de muy ba­jas re­vo­lu­cio­nes y eso, uni­do al cam­bio au­to­má­ti­co, ha­ce que sea muy fá­cil de lle­var. Y lue­go... Bueno, la sus­pen­sión es la le­che, así que tam­bién com­pro­ba­rás que los agu­je­ros se los tra­ga co­mo si fue­ra ca­si so­bre as­fal­to. Es­to es un co­che del Da­kar, así que pue­des lle­var­lo sin nin­gún mie­do”.

En el re­co­rri­do hay al­gu­na zo­na un po­co más len­ta, y es ahí don­de el Ti­vo­li DKR no se mos­tra­rá tan a gus­to: “Ten en cuen­ta que en el Da­kar la ma­yo­ría son pis­tas rá­pi­das y, so­bre to­do, de­sier­to y du­nas. Por eso, en lo len­to no tie­ne la agi­li­dad de un co­che de rall­yes, ló­gi­ca­men­te. Pe­ro va me­jor de lo que ima­gi­nas”.

Es en ese mo­men­to cuan­do re­cuer­do que Ja­vier He­rra­dor, el pa­dre del Ti­vo­li DKR, me ha co­men­ta­do que el freno de mano hi­dráu­li­co no es­tá pen­sa­do pa­ra ha­cer­lo de­rra­par y fa­ci­li­tar los gi­ros más ce­rra­dos. “El DKR no lle­va un di­fe­ren­cial au­to­blo­can­te co­mo tal. Lle­va un Tor­sen que me­jo­ra un po­co el com­por­ta­mien­to en pis­ta pe­ro, si te que­das atas­ca­do en una du­na y una rue­da es­tá en el ai­re, no blo­quea­rá lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra po­der avan­zar. Por eso, el freno de mano es pe­cu­liar: si lo em­pu­jas ha­cia de­lan­te, blo­quea só­lo la rue­da tra­se­ra de­re­cha; si ti­ras de él ha­cia atrás, ha­ce lo pro­pio con la tra­se­ra iz­quier­da. Así, si te que­das atas­ca­do, fre­nas la rue­da que quie­res y la otra es la que trac­cio­na pa­ra sa­car al co­che. En una cur­va muy len­ta, po­drás ayu­dar­te del freno de mano pa­ra ha­cer­lo gi­rar, pe­ro siem­pre de­bes blo­quear la rue­da del la­do ade­cua­do”. Y eso no es fá­cil. De he­cho, has­ta el pro­pio Ós­car me ha con­fir­ma­do que se equi­vo­có no sé cuán­tas ve­ces du­ran­te la ca­rre­ra...

Por suer­te, Die­go lo tie­ne cla­ro y, an­tes de po­ner­me en mar­cha, me ha di­cho que él se en­car­ga­rá de ti­rar­me del freno de mano pa­ra ayu­dar­me en las cur­vas

más ce­rra­das. Co­mo el cam­bio es au­to­má­ti­co, ini­ciar la mar­cha es tan fá­cil co­mo sol­tar el freno y ace­le­rar. El mo­tor tie­ne tan­ta fuer­za co­mo un ca­mión y, pe­se a que es­te Ti­vo­li só­lo tie­ne trac­ción tra­se­ra, la mo­tri­ci­dad es sor­pren­den­te­men­te bue­na. En los pri­me­ros gi­ros me en­cuen­tro con que la di­rec­ción es un po­co más du­ra de lo que es­pe­ra­ba, pe­ro mi ma­yor sor­pre­sa es la fa­ci­li­dad con la que el mo­rro del Ti­vo­li se me­te en las cur­vas. Es muy pre­ci­so y, aun­que el co­che tie­ne un ta­ma­ño y pe­so con­si­de­ra­bles, se mue­ve con más agi­li­dad de la que me es­pe­ra­ba.

Die­go me ani­ma en­se­gui­da pa­ra que va­ya más rá­pi­do, pe­ro jus­to de­lan­te de mí hay un mon­tícu­lo que nos va a ha­cer des­pe­gar. Por un mo­men­to, du­do si voy de­ma­sia­do rá­pi­do, pe­ro Vallejo no de­ja de re­pe­tir­me las pa­la­bras má­gi­cas: “¡¡A fon­do, a fon­dooooo!!” Y, cla­ro, cuan­do un tío que ha he­cho va­rios po­dios del Mun­dial de Rall­yes con Da­ni Sor­do te di­ce eso, hay que ha­cer­le ca­so. El Ti­vo­li coge el bote, des­pe­ga co­mo un Boeing y, por un mo­men­to, pien­so: “Aho­ra sí que la he lia­do. Ve­rás que host...”. No he ter­mi­na­do la fra­se cuan­do el DKR ate­rri­za con una dul­zu­ra im­pen­sa­ble, co­mo si de­ba­jo de las rue­das hu­bie­se un enor­me col­chón. Y lo me­jor es que, ade­más, he­mos caí­do un po­co de la­do y eso no ha su­pues­to nin­gún pro­ble­ma pa­ra man­te­ner la tra­yec­to­ria que yo ha­bía ele­gi­do. “Ya te di­je que a fon­do, la pró­xi­ma vuel­ta tie­nes que lle­gar más rá­pi­do”, me di­ce con la son­ri­sa pí­ca­ra del cha­val de 12 años más tra­vie­so que te pue­das ima­gi­nar.

En las zo­nas me­dias, el Ti­vo­li se mues­tra más ágil de lo es­pe­ra­do por­que, en cuan­to le­van­to un po­co el ace­le­ra­dor en pleno apo­yo, el eje tra­se­ro co­mien­za a di­bu­jar una le­ve de­rra­pa­da que pue­do ir in­cre­men­tan­do tan­to co­mo quie­ra con­for­me vuel­vo a ace­le­rar, gra­cias tam­bién al enor­me par dis­po­ni­ble y la pro­gre­si­va res­pues­ta del mo­tor. No hay reac­cio­nes brus­cas, y ca­da vez me sor­pren­de más la fa­ci­li­dad con la que pue­de ir des­li­zan­do so­bre los sur­cos de la pis­ta sin que note prác­ti­ca­men­te na­da, otra mues­tra de que el tra­ba­jo de la sus­pen­sión es for­mi­da­ble.

Lle­ga­mos a las zo­nas más len­tas. Ahí, hay que ju­gar un po­co con las iner­cias pa­ra des­co­lo­car el co­che a la en­tra­da de la cur­va, úni­ca ma­ne­ra de ha­cer­lo gi­rar con más fa­ci­li­dad. Ade­más, Die­go ha cum­pli­do su pa­la­bra y me ayu­da con el freno de mano, ac­cio­nán­do­lo ha­cia el la­do co­rrec­to en un par de hor­qui­llas. “¡Así es más di­ver­ti­do!”, me di­ce en­tre ri­sas.

En la úl­ti­ma par­te del tra­za­do hay otro sal­to, pe­ro es más pro­nun­cia­do que el an­te­rior. De nue­vo, el Ti­vo­li ate­rri­za co­mo si na­da en un sal­to que sin du­da des­tro­za­ría por com­ple­to a cual­quier SUV de se­rie.

La se­gun­da vuel­ta me sir­ve pa­ra con­fir­mar las bue­nas sen­sa­cio­nes de la pri­me­ra, y es­tá cla­ro que el co­che es muy bueno pa­ra una ca­rre­ra co­mo el Da­kar. Y sí: en el sal­to vo­la­mos más, pe­ro el Ti­vo­li si­guió co­mo si na­da. Pe­ro no te voy a en­ga­ñar: pa­ra mí, lo me­jor de hoy no ha si­do só­lo pro­bar un vehícu­lo ca­paz de aca­bar un Da­kar tan du­ro co­mo el de la úl­ti­ma edi­ción y que, ade­más, tie­ne un am­plio mar­gen de me­jo­ra, sino com­par­tir jor­na­da con gen­te de la ta­lla de Ós­car, Die­go y to­do el equi­po Ssan­gYong.

El co­pi­lo­to pue­de ma­ne­jar los lim­pias y sus apa­ra­tos de con­trol con los pies. El dis­play di­gi­tal es si­mi­lar al de un WRC. La do­ble sus­pen­sión por rue­da es co­sa de la mar­ca King, y su re­sul­ta­do es ex­ce­len­te.

Iván y Die­go ya es­tán pre­pa­ran­do el Da­kar de 2019. Las llan­tas de 17” es­tán adap­ta­das pa­ra mo­di­fi­car la pre­sión de las rue­das en mar­cha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.