Có­mo amar el ejer­ci­cio

No aban­do­nes tu ru­ti­na de ejer­ci­cio por abu­rri­mien­to. Es fá­cil man­te­ner un plan si sa­bes có­mo ha­cer­lo di­ver­ti­do

Extra Women's Fitness - - Intro -

Apren­de a dis­fru­tar tus en­tre­na­mien­tos

Pre­gún­ta­le a cual­quie­ra si le gus­ta­ría es­tar más en for­ma, sen­tir­se me­jor, me­jo­rar el tono de su cuer­po y te­ner más ener­gía; la res­pues­ta se­rá un so­no­ro “sí”. Pe­ro, ¿por qué nos cues­ta tan­to al­can­zar nues­tros objetivos? A con­ti­nua­ción te pre­sen­ta­mos los mo­ti­vos más co­mu­nes por los que pue­de re­sul­tar di­fí­cil en­ca­jar una ru­ti­na de ejer­ci­cio en nues­tro día a día, así como su­ge­ren­cias pa­ra su­pe­rar los fre­nos que pue­den sur­gir.

In­ten­to ha­cer ejer­ci­cio, pe­ro me re­sul­ta abu­rri­do. ¿Qué pue­do ha­cer?

El ejer­ci­cio pue­de pa­re­cer abu­rri­do cuan­do pien­sas en pa­sar mu­cho tiem­po en el gim­na­sio o en sa­lir a dar un pa­seo lar­go o a co­rrer. Pen­sar que la ru­ti­na de ejer­ci­cio, jun­to con la pre­pa­ra­ción y el des­pla­za­mien­to du­ra­rán unas dos ho­ras pue­de ha­cer­se cues­ta arri­ba. Si aña­di­mos an­ti­ci­par que pa­sa­re­mos 20 o 30 mi­nu­tos en una má­qui­na, co­rrien­do o en una cla­se, nos lle­ga el des­alien­to.

Por ello te con­vie­ne ha­cer ejer­ci­cio en se­sio­nes cor­tas e in­ten­sas. Te­ne­mos po­co tiem­po y nos dis­trae­mos fá­cil­men­te por­que exis­ten otras obli­ga­cio­nes, así que pro­cu­ra sa­car el má­xi­mo pro­ve­cho del ejer­ci­cio en el me­nor tiem­po po­si­ble.

Pa­sa só­lo 5 o 10 mi­nu­tos en al­gu­na má­qui­na de tra­ba­jo car­dio­vas­cu­lar, pe­ro tra­ba­ja a to­pe ese tiem­po.

Már­ca­te objetivos como “ten­go que ha­cer 5km en el me­nor tiem­po po­si­ble” o “ha­ré la ma­yor par­te de es­te pro­gra­ma en un ni­vel más al­to que la úl­ti­ma vez”. Es­tos pe­que­ños pi­cos de ac­ti­vi­dad evi­ta­rán que tu men­te se dis­per­se.

No ol­vi­des la ca­li­dad de tu ejer­ci­cio. Ase­gú­ra­te siem­pre de te­ner una bue­na pos­tu­ra y una bue­na téc­ni­ca.

Re­fres­ca tu ru­ti­na de ejer­ci­cio. Prue­ba dis­tin­tos ejer­ci­cios en el gim­na­sio o in­clu­ye cla­ses en tu plan. Haz ejer­ci­cio al ai­re li­bre cuan­do ha­ga buen tiem­po. Cam­bia tu ru­ti­na de ejer­ci­cio ca­da se­ma­na pa­ra que no te abu­rras.

El ejer­ci­cio me re­sul­ta in­có­mo­do, es de­ma­sia­do can­sa­do. ¿Qué ha­go?

Ha­cer ejer­ci­cio nun­ca va a ser tan có­mo­do como es­tar sen­ta­da en el so­fá o sa­lir con tus ami­gos, va­mos como es­tar en tu zo­na de con­fort. Pe­ro ¿có­mo de có­mo­da es tu “zo­na de con­fort”? Pro­ba­ble­men­te eres muy du­ra con­ti­go mis­ma cuan­do no ha­ces ejer­ci­cio y es­tas crí­ti­cas son muy do­lo­ro­sas de ma­ne­ra dis­tin­ta, así que en­cuen­tra al­gún ni­vel de ejer­ci­cio, al­gu­na ac­ti­vi­dad o al­gún de­por­te en equi­po que te ha­ga tra­ba­jar lo su­fi­cien­te pa­ra que pue­das ver y sen­tir có­mo me­jo­ra tu ni­vel fí­si­co.

Ase­gú­ra­te de que es­tás usan­do la ro­pa ade­cua­da. Si es de­ma­sia­do hol­ga­da te dis­trae­rá y si es de­ma­sia­do ajus­ta­da te sen­ti­rás li­mi­ta­da.

Ase­gú­ra­te tam­bién de que lle­vas el cal­za­do ade­cua­do pa­ra la ac­ti­vi­dad que has ele­gi­do.

El en­torno en el que ha­ces ejer­ci­cio de­be­ría es­tar fres­co y bien ven­ti­la­do. Si pa­sas ca­lor, te sen­ti­rás in­có­mo­da en se­gui­da.

Em­pie­za sua­ve­men­te y au­men­ta la in­ten­si­dad po­co a po­co y con el tiem­po. Así te ase­gu­ra­rás de que el ejer­ci­cio no sea de­ma­sia­do in­có­mo­do.

Pla­nea pe­rio­dos de re­po­so en tu ru­ti­na de ejer­ci­cio.

Prue­ba al­go que no se sien­ta como ejer­ci­cio. An­dar en bi­ci en un día so­lea­do o na­dar con la fa­mi­lia te ha­rá que­mar ca­lo­rías y te di­ver­ti­rá.

Em­pie­zo bien pe­ro en se­gui­da aban­dono por­que ¡siem­pre ten­go al­go me­jor que ha­cer! ¿Qué ha­go?

¡En­con­trar pre­tex­tos pa­ra sal­tar­te tu pro­gra­ma de­por­ti­vo de­be­ría ser de­por­te olím­pi­co! Cuan­do lle­ga la ho­ra de ir al gim­na­sio siem­pre apa­re­ce al­go más in­tere­san­te, ¡in­clu­so lim­piar la co­ci­na! Los pro­gra­mas de fitness sue­len em­pe­zar­se con bue­nas in­ten­cio­nes, pe­ro se pue­de per­der el in­te­rés si los re­sul­ta­dos no lle­gan rá­pi­do, es­to es lo que de ver­dad nos dis­trae de nues­tro ob­je­ti­vo. Si tie­nes un pro­gra­ma con el que veas re­sul­ta­dos rá­pi­do, se­rá me­nos pro­ba­ble que aban­do­nes. Te en­tu­sias­ma­rá tan­to lo bien que te sien­tes que es­ta­rás desean­do vol­ver a ha­cer ejer­ci­cio pa­ra ver más re­sul­ta­dos.

Pa­ra te­ner me­jo­res re­sul­ta­dos pla­nea con an­te­la­ción tus se­sio­nes de ejer­ci­cio, pro­cu­ra ha­cer ejer­ci­cio ca­da dos o tres días. Pa­ra que no te sal­tes tu pro­gra­ma di­sé­ña­lo de for­ma que en­ca­je en tu agen­da.

Pla­nea lo que vas a ha­cer en tus días de des­can­so y re­cu­pe­ra­ción pa­ra que uses bien tu tiem­po, ha­gas co­sas de tra­ba­jo, dis­fru­tes de tu vida so­cial y no ten­gas dis­trac­cio­nes cuan­do te to­que ha­cer ejer­ci­cio.

He in­ten­ta­do ha­cer ejer­ci­cio otras ve­ces y no ha fun­cio­na­do, ¿por qué iba a mo­les­tar­me otra vez? ¿Qué va a ser di­fe­ren­te?

Si en el pa­sa­do no te ha fun­cio­na­do el ejer­ci­cio, só­lo sig­ni­fi­ca que no has en­con­tra­do el ade­cua­do pa­ra ti. Sé po­si­ti­va, cuan­tos más pro­gra­mas prue­bes más op­cio­nes des­car­ta­rás y más cer­ca es­ta­rás de en­con­trar la ru­ti­na co­rrec­ta.

De­ci­de ya que es­ta vez el ejer­ci­cio va a ser el ade­cua­do pa­ra ti.

Pien­sa qué sig­ni­fi­ca “fun­cio­nar” pa­ra ti. ¿Qué re­sul­ta­dos con­cre­tos bus­cas? ¿Cuán­do quie­res ver esos re­sul­ta­dos? ¿Qué tie­nes que ha­cer pa­ra con­se­guir­los? ¿Qué im­por­tan­cia tie­ne pa­ra ti? ¿Quie­res que sea una prio­ri­dad?

Cuan­do ha­yas res­pon­di­do es­tas pre­gun­tas prue­ba dis­tin­tos ti­pos de ejer­ci­cio, in­ten­si­da­des y du­ra­cio­nes, y mo­di­fi­ca has­ta que ob­ten­gas los re­sul­ta­dos que deseas.

‘Pro­cu­ra ha­cer ejer­ci­cio ca­si ca­da día y pla­nea con an­te­la­ción tus se­sio­nes. Pla­ni­fi­ca tam­bién

qué vas a ha­cer en tus días de des­can­so’

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.