La ver­dad so­bre las gra­sas

Hay gra­sas bue­nas y ma­las, así que pa­ra es­tar sa­na ase­gú­ra­te de in­cluir las bue­nas en tu die­ta, así no po­drás equi­vo­car­te

Extra Women's Fitness - - Intro -

Dis­tin­gue en­tre gra­sas bue­nas y ma­las

El te­ma de las gra­sas pue­de crear con­fu­sio­nes. Hay gra­sas “bue­nas” y “ma­las”, que te ha­cen ga­nar pe­so o te ayu­dan a per­der­lo. Hay ali­men­tos en el su­per­mer­ca­do que se ven­den como “light” pe­ro tam­bién hay con­ser­vas en acei­te y fru­tos se­cos que son bue­nos en una die­ta sa­lu­da­ble. ¿Cuá­les es­co­ger?

Su­mar ca­lo­rías

La gra­sa es ca­lo­rí­fi­ca. Si te­ne­mos en cuen­ta que un gra­mo de gra­sa tie­ne el do­ble de ca­lo­rías que uno de pro­teí­na o de car­bohi­dra­tos, es fá­cil com­pren­der por qué mu­cha gen­te que vi­ve a die­ta se lle­va las ma­nos a la ca­be­za y gri­ta “¡que prohí­ban la gra­sa!”, pe­ro al­gu­nas gra­sas son esen­cia­les pa­ra las fun­cio­nes cor­po­ra­les. Las gra­sas bue­nas ayu­dan a re­gu­lar la pre­sión san­guí­nea, el rit­mo car­día­co, la cons­tric­ción de los va­sos san­guí­neos, la coa­gu­la­ción y el sis­te­ma ner­vio­so. Ade­más, la gra­sa trans­por­ta las vi­ta­mi­nas so­lu­bles (A,E, D y K) pa­ra que pa­sen de los ali­men­tos a nues­tro cuer­po, sin ella po­dría­mos te­ner ca­ren­cias.

Con­si­de­ra los be­ne­fi­cios

El ti­po de gra­sa que eli­jas es clave pa­ra tu sa­lud y el man­te­ni­mien­to de tu pe­so. En­tre las gra­sas bue­nas en­con­tra­mos las po­li­in­sa­tu­ra­das (omega-3 y 6) y mo­no­in­sa­tu­ra­das (omega-9). Las gra­sas Omega 3 y 6 son vi­ta­les pa­ra man­te­ner la sa­lud. Se en­cuen­tran en los fru­tos se­cos, se­mi­llas, pes­ca­do y en al­gu­nos acei­tes, como el de li­na­za y bo­rra­ja. Re­du­cen la in­fla­ma­ción en el cuer­po y es­ti­mu­lan el me­ta­bo­lis­mo, ayu­dan­do así a per­der pe­so.

Las gra­sas bue­nas re­du­cen el co­les­te­rol(LDL) y ayu­dan a pre­ve­nir en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res. In­ge­rir unos 20gr de gra­sas bue­nas al día es una es­tra­te­gia per­fec­ta pa­ra ayu­dar a tu sa­lud sin aña­dir de­ma­sia­das ca­lo­rías.

Gra­sas ma­las

Las gra­sas ma­las de­be­rían li­mi­tar­se al má­xi­mo en la die­ta. En­tre ellas se en­cuen­tran las sa­tu­ra­das e hi­dro­ge­na­das (o gra­sas trans), que a me­nu­do se es­con­den en la co­mi­da rá­pi­da, bo­llos, pas­te­les, co­mi­da pre­pa­ra­da, pro­duc­tos ani­ma­les y en al­gu­nos acei­tes ve­ge­ta­les y mar­ga­ri­nas.

Es di­fí­cil eli­mi­nar­las por com­ple­to, pe­ro de­be­rías li­mi­tar su con­su­mo co­ci­nan­do pro­duc­tos fres­cos, eli­gien­do car­nes ma­gras y le­yen­do las eti­que­tas pa­ra co­no­cer los con­te­ni­dos. Una die­ta al­ta en gra­sas sa­tu­ra­das pue­de au­men­tar el ries­go de en­fer­me­da­des del co­ra­zón por­que el cuer­po lu­cha por re­du­cir los ni­ve­les de co­les­te­rol ma­lo. Una bue­na ma­ne­ra de dis­mi­nuir ins­tan­tá­nea­men­te el con­su­mo de gra­sas hi­dro­ge­na­das es eli­mi­nar la mar­ga­ri­na. Prue­ba a un­tar una ca­pa fi­na de agua­ca­te en el pan pa­ra ob­te­ner una con­sis­ten­cia si­mi­lar.

En po­cas pa­la­bras, no evi­tes la gra­sa, por­que eso pue­de ser pe­li­gro­so. Eli­ge gra­sas bue­nas en vez de gra­sas ma­las y li­mi­ta su con­su­mo a 20gr al día. Esa es la me­jor es­tra­te­gia pa­ra ges­tio­nar tu pe­so y es­tar sa­na por den­tro y por fue­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.